Los hombres que aman demasiado

Los hombres que aman demasiado

La dependencia emocional es un mal que no solamente aqueja a las mujeres, sino que también, cada vez más, podemos observarlo en el ámbito masculino. Quizás pase más desapercibido ya que ellos intentan esconder sus necesidades, sus sentimientos porque socioculturalmente los hombres deben ser fuertes y casi carentes de emociones, está mal visto que las expresen, como si esto fuera un pecado mortal.

La dependencia emocional es el apego afectivo exacerbado que se puede desarrollar hacia una pareja, la persona cree que no puede vivir sin el otro. El depender emocionalmente de otro está asociado con las experiencias de la niñez, ya sea por una carencia afectiva importante por parte de los padres o por una sobreprotección exagerada que crea adultos inseguros en el futuro. En algunos casos donde la madre es una figura autoritaria y controladora es muy probable que la relación futura con ella sea cada vez más destructiva y se repita este patrón con las parejas que se tengan. Los dependientes emocionales se sienten incapaces de afrontar la vida sin ayuda ajena, lo que los hará buscar incesantemente la contención y aprobación de los demás.

Esta clase de dependencia comparte las mismas características que cualquier otro tipo de adicción. Todo comienza con un intenso placer cuando estamos junto al otro, de manera tal que cada vez más vamos a querer compartir tiempo con esa persona y si ella no estuviera sentimos el síndrome de abstinencia, el cual puede ser muy doloroso cuando la pareja ya no está presente.

Las consecuencias de la dependencia emocional incluyen que el sujeto pierda el control de su propia vida intentando vivir solamente en función del otro. Alimenta aún más su inseguridad, ya que el hombre cree que no es un individuo válido si su pareja no está presente. Estas actitudes pueden generar problemas en el ámbito laboral y social, estar distraído, desganado, no darle importancia a los amigos ni a la familia, solamente a la persona que necesita. Existe mucha manipulación debido a la búsqueda incesante de controlar al otro para que no lo deje o lo siga queriendo por siempre. Existen miedos como el de no ser querido, el miedo a la pérdida, una fuerte dificultad para dejar ir esos vínculos por más problemáticos que sean.

Un hombre dependiente emocionalmente va a sufrir celos si la pareja intenta alejarse o establecer ciertos límites y en algunos casos extremos estos celos pueden ser motivo de actos de violencia. Existe un riesgo importante de que la dependencia emocional masculina lleve al maltrato además de que muchos hombres maltratadores buscan mujeres dependientes ya que son fácilmente manipulables. El apego es castrador, enfermizo, degrada al otro, genera depresión, agota.

Los hombres dependientes necesitan constantemente una confirmación del amor del otro, alabanzas en sus tareas diarias. Necesitan saber dónde se encuentra su pareja, qué hace. Existe una alta cuota de narcicismo en ellos.

El tratamiento es psicológico, hay que trabajar arduamente en el auto control de la persona, dejar atrás los esquemas de elección de pareja negativos, la persona debe ser autonóma (que pueda hacerse cargo de sí misma).

Nadie ni nada puede ser tan importante como para que tu vida entera dependa de esa persona. El amor es más que el simple deseo y la necesidad.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

El trastorno narcisista de la personalidad

El trastorno narcisista de la personalidadQuienes padecen el trastorno narcisista de la personalidad se caracterizan por su creencia desmedida de grandiosidad, una necesidad hambrienta y eterna de admiración, poseen dificultades a la hora de conectarse emocionalmente con los demás, lo que los hace mostrarse fríos e insensible hacia las necesidades y sentimientos ajenos.

Las personas que viven este trastorno, al igual que el resto de los trastornos de la personalidad, rara vez consultan por lo que les sucede en sí, sino porque a veces los familiares los conducen a terapia o ellos consultan motivados por otras cosas más allá de su problemática.

Los narcisistas tienen un elevado sentido de auto importancia, el cual se manifiesta mediante la exageración de sus logros y capacidades. Siempre están a la espera de ser reconocidos por los demás como superiores en todo lo que hacen, esperan admiración. Al sobrevalorarse, devalúan al resto de los mortales. Se pierden en fantasías de éxito, poder, belleza. Se consideran seres especiales y únicos que buscarán relacionarse únicamente con personas que estén a su altura, lo que también los conduce a ser pretenciosos en cuanto a su trato, esperan de los otros que los traten de acuerdo a sus exageradas expectativas.

Son seductores, manipuladores, los demás son un medio para un fin. Consideran que los demás lo envidian por ser tan maravilloso. Su autoestima es muy frágil, por eso son tan sensibles a la crítica reaccionando muchas veces de manera iracunda, tienen baja tolerancia a la frustración. Niegan en absoluto sus defectos y limitaciones.

Quienes los rodean se cansan rápidamente de sus caprichos lo que lleva a desgastar sus relaciones sociales.

Los pacientes con este trastorno también pueden padecer un trastorno depresivo mayor, trastorno distímico y abuso de sustancias.

El tratamiento psicológico buscará que el paciente mantenga su cohesión interna, se trabajará con sus imagos parentales. Se buscará generar empatía en la persona, comportamientos más adecuados para poder fluir mejor en sus relaciones. Se debe fijarle límites al consultante y enfrentarlo con la realidad, alejándolo de su grandiosidad. El tiempo y la paciencia son claves para el tratamiento.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

El poder está en ti

El Creador quiso esconder de los humanos algo importante  hasta que realmenteEl poder está en ti estuvieran preparados para verlo. Buscando ayuda, reunió a todas las criaturas de la tierra para debatir dónde sería el mejor lugar para esconder algo tan preciado.

El águila dijo: «Entregámelo a mí y lo esconderé en la montaña más alta» A lo cual el Creador respondió: «No, un día la humanidad conquistará las montañas y lo encontrarán»

El salmón dijo: « Déjamelo a mí que lo esconderé en las profundidades del mar» A lo cual el Creador respondió: «No, porque los humanos son exploradores y un día irán al mar también»

El búfalo quiso enterrarlo en la tierra, pero el Creador sabía que éste también podría convertirse en un escondite que podría ser descubierto fácilmente.

Las ideas se estaban acabando, hasta que de pronto habló el topo: «¿Por qué no lo esconde, oh gran Creador, dentro de sí mismos? Seguramente será el último lugar dónde busquen»

El Creador sonrío y respondió «Que así sea entonces»

Muchas veces perdemos el tiempo dependiendo de personas, de situaciones, siempre entregando nuestro poder a los demás cuando está dentro de nosotros mismos. Los demás pueden ser una compañía, una guía, pero jamás nuestros salvadores, eso te corresponde únicamente a tí. Busca dentro de tí mismo y desata ese maravilloso poder que está al alcance de tus manos.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Psicología Positiva: Amor

Psicología Positiva: Amor

La Dra. Barbara Fredrickson, quien trabaja en el área de la Psicología Positiva, nos invita a reflexionar sobre el amor desde otra perspectiva. Ella define al amor como la relación interpersonal y la experiencia de intercambio social de una o más emociones positivas.

En el amor hay una inversión en el bienestar de nuestro compañero, hay una sintonía y solidaridad con el otro, una especial sincronización. Con el tiempo cada vez más nos conectamos con el otro y también vamos incluyendo lazos sociales a esta pareja, salidas con amigos de ambas partes.

Al igual que el resto de las emociones positivas, el amor puede ser fugaz, aunque es más intenso ya que es algo compartido por otro cerebro, por otro cuerpo, por otra alma.

Debemos tener en cuenta que el amor no es un sentimiento incondicional, ya que ciertas condiciones son necesarias para llegar a un estado de sincronización verdadera. El amor es más que un lazo, es un recurso duradero ya que podemos compartir experiencias positivas y alcanzar un compromiso perdurable. El amor no puede ser forzado, debe ser algo natural que ambos disfruten.

¿Cómo podemos sacarle más provecho al amor? Busca momentos con tu pareja para poder compartir intereses, ya sea leer un libro o revista juntos, compartir una película y comentarla, buscar noticias y luego hablar sobre ellas. También se pueden realizar otras actividades, como hacer ejercicio juntos, bailar, asistir a un club. El humor es un componente vital, permítanse jugar, reír, hacerse chistes. Sé agradecido con tu pareja y el aporte que ella brinda a tu vida, compartan metas, esperanza y sobre todo refuercen mutuamente su optimismo. Compartan alegrías, esos momentos vitales importantes como el casamiento de un amigo querido o un familiar.

El compartir recuerdos es una hermosa actividad para realizar juntos, concéntrense en los recuerdos positivos, cómo se conocieron, cuál fue su anécdota más graciosa, algún viaje interesante que realizaron juntos.

Jamás pierdan la admiración y el respeto por el otro, son componentes sumamente importantes para mantener viva y alegre la pareja.

Las relaciones amorosas tienen que hacernos sentir felices, tienen ser nuestro refugio, nadie pide perfección, pero si honestidad, respeto y cariño. Brinda todo esto, espera todo esto y simplemente disfruta de ese hermoso lazo que son capaces de construir juntos.

098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez mariana.alvez@psicologiapositiva.com.uy

El poder de la esperanza

El poder de la esperanzaDe acuerdo al diccionario, la esperanza es un estado de ánimo en el cual se nos presenta como posible aquello que anhelamos, nos brinda la fortaleza para poder seguir adelante cuando todo parece que está perdido, nos brinda consuelo en nuestros peores momentos, nos inspira, nos ayuda a ser perseverantes, a lidiar con lo difícil hasta con lo que parece imposible de sobrellevar.

El hecho de que tengamos esperanza en nuestras vidas depende de encontrar causas permanentes y universales para los sucesos positivos y considerar que los hechos adversos son transitorios y específicos (aplicados a una situación en particular que no contaminará el resto de nuestras experiencias). Escoger esta manera de pensar nos permitirá recuperarnos de los contratiempos rápidamente y caminar seguro hacia el éxito en cualquiera de sus áreas.

Tener esperanza puede también traducirse en poseer objetivos, inspiración y entusiasmo para llevar los mismos a cabo, nutrirse de pensamientos positivos que se retroalimentan unos a otros. Hay personas que innatamente utilizan esta habilidad para su beneficio, aunque debemos tener en cuenta que la esperanza es algo que también podemos aprender. Una meta, la creencia de que podemos lograrlo y un camino que nos indique cómo llevar esto a cabo nos conducirá a crear esperanza en nuestro espíritu.

Debido a las vueltas de tuerca de la vida, muchas veces deberemos enfrentarnos a situaciones injustas, crueles, dolorosas, que nos alejan de lo que queremos realmente para nosotros, pero suceda lo que suceda siempre hay una salida, simplemente tenemos que ser capaces de verla o crearla. Tómate el tiempo para pensar en tus opciones, aunque a simple vista pareciera que no hay respuestas, busca más allá, piensa, cree. Ten en cuenta tus fortalezas y utilízalas a tu favor, confía en ti mismo, en tus capacidades, como jamás lo has hecho.

Imagínate de todo lo que eres capaz, de todo lo que has logrado, utiliza la fuerza en un área de tu vida para que se desplace a la que más lo necesita en este momento. Cada adversidad con la cual debes enfrentarte es una oportunidad para crecer como ser humano, y es posible que en este momento lo que te sucede es demasiado doloroso como para comprender que es necesario pero cuando este momento pase, no te dejará un trago amargo si puedes ver más allá de lo que implica. El crecimiento ocurre gracias a esa lucha y reconstrucción de nuestra persona, reconstruimos quienes somos y lo que pensamos para convertirnos en alguien más poderoso todavía, podemos ganar perspectiva, realmente entender que la vida es un obsequio y que vale la pena vivirla con todo lo que ella implica. Cuando logras cambiarte a ti mismo para mejor, también estás contribuyendo a cambiar al mundo aunque sea en una pequeña medida. La esperanza tiene el poder de abrir camino a nuevas posibilidades.

La esperanza es poderosa, deja que tu corazón palpite al son de esta encantadora fuerza, verás cómo todo lo malo termina y finalmente encuentras lo que necesitas.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Construyamos relaciones positivas

En nuestro camino de felicidad los demás importan, la gente que nos rodea, lasConstruyamos relaciones positivas personas que amamos, por eso es importante que aprendamos a relacionarnos de una manera positiva con los otros, mediante el respeto, el cariño, la aceptación de cada uno tal cual es sin la utópica expectativa de que esa persona cambie para amoldarse a nuestros caprichos.

A los demás podemos demostrarle que son importantes para nuestra vida siendo buenos y cariñosos, siendo consistentes con nuestros actos y palabras, estando presentes cuando nos necesiten, aprendiendo a perdonar sus imperfecciones. Sé conciente de las fortalezas de los demás, habla cuando debas aportar algo interesante no para criticar sin sentido, que tu relación tenga un propósito beneficioso para ambos, obsequia optimismo y halagos, sé comunicativo, respeta y sobre todo confía en el otro.

Tener en cuenta estas herramientas te ayudará a tener relaciones beneficiosas en cualquier ámbito, ya sea a nivel personal con tu pareja o algún familiar, ya sea con tus amistades o tus compañeros de trabajo. Pon estos elementos en marcha para obtener mejores resultados en tu vida en general.

Disfrutar de relaciones positivas y saludables depende de ti, si das amor, recibirás amor, en caso de no ser así, aléjate de las personas que no saben valorarte. Debemos trabajar primero en nosotros mismos para poder ser capaces de generar bellas relaciones interpersonales, no comprometas quién eres en pos de los deseos ajenos.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com


Psicología Positiva: Las 24 fortalezas

Psicología Positiva: Las 24 fortalezas

Dentro de la teoría de la Psicología Positiva prestamos especial atención a las fortalezas y virtudes del ser humano y las comunidades, ya que nos importa lo que sí funciona en la persona, lo que sí le hace bien y puede aprovechar al máximo para su bienestar.

Aquí están descriptas brevemente las 24 fortalezas, si deseas saber cuáles son las tuyas puedes realizar el test VIA de Fortalezas Personales entrando aquí http://www.authentichappiness.sas.upenn.edu/default.aspx

Dentro de la virtud Sabiduría y Conocimiento encontramos:

Quienes poseen curiosidad experimentan la misma tanto por el mundo que los rodea como por su propio mundo interior. Esto los lleva a estar en una constante búsqueda de nuevas experiencias, se atreverán a conocer personas interesantes, visitar lugares exóticos, aventurarse en la vida y descubrir oportunidades donde los demás no ven nada. Poseen una vida social y amorosa muy rica y podemos compartir con ellos conversaciones atrapantes, además de que se verán motivados a escuchar lo que nosotros tenemos para decir. La curiosidad también está asociada a la inteligencia y a las habilidades en la resolución de problemas complejos. Hay personas para quienes ser curiosos les es natural, es una parte vital de su personalidad, aunque no hay que olvidarse de que esta fortaleza también puede ser creada, o si ya la posees, puede ser aún más cultivada. Al ser curiosos, estaremos inmersos en situaciones excitantes, que harán que nuestra capacidad intelectual se enfrente a nuevos desafíos, cuanto más aprendemos más querremos saber

El amor por el conocimiento y el aprendizaje es una fortaleza por la cual la persona se implica cognitivamente en una actividad. Una consecuencia motivacional muy importante de esta virtud es que ayuda a la gente a persistir frente a contratiempos, desafíos y experiencias negativas. El amor por el aprendizaje describe un proceso de toma de contacto con nueva información y habilidades que es generalmente positivo y que puede soportar las frustraciones de la dificultad y el feedback negativo. Esta virtud debe cuidarse si se quiere mantener a lo largo del tiempo.

La fortaleza juicio, pensamiento crítico, se caracteriza por buscar evidencias contra las creencias que uno posee y de verificar si tales evidencias son sólidas. Conduce a que la persona tenga una mente abierta, crítica. Esta fortaleza va aumentando gracias a la educación, edad y experiencia. Este buen juicio puede ser enseñado tanto en las instituciones educativas como en el hogar.

La originalidad, inteligencia práctica, conocida también como creatividad es una de las fortalezas más bonitas y útiles, ya que nos permite ver las cosas desde una perspectiva original, pudiendo resolver conflictos laborales o emocionales de una mejor manera. La persona creativa también es enérgica e imprime su modo particular de ver las cosas en todo lo que hace. Así como la curiosidad, la creatividad también es útil para descubrir oportunidades escondidas cuando los otros las dejan pasar. Contribuye a mejorar la inteligencia personal y puede considerarse también como una de las estrategias de la evolución natural. Es un proceso caracterizado por la adaptabilidad. La persona creativa es alguien que tiene ideas que son tanto originales como útiles y utiliza este poder ya sea explotando su potencial artístico o en la vida cotidiana. La creatividad requiere constancia, trabajo y práctica, en especial cuando la volcamos a una actividad artística. Cuando estas personas se encuentran en ambientes donde se busca y promociona la creatividad es cuando se sienten más cómodos, por el contrario, si se encuentran en lugares donde hay demasiada presión, fechas límites, o si su producción será juzgada por otros, la creatividad disminuirá dramáticamente.

La fortaleza de la inteligencia emocional, personal y social implica el ser consciente de nuestras emociones y sentimientos así como también de las emociones y sentimientos de los otros. La persona sabe cómo comportarse ante las distintas situaciones sociales, le gusta compartir cosas que son importantes para otras personas. Son individuos con un muy buen nivel de empatía.

La perspectiva es la fortaleza que nos permite brindar consejos de calidad a los demás, encontrando caminos no sólo para comprender y aceptar nuestro propio mundo interno sino para ayudar a comprenderlo a los demás. Es aprender a mirar las situaciones de otra manera, ver lo que sí tenemos en lugar de lo que falta.

Dentro de la virtud Coraje encontramos:

La valentía es el no dejarse intimidar ante la amenaza, el cambio, la dificultad, incluso el dolor. Ser capaz de defender una postura que uno cree correcta aunque exista una fuerte oposición por parte de los demás, actuar según las propias convicciones aunque eso suponga ser criticado, animarse a ser rebelde. Recuerden que el coraje no es la ausencia del miedo, si no el considerar que hay algo más importante que él

La perseverancia y diligencia nos habla de personas muy trabajadoras, personas decididas que siempre terminan lo que empiezan. Sin importar cuál sea el proyecto, se encargan de sacar las cosas adelante en tiempo y forma. Usualmente no se distraen cuando están abocados a su tarea y encuentran suma satisfacción en finalizarla.

La integridad, autenticidad y honestidad nos habla de personas que son sinceras consigo mismas, representando de manera correcta, tanto privada como públicamente, sus estados internos, sus intenciones, sus compromisos. Tales personas aceptan y se hacen responsables de sus sentimientos y comportamientos, adueñándose de ellos, como lo que son y logrando beneficios por ello. La definición de integridad se basa en criterios de comportamiento: 1) Un patrón regular de comportamiento consistente con valores con los que uno está comprometido, “practicar lo que se predica” – 2) Justificación pública de convicciones morales, incluso cuando esas convicciones no sean populares – 3) tratar a los demás con cuidado, como se evidencia al ayudar a las personas en necesidad, o por la sensibilidad a las necesidades de los demás. Honestidad: se refiere a ser verdadero con los hechos y a la sinceridad interpersonal; Autenticidad: se refiere a ser genuino emocionalmente y a la profundidad psicológica; Integridad, se refiere a la rectitud moral y a la unidad del self, en términos de carácter moral.

Dentro de la virtud Humanidad encontramos:

La amabilidad, generosidad,  nos habla de personas que demuestran estas características con los otros, nunca están demasiado ocupados para hacer un favor, es un disfrute el hacer buenas obras para los demás sin necesidad de que esas personas sean cercanas. El respeto hacia los demás trasciende la mera conciencia del deber o del respeto básico por los demás. Los comportamientos de ayuda tienen claros beneficios para la sociedad y también se asocian con muchas medidas de salud física y mental de estas personas. El beneficio de ayudar a los demás es duradero y reducen, por ejemplo, el riesgo de muerte en personas mayores. Ayudar a los demás de corazón es importante, pero jamás te olvides de ti mismo. Para poder ayudar a los demás, primero tenemos que ayudarnos a nosotros.

La capacidad de amar y ser amado nos habla de individuos capaces de sostener relaciones significativas con otras personas, en especial con aquellas en las que el compartir y los cuidados son recíprocos. Es permitirse el sentirnos cercanos y apegados a otros desde el respeto y el amor.

Dentro de la virtud Justicia encontramos:

Ciudadanía, lealtad, trabajo en equipo. Esta fortaleza se encuentra en personas que se destacan en su grupo por su lealtad y dedicación. Son personas que respetan la autoridad y la jerarquía pero no sin cuestionarla, permiten que en un grupo todos se sientan cómodos y están atentos a las necesidades de cada miembro.

Ecuanimidad, equidad y justicia nos habla de sujetos que no permiten que sus sentimientos personales interfieran en cuanto a sus decisiones o valoraciones con respecto a los demás, a todos le brindan una oportunidad. Sus acciones diarias están guiadas por principios morales, el bienestar ajeno es tan importante como el propio, dejan fácilmente los prejuicios de lado.

Si posees la fortaleza de liderazgo eres muy bueno para organizar y llevar a cabo actividades. El líder efectivo es aquel que le interesa que el trabajo en equipo se concrete sin dejar de prestar atención a contribuir en el fomento de las buenas relaciones entre los miembros del mismo. Asume las responsabilidades y es diplomático.

Dentro de la virtud Moderación encontramos:

Auto- control, quienes disfrutan de esta fortaleza son aquellas personas que pueden posponer sus deseos, necesidades y son capaces de dominar sus impulsos. Saben cómo posponer la satisfacción inmediata en pos de un logro o resultado más eficiente para sus vidas. Saben lo que es correcto y son capaces de ponerlo en práctica. Cuando algo malo sucede pueden regular sus emociones, son capaces de neutralizar sus sentimientos y pensamientos negativos. Pueden generar emociones positivas por ellos mismos sin ayuda del ambiente externo.

Prudencia y discreción caracteriza a aquellos individuos que son muy cautelosos, piensan antes de hablar y se aseguran de no abrir la boca para luego arrepentirse. Se proyectan a futuro, saben posponer la gratificación inmediata para lograr metas aún más grandes a futuro. Ser cuidadoso es una buena fortaleza que te protege de los peligros producidos por el descuido

La fortaleza de la humildad, modestia la poseen aquellos que no necesitan llamar la atención, simplemente dejan que sus hechos hablen por ellos. No se creen especiales ni son pretenciosos, los demás valoran esto. Las personas humildes consideran sus propias aspiraciones, sus victorias y derrotas como situaciones sobre las cuales no hay que alardear.

Dentro de la virtud Trascendencia encontramos:

Apreciación de la belleza y la excelencia. Quienes poseen esta fortaleza son aquellos sujetos que no sienten que es una pérdida de tiempo admirar el aroma de las rosas, quienes aman la belleza, la excelencia en todas las áreas: arte y naturaleza, matemáticas y ciencia, quienes aprecian la hermosura en las cosas del día a día. Esta fortaleza se acompaña de sentimientos de asombro y maravilla, nos eleva espiritualmente.

Quienes poseen la fortaleza de la gratitud son aquellas personas que siempre son concientes de las buenas cosas que les suceden o tienen, no dan por descontado sus bendiciones. Es una emoción que está acompañada de maravilla y aprecio por la vida misma. La gratitud se puede expresar hacia los demás, el destino, la vida en general o divinidades acordes a la creencia de cada uno.

Dentro del optimismo, esperanza, podemos ver a esos sujetos que siempre esperan lo mejor del futuro y están dispuestos a hacer lo necesario para tener razón. Esperan que cosas buenas sucedan y están convencidos de que será así si trabajan para lograr sus objetivos.

Quienes disfrutan de la fortaleza de espiritualidad, fé, sentido de propósito son aquellas personas que tienen creencias fuertes y coherentes en cuanto al significado del universo y el propósito del mismo. Saben dónde encajar, sienten que tienen una meta que cumplir. La espiritualidad en cualquiera de sus manifestaciones (siempre y cuando se mantenga en niveles saludables) contribuye al bienestar de la persona, la hace sentirse acompañada y le brinda esperanza cuando más lo necesita. ¿La vida tiene un significado para ti, existe algo más grande en lo cual depositas tu confianza?

Gracias a la fortaleza perdón y misericordia eres capaz de perdonar a aquellos que se han equivocado contigo, siempre le brindas a los demás una segunda oportunidad. Te guías por la misericordia y no la venganza. Cuando las personas perdonan entran en paz consigo mismas, dejan el rencor atrás y pueden continuar transitando su presente con calma.

Gracias a la fortaleza del humor eres una persona que disfruta muchísimo de hacer reír a los demás. Eres capaz de ver el lado más superficial de las cosas, quitándole el drama a las situaciones. Te encanta jugar, no has perdido ese niño interno que todos deberíamos cuidar siempre y sin duda eres muy divertido.

Y he aquí la última de las fortalezas la pasión y entusiasmo. Si posees esta fortaleza eres una persona con mucho espíritu y energía, te dedicas por entero a todas las actividades que amas. Si tienes un plan en mente te despiertas muy contento por las mañanas, te sientes inspirado. Disfrutas de la vida con entusiasmo, realizas las cosas con convicción y entregando todo de ti. Vive la vida como una apasionante aventura, sintiéndote vivo y activo. Aprende a jugar, a fluir con la espontaneidad y la pasión de tu propio sueño.

¿Cuáles son tus fortalezas?

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Entre realidad y fantasía: Mentirosos compulsivos

Entre realidad y fantasía: Mentirosos compulsivos

La mitomanía ocurre cuando un sujeto siente un impulso por mentir que no puede controlar, esta palabra proviene del griego mythos (mentira) y manía (compulsión). ¿Qué es lo que impulsa a las personas a mentir sin control? Todo surge por un profundo deseo de construir una mejor imagen de ellos para los demás satisfaciendo así su necesidad de aceptación ajena y también por la necesidad de crear una imagen soportable para sí mismos. Esta conducta patológica hace que el sujeto en algún punto termine creyendo sus propias mentiras, viviendo en un mundo de fantasías.

Todos hemos mentido en alguna otra ocasión, ya sea para salir de apuros o para llamar la atención, sin embargo, en el caso de la mitomanía, la mentira comienza a ser una conducta repetitiva.

Quienes más propensos son a convertirse en mentirosos compulsivos son aquellos sujetos que tienen tendencia a la manía (personas con un ánimo exageradamente elevado, superficiales, frívolas). Las personas que necesitan desesperadamente la aprobación, admiración y el afecto de los demás, quienes tienen baja autoestima, inmadurez emocional, quienes se ven influenciados por un componente genético. También son propensos a padecer la mitomanía aquellas personas que provienen de  familias cuyo objetivo es fingir poseer aquello que no tienen, ya sea una buena posición económica, una buena relación, o familias que buscan ocultar determinadas situaciones como infidelidades, hijos fuera del matrimonio, etc.

La mentira es para el mitómano su motor, falsean la verdad con respecto a hechos, cosas y personas. Estos individuos son convincentes, manipuladores y mienten tan bien que es todo lo que dicen parece real, saben fingir, son de cambiar de tema habitualmente durante las charlas y brindarán distintas versiones del mismo tema en ocasiones diferentes y a  personas diferentes. Su mentira parece real porque muchas veces en su discurso utilizan cosas que sí son ciertas o al menos creíbles. La temática de sus mitos gira en torno a todo, desde su edad hasta su historia de vida completa, hay una tendencia morbosa, incontrolable, de desfigurar su realidad. Esta patología es más frecuente en los hombres.

Podemos encontrar el inicio de la mitomanía en la infancia. La conducta del mentiroso compulsivo tiene su raíz en los vínculos más cercanos, la educación del niño y su contexto siempre ejercen una importante influencia. Es habitual que en la infancia los pequeños vivan en un mundo de fantasía y mientan a modo de juego, esta conducta por supuesto que no debe de ser estimulada y desde pequeños se les debe enseñar a que decir la verdad es lo deseable en la mayoría de las ocasiones, aunque también se debe tener en cuenta que la mentira tampoco debe ser severamente castigada, el tema debe ser tratado con delicadeza pero sin tirantez ya que es normal que los pequeños mientan  como es el caso de los amigos imaginarios o sus intentos de imitar a los mayores.

Las consecuencias a nivel social y familiar son severas, ya que el mentiroso compulsivo pierde credibilidad, confiabilidad, respeto, y muchas personas queridas terminan alejándose de él por sentirse traicionadas en algún punto.

Es muy difícil que el mentiroso compulsivo decida asistir a terapia por voluntad propia, ya que niega su problema restándole importancia o siente que es parte de su vida y no hay nada que pueda hacerse al respecto. Es vital que como profesionales podamos descubrir qué es lo que se esconde detrás de esa mentira y hacérselo entender a la persona que consulta, conociendo lo que nos sucede es más sencillo controlarlo.

Más vale una vida verdadera que una vida llena de fantasías que solamente hiere la confianza de los demás, sé fiel a ti mismo y anímate a dejar esta trampa.

El trastorno borderline de la personalidad

El trastorno Borderline (límitrofre, fronterizo) de personalidad seEl trastorno borderline de la personalidad caracteriza porque el sujeto vive relaciones interpersonales conflictivas, éstados de ánimo inestables (incluso dentro del mismo día se pueden experimentar distintos estados emocionales), sienten demasiado intensamente sus emociones. Los cambios de carácter se producen bruscamente, carentes de justificación.

Sufren de disforia, la cual se caracteriza por sentimientos variados de ira, ansiedad, depresión, desesperación, celos y odio hacia ellos mismos. Estas personas suelen acudir al abuso de sustancias y comportamientos autodestructivos para intentar mantener estas emociones intolerables bajo control. Son extremadamente impulsivos, suelen dañarse a sí mismos adentrándose en una serie de conductas abusivas, ya sea con gastos excesivos, sexo compulsivo, trastornos alimenticios.

Podría decirse que estas personas se ubican dentro de la neurosis y la psicosis, teniendo pensamientos psicóticos en aquellas situaciones donde la disforia se acentúa. Dentro de los síntomas psicóticos podemos encontrar las distorsiones perceptivas, sensaciones físicas (experiencias extracorporales, despersonalización, sensación de entumecimiento en sus miembros) y cambios violentos en el éstado de ánimo. Pueden tener sentimientos de derrota, creencias de que son malos, deseos de autodestrucción.

Tienen un pensamiento dicotómico, todo es bueno o todo es malo, no existe lo intermedio. Cuando una situación se percibe como negativa la disforia se dispara, cuando las situaciones son felices se sienten asustados porque seguramente el pensamiento negativo regresará.

La inconsistencia es la palabra clave de este trastorno, la cual se expresa en su identidad, confianza, conductas, pensamientos, sentimientos, actitudes. La estructura del pensamiento está mermada, hay fallas en la memoria. Existen comportamientos manipuladores para evitar el abandono (real o imaginario), la sensación de pérdida puede provocar cambios en la afectividad, la cognición y el comportamiento, ira inapropiada incluso por una separación temporal o cambios de planes, no soportan estar solos.

Su identidad es inestable (síndrome de difusión de identidad), les cuesta definirse a sí mismos. Pueden suceder cambios bruscos en cuanto a aspiraciones profesionales, cambios de opiniones, planes, identidad sexual, cambios en su escala de valores, pueden ser muy dóciles y suplicar que los ayuden o pueden ser extremadamente rencorosos y crueles, a veces tienen la sensación de que no existen. No es de extrañar que tengan un desempeño pobre a nivel laboral o escolar debido al caos emocional que deben tolerar.

No siempre, pero en la mayoría de los casos, podemos encontrar intentos de autoeliminación o mutilación. Usualmente los intentos de autoeliminación son generados por el miedo a la separación o al rechazo. La automutilación es utilizada para generar alivio, ya que les reafirma su capacidad de sentir o expiar sus sentimientos de maldad.

Los sentimientos crónicos de vacío caracterizan a estos sujetos, se aburren con suma facilidad y están buscando siempre algo que hacer.

La ideación paranoide transitoria se relaciona con el estrés o síntomas disociativos graves, los síntomas suelen ser pasajeros.

En este trastorno influyen los antecedentes familiares de alcoholismo, abuso de estupefacientes, otros desórdenes de la personalidad y también depresión. Cabe destacar que estas personas suelen presentar síntomas de tiroidismo y síndrome premenstruales intensos.

Es muy importante que estas personas mantengan el nivel de stress al mínimo y trabajen arduamente en cuidar de su autoestima y fortalecerla, para evitar ese sentimiento de odio hacia sí mismos que se profesan.

En cuanto a los tratamientos, es necesaria la medicación psiquiátrica y terapia, varias son efectivas en este caso como las terapias grupales, la terapia cognitivo conductual, psicoterapia interpersonal, psicoterapia de apoyo y sobre todo la terapia comportamental dialéctica.

Esta última nace gracias a los aportes de M.Linehan, se creó para aquellos individuos que presentaban tendencias suicidas crónicas. Su enfoque hace hincapié en la regulación de las emociones y en la adquisición de herramientas para tolerar el stress. Se busca que la persona deje de lado los modelos disfuncionales de su comportamiento, que sea capaz que controlar y tolerar sus impulsos. Usualmente se combinan las intervenciones individuales con grupales. El objetivo primordial es fortalecer a la persona de manera íntegra y se trabaja con objetivos ordenados en orden de importancia dependiendo de cada caso, en la mayoría de las situaciones será mantener a raya las conductas tanto auto como heteroagresivas, los síntomas que interfieren en la vida cotidiana, ayudar a la reorganización psíquica madura y sobre todo estable.

Este trastorno es muy común en el ámbito de la clínica, la persona no sabe lo que le ocurre y usualmente se presentan a la consulta por problemas de depresión, ansiedad, ira descontrolada, dependencia emocional.

Es importante conocer lo que nos sucede para poder lidiar con ello, incluso en estos casos con la contención adecuada se puede mantener una vida psíquica estable y sobre todo feliz. Si tienes dudas acerca de lo que te sucede, no dudes un segundo en consultar.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

La soledad ¿es mala compañía?

La soledad ¿es mala compañía?

La soledad puede ser una carga muy pesada si la sentimos como tal, somos seres sociales y los demás importan y mucho en nuestras vidas, ¿pero hasta que punto es sano necesitar tanto de los otros, cómo estamos abordando nuestra situación actual para que ésta se convierta en una tortura?

La soledad no deseada es cuando no tenemos demasiada opción de elegir, tenemos pocos amigos, no tenemos pareja, nuestra familia es pequeña o no tenemos una buena relación con ella. Se presenta en determinadas ocasiones en amas de casa, personas mayores, sujetos que sufren de determinadas incapacidades físicas. Esto conduce a ciertos miedos, a creencias equívocas de que la vida carece de importancia.

La soledad se presenta cuando no mantenemos contacto con otras personas, cuando consideramos nuestros vínculos con los demás no satisfactorios. Puede ser el resultado de relaciones sociales poco relevantes, podemos sentirnos solos a pesar de estar rodeado de personas.

La soledad se asocia al aislamiento, ese sentimiento molesto de no formar parte de nada, es estar excluido de los proyectos, creer que a nadie le importamos lo suficiente como para formar parte de nuestro círculo. Genera angustia, desesperación, tristeza.

Podemos hablar de dos tipos de soledad. Una se refiere a la soledad emocional, donde hay ausencia de relaciones profundas con otra persona, donde no podemos satisfacer nuestras necesidades de seguridad y afecto. Esto puede darse porque no hemos conocido a alguien que colme nuestras expectativas o hemos sufrido pérdidas (rupturas amorosas, muertes). La ausencia de esa persona en particular no debe convertirse en ausencia de otras relaciones, si hemos atravesado una mala situación o varias, no necesariamente éstas se han de repetir en un futuro, debemos darnos la oportunidad de comenzar de nuevo y hacernos cargo del dolor, el cual en realidad nos fortalecerá y puede enseñarnos mucho.

La soledad social nos habla de sujetos que poco y nada comparten con su familia o compañeros de trabajo. Hay una dificultad de entablar amistad y confianza con quienes nos rodean debido a un gran miedo de sufrimiento o rechazo. Creamos nuestra propia soledad con esta actitud y después nos quejamos, solamente buscamos excusas para mantener alejados a todos, pero no nos agradan los resultados. Si nuestra habilidad para relacionarnos es poco eficaz, aumentarán las probabilidades de que nos quedemos solos gracias a nuestra poca empatía y entusiasmo. En algún punto no nos consideramos dignos para los demás, una fantasía cruel que nos creamos para encerrarnos en una burbuja que después nos estalla en el rostro.

Si no deseas estar solo, es algo que puedes cambiar, aunque no lo creas la opción está en tus manos. Primero piensa, ¿por qué estás solo? ¿Quieres cambiar la situación, cuál crees que es el primer paso a dar? Conócete a ti mismo y a tus necesidades, deja de lado la timidez que no aportara nada. Enfrenta tus fantasías, eres especial y no hay razón por la cual los demás te rechacen, siempre existirá alguien que comparta nuestro modo de pensar, nuestros intereses, nuestros valores. Apártate del rol de víctima, quejarte y mantenerte de brazos cruzados no hará que mágicamente cambie tu situación actual.

La soledad no es eterna, simplemente puede ser una fase transitoria, con fecha de caducidad, fase que puedes utilizar en tu beneficio para aprender y vivenciar otras cosas. Primero es bueno aprender que los demás aportan a nuestra vida pero NO SON NUESTRA VIDA, los vínculos de dependencia y necesidad no te harán un ser humano más completo, muy por el contrario, te limitarán como persona.

Puede ser un momento de reflexión, de descubrirte a ti mismo, de establecer nuevas reglas para ti, de crear un plan de acción. Es un momento para relajarse y apagar todas las voces demandantes de los otros, es un instante para escucharte, para obsequiarte, para crecer.

Es hora de cuestionar tus miedos, de cambiar esas actitudes que te quitan felicidad, es hora de reconstruirte en pos de tu propio ideal. Puedes comenzar a tomar contacto con la naturaleza, el silencio, la lectura, el descanso, la meditación, el enriquecimiento personal en todo sentido.

La soledad no tiene por qué ser desesperación, tampoco hay necesidad de que sea eterna, pero como todo momento vital es importante hacer uso del mismo para sacar algo en limpio de la experiencia, aprendizaje, madurez, fortaleza emocional. Todo puede ser transformado para tu beneficio si lo miras desde la perspectiva correcta.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com