¿Quieres disfrutar de tu vida? Prueba con estas decisiones

lista para disfrutar de la vidaLee esta lista y elabora la tuya

 

Seguramente has escuchado varias veces cómo las personas suelen quejarse de todas aquellas experiencias, decisiones, relaciones, oportunidades, que han dejado pasar. Quedan estancados en las redes del antaño y no pueden continuar viviendo en paz su presente.

Hoy quiero que reflexiones en tus propias decisiones vitales, la vida es corta, y nunca nos percatamos de esto lo suficiente hasta que es demasiado tarde. No es un cliché, es la realidad…El tiempo se escurre más pronto de lo que quisiéramos, entonces…¿por qué no brindarle placer, diversión y por supuesto, también significado a nuestra existencia?

Aquí te comparto una lista como punto de partida, pero por supuesto, que eres tú quien debe crear la propia. Comencemos…

  • ¿Qué es lo que amas? Conéctate con lo que realmente quieres hacer tu, no vivas a expensas de los caprichos de los demás. Si constantemente haces cosas por compromiso, no te escuchas, te dejas de lado, solamente te haces daño y una ira incontrolable te carcome las entrañas. Presta atención y verás que estoy en lo cierto. Si aún no sabes qué es lo que quieres, ¡no hay problema! Explora, juega, intenta, prueba. Vas a encontrarte tarde o temprano con tu respuesta.
  • Haz que las cosas sucedan. Sé que pospones las cosas que te harían bien, que dejas para último momento aquello que es necesario hacer, lo sé porque yo también lo he hecho. Sí, somos todos seres humanos y la procrastinación es un arte en el que la mayoría somos expertos. De todos modos, llega un momento en que tenemos que tomar el toro por las astas y hacernos responsables de aquello que debemos hacer para crecer, aunque no sea lo más placentero del mundo. Sé productivo, haz las cosas que te harán bien, crea esas nuevas oportunidades. El mundo te está esperando.
  • Conéctate con tu presente. Puedes estar tan sumergido en preocupaciones, tan distraído con todos los estímulos que te rodean, que fácilmente puedes perderte y olvidarte que existe algo llamado aquí y ahora.
  • Sé amable en cada oportunidad que tengas. Sé que a veces te dan unos deseos gigantes de tratar a todo el mundo como se lo merece, pero en realidad, por más que existan ciertas personas arrogantes, malhumoradas, crueles, impacientes y demás, no tienes que actuar a su nivel. Tienes que actuar de acuerdo a tus valores y tu esencia, sin importar cómo el medio te responda. Esto lo menciono porque me lo enseñó una de mis alumnas de mi curso de Psicología Positiva, no trates a los demás como se merecen, trata a los demás desde tu propio respeto y valores personales. Además, es sorprendente cómo muchas veces puedes influenciar a tu entorno positivamente si evitas contagiarte de su negatividad o amargura.
  • Amate a ti mismo. Lo he dicho miles de veces, todo comienza por casa. No puedes brindar a los demás lo que no tienes. Mímate, cuídate, respétate porque tú también vales como el resto del mundo.
  • En la medida de lo posible, trabaja menos y disfruta más de tus vínculos.
  • No alimentes relaciones tóxicas. Mereces amor y respeto de todos, de tu familia, tus amigos, tu pareja, tus compañeros de trabajo. Y si te respetas a ti mismo, es más sencillo exigir esto del resto. Toma decisiones que te hagan sentir en paz. Necesitas personas en tu entorno que te apoyen, que te escuchen, que te cuiden, no aquellas que te critiquen en cada oportunidad que posean. Si no puedes alejarte físicamente de algún vínculo tóxico, al menos limita el contacto con ellos. No hables demasiado de tu vida privada y mucho menos de cosas importantes.

Ahora me gustaría leer cuál es la lista de cosas que crees que debes ejecutar para vivir una vida con sentido, felicidad, alegría y serenidad.

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

3 caminos hacia la diversión

¿Sabías que existen distintos tipos de diversión? Salir a caminar, mirar televisión, aprender a jugar ajedrez, todas pertenecen a distintas categorías y resultan ser efectivas para poder brindar a nuestro cerebro su tan necesario descanso. Recuerden que para ser productivos y mantenerse mentalmente activos, la energía tiene que ser recargada y el descanso divertirseapropiado nos brindará la fuerza que necesitamos para hacer lo que queremos.

Diversión de relax

Es la que requiere menos esfuerzo de nuestra parte y claro está nos ayuda a relajarnos y desconectarnos. Es la clase de diversión que no requiere de nuestras habilidades, que no es necesario que la organicemos con antelación, diversión que ni siquiera tiene por qué ser compartida con otras personas. Es la manera de divertirnos más sencilla, la cual puede ser hallada al mirar televisión o leer una revista. De todas maneras, debemos tener en cuenta que si bien es la más simple de ejecutar, es la que menos aporta a nuestros niveles de felicidad.

Diversión por acuerdos

Esta diversión es un poco más exigente que la anterior, implica actividades con cierta planificación como visitar un museo con la familia, realizar una cena familiar, hacer un viaje con otras personas. Son actividades donde el acuerdo con los otros es fundamental para poder llevar a cabo lo planeado. Lo positivo de este tipo de diversión es que colabora a fortalecer vínculos afectivos y crear bonitos recuerdos. Tenemos que tener en cuenta que esta manera de divertirse va a implicar esfuerzo de nuestra parte, organización y sobre todo coordinación con el resto de los involucrados.

Diversión desafiante

Es la diversión que mayor felicidad puede otorgarnos y la más demandante de llevar a cabo. Implica aprender cosas nuevas, es la diversión que requiere de mucho de nuestro tiempo, paciencia y perseverancia. Aprender a jugar al ajedrez por ejemplo requerirá de que estemos abiertos a conocer reglas nuevas, tendremos que practicarlo mucho y sobre todo equivocarnos en el proceso. Es lo que hace que nuestras habilidades se pongan en juego para poder adquirir cierto nivel de excelencia o profesionalismo en esa actividad.

Tanto la diversión por acuerdos como la diversión desafiante son las que brindan un mayor nivel de bienestar, ya que implican elementos que por sí mismos resultan muy eficientes para mejorar nuestro estado de ánimo, como el fortalecer y disfrutar de vínculos sociales, el poner en juego nuestras fortalezas y sentir que nos podemos convertir en expertos en alguna actividad.

Así que a la hora de buscar una buena manera de divertirnos, más allá de “matar” algunas neuronas mirando televisión, podemos recurrir a maneras más originales y emocionantes de descansar y crecer en el proceso.

27056130/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

 

 

 

La flor en el corazón- Una experiencia desde Jarabe de Risas (Walter Ferreira)

La flor en el corazón 

Programa de Fundación SaludArte http://www.facebook.com/fundacion.saludarte.9?fref=ts

 

En la entrada 

Entrar a un sanatorio tiene, casi siempre, algo de dramatismo. Hay pasos apresurados, gestos de preocupación o máscaras que intentan ocultarlos, ojos que esperan que la luz del ascensor llegue por fin a planta baja. Casi todos llevan algo en las manos, ropa limpia, presentes.

Hay diversos motivos por los cuales entrar y no todos son de preocupación. De todas maneras siempre hay una tensión, un estar alertas, un darse cuenta, un asumir el lugar que se pisa. Es un sitio donde hay un dispositivo científico y humano al servicio de la vida, claro. Pero a la vez, esa defensa de la vida implica  luchar contra el sufrimiento, el miedo y la muerte.

Sufrimiento. Miedo. Muerte… estas palabras no se dicen, no deben decirse, simplemente subyacen en los movimientos que se dan a diario en las entradas de los hospitales, conforman un texto, una escena plagada de emociones, que este cronista siente en pleno cuerpo, más allá de los ojos.

Con estas sensaciones llego al quinto piso del CASMU, a la Sala de Internación Pediátrica, para acompañar a Palín Botiquín y Margarita, los payasos, en su visita de los jueves. Corro a ponerme la túnica pues ya observo que están en plena acción, charlan animadamente con una bebé y su madre.

Tomo nota de las caricias, los colores, las sonrisas que faltaban en la planta baja y acá aparecen como luciérnagas.

Ahora sí. Hora de entrar a la primera sala donde está María, a quien conocemos de la semana pasada, estuvo en su casa pero necesitó volver a internarse, no quiere estar acá y lo deja claro con su llanto. Margarita saca un Pinocho de la bolsa y resulta que tiene una “vía” en su mano, ¡igual que María! Es todo un descubrimiento, ese muñeco de madera tiene algo en común con ella. La niña deja de llorar pero sigue aferrada a su madre. Entonces, Pinocho descubre entre las sábanas a una muñeca muy hermosa y la invita a bailar, la muñeca es de María, se llama Manuela y no puede resistirse a la invitación, está claro que ese chico de madera le resulta muy simpático, por lo tanto comienzan a bailar acompañados por los payasos, improvisan una coreografía super divertida al compás de la música, todo está mejor ahora, al menos para la muñeca, que de tan contenta se deja tomar por su dueña sabiendo que puede contagiarle la alegría por un buen rato.

Para que María no se olvide de este momento, los clowns le dejan un globo con forma de corazón que dice “con mucho amor” y firman todos, también la doctora que estuvo todo el rato mirando y riéndose mucho.

A pasear

John es un “niño adolescente” y está mirando TV. Respira por medio de un caño con oxígeno y parece aburrido. Palín y Margarita ocupan la habitación con bromas y movimientos. Margarita se pone una bata celeste del paciente y afirma que se quiere dar una ducha. Intentan comunicarse con juguetes y palabras, los adultos se prestan al juego y se divierten, pero John sigue serio. “¡Ya sé! Nos vamos a pasear por el corredor”, dice Palín y sale a buscar una bomba de oxígeno portátil. En minutos todo está pronto para el paseo, es la primera vez que John sale de la habitación desde que lo operaron, lo hace caminando lentamente pero con entusiasmo. Unos gallinazos de plástico van dando graznidos y el paseo se transforma en un pequeño desfile visual y sonoro, en un acontecimiento que logrará hacer de este día un día diferente. Una enfermera pasa a nuestro lado y dice “ahora sí, se está riendo un poquito” y me parece que también se siente parte de esa risa. Lo cierto es que el pasillo toma otra forma, otro contenido. Los sonidos van venciendo al  silencio de hospital, al fondo están, Manuela, María y su madre jugando con el globo y mucho amor. 

Una flor

Dice José Saramago (exquisito cronista), que toda crónica es un pequeño arbusto al que deberíamos encontrarle una flor. Este arbusto se construye ahora con palabras que piden salir, y está compuesto por imágenes, por frases sueltas, dichas al pasar, por encuentros insólitos o maravillosos.

Cualquier observador desprevenido podría confundir estos colores, estos pequeños escándalos de la risa, con una simple imitación de la alegría, algo pasajero, un “chascarrillo” a la rutina. Pero mirando mejor, podrá ver, a través de las intervenciones de los artistas hospitalarios, todo lo que se mueve en este quinto piso de hospital, lo no evidente, los esfuerzos del personal de salud, las expectativas, las alegrías por los pequeños y grandes logros, la angustia ante lo inexorable, la valentía ante el dolor, el amor puesto en lo cotidiano.

Las risas y la música, las bromas y los juegos no son banales, agregan algo diferente, un necesario elemento de sorpresa que deja al descubierto síntomas silenciosos, esos que no se previenen con vacunas.

Ese texto, esa escena plagada de emociones que se puede percibir en la puerta, adquiere en las salas otra connotación aún más clara. Las camas tan altas, el oxígeno, el goteo del suero, la infusión de sangre, el vaso con agua, los gestos del acompañante, el olor a alcohol y desinfectante, los sonidos metálicos de las agujas en una bandeja de metal… innumerables elementos que van agregando a ese texto, a esa escena, un espesor dramático, un “hojaldre de códigos y sentidos” como dice Roland Barthes refiriéndose al texto literario. Cuando intervienen los payasos sobre este dispositivo aceitadísimo que es la sala de pediatría, no vienen a negar el factor dramático, vienen a sumarse desde otro lugar a esta defensa de la vida, también vienen a curar, y traen un jarabe dulce, muy dulce.

Y la flor

Si se trata de describir todo lo que pasa este jueves hay que trabajar duro y dejar que los dedos corran sobre el teclado, pues es mucha cosa, mucha acción y aventura.

Para entrar a la 509 donde están Dahiana y Fabián, de 8 y 5 años respectivamente, los payasos sacan todas sus payasadas. Son torpes y se equivocan una y otra vez. Entran a la habitación, piden disculpas por haberse equivocado, salen, cierran la puerta y vuelven a entrar. Repiten la escena varias veces, hasta que cuando deciden entrar de verdad ya está todo el mundo a las risas limpias. Los payasos tienen un público ideal en esta sala pues les festejan todos los chistes, hay aplausos, confusiones, torpezas, actuación de los gallinazos de plástico que son manejados por las madres de los niños y hacen un ruido infernal, hay un concurso de pompas de jabón, música de “galletas”, imitaciones del caminar de los pollos, en fin, todo un espectáculo que termina con aplausos y reverencias de agradecimiento al gran público.

En la próxima sala están Jorge y Mario de uno y tres años respectivamente. Mario está llorando pues se quiere ir a su casa y los payasos sacan los burbujeros invitadores al juego. Jorge que apenas sabe caminar se baja de la cama y comienza a atrapar burbujas. Al final Palín va a buscar “el auto” (que en realidad es una silla de ruedas) para Mario y de nuevo a pasear, la bomba de oxígeno a un costado. Jorge, en brazos de Margarita, la abraza con  ternura infinita, un amor a primera vista que no puede describirse en esta crónica, por falta de palabras con la elocuencia necesaria. Se detienen en el sector de juegos al fondo del pasillo y sacan títeres y rompecabezas. Ahora se juega con mucha calma y dedicación, y juegan en serio.

Seguimos la recorrida, en las salas posteriores se repiten situaciones parecidas, hoy están más payasos que nunca, hoy el jarabe está haciendo un efecto inmediato sobre niños y adultos, y el contraste con esos miedos y esas palabras terribles que acechan detrás de la internación se hacen cada vez más nítidos.

Sin embargo hay que ir a la habitación 525, no sé de qué se trata la enfermedad de este paciente pero cuando Palín Botiquín y Margarita repasan la planilla se miran a los ojos y toman aire antes de entrar. La cama está vacía, sin embargo una señora espera. Palín pregunta cómo está el paciente y la mujer contesta que “está en el tratamiento” y deja escapar palabras de desaliento. ” Esa enfermedad no perdona” dice con tristeza, y acá la escena es de hondo contenido dramático. Se establece una conversación donde los payasos hospitalarios le cuentan a la mujer de situaciones en las que todo parecía perdido y sin embargo terminaron con finales felices. La mujer escucha y se nota en los ojos que les cree, que verdaderamente puede pararse en otro lugar, esas personas con narices rojas y trajes de colores tienen razón. Queda flotando la palabra “ojalá” por el aire. Por eso la escribo en esta crónica. Y si este arbusto tiene una flor, tal vez sea esta palabra….

 Qué lugar para encontrar payasos!

Quedan unos minutos, así que podemos ir a la Emergencia pediátrica.

Palín y Margarita entran a la sala de espera con toda la energía del mundo. Margarita “se desmaya” y hay que reanimarla haciéndole cosquillas, los enfermeros de guardia ya los conocen y se prestan al juego, el equipo médico los recibe con alegría, “¡qué suerte que vinieron!” dice alguien. Hay un fabuloso revuelo entre los niños y familiares que llegan a este lugar debido a una emergencia y no pueden creer que los visiten estos personajes con burbujas y música.

“¡Qué lugar para encontrar payasos!” dice una abuela y tiene razón.

Me quedo a un costado, decido dejar de “observar tanto” y sumarme a este lúdico desorden que impera en los apretados pasillos de la Emergencia. Pienso en cómo me sentía al entrar al sanatorio y en cómo me siento ahora. Qué cosas miré y cuales elijo mirar ahora… y esa flor que llevaré en mi corazón….

Busco palabras poderosas para cerrar este día y no las encuentro. Así que decido tomar un poco de este Jarabe para terminar la jornada con una sonrisa.

Y sonriendo salgo a la calle por la misma puerta que entré.

 

Gracias por compartir esta historia a:

SaludArte

Jarabe De Risas

27077699/098165994

 

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

12 pasos para incrementar tu felicidad

En el libro The How of happiness (El cómo de la Felicidad) la autora Sonja Lyubomirsky nos habla de ciertas actividades de las cuales podemos hacer uso para poder sentirnos mejor, tanto a corto como a largo plazo. Aquí les voy a compartir algunas.

1)  Hacer más actividades que realmente nos conquisten. Realizar actividades en el hogar, en el trabajo, donde sea, que sean experiencias que te permitan enfocarte totalmente, que te desafíen, que te hagan sentir que el tiempo queda suspendido y no existe nada más que eso que estás haciendo. Piérdete en el estado de flow.

2)   Saborea tus alegrías. El día está plagado de pequeños momentos, pequeños placeres y maravillas, por más sencillas que sean tenlas presentes, recuerda por qué sucedieron e intenta continuar dándole magia a tu rutina.

3)   Aprende a perdonar. Perdona a los demás, pero sobre todo a ti mismo.

4)  Realiza actos de bondad. Simplemente recuerda que ayudar a los demás nos genera mucho bienestar, los actos aleatorios de bondad son toda una aventura que pueden surgir en cualquier momento. Puede ser una mano afectuosa para aquellos que saben que lo están pasando mal, un oído atento. Todos podemos ser el héroe de alguien sin saberlo.

5)  Cultiva relaciones positivas. Vuelve a contactarte con algún buen amigo que hace tiempo no ves, invierte tu tiempo y pásala bien con tus amistades, familiares, pareja, desde un lugar de honestidad, compañerismo y sobre todo disfrute. Recuerda que para que las relaciones sean positivas, siempre es necesaria cierta cuota de equidad, el ida y vuelta para que ninguno de los miembros se sienta estafado, por así decirlo.

6)  Haz uso de tu optimismo. Si no lo tienes, comienza a practicarlo ahora.

7)  Calla tu cerebro, el pensar una y otra vez sobre lo mismo solamente te va a confundir más. Tampoco te compares con los demás, ya que las comparaciones siempre terminan haciéndote sentir mal, no a la comparación, sí a la admiración. Si conoces a alguien a quien admiras intenta imitarlo, pero no culpabilizarte por no ser tan bueno como esa persona crees que es.

8)  Siempre busca estrategias para afrontar las malas situaciones. Como siempre digo, el dolor es parte de la vida de todos, por eso es importante que tengamos la energía y los recursos suficientes para poder resolver rápidamente los conflictos que nos surgen. Tenemos que generar estrategias para poder soportar el stress y el trauma.

9)  Recuerda contar tus bendiciones. Demuestra gratitud por todo lo que tienes, expresa gratitud hacia los que te rodean y te han ayudado.

10) Refuerza tus conexiones espirituales. Las personas espirituales son más felices, quizás porque tienen una comunidad fuerte donde encontrar apoyo. La espiritualidad puede ser vivida de muchas maneras, descubre tu propio camino.

11)  Trata de cumplir tus metas. Enfócate en encontrar metas que sean significativas para ti, no busques lo que crees que tienes que hacer, sino lo que realmente te inspira. Una vez que encuentres tus objetivos, dedica tiempo, esfuerzo y sobre todo paciencia para poder lograrlos.

12) Cuida tu cuerpo. Hay muchas maneras de cuidar tu cuerpo, más allá del ejercicio físico y la comida sana, puedes meditar, sonreír, bailar, cualquier cosa que ponga a tu cuerpo en movimiento y en un estado de plenitud.

¿Y a ustedes, se les ocurren más pasos para aumentar su nivel de felicidad?

 

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

¿Cuáles son las emociones positivas?

¿Cuáles son las emociones positivas?En la Séptima Reunión del CLUB DE LOS OPTIMISTAS estuve charlando sobre las emociones positivas y aquí les dejo un pequeño resumen de la charla.

Barbara Fredrickson, quien trabaja en la Universidad de Carolina del Norte, consideró que en el ámbito de la Psicología Positiva era necesario hacer un lugar a las emociones positivas. Es así que creó su teoría de ampliar y crear (broaden and build) estas emociones.

Fredrickson nos dice que las emociones positivas se sienten y funcionan de manera distinta al resto de las emociones, ya que nos hacen sentir seguros y expanden nuestras opciones, ideas y nuestra manera de reaccionar. Nos brindan el beneficio de disfrutarlas en el ahora más el disfrutar de sus consecuencias a futuro. Aumentan nuestro repertorio cognitivo y comportamental. Entre los cambios a nivel cognitivo podemos apreciar que incrementan nuestra atención, mejoran nuestra memoria, nuestra fluidez verbal y nuestra apertura mental hacia nueva información.

Las emociones positivas tienen el poder de deshacer los efectos fisiológicos de las emociones negativas, por ejemplo disminuyen la ansiedad. Son creadoras de recursos personales y sociales, destacan aquellas cosas que están funcionando en nuestra vida y son congruentes con nuestros diversos objetivos.

La Psicología Positiva destaca las siguientes emociones positivas:

Admiración:

Se despierta ante aquellas personas que poseen una capacidad y un talento que nos puede servir de inspiración, de modelo a seguir.  Intentemos aprender de esa persona y no pensemos por qué él o ella tienen esa capacidad que yo no, todos podemos desarrollar lo que necesitamos para llegar a lo que queremos.

Alegría:

Si sentimos alegría es porque logramos lo que queríamos, es sinónimo de satisfacción personal. En los momentos de alegría es cuando nos sentimos más seguros y abiertos a nuevas experiencias y oportunidades. Situaciones para estar alegres pueden ser muchas, como el compartir una cena con amigos, enterarse de una buena noticia, que reconozcan nuestra labor.

Orgullo:

A diferencia de la creencia popular el orgullo no es algo malo, no lo confundamos con la soberbia. Los logros implican sacrificio de nuestra parte, como por ejemplo sacrificio de tiempo, inversión de paciencia, superar obstáculos diversos.

Entonces, si nos esforzamos por llegar a algo o hemos tenido la suerte de que algo se diera como esperábamos, ¿es en realidad algo tan malo que queramos compartir eso con el resto del mundo? Si pensamos que tenemos que esconder nuestros logros como si fueran algo malo, nos estamos privando de la hermosa experiencia de sentirnos satisfechos y de reconocer todo lo que hemos hecho gracias a nuestras propias manos, es quitarnos valor ante nuestros propios ojos, es atentar despiadadamente contra nuestra propia estima. Además, cuando nos sabemos capaces de lograr cosas, vamos a incrementar nuestra confianza para futuras aventuras y desafíos.

Gratitud:

Estar agradecidos por los grandes, pequeños y medianos detalles de nuestra rutina nos coloca en un estado de ánimo alegre y pleno. Solemos ser tan poco concientes de todas las cosas buenas que ya tenemos. Siempre tenemos algo que agradecer, o nuestra salud, o nuestras relaciones, o nuestro trabajo, o nuestras habilidades, o nuestra capacidad de salir adelante. Siempre encontramos algo si estamos abiertos a hacerlo. La gratitud también tiene que ver con ser agradecidos con los demás, con aquellas personas que nos han demostrado su amor o su interés en diversos momentos y esta gratitud tiene el poder de profundizar relaciones.

El perdón:

Tan importante como tener la capacidad de perdonar a los demás, es la capacidad para perdonarse a uno mismo. Muchas veces me encuentro con personas que les cuesta muchísimo perdonarse a sí mismos. Cuando nos equivocamos lo mejor que podemos hacer es pedirle perdón a la persona que dañamos e intentar reparar esa situación, si no podemos, no tiene sentido que nos sigamos castigando eternamente por lo que hicimos. Hay que dejar ir el resentimiento que podemos tener hacia nosotros y no quedarnos estancados en la culpa.

A veces nos cuesta perdonar a otros directamente. Lo que tenemos que tener en cuenta es que el perdón es necesario porque nos libera de una carga negativa, si siempre estamos acarreando un odio profundo no vamos a poder salir adelante, se nos convierte en una carga pesada.

Creo que hay que dejar en claro también qué significa perdonar, porque a veces creemos que el perdonar a otro es injusto o que tenemos que seguir manteniendo a esa persona en nuestra vida a pesar de la injuria y en realidad esto no es tan así. El perdón es un proceso interno, yo decido liberarme de esta rabia para seguir tranquilamente con mi vida. El perdón no es tanto para la otra persona, sino para nosotros. Es dejar ir el odio, es dejar ir el recuerdo de algo injusto. Es volver a tomar control sobre nuestras emociones y decidir enfocarnos en nuestro presente y en nuestro futuro.

Humor:

Generar buen humor o estar involucrado en actividades que nos generan risa es algo muy positivo. El buen humor nos ayuda a ver la vida más despreocupada, donde se puede apreciar el lado bueno de las adversidades, donde nosotros hacemos felices a los demás y nos divertimos. Es como que tenemos que aprender a seguir jugando, a veces nos tomamos las cosas demasiado en serio y la vida también tiene que ser vivida desde el lado más divertido.

Una carcajada puede ejercitar nuestro diafragma y relajar luego nuestros músculos. El buen humor nos aleja de la ira, la culpa y demás emociones negativas, nos ayuda a ver las cosas desde una mirada más relajada y a afrontar las dificultades de la vida más como un juego de aprendizaje que como una amenaza paralizante. Cuando nos reímos liberamos endorfinas, nos sentimos más distendidos, una buena carcajada fortalece el sistema inmunológico y reduce las hormonas que pueden causar tensiones. La risa provoca efectos catárticos y procesos de relajación general de los músculos del cuerpo. También regula el ritmo cardíaco, baja la presión arterial y mejora la inmunidad. Es un factor protector de la salud. La risa es tan poderosa que incluso si la fingimos podemos obtener estos beneficios. 

El saboreo:

Tiene que ver con disfrutar a pleno cada experiencia y cada recuerdo. ¿Cómo podemos incrementar el disfrute por nuestras experiencias?

Hay pequeños ejercicios que nos pueden ayudar así que tomen nota:

  • Compartir con otras personas: Busca personas con las cuales compartir tu experiencia, exprésales el valor que tuvo para ti ese momento.
  • Guardarlo en la memoria: Tomar fotografías, recuerditos físicos.
  • Autoelogio. Recuerda con entusiasmo y orgullo lo sucedido, recuerda lo importante que fue, si estuviste tiempo esperando ese momento, si tomó planificación. Es un verdadero logro, no lo olvides.
  • Agudizar la percepción: Resaltar lo bueno, los detalles de la situación.
  • Ensimismamiento: Perderse en el recuerdo o en la experiencia que estás viviendo, no pensar en nada más que en eso, no importa que ocurrirá después, solamente existe ese momento

El amor:

Tenemos que aprender a amarnos a nosotros mismos. Sé que muchas personas confunden esto también con egoísmo, pero nada está más alejado de la verdad. El amarse a uno mismo es fundamental porque todo comienza en nosotros. Hay un dicho que dice que no podemos dar lo que no tenemos, y si no nos preocupamos por cuidarnos, por nutrirnos, por aprender, por querernos, ¿cómo vamos a esperar eso de los demás entonces? Todo comienza en nuestro interior.

En el amor hacia los demás hay que tener en cuenta con qué tipo de personas nos relacionamos, si nos benefician o emocionalmente o nos quitan toda la energía. Tenemos que ser concientes de si somos personas dependientes o dejamos libres a los demás. Tenemos muchas veces que aprender a cómo llevar una relación sana de pareja, así como nadie sabe de inmediato cómo ser padre, tampoco sabemos a veces cómo amar sanamente. Creo que es algo que vamos aprendiendo con la madurez, con el otro y con mucha paciencia. Estemos abiertos a tener vínculos que nos nutran y que nos permitan aprender.

El amor por las cosas que hacemos también es fundamental, ya sea por nuestra carrera, el trabajo o incluso pueden ser las tareas del hogar. Las cosas que elegimos hacer las tenemos que hacer con cariño, entregarnos a una tarea y hacerla con dedicación nos brinda mucha satisfacción también.

Esperanza

Optimismo

Así que quiero que tengan en consideración estas emociones y que busquen activamente generarlas en el día a día. Porque si todos los días  ponemos un granito de arena en nuestra cuenta de felicidad vamos a sentirnos distintos, mejor sin duda alguna, más fuertes y sobre todo más plenos.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Seis caminos hacia el relax

Seis caminos hacia el relax

A veces desconectarnos de las metas es complicado, estamos tan enfocados en nuestro trabajo, en producir algo interesante, que a veces nos sobre exigimos y si bien el trabajo duro es importante, así lo es también el relax y esos momentos donde tenemos derecho a mimarnos.

Este artículo está especialmente dirigido a las personas que son demasiado exigentes consigo mismas y quedan tan atrapadas en la vorágine de los deberes que les cuesta relajarse y simplemente disfrutar del tiempo de calidad con familiares, amigos o simplemente a solas.

Primer paso, desconéctate de todo. Con esto me refiero a que apagues el celular, dejes de lado las redes sociales, no toques tu bandeja de entrada. Aléjate de la tecnología y sus exigencias por unos momentos.

Crea un ritual para cuando regreses a tu casa. Siempre digo que a la rutina hay que darle un toque especial, una linda cena, una buena película, lo que te plazca. La hora de tu regreso debe ser especial, conversa con alguien o tómate unos momentos para acallar las voces del día y piérdete unos segundos en el silencio. Lo que sea más acorde a tus gustos, sólo recuerda que tu estadía en el hogar y tu descanso es tan importante como tu trabajo y tus obligaciones.

Seamos realistas en cuanto a nuestras tareas laborales, si nos ponemos metas inalcanzables solamente vamos a caer en la presión del stress. Si es tu jefe quien te presiona de todas manera guíate por tus tiempos internos, no caigas en el caos ajeno, haz lo mejor que puedas con el tiempo que tienes.

No temas buscar ayuda, si te sientes desbordado en el trabajo es algo que puedes plantear a tu jefe o compañeros, busca la alternativa más viable en tu caso. Lo mismo con el hogar, si las tareas domésticas se están volviendo demasiado intolerables puedes pedir ayuda a tu pareja.

Recuerda tener planes emocionantes, ya sea una pequeña escapada de fin de semana o ir a cenar a un lugar diferente, esperar el estreno de alguna película o también una obra de teatro. Ten presente un pequeño plan de diversión para poder tener algo donde enfocarte más allá de lo laboral.

Busquemos inspiración, sé que no todos son afortunados de tener el trabajo que realmente desean, pero si aún no lo has conseguido puedes invertir tu tiempo en intentar encontrar tu pasión o por lo menos hacer que tu trabajo sea lo más placentero posible, quizás con la ayuda de tus compañeros de trabajo o al intentar aplicar tu creatividad a tus tareas.

Nuestra vida va más allá de tu trabajo y tus obligaciones, buscar el tiempo para cuidarte y brindarte el obsequio de la calma va a renovarte, ¿quieres hacer el intento? 

 

 

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

80/20 El principio de Pareto

80/20 El principio de ParetoHoy quiero contarles la historia de Pareto. Seguramente alguna vez escucharon hablar de su teoría. Él observó en su sociedad que ésta se dividía naturalmente entre los “pocos de mucho” y los “muchos de poco”, estableciéndose de esta manera dos grupos de proporciones 80-20. El grupo minoritario (20% de población) poseía el 80% de algo y el grupo mayoritario (un 80% de la población) el 20% de ese mismo algo. Usualmente la minoría de los acontecimientos, hechos, o esfuerzos es la causa de la mayoría de las consecuencias. Es un principio aplicable a varios ámbitos, política, economía y sobre todo pensamientos y actitudes.

Si bien estas cifras no son exactas, lo importante de esto es la idea que se esconde detrás, la perspectiva de la vida si se quiere. Ciertas actividades que realizas, ciertos pensamientos que nutres, son los responsables en última instancia de la mayoría de tus resultados, de tus emociones, de tus experiencias.

¿Cuánto tiempo pierdes pensando lo peor? ¿Catastrofizando las cosas? ¿Sintiendo miedo? Recuerda que la constancia en los pensamientos, ya sean estos buenos o malos, van a tener una enorme influencia en cómo nos sentimos.

Intentemos focalizar nuestras energías en las cosas que realmente van a terminar aportando algo. A veces perdemos demasiado tiempo en caprichos, en metas que ya es hora de dejarlas ir, o en relaciones, o en trabajos. Hay que ser lo suficientemente sabio para saber cuándo retirarse, hay cosas que no valen la pena ser forzadas.

Escojamos con cuidado a las personas que queremos en nuestra vida en todo ámbito, elijamos aprender a controlar nuestros impulsos, a sustituir nuestros pensamientos negativos que solamente nos hacen sentir mal.

En vez de correr tras deseos ajenos o mentirte a ti mismo porque no crees que eres suficiente, busca el tiempo para descubrir cuál es tu pasión, quizás no la has encontrado todavía. Una manera de encontrar la respuesta es pensando en todo aquello que no quieres hacer, luego de tener una lista de todas esa cosas que no importan, seguramente van a ir surgiendo cosas que sí.

El temor es un fantasma que nada aporta, en muchos casos nada más que una mera fantasía limitante. Comienza a limpiar tu rutina, haz esas cosas que realmente te gustan, busca a las personas que realmente te aportan, comienza a cambiar aquello que no te agrada.

Recuerda la regla, tan sólo con el 20% de tu esfuerzo puedes llegar a tener una calidad de 80%. Hay personas que creen que lo que cuenta es la cantidad de horas en que se esfuerzan, o cuando alguien se obsesiona pensando en una respuesta cree que por mucho pensar va a llegar a tomar la mejor decisión, y en realidad estas ideas solamente son trampas que nos hacemos. Todo pasa por la calidad, escojamos mejor las palabras con las cuales nos hablamos, escojamos mejor nuestros pensamientos, nuestros hábitos, nuestras relaciones, nuestros trabajos, nuestro ambiente. Un pequeño paso siempre es el comienzo de todo.

¿Qué esperas para cambiar el porcentaje en tu vida?

 

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Desde los ojos de nuestro niño interior

¿Recuerdas cuando eras un niño? ¿Cuándo cada día era una experiencia emocionante? Las horas parecían más eternas, todo era una Desde los ojos de nuestro niño interioraventura, un descubrimiento a cada paso, a cada instante.

Cuando vamos creciendo en algún punto vamos aniquilando nuestra inocencia, nuestra capacidad de asombro, nuestra curiosidad. Hermosas cualidades que si las mantuviéramos vivas podrían contribuir a que nuestra rutina jamás perdiera su magia. En vez de acostumbrarnos a las bendiciones que tenemos, podríamos sacarle el jugo y tenerlas presentes siempre para darnos energía y felicidad diaria.

No tomemos la vida tan en serio, aprendamos a desestructurarnos, a darnos el permiso para divertirnos, para reconectarnos con nuestras emociones, seamos responsables sin olvidarnos del tiempo que hay que dedicar a nuestro esparcimiento. Alimentemos nuestro espíritu con nuevos aprendizajes.

A veces vamos por la vida como si estuviéramos en piloto automático, vamos olvidando la belleza de las simples cosas, o la fuerza que nuestros sueños tienen. Vamos cayendo en virus mentales como que no podemos hacer nada para cambiar nuestra situación, o no tenemos tiempo, cuando en realidad a veces simplemente escogemos darnos por vencidos.

¿Y si nos despertamos? ¿Y si comenzamos a ser más concientes de los detalles, de las sensaciones, de la diversión, del amor? ¿Qué pasaría si escogieras aprender algo nuevo? ¿Leer un nuevo libro? ¿Asistir a algún curso? ¿Y si desempolvaras un viejo hobby? ¿Qué te gustaría hacer que hace tiempo has estado posponiendo?

Cada experiencia disfrútala al máximo, no te pierdas pensando que harás después de ese momento, concentra toda tu energía en ese ahora. Despierta tu curiosidad por el mundo y por las personas que te rodean. Cuando somos niños tenemos el poder de ser quienes queremos, no hay límites en nuestra imaginación, los límites lo vamos imponiendo nosotros con el pasar del tiempo.

Deja de lado esos paradigmas que en nada te ayudan, bríndate el permiso para ser libre, para redescubrirte, para divertirte, para entregarte, para cuidarte. La vida no tiene por qué ser algo insostenible, serio y aburrido, puede ser un juego, puede ser mágica. Reaprende a mirar desde los ojos de tu niño interior, reconéctate contigo mismo y despierta el potencial que una vez supiste tener.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Lo que se debe evitar para ser más feliz

Para acercarte a la felicidad, a tus metas, siempre te concentras en las cosas que tienes que hacer, pero ¿qué sucede con esas cosas que hay que dejar de hacer? No basta solamente con tomar los caminos correctos, también es necesario abandonar todos aquellos patrones que hacen daño.

¿Cuáles son las cosas que haces que terminan estorbándote? ¿qué te está impidiendo ser feliz? Es hora de poner manos a la obra y abandonar lo que no es funcional a tu verdadero deseo.

Una de las cosas fundamentales en las que todos, tarde o temprano caemos, son las excusas. “No tengo tiempo” “es demasiado difícil” “parece interesante pero no sé cómo aplicarlo” Sé responsable de tus decisiones, piensa un poco la manera en cómo te hablas, si ante nuevos desafíos ya dices “qué difícil, qué complicado” estás preparando a tu mente para un fracaso rotundo. Proclamo que que borres la palabra difícil de tu vocabulario.

Evita culpar a los demás o quejarte de tu mala suerte, sí las cosas malas nos suceden a absolutamente todos, a veces son realidades realmente terribles las que tenemos que afrontar, pero eso no quiere decir que no podamos resurgir victoriosos de todo ese caos. Existen cosas que no podrás controlar, pero tu actitud siempre es tuya y puedes elegir rendirte o pensar en caminos alternativos para seguir adelante.

Otro problema es el no tener rumbo, no somos tablas de madera a la deriva de las mareas del destino, somos los creadores de nuestra vida, de nuestras oportunidades y de nuestra felicidad. Necesitas un plan, una dirección, un propósito. Sí, quizás todavía no lo hayas encontrado, pero dedícate a hallarlo, tarde o temprano, encontraras tu camino.

Te propongo que para mejorar tus habilidades en cuanto a la elección de metas, dediques un día a pensar cuáles son las áreas de tu vida que necesitan cambiar o mejorar, salud, dinero, familia, pareja, etc. De mayor a menor posiciona estas metas. Escoge las tres más importantes y decide poner suficiente tiempo para realizarlas, intégralas en tu rutina diaria.

Y para bajar más a tierra aún el concepto, lee el modelo SMART y aplícalo para todas tus metas:

1) Específicas: Las metas tienen que enfatizar lo que quieres que suceda. Al ser específica puedes concentrar tus esfuerzos de una manera más eficaz y definir claramente lo que harás. ¿Qué es lo importante en este momento? ¿Qué es lo que quieres lograr?

2) Mensurables: Su progreso debe ser medido, por ejemplo, si quieres estudiar un libro, puedes decirte “quiero leer 50 páginas hoy” no simplemente “quiero leer un libro”. Criterios concretos para medir el progreso te ayudará a mantenerte enfocado, a alegrarte cuando veas algún pequeño avance, y esto es fundamental para la motivación.

3) Que se puedan conseguir: Cuando establezcas tu objetivo, piensa cuáles son los posibles caminos para acercarte a él. Qué es lo que tienes que hacer para desarrollar las actitudes, habilidades y capacidades necesarias para lograr esa meta. ¿Cómo puedes hacer para que esto se cumpla en tu vida?

4) Realistas: En este caso significa realizable, que poco a poco nos vayamos adaptando a lo que queremos hacer, que sean cosas que nos saquen un poco de la zona de comodidad, esa zona donde nos sentimos seguros y estamos familiarizados con lo que sucede, donde quizás hasta podamos sentirnos en cierto control. Será necesario ir un pasito más allá, colocar “la barra” lo suficientemente alta para que nos tengamos que esforzar, pero no tan alta que sea imposible de alcanzar.

5) Que se cumplan dentro de un tiempo específico: Escoge un tiempo adecuado para lograr tu meta, adelgazar diez kilos en seis meses, mejorar tus ingresos en un año. El tiempo que elijas tendrá que ser realista y alcanzable.

Evita perder el tiempo jugando con internet, o la televisión, por supuesto que puedes dedicar ratos al ocio y es más, esto es necesario, simplemente ten en consideración que el tiempo también necesita ser productivo, un pequeño paso a la vez. Cuando quiebras las cadenas de la inercia, cosas emocionantes comienzan a suceder, conoce gente nueva, da rienda suelta a tus ideas, siempre aprende algo nuevo.

La procrastinación hace las cosas complicadas, el eterno postergar puede convertirse en algo que termina siendo un gigantesco estorbo para tu energía psíquica. Trabaja en tu objetivo, enumera las cosas que tienes que completar en el día, recuerda de ordenar tus asuntos pendientes en orden de importancia.

Ya conoces lo que tienes que hacer, lo que tienes que evitar también, no esperes más y aventúrate a ser el escritor de esta maravillosa historia llamada vida.

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?