El trastorno narcisista de la personalidad

El trastorno narcisista de la personalidadQuienes padecen el trastorno narcisista de la personalidad se caracterizan por su creencia desmedida de grandiosidad, una necesidad hambrienta y eterna de admiración, poseen dificultades a la hora de conectarse emocionalmente con los demás, lo que los hace mostrarse fríos e insensible hacia las necesidades y sentimientos ajenos.

Las personas que viven este trastorno, al igual que el resto de los trastornos de la personalidad, rara vez consultan por lo que les sucede en sí, sino porque a veces los familiares los conducen a terapia o ellos consultan motivados por otras cosas más allá de su problemática.

Los narcisistas tienen un elevado sentido de auto importancia, el cual se manifiesta mediante la exageración de sus logros y capacidades. Siempre están a la espera de ser reconocidos por los demás como superiores en todo lo que hacen, esperan admiración. Al sobrevalorarse, devalúan al resto de los mortales. Se pierden en fantasías de éxito, poder, belleza. Se consideran seres especiales y únicos que buscarán relacionarse únicamente con personas que estén a su altura, lo que también los conduce a ser pretenciosos en cuanto a su trato, esperan de los otros que los traten de acuerdo a sus exageradas expectativas.

Son seductores, manipuladores, los demás son un medio para un fin. Consideran que los demás lo envidian por ser tan maravilloso. Su autoestima es muy frágil, por eso son tan sensibles a la crítica reaccionando muchas veces de manera iracunda, tienen baja tolerancia a la frustración. Niegan en absoluto sus defectos y limitaciones.

Quienes los rodean se cansan rápidamente de sus caprichos lo que lleva a desgastar sus relaciones sociales.

Los pacientes con este trastorno también pueden padecer un trastorno depresivo mayor, trastorno distímico y abuso de sustancias.

El tratamiento psicológico buscará que el paciente mantenga su cohesión interna, se trabajará con sus imagos parentales. Se buscará generar empatía en la persona, comportamientos más adecuados para poder fluir mejor en sus relaciones. Se debe fijarle límites al consultante y enfrentarlo con la realidad, alejándolo de su grandiosidad. El tiempo y la paciencia son claves para el tratamiento.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Envidia: No caigas en la trampa

Siempre habrá alguien que no se sienta cómodo cuando nosotros brillamos, alguien que querrá a toda costa quitarnos el trono que con tanto trabajo hemos conseguido, la envidia señores es la enfermedad de los mediocres. Sin embargo, nadie esta libre de sentirla en algún momento de sus vidas.Envidia no caigas en la trampa

Cuando no nos salen las cosas tal como queremos y vemos que los demás a veces consiguen sin esfuerzo lo que a nosotros nos cuesta tanto o peor, ni siquiera hemos conseguido, podemos sentirnos tentados de caer en esa trampa sin sentido. La envidia es un sentimiento normal, pero si nos dejamos llevar por ella, nos convertiremos en seres amargados incapaces de ver ni de apreciar nuestros propios logros.

En primer lugar, no envidies lo que no conoces, porque tú no sabes lo que esa persona ha luchado por ocupar el lugar donde está o que ha tenido que sacrificar para conseguir lo deseado, quizás tú sin saberlo vivas una vida más plena de lo que esa persona a quien envidias tiene.

Suele suceder que las personas se sienten poco comparada con el resto, pero vivir la vida en comparación con los demás es una tarea extenuante. Lo primero que debes hacer es agradecer lo que ya tienes, mirar con sumo cuidado y detalle a tu alrededor y darte cuenta de que ya has sido bendecido con un sin fín de cosas. Aprende a ser agradecido de lo que tienes.

Si en cambio, el envidiado eres tú, ten mucho cuidado con esos sujetos que se acercan a ti siempre con algo negativo para decirte, siendo sutiles o muy abiertos, pueden tirarte encima los comentarios más disparatados tan sólo para herirte y hacerte dudar de lo maravilloso que tienes.

En una autoestima fuerte no hay lugar para la envidia, no le prestes atención a quien no quiere que demuestres tu potencial y tampoco te engañes admirando lo que los demás poseen, recuerda que no todo lo que brilla es oro.