Psicología Positiva: Espiritualidad

Psicología Positiva: EspiritualidadLa espiritualidad es una noción muy poco trabajada en la psicología más clásica, pero la Psicología Positiva presta especial atención a su valor. Por espiritualidad no me estoy refiriendo a ninguna religión en particular, sino a una manera más profunda de ver la vida, de esa capacidad de tener fe, de poder conectarte con “algo” que sea más grande que uno mismo.

Quienes pueden vivir la espiritualidad se caracterizan por su fortaleza interna y una manera positiva de ver la vida. Encuentran calma en las peores de las circunstancias, saben que todo lo malo termina y sienten que cuentan con algo que podrá ayudarlos.

La espiritualidad nos brinda un conjunto de creencias sobre la vida, creencias sagradas, conlleva a una visión estable de sí mismo y también a una sensación de pertenencia, encontramos significado y valor en nuestra vida.

La espiritualidad es vivida de manera distinta para cada uno, y varía en sus niveles dentro de cada persona también. No siempre estamos con esa sensación de conexión a flor de piel. Los estudios realizados en torno a este tema demostraron que cuando nuestro nivel de espiritualidad está bajo otras medidas son afectadas, como nuestra autoestima o el valor que le encontramos a nuestra vida.

¿Qué pasaría si decidieras conectarte contigo mismo? ¿Qué pasaría si te unieras a una comunidad? ¿Qué pasaría si compartieras más tiempo con la naturaleza? El camino a tu espiritualidad debe ser trazado por ti, pero ten en cuenta que es algo que tendrá un fuerte impacto positivo en tu vida. Atrévete a encontrarle significado a tu existencia, es una experiencia muy gratificante, ya lo verás.

 

 

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

El síndrome de Asperger

Hans Asperger, en el año 1944,  trabajó con la psicopatía autista, lo que más tarde se conoció como el Síndrome de Asperger. Se ubica El síndrome de Aspergerdentro de los trastornos generalizados del desarrollo, su causa exacta es desconocida, aunque se teoriza que es altamente probable que se deba a una anomalía en el cerebro. Este trastorno puede llegar a ser hereditario y su afección es más común en los varones que en las niñas.

El bebé que padece del síndrome tiene una apariencia normal y saludable, pero entre el primer y segundo mes de vida manifiesta escasa empatía y contacto ocular.

Los síntomas característicos comienzan a percibirse luego de los dos años, cuando los niños demuestran dificultad para integrarse y comunicarse con sus pares, y tienden a apegarse a las rutinas. Presentan dificultad a la hora de jugar con sus compañeros, no les agrada demasiado salir de su casa y cuando algo les emociona lo manifiestan intensamente con gritos, aplausos o saltos.

Este síndrome suele considerarse una forma de autismo de alto funcionamiento. Quienes lo padecen manifiestan cierta dificultad para interactuar a nivel social, repiten comportamientos y pueden a llegar a ser un poco bruscos con sus movimientos. Cabe destacar que ciertos sujetos pueden llegar a tener una inteligencia por encima del promedio y pueden llegar a destacarse en el área de su interés. Pueden cuidar de sí mismos.

Suelen tener ciertas obsesiones con temas diversos como música, historia, ciencia, les llama la atención un tema en particular y buscan hechos y datos acerca de eso, conversan sobre eso todo el tiempo hasta el punto de perder el interés de su interlocutor. En algunas ocasiones su discurso es repetitivo y los diálogos se centran en torno a sí mismos. Pueden también estar presentes ciertas dificultades a nivel de la escritura.

Sin querer pueden llegar a decir comentarios ofensivos y les cuesta aceptar las normas, comprender la comunicación no verbal y la ironía. Suelen interpretar literalmente aquellos que se les dice, pueden inventar palabras también.

Estas personas suelen buscar contacto social, pero sus dificultades a nivel del habla y el lenguaje pueden hacerlos víctimas de burlas o aislamiento por parte de los demás.

Su lenguaje corporal es escaso, suelen hablar en un tono monótono, les cuesta establecer un contacto visual y tienen problemas para comprender expresiones faciales, las posturas del cuerpo o los gestos de su interlocutor.

A las personas con el Síndrome de Asperger se les dificulta responder emocionalmente en interacciones sociales normales, no son muy flexibles en cuanto a sus rutinas o rituales, no son demasiado empáticos y les cuesta expresar alegría por la felicidad de otra persona.

Los niños pueden mostrar retrasos en el desarrollo motor y comportamientos físicos poco usuales como un retraso en el aprendizaje de andar en bicicleta, agarrar una pelota, torpeza al caminar.

El tratamiento tiene que ser multidisciplinario y abarcara el trabajo con un psicólogo, psiquiatra, neuropediatra, fonoaudiólogo y maestra especializada en el caso de los niños. Se busca ayudar a la persona a manejar mejor sus emociones, obsesiones y comportamientos repetitivos. Se debe hacer un entrenamiento para las habilidades sociales, terapia del lenguaje, fisioterapia para poder mejorar la destreza motora.

Los padres de estos niños deben tener mucha paciencia para poder ayudar al pequeño a resolver sus actividades del día a día. Se tiene que fomentar el contacto visual y se le debe hablar de una manera muy clara, mantener organización en el ambiente, animarlos a realizar tareas domésticas. Es preferible diagnosticar el síndrome lo antes posible para poder brindarle a la persona las herramientas necesarias.   

Las personas con Asperger puedan presentar dificultades a la hora de terminar una carrera profesional demasiado larga, aunque sí pueden adquirir un buen nivel de autonomía, podrán formar su familia e independizarse en la vida adulta. Si bien es algo crónico, con la ayuda adecuada se puede lograr una buena calidad de vida.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

10 trucos para ser feliz

10 trucos para ser feliz

A mis consultantes siempre les digo que las herramientas del día a día, de su rutina, pueden convertirse en armas poderosas para poder lidiar con el mal humor, la tristeza o el malestar. Basta con darnos unos minutos al día para realizar algo distinto y eso de seguro nos va a ayudar a sentir desde otro estado de ánimo. El secreto siempre es la constancia.

Y entre las cosas que podemos hacer  a diario o al menos frecuentemente encontramos las siguientes:

1) Conectarse con las personas que queremos: Las relaciones, siempre y cuando estas sean positivas, contribuyen enormemente a nuestra felicidad, ya que nos otorgan significado, apoyo, amor y mejoran nuestra autoestima.  Así que no temamos profundizar en esos vínculos que nos hacen mucho bien.

2) Aprender, siempre aprender: El aprendizaje contribuye a nuestro bienestar ya que nos expone a nuevas ideas y satisface nuestra curiosidad. Nos brinda una sensación de haber logrado algo, lo cual tiene un impacto directo en nuestra confianza. Y por aprendizaje no solamente me estoy refiriendo estrictamente a lo académico, también puede ser aprender una nueva habilidad, hacer un deporte, involucrarse en algo artístico.

3) Ser parte de algo grande: Todo aquel afortunado que encuentra propósito y significado a su vida se siente mejor con lo que hace y se siente más en control de su destino. También este sentimiento contribuye a padecer menos depresión, ansiedad o stress. Esta sensación de formar parte de algo más grande que uno, tiene que ver con diversos elementos como el sentirse conectado con lo espiritual, realizar un trabajo que implique ayudar a otros, verse involucrado en alguna organización, lo que sea que tenga para ti un significado importante.

4) Cuidar nuestro cuerpo:  El ser más activos nos hace más felices y contribuye a nuestro bienestar físico. Tiene un efecto directo en nuestro estado de ánimo. No es necesario que hagamos actividades físicas extenuantes, basta con dormir lo suficiente, estar al aire libre por más tiempo, poder desconectarnos de la tecnología y realizar pequeñas actividades como caminar o bailar.

5) Ser concientes de lo que nos rodea: Ser concientes de nuestro mundo, de los detalles de las situaciones, estar más despiertos al momento de vivir experiencias mejora nuestro bienestar. Nos ayuda a conectarnos con nuestros sentimientos, con el ahora y dejar atrás los pensamientos atados al pasado o nuestra ansiedad por el futuro.

6) Tener metas: El poder establecer metas apropiadas nos hace sentir mejor acerca de nuestro futuro, nos motiva y nos desafía. Nos brindan dirección y una sensación de logro y satisfacción cuando finalmente las logramos.

7) Haz cosas por los demás: Siempre teniendo en consideración que los demás son igual (no más) de importantes que nosotros es muy beneficioso involucrarnos en actividades que contribuyen al bienestar ajeno también. El ayudar genera vínculos saludables con las demás personas. Si nos queremos sentir bien, ¡hagamos el bien!

8) Invita a las emociones positivas a tu vida: Sentir emociones positivas a menudo nos ayuda a mejorar nuestros recursos internos, nos hace sentir bien en el ahora y en el futuro y nos ayuda a enfocarnos en las cosas que sí están funcionando.

9) Siéntete cómodo con quien eres: Ya saben que la perfección no existe, castigarnos por no haber logrado determinada cosa o por habernos equivocado no nos va a conducir a ningún sitio. Aceptarnos con nuestras virtudes y nuestros defectos, ser concientes de nuestras capacidades y de nuestras limitaciones, el simple hecho de conocernos, nos permite con sabiduría escoger cambiar aquello que podemos o queremos. Los cambios tienen ser que desde el amor y desde nuestra propia aceptación, primero reconocemos quiénes somos, nos permitirnos enorgullecernos de nuestros elementos positivos y si encontramos algo que debemos mejorar, entonces lo intentamos. Cuando nos tratamos con cariño y respeto vamos a sentirnos más contentos y satisfechos.

10) Sacúdete el polvo y continúa caminando: Un tropezón no es caída, los malos momentos existen, los deslices y las equivocaciones existen, pero recuerden que a pesar de aquellas cosas que no podemos controlar siempre tendremos el poder de controlar nuestra actitud y nuestra interpretación de las cosas. Es tan sólo cuestión de práctica.

Así que a partir de hoy pueden comenzar a utilizar estas herramientas para acercarse a un estado de felicidad alcanzable, un estado que se va construyendo a diario y que va a contribuir a un bienestar general que sin duda nos hará sentir mejores, tanto con nosotros, como con el resto del mundo.

 

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

¿Cuáles son las emociones positivas?

¿Cuáles son las emociones positivas?En la Séptima Reunión del CLUB DE LOS OPTIMISTAS estuve charlando sobre las emociones positivas y aquí les dejo un pequeño resumen de la charla.

Barbara Fredrickson, quien trabaja en la Universidad de Carolina del Norte, consideró que en el ámbito de la Psicología Positiva era necesario hacer un lugar a las emociones positivas. Es así que creó su teoría de ampliar y crear (broaden and build) estas emociones.

Fredrickson nos dice que las emociones positivas se sienten y funcionan de manera distinta al resto de las emociones, ya que nos hacen sentir seguros y expanden nuestras opciones, ideas y nuestra manera de reaccionar. Nos brindan el beneficio de disfrutarlas en el ahora más el disfrutar de sus consecuencias a futuro. Aumentan nuestro repertorio cognitivo y comportamental. Entre los cambios a nivel cognitivo podemos apreciar que incrementan nuestra atención, mejoran nuestra memoria, nuestra fluidez verbal y nuestra apertura mental hacia nueva información.

Las emociones positivas tienen el poder de deshacer los efectos fisiológicos de las emociones negativas, por ejemplo disminuyen la ansiedad. Son creadoras de recursos personales y sociales, destacan aquellas cosas que están funcionando en nuestra vida y son congruentes con nuestros diversos objetivos.

La Psicología Positiva destaca las siguientes emociones positivas:

Inspiración:

Se despierta ante aquellas personas que poseen una capacidad y un talento que nos puede servir de inspiración, de modelo a seguir.  Intentemos aprender de esa persona y no pensemos por qué él o ella tienen esa capacidad que yo no, todos podemos desarrollar lo que necesitamos para llegar a lo que queremos.

Alegría:

Si sentimos alegría es porque logramos lo que queríamos, es sinónimo de satisfacción personal. En los momentos de alegría es cuando nos sentimos más seguros y abiertos a nuevas experiencias y oportunidades. Situaciones para estar alegres pueden ser muchas, como el compartir una cena con amigos, enterarse de una buena noticia, que reconozcan nuestra labor.

Orgullo:

A diferencia de la creencia popular el orgullo no es algo malo, no lo confundamos con la soberbia. Los logros implican sacrificio de nuestra parte, como por ejemplo sacrificio de tiempo, inversión de paciencia, superar obstáculos diversos.

Entonces, si nos esforzamos por llegar a algo o hemos tenido la suerte de que algo se diera como esperábamos, ¿es en realidad algo tan malo que queramos compartir eso con el resto del mundo? Si pensamos que tenemos que esconder nuestros logros como si fueran algo malo, nos estamos privando de la hermosa experiencia de sentirnos satisfechos y de reconocer todo lo que hemos hecho gracias a nuestras propias manos, es quitarnos valor ante nuestros propios ojos, es atentar despiadadamente contra nuestra propia estima. Además, cuando nos sabemos capaces de lograr cosas, vamos a incrementar nuestra confianza para futuras aventuras y desafíos.

Gratitud:

Estar agradecidos por los grandes, pequeños y medianos detalles de nuestra rutina nos coloca en un estado de ánimo alegre y pleno. Solemos ser tan poco concientes de todas las cosas buenas que ya tenemos. Siempre tenemos algo que agradecer, o nuestra salud, o nuestras relaciones, o nuestro trabajo, o nuestras habilidades, o nuestra capacidad de salir adelante. Siempre encontramos algo si estamos abiertos a hacerlo. La gratitud también tiene que ver con ser agradecidos con los demás, con aquellas personas que nos han demostrado su amor o su interés en diversos momentos y esta gratitud tiene el poder de profundizar relaciones.

El amor:

Tenemos que aprender a amarnos a nosotros mismos. Sé que muchas personas confunden esto también con egoísmo, pero nada está más alejado de la verdad. El amarse a uno mismo es fundamental porque todo comienza en nosotros. Hay un dicho que dice que no podemos dar lo que no tenemos, y si no nos preocupamos por cuidarnos, por nutrirnos, por aprender, por querernos, ¿cómo vamos a esperar eso de los demás entonces? Todo comienza en nuestro interior.

En el amor hacia los demás hay que tener en cuenta con qué tipo de personas nos relacionamos, si nos benefician o emocionalmente o nos quitan toda la energía. Tenemos que ser concientes de si somos personas dependientes o dejamos libres a los demás. Tenemos muchas veces que aprender a cómo llevar una relación sana de pareja, así como nadie sabe de inmediato cómo ser padre, tampoco sabemos a veces cómo amar sanamente. Creo que es algo que vamos aprendiendo con la madurez, con el otro y con mucha paciencia. Estemos abiertos a tener vínculos que nos nutran y que nos permitan aprender.

El amor por las cosas que hacemos también es fundamental, ya sea por nuestra carrera, el trabajo o incluso pueden ser las tareas del hogar. Las cosas que elegimos hacer las tenemos que hacer con cariño, entregarnos a una tarea y hacerla con dedicación nos brinda mucha satisfacción también.

Esperanza

Asombro:

Sentimiento de estar ante la presencia de algo grandioso que puede exceder lo conocido. Te hace sentir parte de algo más grande que tú, es cuando te asombras ante las maravillas de la naturaleza u observas alguna estupenda obra de arte. Lo podrás encontrar en algo espiritual, la filosofía, incluso el nacimiento de tu hijo.

Diversión:

Nos hace reír  deseas compartir con los demás tu alegría, está impregnada de buen humor y deseo de conexión social. También sucede cuando algo nos sorprende gratamente.

Interés:

Emoción que despierta cuando algo nuevo capta tu atención, cuando sientes una necesidad de explorar a fondo lo que has descubierto. Es el responsable de que te mantengas centrado en algo, requiere de esfuerzo y atención. Gracias a él podremos concretar metas, nos motiva a la acción, a movernos.

Serenidad:

Nos ayuda a estar estables anímicamente, a mantener la compostura ante diversas situaciones que te puedan ocurrir, te conecta con tu paz interior y ayuda a focalizarte en lo que funciona y no alterar tu felicidad a pesar de lo que ocurra en el afuera.

Así que quiero que tengan en consideración estas emociones y que busquen activamente generarlas en el día a día. Porque si todos los días  ponemos un granito de arena en nuestra cuenta de felicidad vamos a sentirnos distintos, mejor sin duda alguna, más fuertes y sobre todo más plenos.

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

¿Por qué mi estado de ánimo siempre cambia?

Nuestro estado de ánimo es cambiante como el clima, puede cambiar con más frecuencia de la deseada y no siempre estamos en Nuestro cambiante estado de ánimocontrol de lo que sentimos, a veces podemos calmarnos, a veces la marejada de emociones nos gana sin misericordia. Pero cuando el golpe inicial termina, lo que siempre nos queda es nuestra actitud, ¿cómo respondemos a lo que sentimos, a lo que pensamos, a lo que nos sucede?

Nuestros estados de ánimo no siempre son fácilmente cambiables, lo que sí siempre debemos tener en cuenta es que debemos separar nuestro estado ánimo de lo que realmente somos nosotros. Por ejemplo, si hoy estoy malhumorada porque mis hormonas me enloquecieron (a todas las mujeres nos sucede de vez en cuando) no quiere decir que yo sea una persona malhumorada. O si estoy enojada porque me sucedió algo injusto, no quiere decir que mi enojo es algo permanente.

Muchas veces la mejor opción es simplemente aceptar nuestras emociones en lugar de luchar contra ellas. Lo que sí continua estando en nuestro control qué es lo que hacemos con eso. Intentemos lidiar con ellas de la mejor manera posible. Si no nos podemos quitar la sensación de enojo, vamos a intentar estar solos, calmarnos a mostros mismos, darnos una ducha, mirar una película, leer. Quizás la emoción siga estorbando por un rato, pero poco a poco va ir perdiendo fuerza si no la alimentamos y nos enfocamos en otras actividades.

En lugar de atacar lo negativo, vamos a intentar generar algo positivo. Busquemos actividades que despierten nuestro interés, busquemos diversión, alegría, satisfacción. Mientras más actividades o pensamientos positivos generamos, menos fuerza esas emociones negativas van teniendo.

Piensa en tu estado de ánimo como una nube pasajera, algo que viene y va, como las olas del océano acariciando la orilla de tu alma. Obsérvalas pasar entendiendo que un mal momento, un mal pensamiento, una mala emoción no quieren decir que eso sea un fiel reflejo de tu verdadero ser. No necesariamente tienes que reaccionar a ellas, es mejor si no lo haces.

Para acallar tu mente (algo muy importante de hacer cuando estamos desbordados emocionalmente) puedes utilizar algunas de las siguientes técnicas: 

  • Coloca tu mano en una superficie fresca y otra en una superficie tibia
  • “Mira” en tu mente los dos primeros pensamientos que aparecen
  • Imagina que tu mente es el cielo y los pensamientos, sensaciones y emociones son las nubes, observa cómo cada nube se va a alejando. Presta atención a cuánto tiempo puedes mantenerte observando, es común que tengas que volver a comenzar después de un par de minutos

No necesariamente eres lo que piensas, todos pasamos por malos momentos, no permitas que un mal día te haga dudar de tus habilidades, de tu valor o de quién eres en realidad. Podemos ganar las batallas diarias que se juegan en nuestra mente, recuerda que tienes el poder de hacerlo si lo haces desde un lugar de paciencia y amor contigo mismo.

 

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

 

¿Qué es la agorafobia?

¿Qué es la agorafobia?

La palabra agorafobia denomina el miedo intenso a los espacios abiertos, proviene del griego, agora ( Plaza Pública donde  se reunían a debatir).  Pertenece  a los trastornos de ansiedad  y se caracteriza por un miedo intenso a salir solo del hogar o alejarse del mismo, a estar en lugares donde hay multitudes, a sentirse en un sitio donde la persona crea  difícil escapar o recibir ayuda. Los síntomas que caracterizan a este trastorno son la falta de aire, el aumento de la frecuencia cardíaca, temblor en las piernas, mareos o náuseas, entre otros, que aparecen cuando se enfrentan a una de las situaciones previamente mencionadas.

La agorafobia puede estar acompañada o no por un trastorno de angustia. Las crisis de angustia básicamente es una aparición temporal y aislada de miedo y malestar intenso que puede ser acompañado por distintos síntomas como las sudoraciones, la sensación de volverse loco, despersonalización, sofocaciones, etc. O puede darse acompañada de un ataque de pánico.

Por supuesto que las situaciones que provocan la fobia intensa tienden a evitarse y muchas veces las personas necesitan de alguien de confianza que los ayude a realizar determinadas actividades para que puedan sentirse más seguras.

Las causas de la agorafobia son aún desconocidas, existen teorías que afirman que el pánico o la angustia puede deberse a un comportamiento aprendido. La agorafobia algunas veces se suscita cuando una persona ha padecido con anterioridad una crisis de angustia y comienza a tener miedo de situaciones que podrían conducir al sujeto a otra crisis. Sí podemos decir que las fobias son adquiridas por el condicionamiento y se mantienen gracias a la evitación, por lo tanto, para poder superarlas es necesario re aprender algunas creencias para poder sustituir las que están estorbando.

Todos podemos desarrollar un trastorno de angustia o pánico, en la generalidad comienza alrededor de los 25 años y suele ser más común en mujeres que en hombres.

Quienes padecen pánico o angustia a veces sienten miedo de sufrir una enfermedad seria o temen estar muriendo. Gracias a los exámenes físicos se pueden descartar enfermedades médicas y descubrir si lo que se esconde detrás de esto es un malestar específicamente psicológico.

El tratamiento recomendado en estos casos es farmacológico y psicológico, la terapia cognitivo conductual ha demostrado ser efectiva en el caso de las fobias. El objetivo de la terapia será aumentar el control de los sentimientos, reconocer y reemplazar pensamientos que generan angustia o miedo, relajarse y aprender a manejar la ansiedad ante las situaciones consideradas por la persona como disparadoras de su fobia. Lo importante es tratar lo antes posible el padecimiento para que sea más sencillo poder lidiar con las creencias limitantes.

Este trastorno puede llegar a ser incapacitante ya que entorpece el desempeño de las tareas habituales, laborales, familiares o sociales, así que si lo padeces o conoces a alguien que lo sufre, no duden en consultar con un profesional de la salud. 

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

¿Por qué concentrarnos en nuestras fortalezas?

¿Por qué concentrarnos en nuestras fortalezas?Había una vez un señor llamado Aristóteles que filosofaba acerca de la vida virtuosa y la felicidad. Hoy en día, podemos encontrar a los expertos en Psicología Positiva en busca de pruebas, nuevas teorías y prácticas que nos ayudan a ser más felices.

Chris Peterson nos habla de la importancia de las fortalezas personales para acercarnos hacia una vida más plena, completa y de autoconocimiento. Nos dice que el carácter se conforma gracias a una serie de diferencias individuales y diversas fortalezas, es algo maleable, mensurable y sujeto a distintas influencias. El carácter es algo a cultivar, pero como en todo lo que vale la pena no hay atajos, solamente con la práctica regular y constante somos capaces de lograr cambios notorios, generar nuevos hábitos y mejorar nuestro nivel de felicidad.

En el post anterior les hablé de las 24 fortalezas que existen, una vez que las conocemos las debemos intentar aplicar en todos los ámbitos de nuestra vida, hay que ejercitarlas y concentrarnos en ellas.

Nuestra personalidad es la historia que nos contamos a nosotros mismos, ¿qué pasaría si viéramos nuestra vida desde los lentes de nuestros pequeños triunfos y fortalezas? Cuando cambiamos la atención desde lo que no funciona o lo horroroso a lo cual nos hemos tenido que enfrentar, hacia aquello donde a pesar de todas las adversidades logramos salir airosos, tenemos la oportunidad de sentirnos más en control de nuestra vida, más poderosos si se quiere y es ahí donde podremos encontrar más fuerza para continuar cultivándonos como seres humanos y mejorando nuestro nivel de felicidad.

Descubre tus fortalezas, utílizalas a tu favor, escribe un nuevo guión para tu vida y déjate embriagar por ese sentimiento de paz cuando simplemente te permites descubrir lo maravilloso que eres. 

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Vocación: Encuentra tu camino

Cuando tenía ocho años descubrí que mi pasión era escribir. Mi primer cuento se tituló En el mar azul, se trataba de sirenas que se Vocación: Encuentra tu caminoescondían debajo del mar porque existían mitos que las tildaban de malvadas y ellas estaban muy ofendidas.  Sí, desde pequeña también me enamoré de la mitología griega. Con los años empecé a pensar qué carrera iba a seguir cuando fuera grande… y se me ocurrieron casi todas. Pensé en ser marinera, bióloga marina (no se si se percatan de que amo al mar), cantante, actriz, bailarina, pintora, escultora, arquitecta, contadora (y eso que odio los números), escribana, abogada, obviamente escritora, ¿modelo? (realmente no lo recuerdo pero pudo haber pasado por mi mente), diplomática (porque quiero conocer el mundo), profesora de inglés, publicista, veterinaria (porque me encantan los animales, en especial los delfines y todos los felinos), peluquera, doctora (pero sabía que no iba a tener la paciencia para eso), asistente social, y seguramente alguna otra que ahora no recuerdo.

Hasta que finalmente llegué a una conclusión: quería ayudar a la gente y eso me perfiló para el área de la salud, quería descubrir los secretos de la mente, quería hacer sentir bien a los demás, ganarle al dolor. Para mí las personas son metáforas, son como libros a los cuales hay que ir descifrando y es un descubrimiento compartido en nuestros encuentros, fascinante para ambos o ambas. Y cuando quise ser psicóloga dejé mis fantasías y mi imaginación (ignorando a mi  estructura histérica), no volví a escribir hasta que terminé mi carrera y ahí decidí escribir desde otro lugar. Amo el desarrollo personal, descubrí la Psicología Positiva que conjuga lo más etéreo con investigaciones científicas, serias y con respaldo académico, y nació este blog con todo el amor del mundo. Ahora, si esta humilde criatura logró encontrar su vocación y unir sus dos amores (escritura y psicología) entonces ustedes también pueden.

Analicemos juntos, ¿qué es la vocación? Podríamos decir que es la tendencia de una persona hacia cierto tipo de actividades, está relacionada con habilidades específicas, capacidades y en algunas ocasiones la influencia de nuestro contexto social

A mí me gusta mucho el test de las fortalezas personales, porque esto también tiene que ser tomado en cuenta a la hora de escoger un trabajo. Cuando nos conocemos, cuando conocemos esas áreas más fuertes en nosotros, podemos utilizarlas en todos los ámbitos de nuestra vida. Los invito a realizar el test aquí http://www.authentichappiness.sas.upenn.edu/Default.aspx Se llama TEST VIA DE FORTALEZAS PERSONALES.

Para poder despertar nuestra pasión, nuestro talento, es importante que desarrollemos nuestras fortalezas. Intenta crearte oportunidades para explotar tu talento, y tu talento puede ser muy variado, puedes ser un excelente cocinero, tener vocación de servicio, diseñar, decorar, o enfocarte en distintas profesiones, lo importante es que lo que hagas lo hagas con pasión, compromiso, lealtad hacia ti mismo, constancia y creatividad. La creatividad no es patrimonio de unos pocos artistas afortunados, es de todos, y la podemos utilizar en cada detalle, podemos aprenderla y aventurarnos en ella.

Tenemos que desarrollar nuestra capacidad de tolerancia ante las frustraciones, porque por más buenas ideas y talento que tengamos, siempre vamos a toparnos con algún obstáculo, a veces porque nuestra idea no era tan viable, otras porque se hace desear el objetivo y hay que buscar maneras alternativas de cumplirlo. Las cosas no se llevan a cabo de la noche a la mañana, se construyen con esfuerzo y dedicación, son pequeñas semillas que con cuidado se pueden convertir en hermosos bosques.

Para acercarnos a nuestra vocación, como les decía, es importante conocerse. Lo fuerte, lo débil, nuestros gustos, nuestra inspiración, pensar qué nos seduce y entusiasma. ¿Qué deseabas ser cuando eras pequeño? ¿Qué actividades te gustan hoy en día? ¿Con qué te sientes más cómodo?  ¿Te gusta lo formal o lo informal? ¿Trabajar solo o acompañado? ¿Quieres ser tu propio jefe? ¿Qué te imaginas haciendo siempre?

Todos tenemos un don especial, el asunto es ser honestos con nosotros mismos y pensar cómo podemos convertir lo que amamos en fuente de ingresos, o simplemente embarcarnos en un juego de autodescubrimiento para poder orientarnos mejor. Imaginar, conocerse, atreverse y ser perseverante te ayudarán a despertar el poder necesario para encontrar tu camino. Ten paciencia, porque develar el secreto valdrá la pena, te lo aseguro.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Seis caminos hacia el relax

Seis caminos hacia el relax

A veces desconectarnos de las metas es complicado, estamos tan enfocados en nuestro trabajo, en producir algo interesante, que a veces nos sobre exigimos y si bien el trabajo duro es importante, así lo es también el relax y esos momentos donde tenemos derecho a mimarnos.

Este artículo está especialmente dirigido a las personas que son demasiado exigentes consigo mismas y quedan tan atrapadas en la vorágine de los deberes que les cuesta relajarse y simplemente disfrutar del tiempo de calidad con familiares, amigos o simplemente a solas.

Primer paso, desconéctate de todo. Con esto me refiero a que apagues el celular, dejes de lado las redes sociales, no toques tu bandeja de entrada. Aléjate de la tecnología y sus exigencias por unos momentos.

Crea un ritual para cuando regreses a tu casa. Siempre digo que a la rutina hay que darle un toque especial, una linda cena, una buena película, lo que te plazca. La hora de tu regreso debe ser especial, conversa con alguien o tómate unos momentos para acallar las voces del día y piérdete unos segundos en el silencio. Lo que sea más acorde a tus gustos, sólo recuerda que tu estadía en el hogar y tu descanso es tan importante como tu trabajo y tus obligaciones.

Seamos realistas en cuanto a nuestras tareas laborales, si nos ponemos metas inalcanzables solamente vamos a caer en la presión del stress. Si es tu jefe quien te presiona de todas manera guíate por tus tiempos internos, no caigas en el caos ajeno, haz lo mejor que puedas con el tiempo que tienes.

No temas buscar ayuda, si te sientes desbordado en el trabajo es algo que puedes plantear a tu jefe o compañeros, busca la alternativa más viable en tu caso. Lo mismo con el hogar, si las tareas domésticas se están volviendo demasiado intolerables puedes pedir ayuda a tu pareja.

Recuerda tener planes emocionantes, ya sea una pequeña escapada de fin de semana o ir a cenar a un lugar diferente, esperar el estreno de alguna película o también una obra de teatro. Ten presente un pequeño plan de diversión para poder tener algo donde enfocarte más allá de lo laboral.

Busquemos inspiración, sé que no todos son afortunados de tener el trabajo que realmente desean, pero si aún no lo has conseguido puedes invertir tu tiempo en intentar encontrar tu pasión o por lo menos hacer que tu trabajo sea lo más placentero posible, quizás con la ayuda de tus compañeros de trabajo o al intentar aplicar tu creatividad a tus tareas.

Nuestra vida va más allá de tu trabajo y tus obligaciones, buscar el tiempo para cuidarte y brindarte el obsequio de la calma va a renovarte, ¿quieres hacer el intento? 

 

 

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

El secreto de la felicidad

El secreto de la felicidadCaemos en el error de que las cosas externas son las dueñas de nuestra felicidad, solemos confundir felicidad con nivel de ingresos, competencia, cosas a veces que son para impresionar a los demás. No digo que esté mal desear avanzar o ser ambiciosos en nuestras metas, pero es que a veces nos enfocamos tanto en el final que nos vamos olvidando del hermoso proceso o de los pequeños y grandes logros que ya poseemos y nos pueden brindar paz y alegría para disfrutar del ahora.

La felicidad proviene de desarrollarnos como personas, de un termómetro interno. ¿Podríamos llegar a cambiar nuestro nivel de felicidad y así cambiar la manera en que percibimos nuestra propia historia?

Solemos creer que somos felices o no lo somos, blanco o negro. Aunque en realidad la vida no es tan tajante, posee un sinfín de matices y de momentos, podemos ser establemente felices y por supuesto que vamos a sufrir por determinada situación (lo cual no nos hace infelices de por sí, es tan sólo un momento) y viceversa, podemos sentirnos siempre miserables y rescatar unos efímeros instantes de alegría en alguna afortunada y escasa ocasión. Comencemos a ver la felicidad como algo más accesible, no como el milagro que le sucede a unos pocos bendecidos.

El 90% de nuestra felicidad se predice por la manera en que nuestro cerebro procesa el mundo, si cambiamos nuestra manera de ver las cosas, si comenzamos a pensar que la felicidad es algo que podemos crear desde nuestro interior, entonces seremos capaces de cambiar la forma en que percibimos nuestra realidad. Ya no seremos los eternos buscadores de lo externo, sino los creadores desde lo interno. 

Lo que realmente nos hace sentir completos y exitosos en el amplio sentido de la palabra es la felicidad verdadera interna, la que funciona como motor para que todo lo demás vaya encajando en su lugar. Si logras incrementar tu nivel de optimismo tienes lo que se llama la ventaja de la felicidad. Cuando nuestra mente piensa en términos positivos se desenvuelve mejor que cuando estás estressado, o pesimista. Es así que nuestra inteligencia despierta y la creatividad aumenta.

La felicidad se encuentra en los detalles y en las interpretaciones que nosotros decidimos darle a las circunstancias. Hacer pequeños cambios en nuestra rutina nos acerca a tener esta nueva perspectiva sobre la vida. Ejercicios como los mencionados en artículos anteriores, como la carta de agradecimiento, perdonarse a sí mismo, ayudar a alguien, son pasos seguro hacia un cambio en nuestro pensar y sentir.

Comienza hoy mismo a crear tu felicidad, a darle importancia a lo que sientes, escoge mejor tus pensamientos, sé cuidadoso con la manera en que interpretas las cosas. Todo comienza por dentro.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com