80/20 El principio de Pareto

80/20 El principio de ParetoHoy quiero contarles la historia de Pareto. Seguramente alguna vez escucharon hablar de su teoría. Él observó en su sociedad que ésta se dividía naturalmente entre los “pocos de mucho” y los “muchos de poco”, estableciéndose de esta manera dos grupos de proporciones 80-20. El grupo minoritario (20% de población) poseía el 80% de algo y el grupo mayoritario (un 80% de la población) el 20% de ese mismo algo. Usualmente la minoría de los acontecimientos, hechos, o esfuerzos es la causa de la mayoría de las consecuencias. Es un principio aplicable a varios ámbitos, política, economía y sobre todo pensamientos y actitudes.

Si bien estas cifras no son exactas, lo importante de esto es la idea que se esconde detrás, la perspectiva de la vida si se quiere. Ciertas actividades que realizas, ciertos pensamientos que nutres, son los responsables en última instancia de la mayoría de tus resultados, de tus emociones, de tus experiencias.

¿Cuánto tiempo pierdes pensando lo peor? ¿Catastrofizando las cosas? ¿Sintiendo miedo? Recuerda que la constancia en los pensamientos, ya sean estos buenos o malos, van a tener una enorme influencia en cómo nos sentimos.

Intentemos focalizar nuestras energías en las cosas que realmente van a terminar aportando algo. A veces perdemos demasiado tiempo en caprichos, en metas que ya es hora de dejarlas ir, o en relaciones, o en trabajos. Hay que ser lo suficientemente sabio para saber cuándo retirarse, hay cosas que no valen la pena ser forzadas.

Escojamos con cuidado a las personas que queremos en nuestra vida en todo ámbito, elijamos aprender a controlar nuestros impulsos, a sustituir nuestros pensamientos negativos que solamente nos hacen sentir mal.

En vez de correr tras deseos ajenos o mentirte a ti mismo porque no crees que eres suficiente, busca el tiempo para descubrir cuál es tu pasión, quizás no la has encontrado todavía. Una manera de encontrar la respuesta es pensando en todo aquello que no quieres hacer, luego de tener una lista de todas esa cosas que no importan, seguramente van a ir surgiendo cosas que sí.

El temor es un fantasma que nada aporta, en muchos casos nada más que una mera fantasía limitante. Comienza a limpiar tu rutina, haz esas cosas que realmente te gustan, busca a las personas que realmente te aportan, comienza a cambiar aquello que no te agrada.

Recuerda la regla, tan sólo con el 20% de tu esfuerzo puedes llegar a tener una calidad de 80%. Hay personas que creen que lo que cuenta es la cantidad de horas en que se esfuerzan, o cuando alguien se obsesiona pensando en una respuesta cree que por mucho pensar va a llegar a tomar la mejor decisión, y en realidad estas ideas solamente son trampas que nos hacemos. Todo pasa por la calidad, escojamos mejor las palabras con las cuales nos hablamos, escojamos mejor nuestros pensamientos, nuestros hábitos, nuestras relaciones, nuestros trabajos, nuestro ambiente. Un pequeño paso siempre es el comienzo de todo.

¿Qué esperas para cambiar el porcentaje en tu vida?

 

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Desde los ojos de nuestro niño interior

¿Recuerdas cuando eras un niño? ¿Cuándo cada día era una experiencia emocionante? Las horas parecían más eternas, todo era una Desde los ojos de nuestro niño interioraventura, un descubrimiento a cada paso, a cada instante.

Cuando vamos creciendo en algún punto vamos aniquilando nuestra inocencia, nuestra capacidad de asombro, nuestra curiosidad. Hermosas cualidades que si las mantuviéramos vivas podrían contribuir a que nuestra rutina jamás perdiera su magia. En vez de acostumbrarnos a las bendiciones que tenemos, podríamos sacarle el jugo y tenerlas presentes siempre para darnos energía y felicidad diaria.

No tomemos la vida tan en serio, aprendamos a desestructurarnos, a darnos el permiso para divertirnos, para reconectarnos con nuestras emociones, seamos responsables sin olvidarnos del tiempo que hay que dedicar a nuestro esparcimiento. Alimentemos nuestro espíritu con nuevos aprendizajes.

A veces vamos por la vida como si estuviéramos en piloto automático, vamos olvidando la belleza de las simples cosas, o la fuerza que nuestros sueños tienen. Vamos cayendo en virus mentales como que no podemos hacer nada para cambiar nuestra situación, o no tenemos tiempo, cuando en realidad a veces simplemente escogemos darnos por vencidos.

¿Y si nos despertamos? ¿Y si comenzamos a ser más concientes de los detalles, de las sensaciones, de la diversión, del amor? ¿Qué pasaría si escogieras aprender algo nuevo? ¿Leer un nuevo libro? ¿Asistir a algún curso? ¿Y si desempolvaras un viejo hobby? ¿Qué te gustaría hacer que hace tiempo has estado posponiendo?

Cada experiencia disfrútala al máximo, no te pierdas pensando que harás después de ese momento, concentra toda tu energía en ese ahora. Despierta tu curiosidad por el mundo y por las personas que te rodean. Cuando somos niños tenemos el poder de ser quienes queremos, no hay límites en nuestra imaginación, los límites lo vamos imponiendo nosotros con el pasar del tiempo.

Deja de lado esos paradigmas que en nada te ayudan, bríndate el permiso para ser libre, para redescubrirte, para divertirte, para entregarte, para cuidarte. La vida no tiene por qué ser algo insostenible, serio y aburrido, puede ser un juego, puede ser mágica. Reaprende a mirar desde los ojos de tu niño interior, reconéctate contigo mismo y despierta el potencial que una vez supiste tener.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Trastorno de personalidad por dependencia

Trastorno de personalidad por dependencia

El trastorno de personalidad por dependencia nos habla de personas que tienen una conducta sumisa y dependiente en diversos contextos. Ellos se sienten incapaces de tomar las decisiones del día a día, necesitan del consejo y aprobación ajena de una manera desmedida. Es muy difícil para ellos hacer proyectos por sí mismos, siempre ceden ante el otro con tal de no estar solos.  Al sufrir una ruptura amorosa se sienten desolados y siempre les ronda un sentimiento de temor al abandono. La crítica y la desaprobación los destroza, temen al rechazo y buscan aceptación de manera continua. No confían en sí mismos y minimizan sus capacidades y fortalezas.

Van por la vida esperando que los demás tomen decisiones por ellos, son capaces de soportar cosas que les desagradan o con las cuales no están de acuerdo simplemente para agradar a los demás.

Este trastorno puede presentarse en relación a otros, como la depresión, donde se potenciaría la falta de iniciativa y la dificultad para tomar decisiones. También puede relacionarse con  la ansiedad, ya que  para su supervivencia cuentan con las otras personas, son propensos a la angustia de separación y se preocupan por sentirse potencialmente abandonados.  Al enfrentarse a nuevas responsabilidades, las cuales no se creen capaces de asumir, pueden producirse crisis de angustia. Otros problemas que pueden presentarse son las quejas somáticas,  el alcoholismo y otros abusos de sustancias.

Ellos se ven a sí mismos desvalidos e incapaces de enfrentarse al  mundo, les parece un lugar hostil y peligroso, por eso creen que la solución es que alguien los cuide y proteja. No les importa dejar de lado sus propios deseos con tal de tener a alguien a su lado feliz y contento. Al apoyarse siempre en otro, la persona limita severamente sus posibilidades de aprender a ser asertivos, resolver problemas por sí mismos y tomar decisiones. También temen ser más independientes, porque creen que si lo logran serán abandonados.

El dependiente evita el conflicto, sus opiniones no las consideran válidas, y se apega demasiado al otro, hasta el punto muchas veces de “asfixiarlo”. Las creencias subyacentes del trastorno son: “no puedo”, “nunca seré capaz de hacer eso” y “soy demasiado débil”.

El tratamiento adecuado para estos casos es la terapia cognitivo conductual, para que la persona pueda aprender a ser más independiente sin que vea esto como amenazante, que deje de lado las creencias limitantes de que no puede valerse por sí misma. Es un tratamiento psicológico intenso, pero con paciencia y esfuerzo por parte de la persona se puede salir adelante.

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

Lo que se debe evitar para ser más feliz

Para acercarte a la felicidad, a tus metas, siempre te concentras en las cosas que tienes que hacer, pero ¿qué sucede con esas cosas que hay que dejar de hacer? No basta solamente con tomar los caminos correctos, también es necesario abandonar todos aquellos patrones que hacen daño.

¿Cuáles son las cosas que haces que terminan estorbándote? ¿qué te está impidiendo ser feliz? Es hora de poner manos a la obra y abandonar lo que no es funcional a tu verdadero deseo.

Una de las cosas fundamentales en las que todos, tarde o temprano caemos, son las excusas. “No tengo tiempo” “es demasiado difícil” “parece interesante pero no sé cómo aplicarlo” Sé responsable de tus decisiones, piensa un poco la manera en cómo te hablas, si ante nuevos desafíos ya dices “qué difícil, qué complicado” estás preparando a tu mente para un fracaso rotundo. Proclamo que que borres la palabra difícil de tu vocabulario.

Evita culpar a los demás o quejarte de tu mala suerte, sí las cosas malas nos suceden a absolutamente todos, a veces son realidades realmente terribles las que tenemos que afrontar, pero eso no quiere decir que no podamos resurgir victoriosos de todo ese caos. Existen cosas que no podrás controlar, pero tu actitud siempre es tuya y puedes elegir rendirte o pensar en caminos alternativos para seguir adelante.

Otro problema es el no tener rumbo, no somos tablas de madera a la deriva de las mareas del destino, somos los creadores de nuestra vida, de nuestras oportunidades y de nuestra felicidad. Necesitas un plan, una dirección, un propósito. Sí, quizás todavía no lo hayas encontrado, pero dedícate a hallarlo, tarde o temprano, encontraras tu camino.

Te propongo que para mejorar tus habilidades en cuanto a la elección de metas, dediques un día a pensar cuáles son las áreas de tu vida que necesitan cambiar o mejorar, salud, dinero, familia, pareja, etc. De mayor a menor posiciona estas metas. Escoge las tres más importantes y decide poner suficiente tiempo para realizarlas, intégralas en tu rutina diaria.

Y para bajar más a tierra aún el concepto, lee el modelo SMART y aplícalo para todas tus metas:

1) Específicas: Las metas tienen que enfatizar lo que quieres que suceda. Al ser específica puedes concentrar tus esfuerzos de una manera más eficaz y definir claramente lo que harás. ¿Qué es lo importante en este momento? ¿Qué es lo que quieres lograr?

2) Mensurables: Su progreso debe ser medido, por ejemplo, si quieres estudiar un libro, puedes decirte “quiero leer 50 páginas hoy” no simplemente “quiero leer un libro”. Criterios concretos para medir el progreso te ayudará a mantenerte enfocado, a alegrarte cuando veas algún pequeño avance, y esto es fundamental para la motivación.

3) Que se puedan conseguir: Cuando establezcas tu objetivo, piensa cuáles son los posibles caminos para acercarte a él. Qué es lo que tienes que hacer para desarrollar las actitudes, habilidades y capacidades necesarias para lograr esa meta. ¿Cómo puedes hacer para que esto se cumpla en tu vida?

4) Realistas: En este caso significa realizable, que poco a poco nos vayamos adaptando a lo que queremos hacer, que sean cosas que nos saquen un poco de la zona de comodidad, esa zona donde nos sentimos seguros y estamos familiarizados con lo que sucede, donde quizás hasta podamos sentirnos en cierto control. Será necesario ir un pasito más allá, colocar “la barra” lo suficientemente alta para que nos tengamos que esforzar, pero no tan alta que sea imposible de alcanzar.

5) Que se cumplan dentro de un tiempo específico: Escoge un tiempo adecuado para lograr tu meta, adelgazar diez kilos en seis meses, mejorar tus ingresos en un año. El tiempo que elijas tendrá que ser realista y alcanzable.

Evita perder el tiempo jugando con internet, o la televisión, por supuesto que puedes dedicar ratos al ocio y es más, esto es necesario, simplemente ten en consideración que el tiempo también necesita ser productivo, un pequeño paso a la vez. Cuando quiebras las cadenas de la inercia, cosas emocionantes comienzan a suceder, conoce gente nueva, da rienda suelta a tus ideas, siempre aprende algo nuevo.

La procrastinación hace las cosas complicadas, el eterno postergar puede convertirse en algo que termina siendo un gigantesco estorbo para tu energía psíquica. Trabaja en tu objetivo, enumera las cosas que tienes que completar en el día, recuerda de ordenar tus asuntos pendientes en orden de importancia.

Ya conoces lo que tienes que hacer, lo que tienes que evitar también, no esperes más y aventúrate a ser el escritor de esta maravillosa historia llamada vida.

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

Vive la buena vida

¿Qué es una buena vida? Creo que esta definición es algo muy personal, tener una buena vida irá variando en cada persona, de acuerdo Vive la buena vidaa sus valores y creencias. Aunque creo que todos debemos estar más o menos de acuerdo en que existen ciertas áreas a las cuales debemos tener en cuenta, como lo espiritual, lo material, la salud psíquica y física, el amor, la diversión, la pasión. ¿Qué tal nos está yendo en estos planos? ¿Estamos disfrutando de una vida plena, con nuevos desafíos, con entusiasmo? ¿Estamos viviendo una vida como la habíamos soñado o simplemente estamos sobreviviendo?

Para mejorar nuestra autoestima y por lo tanto para brindarnos más energía para alcanzar nuestras metas, es importante que seamos seres productivos. Y con esto no me refiero que a tengamos que descubrir la pólvora, sino simplemente a hacer pequeños pasos que nos lleven a pequeños logros para que podamos sentirnos más orgullosos de nosotros. Puede ser algo tan sencillo como ordenar nuestra habitación o tan complejo como hacer una llamada telefónica que puede abrirte una gran oportunidad, no importa lo que decidas, simplemente produce y disfruta del proceso.

Por supuesto que para que una vida sea interesante, tiene que haber gente en ella para que podamos compartir. Los demás no lo son todo, solamente contribuyen a tu felicidad y tu a la de ellos. Jamás descuides a tus amigos, a tu familia, a tu pareja,  a aquellas personas con las que puedes contar, a quienes soportan tu carácter, a quienes te aman por ser simplemente quien eres.

El conocimiento siempre es bienvenido y es útil tanto para ti como para los demás, cuando conocemos cosas las podemos compartir con el mundo, podemos utilizar esta sabiduría tanto para el beneficio propio como ajeno. Así que no huyas de los libros, del arte, nutrirán tu espíritu.

Vive tu vida intensamente, pasea, pasa tiempo con amistades, conoce gente nueva, únete a grupos de interés, ve al cine, al teatro, a la ópera, descubre cada día las maravillas que el mundo tiene para ofrecerte. El movimiento genera energía, energía que te brindará bienestar.

Así que reflexiona sobre las decisiones que has tomado, sobre las oportunidades que día a día dejas pasar por miedos, piensa en todas esas personas de las cuales te has alejado por soberbia o rencor, la vida se hizo para vivirla. ¿Qué estás esperando?

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

EL CLUB DE LOS OPTIMISTAS PRESENTA: El poder de la esperanza

El club de los optimistas: El Poder de la Esperanza

Para aquellos que no están familiarizados aún con la propuesta, les cuento que El Club de los Optimistas es un espacio donde compartir y conocernos. Es una charla que no pierde la magia de la intimidad, donde con las herramientas de la cotidianeidad y un cambio de perspectiva, poco a poco podemos ir cambiando nuestra rutina, nuestros pensamientos, acercarnos más a esa extraña palabra denominada felicidad. Charlas nacidas desde el eje de la Psicología Positiva y el desarrollo personal, charlas distintas para nutrir el alma. Compartamos un café, conozcamos nuestra historia, emprendamos juntos este hermoso camino llamado vida.

El sábado 14 de abril a las 16.30 en nuestro hogar el Café Tribunales, voy a estar charlando sobre el Poder de la esperanza. ¿Cómo una palabra puede encerrar tanta fuerza? ¿Cómo utilizar esta emoción positiva a nuestro favor? ¿Tiene sentido la esperanza? ¿Cuáles son los beneficios de la misma?

En el centro del Centro… encuentra tu centro 

¡Los esperamos!

Inversión: $100

RESERVA TU LUGAR LLAMANDO AL 2903 3542

Café Tribunales: Plaza Cagancha s/n – San José 1133 – Centro

 

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Trastorno de ansiedad generalizada

Trastorno de ansiedad generalizada

La ansiedad por sí misma encierra diversos sentimientos como la preocupación, los nervios, la inquietud, el miedo. Suele ser un sistema de alarma que nos está intentando alertar de un peligro y nos brinda la fuerza necesaria para responder ante determinadas situaciones. Sin embargo, la ansiedad puede llegar a salirse de control y comenzar a molestar en la rutina, llenando al sujeto de miedo y perturbación.

Así es el caso del trastorno de ansiedad generalizada, el cual se caracteriza por una preocupación y tensión  constantes acerca de todo, trabajo, familia, salud, diversas situaciones. Si bien no existe nada específico que desencadene esta preocupación, la persona no puede evitar sentirla y sentirla desproporcionadamente. Esto afecta la calidad de vida en general y dificulta la realización de tareas cotidianas. El trastorno usualmente comienza en la infancia o adolescencia, aunque no es extraño tampoco que despierte en la adultez.

Entre los síntomas que la persona puede padecer encontramos dolores de cabeza frecuentes, preocupación extrema en diversas áreas vitales, insomnio, irritabilidad, tensión muscular, falta de concentración,  sudoración, entre otros. La ansiedad es generalizada y persistente, actuando sobre una amplia gama de actividades y acontecimientos.

Este trastorno lleva a la persona a preocuparse de manera crónica, se anticipan catástrofes, ya sea a nivel económico, de salud, familiar, laboral. A veces el sencillo hecho de enfrentar el día a día genera ansiedad.

En el tratamiento será necesaria la medicación, los ansíolitocos y antidepresivos con efecto ansiolítico son los más apropiados. La terapia cognitivo conductual también ha mostrado ser efectiva así como las técnicas de reducción de stress, y en menor grado los cambios en la alimentación contribuyen a una mejoría (quitando de la dieta estimulantes como la cafeína).

Ya no permitas que la ansiedad domine tu vida, sé tú tu propio dueño.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

La vida es una fiesta

La vida es una fiesta“La vida es una fiesta” este es mi sencillo parecer, explico: en las fiestas por lo regular la pasamos bien, disfrutamos, y otras tantas no tanto; a veces nos quedamos sin comida, ¡otras comemos demás! En algunas fiestas no paramos de bailar, en otras no salimos de un rincón, ciertas fiestas nos dan la oportunidad de conocer personas encantadoras y en otras nos preguntamos… ¿de dónde salió esta gente? En la mayoría de las fiestas nos encanta la música que escuchamos y en otras quisiéramos degollar al DJ.

Y resulta que así mismo es la vida, nos topamos con personas fabulosas que nos sirven de modelos, de mentores para nuestro crecimiento ya sea personal o profesional, como también tenemos que verle la cara al más cínico de los cínicos, ese mismo que se te vendió como tu amigo del alma; si traduces esto a la fiesta, es quien que te invita a bailar (o a quién invitas) y pasas la vergüenza del siglo tratando de compaginar algún pasito, ¡tan sólo uno! Sin tener esa suerte. Así es la vida. De cada uno de nosotros dependerá que tipo de fiesta sea, la súper divertida a la que todos quieren asistir y no desean que termine, donde escucharas al más atrevido de todos exclamar en alta voz “¡ Es a amanecer que vamos!” ; o será aquella fiesta en la que prácticamente todos los invitados presentan una excusa a los pocos minutos de estar en ella para marcharse de ahí. Al compararlo con la vida, pregunto, ¿serás esa persona agradable, empática que todos quieren tratar, la que siempre tiene buenos amigos?, ¿o serás esa persona solitaria, cerrada, mal humorada que apenas comparte con alguien?, ¿Qué tipo de fiesta quieres hacer de tu persona, de tu vida?

No quiero filosofar mucho, al fin y al cabo estamos en una fiesta, ¿verdad? Sin embargo quiero sembrar esa semillita en ustedes acerca de lo importante que es vivir de manera tal que podamos sentirnos bien con nosotros mismos, como dice Alejandro Sanz “Cuando nadie me ve”. Pues cuando estamos bien con nosotros mismo nuestro comportamiento con la sociedad será por mucho más positivo…lo cual crea una cadena, vamos uniendo eslabones…poniendo a todos en la misma sintonía.

En las fiestas suelen ocurrir imprevistos, como acabarse el hielo o dañarse el equipo de sonido, por ejemplo. Cuando el sonido se muere en la fiesta, ese será el momento para inventar juegos, dinámicas…lo que llegue a la mente, y de esta manera hacer que todos los allí presentes se inter-relacionen mucho mejor; en tu vida se pudo acabar una relación o terminar un contrato de trabajo, entre muchas tantas situaciones; es hora de buscar otros horizontes y volver a comenzar, reinventarte. Así, de la misma manera como le buscas la vuelta al tema del sonido en la fiesta, búscasela a esos imprevistos no tan graciosos que te ocurren en la vida y aunque inventarte juegos y dinámicas para la fiesta cuando todos los invitados lo que quieren es bailar no será tarea fácil, siempre servirá para descubrir nuevos talentos ocultos en ti, en base a la actitud con que manejes las situaciones que se te presenten, será el resultado que recibirás a cambio. Te vuelvo a preguntar… ¿Qué tipo de fiesta quieres hacer con tu persona, con tu vida?

Este artículo ha sido escrito por Kenia Javier. Su pasión ha sido siempre el trato directo con el ser humano, trabaja como Capacitadora Comercial impartiendo talleres de Ventas y Atención al Cliente, en su país, República Dominicana, en estos momentos se encuentra realizando una de sus metas mas preciadas, nuevamente en las aulas universitarias cursando la carrera de Psicología Clínica. Es una seguidora fiel de todo lo relacionado con la Psicologia Positiva, rama en la que espera desarrollarse al terminar su carrera. 

Le pueden contactar en: keniajavier@yahoo.es

Creando familias positivas

La familia es una parte muy importante de nuestras vidas, es por eso que debemos cuidarla y ¿por qué no? Convertirla en un espacioCreando familias positivas de felicidad y significado. Sé que a veces las relaciones son difíciles y no siempre podemos encontrar el apoyo que necesitamos, pero a pesar de todas las dificultades, siempre habrá alguien especial que hemos escogido amar. Puede ser un primo, un hermano, nuestros padres, nuestra pareja, nuestros amigos (que son la familia del alma).

Y partiendo de este concepto amplio de familia, pensemos cómo podemos tener una relación más profunda con quienes amamos. Una de las cosas más importantes es la aceptación al otro tal cual es, como saben ya nadie es perfecto, y todos tenemos nuestros propios caprichos, así que si los demás nos dejan pasar nuestros defectos lo menos que podemos hacer es retribuir esa comprensión. No siempre estaremos de acuerdo con las decisiones que los demás toman, pero a fin de cuentas es su propia vida y en la medida de lo posible tenemos que brindar nuestro apoyo, que sepan que pueden contar con nosotros y que si se equivocan, vamos a recibirlos con amor y no con reproches.

Divertirse es sumamente importante, así que siempre planea salidas entretenidas para compartir juntos, ya sean viajes, ir al cine, hacer un picnic, lo que se les ocurra está bien, siempre y cuando mantengan en mente que tiene que ser algo que todos deseen hacer.

Brindemos a la persona que amamos libertad para convertirse en quienes desean, podemos dar nuestras perspectivas, nuestros consejos, pero siempre respetando la individualidad y los tiempos de la otra persona, sin juzgar.

Cuando reconozcamos en nosotros patrones negativos de comportamiento, especialmente en lo que atañe a las relaciones, trabajemos en ello para que nada sea un impedimento a la hora de disfrutar plenamente la compañía de los demás.

La familia tiene que tener sus valores y expectativas claras, juntos deben organizar una meta en común, dialogar fluidamente y ver hacia dónde quieren ir, servir de ayuda cuando se atraviesan crisis. Todos tienen que sentirse importantes y contenidos.

En nuestro camino de felicidad los demás aportan mucho, por eso tenemos que ser cuidadosos con la clase de relación que formamos con los otros, busquemos ese espacio donde poder compartir sueños, metas.

Ya sea nuestra familia de origen o la familia que hemos escogido, cultivemos ese espacio para que sea significativo, profundo, que nos haga sentir mejor y apreciémoslo con todo nuestro corazón. La felicidad compartida con amor y respeto es la más disfrutable.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Los hábitos ¿pueden cambiarse?

Los hábutos ¿pueden cambiarse?

Los hábitos pueden ser nuestros mejores aliados o nuestros peores enemigos, son los que poco a poco van dejando una impronta en nuestros días sin que siquiera lo notemos, una suma de sucesivos actos que pueden llevarnos a la gloria o a un rotundo fracaso. 

En el libro escrito por Charles Duhigg llamado  The power of habit: Why we do what we do in life and bussiness (El poder del hábito: Por qué hacemos lo que hacemos en nuestra vida  y negocios) conocemos que el hábito siempre deja su marca (literalmente) en nuestro cerebro, incluso cuando cambiamos los viejos patrones. 

Basando su investigación en numerosas áreas como los deportes, la adicción, la religión, la publicidad, el autor fue creando un modelo para saber cómo se conforman los hábitos. Usualmente, hay un disparador que pone en movimiento nuestros sentidos y despierta el hábito. En respuesta a este disparador, comienza una rutina que ejecutamos automáticamente, sin pensarla siquiera. Este hábito nos brinda cierta recompensa, lo que a su vez va reafirmando ese hábito. Cada vez que nos encontramos con este determinado disparador, vamos a repetir la rutina como si estuviéramos en piloto automático cada vez. El cerebro está fascinado con los hábitos porque consumen poca energía una vez que ya se han instalado en nosotros, es por eso que cuando es necesario promover en nosotros un cambio cuesta, ya que requiere de más energía psíquica y mental de la que ya veníamos utilizando. 

Duhigg nos dice que el anhelo por otra cosa puede impulsarnos a alejarnos de nuestros hábitos nocivos, si realmente queremos cambiar, si nuestro deseo es importante y vamos cumpliendo ciertos pasos, podemos hacerlo. Experimentó consigo mismo y sus deseos de comer una galleta todos los días. Cada vez que en su trabajo sentía la ansiedad por comer respondía a una serie de preguntas lo que hacía identificar la rutina, comenzó entonces a experimentar con recompensas diferentes, pudo darse cuenta que le sucedía en un momento particular del día, entonces utilizó un nuevo plan utilizando el mismo disparador pero con una diferente rutina.

 Tenemos que ser concientes de cómo exactamente funcionan nuestros hábitos, al ser concientes del disparador del hábito, tendremos que utilizarlo pero generando una rutina diferente a la utilizada. Si cada vez que vemos una película tenemos que comer chocolate, cada vez que vemos el film podríamos sustituirlo por una manzana, por ejemplo. Una nueva rutina más constructiva debe sustituir a la anterior. 

En el libro también nos habla de los hábitos de las organizaciones exitosas y los hábitos de la sociedad. Reconozcamos nuestros disparadores y cambiemos nuestras rutinas, después de todo el cerebro está dispuesto a cambiar, sólo falta nuestra decisión y compromiso. ¿Qué les parece esta teoría?

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com