Yo no creo en los psicólogos…

no creo

Hola querido lector, hoy quiero compartir contigo algunas reflexiones acerca de cuáles son las razones y excusas más frecuentes a la hora de consultar con un profesional de la salud mental. 

A lo largo de mi carrera, e incluso en mis años de estudiante, me he cruzado con una serie de personas que detestan mi profesión, algunas con cierto rencor sin fundamento, desconociendo lo que hacemos; otras heridas y profundamente decepcionadas de algún que otro encuentro profesional desafortunado.

Vamos a ahondar en esos mitos, comentarios, desaciertos y certezas.

No existe mejor terapia que…

Hablar con amigos, abrazarte a ti mismo, rezar, hablar con la almohada, etc.

Primer punto, hablar con amigos usualmente no es suficiente por un motivo diverso de razones, no saben qué decirte, no tienen las herramientas para contenerte, pueden frustrarse porque te brindan consejos que jamás llevas a la práctica, te dicen “ya va a pasar, no le prestes atención, todo va a estar bien” frases bienintencionadas que no te dejarán satisfecho.

Te aman, tienen la mejor voluntad, pero no han estudiando los intrincados, complejos y agobiantes mecanismos de la mente y las emociones. Créeme, los seres humanos no somos nada sencillos.

En cuanto a rezar o buscar terapias alternativas… personalmente soy una persona muy espiritual y amo a Dios en su amplia expresión, sin embargo mi experiencia me ha dicho que no podrás salir de un ataque de pánico, depresión, ansiedad ni trastorno de personalidad rezando.

Y las terapias alternativas por sí solas pueden llegar a funcionar, siempre y cuando tu problema no sea algo crónico ni grave, de lo contrario estarás perdiendo tu tiempo ya que no estás accediendo al tratamiento adecuado a tu problema.

Las dificultades generadas por el auto analizarse son bastante obvias, ¿quién se hace más trampa que nadie, quién es tu peor enemigo? Tu mismo.

Ya que vemos el mundo como SOMOS, vamos a perdernos en la trampa de nuestras propias creencias y mentiras. Vamos a auto convencernos de cosas que no son ciertas, no podremos ver el mundo objetivamente y es genial discutir con uno mismo, ¡siempre tengo la razón! 

¿Por qué no puedo superarlo solo? Porque somos mortales y a veces necesitamos a otro, si te caes es bueno tener a alguien que te ayude a levantarte, ¿qué tiene de malo eso?

Lamentablemente, el siempre tener la razón es la excusa perfecta para mantener un patrón de comportamiento nocivo para ti. Por lo tanto, el psicólogo en este caso oficia de agente externo, objetivo, que puede ayudarte a ver las trampas que creas en tu propia mente.

Nosotros nos formamos para conocer cómo funciona el cerebro, las emociones, las conductas, lo latente, lo inconciente. No son tonterías, son temáticas ampliamente trabajadas a nivel científico, vamos a guiarte para escapar del laberinto que te tiene atrapado por años.

El psicólogo y el psiquiatra son para los locos

Rotundamente no. Los profesionales de la salud mental estamos para ayudar a manejar más eficientemente nuestras emociones y solucionar o al menos aliviar patologías mentales.

Los ataques de pánico por ejemplo, los puede padecer cualquier persona y usualmente se acompaña el tratamiento psicológico junto con medicación para la ansiedad, eso no quiere decir que estás loco, sino que existe un proceso químico en tu cerebro que necesita estabilizarse.

Un psicólogo uruguayo dijo una vez, “los locos son los que están afuera del consultorio” No quiere decir que todo el mundo necesariamente tenga que acudir a nosotros, sin embargo, es muy sabio y humilde de nuestra parte reconocer cuando necesitamos ayuda.

Ser valiente y hacerte cargo de tus problemáticas no es de tonto ni de débiles, es un acto de inteligencia conocer tus virtudes, tus fortalezas, pero también tus limitaciones. 

Nosotros vamos a terapia, somos nuestro instrumento de trabajo, tenemos que conocernos en profundidad, tenemos que mejorar y también tenemos que sanar. Desde nuestra fortaleza ayudamos a los demás.

No somos perfectos, somos humanos, pero poseemos el conocimiento para sacarte de tu burbuja y poder brindar claridad a lo que te aqueja.

El psicólogo solo escribe y no me dice nada

Existen muchas corrientes psicológicas y en algunas no solamente “el psicólogo escribe” (en realidad se hace mucho más), te escuchamos, dialogamos y pensamos en conjunto.

Tienes que informarte antes de asistir a consulta, cómo se plantea el tratamiento, qué es lo que tú estás esperando de una terapia, cuál es la modalidad con la que puedes sentirte más cómodo. Afortunadamente existen tantas alternativas de tratamiento que seguramente vas a encontrar al profesional y a la corriente con la cual te identifiques.

El psicólogo no sabe lo que yo siento porque no lo vivió

No tenemos que atravesar exactamente las mismas adversidades para comprender al otro, con atravesar algunas es suficiente. A lo que me refiero, es que todos tenemos batallas con las cuales lidiar y todos tenemos que crecer emocionalmente, superar conflictos, enfermedades, pérdidas, duelos, separaciones, etc.

Nadie se escapa al dolor, ¡ni los psicólogos! Así que si yo no padezco depresión, de todas maneras puedo entender el dolor del otro, porque he tenido mis propios dolores, aunque sean por motivos diferentes.

No tengo que tener una patología mental para poder ayudarte, no tengo que atravesar exactamente lo mismo que te sucedió para comprenderte. 

Te comprendemos y podemos colocarnos en tu lugar sin desarmarnos, no vamos a llorar contigo, vamos a darte la mano para sacarte de tu oscuridad, así como alguien lo hizo con nosotros antes.

Uno no aprende solo, aprende con un otro.

El profesional al cual acudí es poco serio 

Historias de enojos, bostezos y despreocupación son ciertas. Lamentablemente existen algunos profesionales que no se toman en serio su trabajo, desprestigiando al resto que sí lo hace. Sin embargo, esto es algo que sucede en todas las profesiones, tristemente.

Por si acaso, siempre verifiquen que están asistiendo a un psicólogo titulado, ya que existen personas que se hacen pasar por profesionales y en realidad no lo son.

En este punto, personalmente les pido perdón por todas las malas experiencias que padecieron.

¿Por qué la terapia no es gratis? 

En realidad sí existen sitios donde la terapia es gratis, es cuestión de informarse donde corresponde. En Uruguay les aconsejo se acerquen a las facultades de Psicología tanto pública como privada para asesorarse.

Para quienes buscan terapias particulares y el precio les parece excesivo, aquí les paso a explicar las razones:

  • En Uruguay tenemos que pagar para poder trabajar, aportando a la caja de profesionales se tenga consultantes o no. Esto para los recién recibidos es una carga monetaria pesada.
  • Para ser un buen profesional tenemos que formarnos constantemente y esto no es nada económico tampoco, cursos, jornadas, seminarios, talleres, masters, doctorados.
  • Es nuestro trabajo, nos dedicamos a esto y por eso debemos recibir remuneración a cambio de nuestros servicios.
  • La luz, el agua, el teléfono, internet y alquiler, llega todos los meses y debemos pagar las cuentas como el resto de los humanos.
  • Exigirnos que brindemos nuestro conocimiento gratuitamente es una falta de respeto hacia nuestros años de esfuerzo y formación permanente. Podemos brindar con amor, pero no se nos puede forzar.

 

En mi caso particular, yo escribo hace seis años, en mis artículos, más de 350 hasta la fecha, están repletos de información y guías para poder aprender a ser más felices e invitar el bienestar a sus vidas. También pueden encontrar recursos gratuitos en mis programas de radio y entrevistas pinchando aquí.

Escribo en varias revistas sin remuneración para poder acercar a la población general lo que sé, también trato de responder a sus correos (el problema es que son tantos que es imposible responderlos todos).

También pueden acudir a mis servicios pagos, que serán personalizados y existen diversas opciones. Nadie los obliga, es una opción que pueden tomar o no, pero la realidad es que muchas veces es imposible resolver un problema simplemente a través de un mail.

No creo en los psicólogos 

Querido lector, no somos una religión, ni dioses ni tampoco mitos. Somos profesionales que estudiamos una ciencia y la aplicamos en beneficio de nuestros consultantes para resolver problemáticas específicas.

Decir no creo en los psicólogos es como decir que no creo en la ley de gravedad, las leyes de la física o las matemáticas.

Espero haber podido saciar sus dudas y curiosidad, si tienen más preguntas o comentarios acerca de nuestra profesión pueden compartirlos aquí en la web.

¡Gracias por leer!

 

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

 

Cuando todos tiemblan a tu alrededor…

Existen ciertos días donde el trabajo te desborda, las peleas con tu jefe o clientes te consume. Eres un volcán a punto de hacer erupción y quienes pagan los platos rotos son exactamente esas personas a quienes más amas.

enojo trabajo mal día

¿Qué puedes hacer cuando quieras desatar tu ira contra el mundo?

  • Camina antes de regresar a tu casa. Eres conciente de todo ese enojo que te invade, mejor prueba llenar tus pulmones de aire fresco, distráete y tómate el tiempo que necesites hasta que te sientas más relajado.

 

  • Quítate la ropa de trabajo ¡ya! Nada más relajante que poder quitarte el traje o esa ropa incomoda y quedarte en un pijama mullido.

 

  • Una buena ducha caliente. Jamás desestimes el poder de quedarte 15 o 20 minutos a solas, con la única compañía del agua. Concentrarte en la sensación que el agua te brinda puede quitarte la ansiedad.

 

  • Unos buenos mimos…a ti mismo. Un rico café, té o mate, un pequeño chocolate, tu música favorita, algo sencillo y eficiente que te brinde un pequeño placer.

 

  • Charla con alguien. En vez de perder el tiempo torturándote con los recuerdos y emociones negativas del horrible día que has tenido, mejor habla con alguien en tu hogar, pregúntales cómo ha estado su día, juega con tu mascota, con tus hijos, bríndate el permiso para conectarte emocionalmente con otro.

 

  • ¿Algo de gratitud? Si bien tu mente va a empujarte a recordar todos los terribles detalles que has vivido, contrarresta eso con las pequeñas cosas que sí funcionan. Tal vez alguien fue amable contigo hoy, o has podido pagar tus cuentas, o la persona que tienes al lado es fenomenal, o tu gato es puro amor, no importa lo que sea. Siempre hay algo que funciona, siempre.

 

No puedes evitar tener malos días, no puedes evitar a veces el sentirte incómodo con el trabajo que tienes que hacer, sin embargo, siempre puedes elegir cultivar una mejor actitud cuando regreses a tu hogar.

 

Recuerda que no debes permitir que un mal día ni el enojo te gane, siempre habrán personas que están esperándote con brazos abiertos y quieren verte feliz. Disfruta lo que posees y lo que funciona, deja de lado las malas cosas. Siempre tenemos de las dos en nuestra vida, ¿a cuáles vas a obsequiarle tu foco?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

 

Aplicando tus fortalezas en el ámbito laboral

En Psicología Positiva las fortalezas personales ocupan un lugar relevante al momento de desarrollarnos, mejorar nuestra autoestima y asegurarnos un mayor incremento de emociones positivas, vitalidad y bienestar.

Las fortalezas personales son características que te permiten actuar mejor y explotar tu potencial. Cuando las utilizas te sientes más enérgico y en contacto con la mejor versión de ti mismo.fortalezas trabajo

Reconocer tus fortalezas y además jugar con ellas, permitiéndote descubrir nuevas maneras de aplicarlas te hace sentir más feliz en el tiempo. ¿Qué tiene más sentido, trabajar en lo que eres bueno o en lo que no?

Tienes que potenciar lo que funciona, siempre existirán áreas más flojas donde sea difícil destacarte, tus fortalezas son la puerta de entrada a tu verdadera esecencia y potencial, por eso es tan importante desarrollarlas. Tu espacio de mayor crecimiento se encuentra en ellas.

Christopher Peterson y Martin Seligman, fundadores de la corriente de la Psicología Positiva, identificaron 24 fortalezas reunidas en 6 virtudes, las cuales pueden leer aquí. Para saber cuáles son las tuyas, puedes tomar el test VIA de Fortalezas Personales aquí (es necesario que te hagas una cuenta en la web).

Tus fortalezas fácilmente pueden ser aplicadas a tu trabajo, lo que te ayudará a desempeñarte mejor, a sentirte más seguro y además disfrutar más de tus tareas. Nosotros tenemos cinco fortalezas principales, nuevas investigaciones arrojan que en el trabajo deberíamos al menos utilizar cuatro de ellas.

Te invito a que te sientes y reflexiones acerca de las siguientes preguntas:

  • ¿Conoces realmente en lo que te destacas?
  • ¿Te sientes atraído naturalmente hacia tus puntos fuertes?
  • ¿Te brinda entusiasmo poner en juego los mismos?
  • ¿Pueden los demás darse cuenta de tus fortalezas?
  • ¿Sabes en qué y cómo puedes contribuir más y mejor a tu trabajo?
  • Una vez que conozcas tus fortalezas, escribe algunas situaciones laborales donde hayas podido utilizarlas.
  • ¿Qué tan a menudo las utilizas? Ellas representan tu mayor contribución a tu trabajo.
  • ¿Cuáles son las fortalezas que menos pones en práctica? Ellas son las que tienen mucho potencial latente.

Para poder utilizar tu fortaleza primero tienes que tener esa fortaleza fuerte en ti, para que puedas tener actitudes y comportamientos en concordancia con ella. Otro factor importante es que el trabajo te permita expresar la misma. Por ejemplo, si eres creativo, tu jefe debería escucharte en lo referente a propuestas originales y soluciones distintas a problemas comunes. Si eres una persona con amor por el conocimiento, puedes aprender nuevas técnicas y prodecimientos, si eres curioso, puedes aprender nuevas maneras de ejecutar tu trabajo. Si sientes gratitud, te hará conectarte más con tus vínculos y lo que sí funciona en tu trabajo.

Reconocer tus fortalezas y debilidades puede ayudarte a saber qué partes de tu trabajo son más disfrutables, intenta guiar las tareas o ajustarlas para que puedas poner en juego lo que sabes hacer bien.

Pueden ayudarte a interactuar de una manera más satisfactoria con tus clientes, tus jefes, colaboradores y compañeros. Mantén la mente abierta e identifica también las fortalezas en los demás.

¿Te animas a relucir lo que hay más fuerte en ti?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

 

 

La satisfacción que genera ser reconocido en el trabajo

 El mundo laboral evoluciona hacia labores muchas veces inmateriales e intangibles, que no puede reconocerse exclusivamente con números, y que también necesitan del apoyo de nuestros jefes, nuestros compañeros de trabajo o nuestros familiares, pero, ¿cómo reaccionamos ante el reconocimiento laboral?

No todos necesitamos el mismo reconocimiento

Nuestra forma de afrontar el reconocimiento laboral, o más concretamente lareconocimiento laboral ausencia del mismo, se crea prácticamente desde la infancia. Hay formas de ser educado que desembocan en una mayor necesidad de ser reconocido en el trabajo.

Por ejemplo, cuando somos pequeños y sacamos buenas notas somos reconocidos, o cuando obedecemos la realización de una tarea somos premiados. Es algo que cuando se produce de esta forma, se queda grabado en nuestro interior, nos sentimos queridos y con confianza, y no necesitamos recurrir al exterior para rellenar ese vacío con reconocimientos de otras personas.

Pero no nos engañemos, todo el mundo necesita ser reconocido, nos aporta energía, vitalidad y equilibrio. De lo contrario entramos en un estado de baja autoestima, poca motivación laboral y angustia psicológica.

Los jefes muchas veces reniegan de reconocimientos por el miedo a que la motivación del trabajador disminuya, pero la realidad es que un trabajador satisfecho rinde más que uno que no se sienta útil.

¿Por qué necesitamos ser reconocidos?

Todos tenemos una necesidad casi natural de escuchar que estamos haciendo bien nuestro trabajo, lo cual es extraño porque ¿Quién mejor que nosotros mismos para juzgar si estamos trabajando bien o mal?

Los reconocimientos son tratados como pequeñas metas que debemos de alcanzar, forman parte de la motivación del ser humano para llevar a cabo su día a día. En algunas personas, incluso la remuneración económica pasa a un segundo plano, y eso que al fin y al cabo es el objetivo principal del trabajo.

Incluso el mundo de la mujer está cambiando con el reconocimiento de por medio. La mujer moderna ya no solo quiere trabajar para tener la satisfacción de sustentarse por ella misma ya que se encuentra en igualdad de derechos y capacidades, sino que necesita también el reconocimiento del resto de las personas que les rodean.

 ¿Hasta donde somos capaces de llegar para ser reconocidos?

Llegados a este punto hay dos tipos de personas dignas de analizar: las conformistas y las inconformistas.

Podemos ver más claro estos dos subgrupos analizando el extremo de cada caso.

El conformista es una persona que no busca el reconocimiento laboral porque realmente piensa que su situación estable actual será suficiente para ser feliz el resto de su vida, sin tener en cuenta que los momentos cambian, y nuestra psicología también, muchas veces al final acaban echando en falta ese reconocimiento laboral a largo plazo.

La persona inconformista a veces lucha tanto por el mayor número de reconocimientos que muchas veces se “olvida” de vivir la vida y cuando se quieren dar cuenta ya no hay vuelta atrás. Muchas emociones perdidas, personas que se fueron por buscar el reconocimiento, y entonces es cuando el reconocimiento carece de valor.

La persona ideal psicológicamente ante el reconocimiento laboral debe de valorar tanto el reconocimiento como aquello que le rodea, sabiendo medir cuánto debe dedicar a ser reconocido laboralmente y cuánto a ser reconocido como persona. Es el equilibrio, que a la larga causa más satisfacción.

 

Colaboración enviada por Gabinete Psicología Granada, psicólogos en Granada

 

 

 

 

 

Potenciando nuestro bienestar en el trabajo

felicidad trabajoMuchas veces nos vemos presionados a dar lo mejor de nosotros en el trabajo, en ciertas ocasiones las presiones son externas aunque en muchas otras somos nosotros los autores de las mismas. Estar motivados y trabajar de manera responsable y apasionada sin duda es vital, aunque sin las medidas adecuadas podemos desgastarnos demasiado pronto. Si nos empujamos hasta el límite lo que vamos a lograr es simplemente dejar de ser efectivos, sin el relax adecuado, sin las vacaciones, sin los descansos no podemos funcionar correctamente. Así que aquí el primer punto a tomar en consideración, descansar, jugar y divertirnos, las responsabilidades hay que cumplirlas, sin olvidarnos del tiempo para el sano disfrute. Si nos “quemamos” en el trabajo, ese cansancio y frustración será traslado al resto de nuestros ámbitos.

Empleados, jefes, managers, cualquiera sea nuestro rol, debemos contagiarnos de bienestar. Se ha comprobado que una organización feliz tiene mejores niveles de productividad, ganancias, creatividad, mejor retención del personal y sobre todo clientes satisfechos y leales.

Tenemos que ser cuidadosos a la hora de alimentarnos, cuánto dormimos, cuánto tiempo le dedicamos a las actividades de recreación, al tiempo a solas, al tiempo con amigos y con nuestros vínculos. Es recomendable que luego de períodos de arduo trabajo podamos involucrarnos en períodos de descanso y recuperación.

Nuestro desempeño laboral está positivamente influenciado por ciertas motivaciones internas como por ejemplo las relaciones laborales fuertes, la sensación de control sobre nuestra actividad laboral, estar habilitados a ser nosotros mismos.

Investigaciones han arrojado que los emprendedores son el grupo más feliz en el ámbito laboral ya que tienen la oportunidad de tomar decisiones que los ponen a cargo de su trabajo y además progresan día a día al tener autonomía y aprender nuevas estrategias o conocimientos relacionados con su campo de trabajo. Para aquellas personas que no son emprendedoras se les recomienda que dentro de su rol de trabajo intenten crear más elementos autónomos, quizás promover ideas, compartir nuevas visiones.

Amar lo que hacemos, potenciar quienes somos, trabajar duro y descansar. Busquemos el equilibrio sin desgastarnos, una mente sana necesita relajarse y no presionarse constantemente.

Trabajemos activamente para que nuestras organizaciones promuevan el bienestar tan necesario para que todos los involucrados puedan ganar. Y tú, ¿eres feliz en tu trabajo? ¿Cuidas de ti mismo?

 

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Vocación: Encuentra tu camino

Cuando tenía ocho años descubrí que mi pasión era escribir. Mi primer cuento se tituló En el mar azul, se trataba de sirenas que se Vocación: Encuentra tu caminoescondían debajo del mar porque existían mitos que las tildaban de malvadas y ellas estaban muy ofendidas.  Sí, desde pequeña también me enamoré de la mitología griega. Con los años empecé a pensar qué carrera iba a seguir cuando fuera grande… y se me ocurrieron casi todas. Pensé en ser marinera, bióloga marina (no se si se percatan de que amo al mar), cantante, actriz, bailarina, pintora, escultora, arquitecta, contadora (y eso que odio los números), escribana, abogada, obviamente escritora, ¿modelo? (realmente no lo recuerdo pero pudo haber pasado por mi mente), diplomática (porque quiero conocer el mundo), profesora de inglés, publicista, veterinaria (porque me encantan los animales, en especial los delfines y todos los felinos), peluquera, doctora (pero sabía que no iba a tener la paciencia para eso), asistente social, y seguramente alguna otra que ahora no recuerdo.

Hasta que finalmente llegué a una conclusión: quería ayudar a la gente y eso me perfiló para el área de la salud, quería descubrir los secretos de la mente, quería hacer sentir bien a los demás, ganarle al dolor. Para mí las personas son metáforas, son como libros a los cuales hay que ir descifrando y es un descubrimiento compartido en nuestros encuentros, fascinante para ambos o ambas. Y cuando quise ser psicóloga dejé mis fantasías y mi imaginación (ignorando a mi  estructura histérica), no volví a escribir hasta que terminé mi carrera y ahí decidí escribir desde otro lugar. Amo el desarrollo personal, descubrí la Psicología Positiva que conjuga lo más etéreo con investigaciones científicas, serias y con respaldo académico, y nació este blog con todo el amor del mundo. Ahora, si esta humilde criatura logró encontrar su vocación y unir sus dos amores (escritura y psicología) entonces ustedes también pueden.

Analicemos juntos, ¿qué es la vocación? Podríamos decir que es la tendencia de una persona hacia cierto tipo de actividades, está relacionada con habilidades específicas, capacidades y en algunas ocasiones la influencia de nuestro contexto social

A mí me gusta mucho el test de las fortalezas personales, porque esto también tiene que ser tomado en cuenta a la hora de escoger un trabajo. Cuando nos conocemos, cuando conocemos esas áreas más fuertes en nosotros, podemos utilizarlas en todos los ámbitos de nuestra vida. Los invito a realizar el test aquí http://www.authentichappiness.sas.upenn.edu/Default.aspx Se llama TEST VIA DE FORTALEZAS PERSONALES.

Para poder despertar nuestra pasión, nuestro talento, es importante que desarrollemos nuestras fortalezas. Intenta crearte oportunidades para explotar tu talento, y tu talento puede ser muy variado, puedes ser un excelente cocinero, tener vocación de servicio, diseñar, decorar, o enfocarte en distintas profesiones, lo importante es que lo que hagas lo hagas con pasión, compromiso, lealtad hacia ti mismo, constancia y creatividad. La creatividad no es patrimonio de unos pocos artistas afortunados, es de todos, y la podemos utilizar en cada detalle, podemos aprenderla y aventurarnos en ella.

Tenemos que desarrollar nuestra capacidad de tolerancia ante las frustraciones, porque por más buenas ideas y talento que tengamos, siempre vamos a toparnos con algún obstáculo, a veces porque nuestra idea no era tan viable, otras porque se hace desear el objetivo y hay que buscar maneras alternativas de cumplirlo. Las cosas no se llevan a cabo de la noche a la mañana, se construyen con esfuerzo y dedicación, son pequeñas semillas que con cuidado se pueden convertir en hermosos bosques.

Para acercarnos a nuestra vocación, como les decía, es importante conocerse. Lo fuerte, lo débil, nuestros gustos, nuestra inspiración, pensar qué nos seduce y entusiasma. ¿Qué deseabas ser cuando eras pequeño? ¿Qué actividades te gustan hoy en día? ¿Con qué te sientes más cómodo?  ¿Te gusta lo formal o lo informal? ¿Trabajar solo o acompañado? ¿Quieres ser tu propio jefe? ¿Qué te imaginas haciendo siempre?

Todos tenemos un don especial, el asunto es ser honestos con nosotros mismos y pensar cómo podemos convertir lo que amamos en fuente de ingresos, o simplemente embarcarnos en un juego de autodescubrimiento para poder orientarnos mejor. Imaginar, conocerse, atreverse y ser perseverante te ayudarán a despertar el poder necesario para encontrar tu camino. Ten paciencia, porque develar el secreto valdrá la pena, te lo aseguro.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Mobbing: Acoso laboral

El mobbing sucede cuando una persona o un grupo de personas ejercen sobre un individuo Mobbing: Acoso Laboralen particular una violencia a nivel psicológico de manera persistente. El agredido se ve marginado dentro de su ámbito laboral, puede comenzar a padecer enfermedades psicosomáticas, estados de ansiedad.  La moral del sujeto queda por el suelo, el proceso de aislamiento degrada la consideración personal y social de sí mismo.

El acoso puede tomar muchas formas como el insultar, asignarle a la víctima proyectos con plazos inalcanzables, amenazas, discriminación, darle tareas aburridas y sin jerarquía, entre otras ofensas constantes.

Podemos distinguir dos tipos de mobbing, el horizontal y vertical. El mobbing horizontal hace referencia al mobbing que se produce entre compañeros, personas en igualdad de jerarquía, suele suceder por sentir a la víctima como una amenaza ante intereses profesionales o simplemente por discriminación de cualquier índole.

El mobbing vertical ocurre cuando la persona que se encuentra en un puesto de más alta jerarquía acosa y humilla al de menor jerarquía, con la finalidad de que el acosado abandone su puesto de trabajo o para mantenerlo en el aislamiento y someterlo de esta cruel manera.

El mobbing comienza de manera repentina, hay un cambio violento en la relación entre el acosador y la víctima. La relación que hasta entonces podía ser neutra o incluso positiva, se torna notoriamente negativa.

El acoso laboral consta de cuatro fases. La primer fase, denominada fase de conflicto, es cuando hacen su aparición conflictos interpersonales como roces o peleas de carácter más serio que pueden constituir el inicio de un problema importante. La segunda fase de estigmatización es cuando el acosador comienza su hostigamiento de manera sistemática y prolongada, manifestando comportamientos perversos con el propósito de humillar y alejar socialmente al acosado, esta fase es duradera. La fase de intervención desde la empresa es cuando ésta comienza a conocer lo que está sucediendo, usualmente es el departamento de recursos humanos quien comienza a intentar controlar la situación. La fase de marginación es cuando la víctima decide abandonar su puesto de trabajo, en algunos casos el ataque es tan extremo que algunos acosados cometen suicidio.

Las empresas deben estar muy atentas y ser muy cuidadosas cuando estas situaciones ocurren, la víctima no debe dudar en buscar ayuda e informar a las entidades correspondientes dentro de la empresa, recuerda que es posible iniciar procedimientos legales en contra del acosador.

Las empresas deben tomar medidas preventivas y en la medida de lo posible evitar la aparición de conflictos. Esto puede obtenerse mediante una adecuada organización del trabajo, mediante la puesta en práctica de instrumentos necesarios para prevenir y también sancionar estas actitudes. No se debe permitir ningún tipo de comportamiento hostil entre los trabajadores, simplemente no puede ser tolerado y es la empresa quien debe velar por los intereses de sus empleados.

No permitas que nadie haga de tu vida un infierno, tienes derechos y debes hacerlos respetar, por eso no dudes en comunicarte con las autoridades pertinentes del caso para dejar estos comportamientos al descubierto. Evita que las emociones negativas te inunden y busca todo el apoyo judicial y psicológico necesario.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Cómo lograr tus objetivos

Cómo lograr tus objetivosPrimer paso, ten en claro tu propósito. Cuando debes comenzar a tomar acción y no encuentras la motivación suficiente, simplemente porque la cama está demasiado tentadora, es demasiado temprano, estás cansado o hastiado, debes preguntarte ¿por qué quiero hacer esto? Ya sea tu objetivo escribir, ir al gimnasio, adelantar un proyecto, etc, tienes que tener en claro por qué has decidido llevarlo a cabo, cuáles son los beneficios obtenidos. Recuerda qué es lo que te apasiona, qué es lo que te empuja, cuál es tu verdadero objetivo y qué es necesario para alcanzarlo. Hasta el más mínimo paso cuenta en este proceso.

Deberías tener en claro hacia dónde quieres llegar, una acción dirigida a un propósito en particular tiene más sentido para nosotros que una acción sin dirección. Orienta tus acciones en función de determinados resultados. ¿Qué es exactamente lo que quieres lograr? ¿Cuál es la acción más pequeña que puedes llevar a cabo hoy para lograrlo?

Siempre puedes hacer algo, no te engañes diciéndote que no tienes tiempo, aprende a organizarte, si puedes aprovechar diez minutos te serán de utilidad para adelantar algo. Lo que hagas hoy ya es una avance para mañana. Es irrelevante que hagas todo ahora, basta con un simple detalle para acercarte a lo que quieres y además sentirte orgulloso de ti mismo. Concéntrate en lo que sí puedes hacer, lo demás lo irás logrando con el correr de los días.

Ten fé en ti mismo, olvida lo que los demás puedan llegar a decir para desalentarte, considera los tropiezos como aprendizajes, tu pasión viene de dentro de ti, búscala y la encontrarás. Ten esperanza, vislumbra tu futuro y ama tu presente porque ahora estás colocando los cimientos para construir lo que un día será tuyo.

Paradójicamente, cuando nos quedamos demasiados quietos menos energía tenemos, la energía está directamente relacionada con la forma en que nos movemos. Si quieres estar más activo, simplemente decide estar más activo. Sucede que si esperas a que te llegue la energía pasivamente no llegará nunca.

Cuando te sientas un poco desanimado acércate a un espejo y sonríete a ti mismo. El simple hecho de sonreír aunque no estemos contentos en ese momento envía sensaciones positivas a nuestro cerebro y libera endorfinas.

Una buena manera de potenciar tu energía es respirando de la manera correcta. Toma nota de la forma en que usualmente respiras cuando te sientes bien contigo mismo, cuando has obtenido un logro. Cuando estés un poco desmotivado imita esa respiración. El meditar es otra hermosa herramienta para conocernos a nosotros mismos, calmar nuestra ansiedad y nos ayuda a relajarnos más.

Hazte preguntas que te enfoquen, ¿hacia dónde quieres ir? ¿Qué es lo que puedes disfrutar ahora de tu vida? ¿Quiénes son las personas que te quieren? ¿Qué es lo que sí funciona?

Para que tu cuerpo y tu mente te respondan adecuadamente debes procurarles un buen descanso, una buena alimentación y sí, ya lo sabes, un poco de ejercicio, nunca está demás hacer algo para moverse al menos dar caminatas. Mientras más quieto estás más se estancan tus ganas, muévete para moverte aún más.

¿Estimulas tus sentidos? Lee cosas que te inspiren, enciende inciensos o velas aromáticas, disfruta del calor del sol o una hermosa ducha, escucha música que te llene de energía. Busca conectarte con la naturaleza, respirar aire fresco, sentir la arena en tus pies, el césped, lo que tú prefieras. Despierta tus sentidos, todo ayuda a la hora de buscar la inspiración.

Rodéate de personas que entiendan tus objetivos, que te inspiren. Gente que busca lo que quiere y no se detiene hasta obtenerlo.

Deja de lado cosas que ya no funcionan, despréndete de viejas metas si ya no deseas alcanzarlas, no debes sentirte obligado a hacer algo que no quieres o ya no representa una parte de ti. Deja de lado el rencor, el pasado, todas esas cosas que atan y no te permiten continuar avanzando. Enfoca tu energía en las cosas que sí quieres, no en lo que ya no tiene solución o sobre lo que no tienes control.

Existe una técnica muy interesante y sencilla para asegurarnos la productividad. Primero debes pensar cuáles son las cosas que sí o sí debes hacer para acercarte a tus metas, piensa en tan sólo cinco cosas que debes hacer diariamente que no puedes dejar de lado. Ahora piensa, ¿cuál de todas esas cinco acciones es la más importante? ¿Qué es lo que no puedo dejar de hacer? De esta manera irás priorizando esos cinco elementos.

Una vez que tienes las cinco acciones enumeradas de acuerdo a su importancia, comienza el día haciendo lo más importante de tu lista y no puedes continuar con el resto de ítems hasta que hayas completado ese primero, lo mismo será aplicado con el resto de las acciones. Si durante el día no puedes completar esos cinco mini objetivos, debes tomar el último que te quedó sin hacer y considerarlo el primer objetivo a cumplir al día siguiente. De todas maneras, intenta cumplir diariamente con las acciones que te has propuesto, la productividad y el sentirte bien contigo mismo, realizado, están asegurados.

Con estos pasos en mente tienes un buen material para cada día estar más cerca de tus objetivos. Así que manos a la obra y que tus metas se cumplan.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

El síndrome de Burnout

El síndrome de BurnoutSe conoce como síndrome de burnout al conjunto de síntomas generados por un stress intenso en el trabajo de carácter crónico cuyas consecuencias negativas atañen no solamente al nivel profesional y organizacional, sino también al individual y familiar. El síndrome está compuesto por tres dimensiones que incluyen el cansancio emocional, la baja realización personal y la despersonalización.

Este síndrome suele despertarse en personas con baja tolerancia a la frustración, personas que miden su autoestima principalmente en función de sus éxitos profesionales, quiene sienten la necesidad de satisfacer las necesidades de los demás, son sujetos en extremo competitivos y bastante ambiciosos.

La frustración aparece en ellos cuando a pesar de su absoluta entrega al trabajo no obtienen los resultados esperados, lo que implica angustia y un sentimiento de que no se los valora lo suficiente o la empresa no les brinda lo que en realidad merecen.

En cuanto a las estrategias de intervención podemos observar que se toman en cuenta las estrategias organizacionales, sociales y las que son orientadas al individuo. La intervención debería tomar en cuenta todas estas dimensiones para bajar los niveles de burnout y con la esperanza de prevenirlo en el futuro.

Las estrategias de intervención orientadas al individuo intentan mejorar las formas de afrontamiento al stress, brindando herramientas como entrenamiento en la solución de problemas, asertividad, optimización de la comunicación, entrenamiento en el manejo de la ira, de sentimientos de culpa.

El ejercicio físico, el uso del buen humor, las técnicas de relajación también pueden ser excelentes herramientas para combatir este síndrome. El ejercicio físico puede ser moderado o intenso, es conocido como el ansiolítico natural. Las técnicas de relajación pueden ser utilizadas tanto en el ambiente laboral como en la comodidad del hogar. Gracias a las técnicas cognitivas conductuales se pueden reestructurar situaciones estresantes para poder hacerles frente de una manera óptima.

Las estrategias que son enfocadas hacia el problema en sí son las que previenen el desarrollo del síndrome de Burnout a diferencia de las que se enfocan en la evitación y el escape.

Es importante que se actúe rápido si se reconocen algunos de los patrones mencionados, reconocer el problema es el primer paso y como siempre les recomiendo, a no tener miedo de pedir ayuda porque ningún problema debe ser eterno si existen los medios para erradicarlo.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Mi diván online. Una revista en construcción

Buenos días queridos lectores. En esta ocasión quiero contarles acerca de un nuevo proyecto que estaré comenzando a la brevedad posible. Se trata de una revista online sobre Psicología, cuyo objetivo será continuar aprovechando esta poderosa herramienta que es Internet, en pos de apuntar a generar más espacios de reflexión y encuentro que mejoren nuestra calidad de vida.

Este nuevo sitio contará además, con la valiosa colaboración de la Lic. Mariana Alvez Guerra en la publicación de artículos. Igualmente,  podrán leer nuevos artículos míos aquí también, por lo que sin duda seguiremos en contacto.

Aprovecho esta oportunidad para recordarles que si lo desean, pueden sugerir temas para ser abordados próximamente.

Muchas gracias por su interés en nuestro trabajo. Que tengan un precioso día;

Pilar Naveira

http://www.midivanonline.com