8 formas de superar pensamientos indeseables

Les comparto este artículo de Alberto Rubín Martín. Licenciado en Psicología y Máster en Psicología de las Organizaciones y del Trabajo http://lifeder.com/

pensamientos negativosTener pensamientos recurrentes indeseables, es una de las experiencias más irritantes e incomodas.

Pueden ser pensamientos relacionados con alguna relación personal, dinero o cualquier situación del trabajo y el problema es que son difíciles de controlar.

La forma más intuitiva de tratar con esos pensamientos es intentar suprimirlos, aunque como han demostrado muchos estudios, ese método no funciona y de hecho, hace que persistan aún más.

¿Entonces qué alternativas se pueden utilizar para evitar estos pensamientos? Voy a comentarte algunos:

1-Distracción centrada

La tendencia natural al intentar evitar un pensamiento es pensar en otra cosa, distraerse; buscamos cosas en las que centrar nuestra atención.

La distracción funciona, aunque solo si te centras en una cosa específica en lugar de dejar vagar la mente. De hecho, dejar vagar la mente está asociado con infelicidad.

Por tanto, concéntrate en una película, un libro, una canción, un deporte, cualquier tarea doméstica, etc.

2-Evita el estrés

Otro método para evitar pensamientos persistentes es estar muy ocupados. Se cree que las prisas no dejarán espacio para pensar en lo que no queremos.

Cuando esto se ha comprobado científicamente, ha resultado que los pensamientos indeseables vuelven incluso más fuertes.

Se trata de estar ocupado, pero no bajo presión y con estrés.

Puedes leer más sobre cómo controlar el estrés aquí.

3-Aplaza el pensamiento

Mientras que tratar de suprimir un pensamiento, hace que vuelva más fuerte, posponerlo puede funcionar.

Cuando se pide a las personas que pospongan sus pensamientos ansiosos a un periodo designado de 30 minutos, funciona como forma de dejar de lado los pensamientos indeseables.

Por tanto, un método que se puede usar es designar un periodo de tiempo para pensar en todas las preocupaciones. 

4-Terapia paradójica

Este método se basa en intentar concentrarte y buscar el pensamiento repetitivo en lugar de suprimirlo.

Parece paradójico que centrarse en un pensamiento ayude a dejarlo ir, aunque varias investigaciones demuestran que esto puede funcionar. Esta técnica está basada en el principio de la exposición: exponerse de forma repetida a un estímulo guía a su control y a la habituación ante el mismo.

Funciona especialmente para los pensamientos obsesivos y para el comportamiento compulsivo.

5-Aceptación

Existe evidencia de que intentar aceptar pensamientos indeseables en lugar de combatirlos, puede funcionar.

Se trata de “observar” los pensamientos, no tratar de discutirlos o evitaros, sino contemplarlos y dejarlos ir.

6-Meditación

La meditación produce una actitud de compasión y de ausencia de juicios. Además, también es una forma adecuada para superar los pensamientos repetitivos.

7-Autoafirmaciones

Una autoafirmación es algo que te dices a ti mismo y que está enfocado en tus rasgos positivos. Por ejemplo, “valgo mucho y me merezco ser feliz”, “lo voy a hacer bien”, “estoy relajado y no tengo preocupaciones”.

La autoafirmaciones se usan para fomentar creencias y rasgos positivos. Entre otros beneficios, los más importantes son que aumentan la autoestima y el autocontrol.

También puede ayudar para pensar en algo positivo y constructivo en lugar de en los pensamientos repetitivos.

8-Escribir

Ha sido demostrado muchas veces que escribir sobre los pensamientos, experiencias y sentimientos tiene beneficios para la salud. Además, ayuda a reducir pensamientos recurrentes indeseables.

Puedes escribir un diario en el que comentas tus experiencias diarias, los problemas que te van surgiendo o las cosas que te preocupan.

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

El síndrome de Diógenes

El 8 de mayo me entrevistaron para el programa radial colombiano Tardes W donde estuve charlando de este El síndrome de Diógenestema.

La denominación de acumuladores compulsivos surge gracias a las repetidas observaciones de casos donde ciertas personas mayores tenían un comportamiento muy huraño, viviendo recluidos en sus hogares. En el año 1975 surge el término clínico Síndrome de Diógenes, haciendo alusión irónicamente a Diógenes de Sínope, un filósofo conocido por sus ideas de vivir austeramente y renunciar a las comodidades.

Quienes sufren de este síndrome son incapaces de desprenderse de los objetos, a tal punto que sus hogares son un verdadero caos. Acumulan sin cesar y no pueden deshacerse de nada, incluso aunque las cosas que posean ya no tengan utilidad. La creencia que se esconde debajo de esto, es que quizás algún día puedan utilizar alguna de esas cosas, además de que para ellos son tan importantes que podríamos hablar que se establece una especie de vínculo afectivo, considerando a las cosas como parte de su historia, recuerdos importantes.

Debido a que sienten vergüenza por el desorden de su hogar,  comienzan a aislarse y rechazan las visitas.  Se pierden en el aislamiento social, se recluyen en su propia casa y hay mucha negligencia en cuanto al cuidado personal y la limpieza del hogar. Los acumuladores compulsivos tienen dificultades a la hora de clasificar y organizar, ya que les resulta complicado separar a los objetos en categorías, todos tienen un significado especial.

Resulta complejo vivir con los acumuladores porque poco a poco van invadiendo el espacio del otro, la casa se va llenando de cosas sin sentido, cosas rotas, viejas, que terminan molestando a la otra persona. Cuando alguien intenta tirar algo suelen reaccionar con cierta violencia, ya que esos objetos son especiales y amados. No comprenden cómo los demás quieren deshacerse de cosas que para ellos son tan importantes.

Cabe destacar que este síndrome no se restringe únicamente a cosas, también puede darse una acumulación de animales domésticos. Comienzan a amparar animales de la calle, lo cual traerá el problema de que los desperdicios de los animales comienzan a acumularse, generando otro problema de higiene.

Existen diversas teorías acerca de por qué comienza esta enfermedad. Algunos autores dicen que representa la fase final de un trastorno de personalidad. De acuerdo a estudios neurológicos, la raíz de este desorden podría estar relacionada con el lóbulo frontal, la que inhibe el impulso básico de acumular.

Este trastorno suele darse en personas mayores con tendencia al aislamiento. Personas que han sufrido reveses económicos, que han perdido a un familiar, que se sienten muy solas.

En cuanto al tratamiento se tiene que hacer hincapié en la salud física, solucionar problemas asociados a la desnutrición y la higiene, en algunos casos extremos las personas pueden llegar a tener parásitos. También es recomendable un tratamiento psicológico para lidiar con este síndrome, aunque es complejo que la persona decida asistir a terapia porque no creen que estén haciendo nada anormal. Es vital el apoyo de familiares, el amor y la contención social.

Así que si tú te sientes identificado con alguno de estos síntomas o conoces a alguien que está atravesando por esto, no dudes en contactarte con alguna institución que pueda brindarte apoyo.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com