La Cruz Andina y la Psicología Positiva

Queridos lectores, hoy les voy a compartir una nota que publiqué para Revista MÁS VIDA, una publicación para el alma aquí en Uruguay.

revista más vida uruguayLes escribo este artículo desde Aguas Calientes, ciudad donde se encuentra la monumental Machu Picchu que tuve el placer de conocer. Un lugar impresionante, mágico y sin duda muy especial.

En este viaje he aprendido mucho y una de las cosas que más ha llamado mi atención es la exquisita simbología de la cruz andina, también conocida como Chakana (en el idioma original quechua tawa chakana, cuatro escaleras). De esta cruz se desprenden muchas creencias y principios de los Incas.

La Chakana expresa una importante conexión entre el hombre y el mundo espiritual, ordena los pensamientos y actos mientras se va en búsqueda del contacto con las amplias vibraciones del Cosmos entero.

La cruz andina surge gracias a las cuidadosas observaciones astronómicas realizadas por los mismos hombres andinos, investigadores han afirmado que la constelación de la Cruz del Sur ha sido fuente de inspiración para la creación de la Chakana.

Este símbolo es muy rico en sus representaciones y les voy a comentar la historia como me la han contado quienes viven aquí.

En el centro de la Chacana encontramos un vacío que simboliza el ojo de la divinidad, rodeada por toda su creación, es el dios Wiraccocha, dios ordenador y creador del mundo. Tres escalones representan el cóndor (mundo espiritual), el puma (fuerza material) y la serpiente (fuerza intelectual). También se interpretan como el Hanan Pacha (mundo del los dioses), Kay Pacha (mundo terrenal) y Uku Pacha (mundo de los muertos).

Otros tres escalones representan las virtudes de:

  • La rectitud, ama sua: no seás ladrón
  • La verdad, ama llulla: no seas mentiroso
  • El trabajo, ama quella, no seas ocioso

Y por supuesto que esta Chakana en su inmensa complejidad simboliza a las dualidades, las fechas importantes como el solsticio, tiene colores que también a su vez representan a la madre tierra, el tiempo y el espacio, la reciprocidad,  y un gran etc que vale la pena estudiar.

La Psicología Positiva es el estudio de lo que hace prosperar en el amplio sentido de la palabra a las comunidades y personas, mediante el estudio y la práctica de emociones positivas, logros personales, relaciones positivas, compromiso y propósito de vida. Además se ha realizado un gran trabajo en torno a lo que son las fortalezas y virtudes de las personas. ¿Cómo conecto la Psicología Positiva con la cruz andina? Lean por favor…

Pensando en la Chakana, qué importante es para el ser humano la fuerza de la historia y la leyenda también, ¿sabían que las metáforas son la mejor manera de llegar al inconciente? Por eso las historias son ampliamente utilizadas en todo, marketing, psicología, política, libros. El poder de la historia se imprime en nuestra mente y nos hace sentir empatía,  tristeza, alegría. Nos conecta con lo más profundo de nosotros y nos emociona.

Y seguramente los Incas sabían ya el poder de la simbología y sus representaciones, por eso apreciamos la belleza que no pudo ser destruida por los conquistadores o ambiciosos inescrupulosos.

Los Incas también conocían lo vital que es el orden, la rutina y el propósito para la higiene mental y alcanzar una vida con significado.

Las virtudes de la psicología positiva son reconocidas universalmente y a través de los años, los Incas ejercían virtudes y conocían el poder de la comunidad, el compartir y el ayudarse para no sentirse solos, para respetarse, para aprender. ¿Qué es una de las cosas más importantes para la Psicología Positiva? Los vínculos con los demás, pero los vínculos positivos. Todo aquel que no respetaba los principios Incas era “desaparecido”, un poco extremo claro está, pero en nuestra vida de hoy en día también tenemos que salir corriendo de los vínculos nocivos que nos violentan o hieren ya sea física o psíquicamente.

Los Incas y su pueblo eran trabajadores, daban algo a cambio de algo, no esperaban con los brazos cruzados que las cosas llegaran del cielo, hacían que su esfuerzo valiera la pena. Así como el optimista inteligente, lleno de esperanza, construye sus propias oportunidades y trabaja arduamente tras el logro de sus metas.

Los Incas dejaron a la humanidad un patrimonio cultural y espiritual, leyes y principios que bien pueden ser utilizados en la actualidad para guiar comportamientos más cercanos a la mejor versión de nosotros mismos.

La Psicología Positiva investiga y trabaja sobre aquellos pensamientos, actitudes, comportamientos, que nos hacen sentir más felices y acercarnos al bienestar, también a la mejor versión de nosotros mismos.

Qué importante es conocer la historia, mantener la mente abierta, estar dispuestos a aprender qué es lo que nos hace bien, qué cosas nos estancan como personas,  qué cosas nos potencian. Respetar y cuidar a los demás, sin jamás descuidarnos a nosotros. Qué lindo es ser capaces de reconocer la divinidad que se esconde dentro de cada uno, la cual todos podemos desarrollar si estamos dispuestos a trabajar en pos de ello.

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

¡Trabaja en tus logros!

De acuerdo al modelo PERMA, los logros son una parte importante quelogros objetivos contribuyen a nuestra felicidad. Aquí una lista de consejos para que puedas cumplir con este pilar del bienestar.

Cuando escojas una meta, en cualquier ámbito de tu vida, recuerda que tienes que comprometerte a ella en un 100%. No debes detenerte hasta que obtengas lo que te has propuesto, una vez que sabes lo que debes lograr para sentirte mejor no existe vuelta atrás.

Existirán días más difíciles que otros, días donde te sentirás frustrado, sin energía, días en los cuales estés a punto de darte por vencido, pero no lo olvides, esa meta es importante para ti, la has elegido, te has enamorado de ella, así que tienes que serle fiel y conviértela en realidad sin importar cuánto tiempo te lleve lograrlo.

Cuidado con tus excusas, así como la determinación es fuerte, lamentablemente las excusas suelen serlo también. No tengo tiempo, no soy lo suficientemente bueno en esto, no puedo, suelen ser las más frecuentes. Evita perder el tiempo en tus propias trampas mentales, por cada excusa que aparece tienes que tener su respuesta positiva.

¿Cuáles son las razones por las cuales quieres llevar a cabo este sueño, este propósito? Tener en claro los motivos, conectarte con el entusiasmo que estos posibles logros te brindan suelen ser suficiente para aniquilar a las malvadas y seductoras voces de las excusas. Siempre ten presente tus motivos internos, los propios, los que nacen de tu corazón.

Elige una meta que sea genuina para ti, no para dejar contento a nadie, sino algo que sea especial para ti mismo, que te brinde felicidad, que despierte tu anhelo. Metas que sean saludables en todos los aspectos, que te hagan madurar, que te hagan crecer, que te desafíen en su justa medida (no demasiado inalcanzables porque te frustrarás).

Recuerda todos los días hacer un pequeño paso, no importa que tan pequeño, pero algo que te mantenga activo y te haga saborear un mini logro en el camino. Las metas tienen que ser disfrutadas por entero, en todo su proceso. Además, cada pequeño mini logro que puedas alcanzar, celébralo sin dudarlo para inyectarte de energía y motivación.

Algo que también suele funcionar es escribir lo que quieres, porque eso ayuda a organizar tus pensamientos, a hacer una especie de compromiso por escrito contigo mismo. Puedes incluso escribir cuáles son los pasos a seguir para cumplir tu sueño, comenzando desde lo más sencillo a lo más complejo.

¿Cuándo debo comenzar? ¡Ahora mismo! Si continúas posponiendo esa meta seguramente lo continúes haciendo eternamente, el momento es ahora. No lo pienses más y actúa.

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

Yo no creo en los psicólogos…

no creo

Hola querido lector, hoy quiero compartir contigo algunas reflexiones acerca de cuáles son las razones y excusas más frecuentes a la hora de consultar con un profesional de la salud mental. 

A lo largo de mi carrera, e incluso en mis años de estudiante, me he cruzado con una serie de personas que detestan mi profesión, algunas con cierto rencor sin fundamento, desconociendo lo que hacemos; otras heridas y profundamente decepcionadas de algún que otro encuentro profesional desafortunado.

Vamos a ahondar en esos mitos, comentarios, desaciertos y certezas.

No existe mejor terapia que…

Hablar con amigos, abrazarte a ti mismo, rezar, hablar con la almohada, etc.

Primer punto, hablar con amigos usualmente no es suficiente por un motivo diverso de razones, no saben qué decirte, no tienen las herramientas para contenerte, pueden frustrarse porque te brindan consejos que jamás llevas a la práctica, te dicen “ya va a pasar, no le prestes atención, todo va a estar bien” frases bienintencionadas que no te dejarán satisfecho.

Te aman, tienen la mejor voluntad, pero no han estudiando los intrincados, complejos y agobiantes mecanismos de la mente y las emociones. Créeme, los seres humanos no somos nada sencillos.

En cuanto a rezar o buscar terapias alternativas… personalmente soy una persona muy espiritual y amo a Dios en su amplia expresión, sin embargo mi experiencia me ha dicho que no podrás salir de un ataque de pánico, depresión, ansiedad ni trastorno de personalidad rezando.

Y las terapias alternativas por sí solas pueden llegar a funcionar, siempre y cuando tu problema no sea algo crónico ni grave, de lo contrario estarás perdiendo tu tiempo ya que no estás accediendo al tratamiento adecuado a tu problema.

Las dificultades generadas por el auto analizarse son bastante obvias, ¿quién se hace más trampa que nadie, quién es tu peor enemigo? Tu mismo.

Ya que vemos el mundo como SOMOS, vamos a perdernos en la trampa de nuestras propias creencias y mentiras. Vamos a auto convencernos de cosas que no son ciertas, no podremos ver el mundo objetivamente y es genial discutir con uno mismo, ¡siempre tengo la razón! 

¿Por qué no puedo superarlo solo? Porque somos mortales y a veces necesitamos a otro, si te caes es bueno tener a alguien que te ayude a levantarte, ¿qué tiene de malo eso?

Lamentablemente, el siempre tener la razón es la excusa perfecta para mantener un patrón de comportamiento nocivo para ti. Por lo tanto, el psicólogo en este caso oficia de agente externo, objetivo, que puede ayudarte a ver las trampas que creas en tu propia mente.

Nosotros nos formamos para conocer cómo funciona el cerebro, las emociones, las conductas, lo latente, lo inconciente. No son tonterías, son temáticas ampliamente trabajadas a nivel científico, vamos a guiarte para escapar del laberinto que te tiene atrapado por años.

El psicólogo y el psiquiatra son para los locos

Rotundamente no. Los profesionales de la salud mental estamos para ayudar a manejar más eficientemente nuestras emociones y solucionar o al menos aliviar patologías mentales.

Los ataques de pánico por ejemplo, los puede padecer cualquier persona y usualmente se acompaña el tratamiento psicológico junto con medicación para la ansiedad, eso no quiere decir que estás loco, sino que existe un proceso químico en tu cerebro que necesita estabilizarse.

Un psicólogo uruguayo dijo una vez, “los locos son los que están afuera del consultorio” No quiere decir que todo el mundo necesariamente tenga que acudir a nosotros, sin embargo, es muy sabio y humilde de nuestra parte reconocer cuando necesitamos ayuda.

Ser valiente y hacerte cargo de tus problemáticas no es de tonto ni de débiles, es un acto de inteligencia conocer tus virtudes, tus fortalezas, pero también tus limitaciones. 

Nosotros vamos a terapia, somos nuestro instrumento de trabajo, tenemos que conocernos en profundidad, tenemos que mejorar y también tenemos que sanar. Desde nuestra fortaleza ayudamos a los demás.

No somos perfectos, somos humanos, pero poseemos el conocimiento para sacarte de tu burbuja y poder brindar claridad a lo que te aqueja.

El psicólogo solo escribe y no me dice nada

Existen muchas corrientes psicológicas y en algunas no solamente “el psicólogo escribe” (en realidad se hace mucho más), te escuchamos, dialogamos y pensamos en conjunto.

Tienes que informarte antes de asistir a consulta, cómo se plantea el tratamiento, qué es lo que tú estás esperando de una terapia, cuál es la modalidad con la que puedes sentirte más cómodo. Afortunadamente existen tantas alternativas de tratamiento que seguramente vas a encontrar al profesional y a la corriente con la cual te identifiques.

El psicólogo no sabe lo que yo siento porque no lo vivió

No tenemos que atravesar exactamente las mismas adversidades para comprender al otro, con atravesar algunas es suficiente. A lo que me refiero, es que todos tenemos batallas con las cuales lidiar y todos tenemos que crecer emocionalmente, superar conflictos, enfermedades, pérdidas, duelos, separaciones, etc.

Nadie se escapa al dolor, ¡ni los psicólogos! Así que si yo no padezco depresión, de todas maneras puedo entender el dolor del otro, porque he tenido mis propios dolores, aunque sean por motivos diferentes.

No tengo que tener una patología mental para poder ayudarte, no tengo que atravesar exactamente lo mismo que te sucedió para comprenderte. 

Te comprendemos y podemos colocarnos en tu lugar sin desarmarnos, no vamos a llorar contigo, vamos a darte la mano para sacarte de tu oscuridad, así como alguien lo hizo con nosotros antes.

Uno no aprende solo, aprende con un otro.

El profesional al cual acudí es poco serio 

Historias de enojos, bostezos y despreocupación son ciertas. Lamentablemente existen algunos profesionales que no se toman en serio su trabajo, desprestigiando al resto que sí lo hace. Sin embargo, esto es algo que sucede en todas las profesiones, tristemente.

Por si acaso, siempre verifiquen que están asistiendo a un psicólogo titulado, ya que existen personas que se hacen pasar por profesionales y en realidad no lo son.

En este punto, personalmente les pido perdón por todas las malas experiencias que padecieron.

¿Por qué la terapia no es gratis? 

En realidad sí existen sitios donde la terapia es gratis, es cuestión de informarse donde corresponde. En Uruguay les aconsejo se acerquen a las facultades de Psicología tanto pública como privada para asesorarse.

Para quienes buscan terapias particulares y el precio les parece excesivo, aquí les paso a explicar las razones:

  • En Uruguay tenemos que pagar para poder trabajar, aportando a la caja de profesionales se tenga consultantes o no. Esto para los recién recibidos es una carga monetaria pesada.
  • Para ser un buen profesional tenemos que formarnos constantemente y esto no es nada económico tampoco, cursos, jornadas, seminarios, talleres, masters, doctorados.
  • Es nuestro trabajo, nos dedicamos a esto y por eso debemos recibir remuneración a cambio de nuestros servicios.
  • La luz, el agua, el teléfono, internet y alquiler, llega todos los meses y debemos pagar las cuentas como el resto de los humanos.
  • Exigirnos que brindemos nuestro conocimiento gratuitamente es una falta de respeto hacia nuestros años de esfuerzo y formación permanente. Podemos brindar con amor, pero no se nos puede forzar.

 

En mi caso particular, yo escribo hace seis años, en mis artículos, más de 350 hasta la fecha, están repletos de información y guías para poder aprender a ser más felices e invitar el bienestar a sus vidas. También pueden encontrar recursos gratuitos en mis programas de radio y entrevistas pinchando aquí.

Escribo en varias revistas sin remuneración para poder acercar a la población general lo que sé, también trato de responder a sus correos (el problema es que son tantos que es imposible responderlos todos).

También pueden acudir a mis servicios pagos, que serán personalizados y existen diversas opciones. Nadie los obliga, es una opción que pueden tomar o no, pero la realidad es que muchas veces es imposible resolver un problema simplemente a través de un mail.

No creo en los psicólogos 

Querido lector, no somos una religión, ni dioses ni tampoco mitos. Somos profesionales que estudiamos una ciencia y la aplicamos en beneficio de nuestros consultantes para resolver problemáticas específicas.

Decir no creo en los psicólogos es como decir que no creo en la ley de gravedad, las leyes de la física o las matemáticas.

Espero haber podido saciar sus dudas y curiosidad, si tienen más preguntas o comentarios acerca de nuestra profesión pueden compartirlos aquí en la web.

¡Gracias por leer!

 

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

 

Abraza los cambios

¿Quién podrá liberarse de la vida cambiante? El maremoto de emociones en el cual nos vemos inmersos constantemente nos obliga a reaccionar, esos grandes sacudones de experiencias nos incitan a despertar en nosotros recursos que creíamos dormidos. ¿Cómo sobrevivir al caos de los cambios que nos toman por sorpresa?

Los cambios irrumpen en nuestra vida a diario, algunos son sutiles, otros intempestivos, pero no necesariamente tendrían que generarnosmiedo cambios pánico cuando nos suceden. No deberíamos escaparnos de los problemas, sino saber que están ahí y que requieren de nuestro tiempo y esfuerzo para poder solucionarlos.

Aceptación

El primer paso, como casi todo en nuestra existencia, es la aceptación. Ser concientes de que los cambios, más tarde o más temprano, ocurrirán, nos hará sentir más preparados cuando sucedan.

A veces nuestras rutinas deben cambiar, debemos ser más asertivos, o más activos, o responsabilizarnos más por lo que nos sucede. En muchas ocasiones las circunstancias nos ponen contra las cuerdas y nos obligan a dejar de ser pasivos espectadores para convertirnos en reales protagonistas de lo que ocurre a nuestro alrededor.

Una oportunidad

Algunos cambios serán más difíciles que otros, pero es aquí donde radica la gloria. Mientras más se nos exige, mientras mayor es el desafío vital, aún más será nuestra capacidad de respuesta y podemos sorprendernos cuando descubrimos lo que somos capaces de hacer.

El talento que puede despertarse, las habilidades nuevas que deberemos aprender, todo lo que puedes llegar a descubrir de ti mismo en una situación límite podrá dejarte sin aliento, desde un punto de vista positivo claro está.

Apertura mental

Cuando un cambio ocurra en nuestra vida, debemos mantener una mentalidad abierta, neutral. Lo que puede develarse como una espantosa tragedia, tal vez sea el puntapié inicial de una aventura increíble. Debemos estar receptivos, lo que no tiene sentido ahora, puede tener mucha coherencia con el tiempo.

El humor es tu mejor amigo

Ser capaces de conectarnos con nuestro sentido del humor durante lo terrible, ayuda espectacularmente a la hora de relajarnos y eso hará más llevadera nuestra situación.

Quiérete

Sé bueno contigo mismo, cuando grandes sucesos están ocurriendo a tu alrededor, fácilmente puedes perder el norte y olvidarte de lo más importante…tú mismo. No debes ser el último orejón del tarro, muy por el contrario, tienes que brindarte el tiempo de cuidarte y quererte más que nunca para sobrellevar las dificultades con altura y fortaleza.

No te aísles

Sal al mundo, rodéate de quienes amas, acepta tu realidad y comprende que todos los días son una oportunidad para convertirte en la mejor versión de ti mismo.

Dime querido héroe …¿qué desafío estás enfrentando hoy?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

Potencia tu felicidad

hombre feliz

Existen ciertas rutinas, pequeñas decisiones que podemos tomar día a día para convertirnos en personas más felices. ¿Estás dispuesto a probar?

Aquí voy a obsequiarte una serie de pautas que harán que tu día a día se convierta en algo más maravilloso, no subestimes el poder de los pequeños e imperceptibles detalles, es en ellos donde encontramos la elusiva felicidad.

Brindar y ayudar a los demás desinteresadamente es una manera muy efectiva de afectar positivamente tanto tu vida como la de los otros. Si te sientes mal, ayuda a alguien y verás cómo cambia tu estado de ánimo.

Intenta una cosa nueva todos los días, puede ser algo sencillo como tomar un nuevo curso, conocer a nuevas personas, variar la rutina para hacerla más entretenida.

amable con los demás, si los otros se muestran enojados o malhumorados no te contagies de ese esta de ánimo tóxico. Además, muchas veces cuando respondemos dulcemente y no le devolvemos el enojo a la otra persona, logramos calmar a nuestro interlocutor.

Ríete, busca personas que logren hacerte reír, sé tú quien haga reír a los demás. Es una manera deliciosa de conectarse positivamente con las personas de tu entorno y divertirte. Este pequeño ejercicio tiene un impacto sumamente significativo en tu bienestar.

Medita, sé que muchas personas ansiosas encuentran esto casi imposible de realizar, sin embargo, tomarse una pausa de cinco minutos para escuchar una meditación guiada o simplemente hacerte conciente de tu respiración, tiene el poder de calmar tu ansiedad y bajar tus niveles de estrés. Una mente relajada y descansada es más productiva.

Disfruta tus actividades. En este momento que estoy escribiendo este artículo, estoy cómodamente sentada en mi oficina, disfrutando de la paz de mi entorno y escuchando el suave murmullo del teclado cando mis dedos presionan las letras. Si logramos hacer una cosa a la vez y realmente embebernos de esa experiencia, logramos convertir algo sencillo en algo memorable. Será mucho más disfrutable que estar pensando en mil cosas a la vez.

Busca personas que potencien tu felicidad, personas que nutran esa sensación de calma, alegría, serenidad y diversión. Déjate seducir por una mentalidad más positiva y optimista.

No te quejes tanto. La vida es difícil y créeme que todos tenemos nuestras batallas con las cuales lidiar a diario, pero esto no debe ser sinónimo de desesperación ni tristeza y mucho menos de quejas.

No hay que quedarse con los brazos cruzados ante las adversidades ni insultar al destino por nuestra mala suerte, más vale actuar. Te invito a quejarte menos y actuar más, verás como todo tiene más sentido y te sientes poderoso y no débil. Deja de lado el papel de víctima y juega a ser el triunfador y escritor de tu propio guión vital.

Dedica tiempo a aprender técnicas y herramientas para lidiar con las dificultades. Si no sabes cómo reaccionar ante los obstáculos no temas pedir ayuda, muchas veces ver cómo personas que admiramos actúan ante determinadas situaciones puede servirnos de inspiración y modelo a seguir.

Cuidate de no juzgar. No conoces la historia de cada uno, muchas veces los individuos actúan de una manera un poco extraña o incluso cruel, pero no sabes con qué demonios internos esa persona está lidiando. No sabes tanto como crees de la vida de los demás, no apuntes con el dedo y vivirás más tranquilo.

Preocúpate menos. Pensar y re pensar en esas cosas que no funcionan no es la solución al problema, sino un problema en sí mismo. No hay que preocuparse, hay que ocuparse. Muchas veces sufrimos en vano por cosas que nunca ocurrieron ni ocurrirán, volvemos al punto de actuar y de hacerte cargo responsablemente de tu propia vida.

Cuéntame, ¿cuáles de estas acciones y actitudes tú practicas a diario?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

Cuando todos tiemblan a tu alrededor…

Existen ciertos días donde el trabajo te desborda, las peleas con tu jefe o clientes te consume. Eres un volcán a punto de hacer erupción y quienes pagan los platos rotos son exactamente esas personas a quienes más amas.

enojo trabajo mal día

¿Qué puedes hacer cuando quieras desatar tu ira contra el mundo?

  • Camina antes de regresar a tu casa. Eres conciente de todo ese enojo que te invade, mejor prueba llenar tus pulmones de aire fresco, distráete y tómate el tiempo que necesites hasta que te sientas más relajado.

 

  • Quítate la ropa de trabajo ¡ya! Nada más relajante que poder quitarte el traje o esa ropa incomoda y quedarte en un pijama mullido.

 

  • Una buena ducha caliente. Jamás desestimes el poder de quedarte 15 o 20 minutos a solas, con la única compañía del agua. Concentrarte en la sensación que el agua te brinda puede quitarte la ansiedad.

 

  • Unos buenos mimos…a ti mismo. Un rico café, té o mate, un pequeño chocolate, tu música favorita, algo sencillo y eficiente que te brinde un pequeño placer.

 

  • Charla con alguien. En vez de perder el tiempo torturándote con los recuerdos y emociones negativas del horrible día que has tenido, mejor habla con alguien en tu hogar, pregúntales cómo ha estado su día, juega con tu mascota, con tus hijos, bríndate el permiso para conectarte emocionalmente con otro.

 

  • ¿Algo de gratitud? Si bien tu mente va a empujarte a recordar todos los terribles detalles que has vivido, contrarresta eso con las pequeñas cosas que sí funcionan. Tal vez alguien fue amable contigo hoy, o has podido pagar tus cuentas, o la persona que tienes al lado es fenomenal, o tu gato es puro amor, no importa lo que sea. Siempre hay algo que funciona, siempre.

 

No puedes evitar tener malos días, no puedes evitar a veces el sentirte incómodo con el trabajo que tienes que hacer, sin embargo, siempre puedes elegir cultivar una mejor actitud cuando regreses a tu hogar.

 

Recuerda que no debes permitir que un mal día ni el enojo te gane, siempre habrán personas que están esperándote con brazos abiertos y quieren verte feliz. Disfruta lo que posees y lo que funciona, deja de lado las malas cosas. Siempre tenemos de las dos en nuestra vida, ¿a cuáles vas a obsequiarle tu foco?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

 

Pequeños cambios…grandes resultados

Hay cosas sumamente sencillas que podemos encontrar escondidas en nuestro día a día, elementos relativamente fáciles que podemos comenzar a cambiar aquí y ahora.

cambios positivos

  • Sé bueno contigo. Ser demasiado exigente, autocrítico, despiadado contigo solamente hace que tu autoestima disminuya y te hagas mucho daño. Mientras más te valoras a ti mismo, mayor es el nivel de confianza que irás generando. Si te amas, más amor tendrás para brindarle a los otros.
  • Haz cosas bonitas para ti y aprende a decir no cuando no deseas hacer algo, establecer límites saludables también es cuidarte.
  • Escúchate. ¿Qué voz utilizas en tus diálogos internos? Cuidado con criticarte o disminuirte, muchas veces los jueces más crueles son los que habitan dentro de nosotros.
  • Perdónate. Sí te equivocaras, sí harás cosas mal, no serás perfecto y está bien. Eres solamente humano como el resto de nosotros.
  • Cuida tu salud.
  • Haz ejercicios de relajación.
  • Sonríe más.
  • Descansa. Si estás demasiado cansado tu mente no puede procesar efectivamente los pensamientos más alegres y optimistas.
  • Haz ejercicio.
  • Hacer cosas divertidas con personas nuevas, conocidos, amigos, todo esto contribuye a tu bienestar. No te encierres, busca oportunidades para conectarte, ya sean cursos, talleres, grupos de cualquier tipo. 

Si bien muchas veces el aspecto cognitivo y emocional de los cambios es el más complejo, el ejecutar nuevos cambios en nuestra rutina puede generar un impacto muy positivo en la manera en cómo nos sentimos. No pierdes nada con intentarlo.

¿Qué haces tú para sentirte mejor?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?