Cuando todos tiemblan a tu alrededor…

Existen ciertos días donde el trabajo te desborda, las peleas con tu jefe o clientes te consume. Eres un volcán a punto de hacer erupción y quienes pagan los platos rotos son exactamente esas personas a quienes más amas.

enojo trabajo mal día

¿Qué puedes hacer cuando quieras desatar tu ira contra el mundo?

  • Camina antes de regresar a tu casa. Eres conciente de todo ese enojo que te invade, mejor prueba llenar tus pulmones de aire fresco, distráete y tómate el tiempo que necesites hasta que te sientas más relajado.

 

  • Quítate la ropa de trabajo ¡ya! Nada más relajante que poder quitarte el traje o esa ropa incomoda y quedarte en un pijama mullido.

 

  • Una buena ducha caliente. Jamás desestimes el poder de quedarte 15 o 20 minutos a solas, con la única compañía del agua. Concentrarte en la sensación que el agua te brinda puede quitarte la ansiedad.

 

  • Unos buenos mimos…a ti mismo. Un rico café, té o mate, un pequeño chocolate, tu música favorita, algo sencillo y eficiente que te brinde un pequeño placer.

 

  • Charla con alguien. En vez de perder el tiempo torturándote con los recuerdos y emociones negativas del horrible día que has tenido, mejor habla con alguien en tu hogar, pregúntales cómo ha estado su día, juega con tu mascota, con tus hijos, bríndate el permiso para conectarte emocionalmente con otro.

 

  • ¿Algo de gratitud? Si bien tu mente va a empujarte a recordar todos los terribles detalles que has vivido, contrarresta eso con las pequeñas cosas que sí funcionan. Tal vez alguien fue amable contigo hoy, o has podido pagar tus cuentas, o la persona que tienes al lado es fenomenal, o tu gato es puro amor, no importa lo que sea. Siempre hay algo que funciona, siempre.

 

No puedes evitar tener malos días, no puedes evitar a veces el sentirte incómodo con el trabajo que tienes que hacer, sin embargo, siempre puedes elegir cultivar una mejor actitud cuando regreses a tu hogar.

 

Recuerda que no debes permitir que un mal día ni el enojo te gane, siempre habrán personas que están esperándote con brazos abiertos y quieren verte feliz. Disfruta lo que posees y lo que funciona, deja de lado las malas cosas. Siempre tenemos de las dos en nuestra vida, ¿a cuáles vas a obsequiarle tu foco?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

 

Pequeños cambios…grandes resultados

Hay cosas sumamente sencillas que podemos encontrar escondidas en nuestro día a día, elementos relativamente fáciles que podemos comenzar a cambiar aquí y ahora.

cambios positivos

  • Sé bueno contigo. Ser demasiado exigente, autocrítico, despiadado contigo solamente hace que tu autoestima disminuya y te hagas mucho daño. Mientras más te valoras a ti mismo, mayor es el nivel de confianza que irás generando. Si te amas, más amor tendrás para brindarle a los otros.
  • Haz cosas bonitas para ti y aprende a decir no cuando no deseas hacer algo, establecer límites saludables también es cuidarte.
  • Escúchate. ¿Qué voz utilizas en tus diálogos internos? Cuidado con criticarte o disminuirte, muchas veces los jueces más crueles son los que habitan dentro de nosotros.
  • Perdónate. Sí te equivocaras, sí harás cosas mal, no serás perfecto y está bien. Eres solamente humano como el resto de nosotros.
  • Cuida tu salud.
  • Haz ejercicios de relajación.
  • Sonríe más.
  • Descansa. Si estás demasiado cansado tu mente no puede procesar efectivamente los pensamientos más alegres y optimistas.
  • Haz ejercicio.
  • Hacer cosas divertidas con personas nuevas, conocidos, amigos, todo esto contribuye a tu bienestar. No te encierres, busca oportunidades para conectarte, ya sean cursos, talleres, grupos de cualquier tipo. 

Si bien muchas veces el aspecto cognitivo y emocional de los cambios es el más complejo, el ejecutar nuevos cambios en nuestra rutina puede generar un impacto muy positivo en la manera en cómo nos sentimos. No pierdes nada con intentarlo.

¿Qué haces tú para sentirte mejor?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

¡Feliz Día Internacional de la Felicidad!

felicidad dia internacional

Esta iniciativa estuvo a cargo del país Bután, el cual hace apenas un siglo comenzó a perder el hermetismo que lo caracterizaba.

Su nombre significa La tierra del dragón de truenos, su monarca, de hecho, ostenta el título de ‘Rey del Dragón’. En los años 60 llegaron a Bután el teléfono y la divisa propia, en 1999 desembarcaron la televisión e Internet, La democracia se estrenó hace muy poco, pero la mayoría demostró tener una gran conciencia sobre la misma.

Buscando hallar el equilibrio entre esta apertura al exterior y la conservación de las tradiciones del pueblo, se creó el concepto de Felicidad Interior Bruta, podríamos llamarlo el sustituto butanés al Producto Interior Bruto por el que se rigen las economías del mundo.

Este concepto se creó en perfecta armonía con la filosofía budista, persigue intensificar el bienestar humano a partir de la garantía de ciertos derechos y parámetros sociales y no promover tanto la persecución de bienes materiales. Bután se considera el octavo país más feliz del mundo, por delante de Estados Unidos.

La iniciativa de un día especial para celebrar mundialmente la felicidad se presenta a la ONU de la mano de Bután y es así que el 20 de marzo ha sido proclamado por la Asamblea General de la ONU el Día Internacional de la Felicidad. 

En esta celebración se pretende recordar cada año que la felicidad y el bienestar son objetivos y aspiraciones universales en la vida de todos. De acuerdo al texto presentado por el presidente de la Asamblea General es importante que la felicidad y el bienestar guíen los objetivos de las políticas públicas que los países desarrollen. Se invita a celebrar de manera apropiada el Día Internacional de la Felicidad, entre otras cosas mediante actividades educativas y de concientización.

En Uruguay lo celebramos en Centro Psicología Positiva Uruguay el sábado 21 de marzo a las 19 hs, vamos a estar compartiendo una reunión del Club de los Optimistas, donde charlaremos sobre la felicidad y también compartiremos algunas técnicas de mindfulness.

Para quienes quieran acompañarnos tienen que reservar su lugar escribiendo a mariana.alvez@psicologiapositiva.com.uy o enviando un sms al 098 165 994

Esperamos con ansias a nuestra comunidad optimista para disfrutar de la felicidad y bienestar.

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

Aplicando tus fortalezas en el ámbito laboral

En Psicología Positiva las fortalezas personales ocupan un lugar relevante al momento de desarrollarnos, mejorar nuestra autoestima y asegurarnos un mayor incremento de emociones positivas, vitalidad y bienestar.

Las fortalezas personales son características que te permiten actuar mejor y explotar tu potencial. Cuando las utilizas te sientes más enérgico y en contacto con la mejor versión de ti mismo.fortalezas trabajo

Reconocer tus fortalezas y además jugar con ellas, permitiéndote descubrir nuevas maneras de aplicarlas te hace sentir más feliz en el tiempo. ¿Qué tiene más sentido, trabajar en lo que eres bueno o en lo que no?

Tienes que potenciar lo que funciona, siempre existirán áreas más flojas donde sea difícil destacarte, tus fortalezas son la puerta de entrada a tu verdadera esecencia y potencial, por eso es tan importante desarrollarlas. Tu espacio de mayor crecimiento se encuentra en ellas.

Christopher Peterson y Martin Seligman, fundadores de la corriente de la Psicología Positiva, identificaron 24 fortalezas reunidas en 6 virtudes, las cuales pueden leer aquí. Para saber cuáles son las tuyas, puedes tomar el test VIA de Fortalezas Personales aquí (es necesario que te hagas una cuenta en la web).

Tus fortalezas fácilmente pueden ser aplicadas a tu trabajo, lo que te ayudará a desempeñarte mejor, a sentirte más seguro y además disfrutar más de tus tareas. Nosotros tenemos cinco fortalezas principales, nuevas investigaciones arrojan que en el trabajo deberíamos al menos utilizar cuatro de ellas.

Te invito a que te sientes y reflexiones acerca de las siguientes preguntas:

  • ¿Conoces realmente en lo que te destacas?
  • ¿Te sientes atraído naturalmente hacia tus puntos fuertes?
  • ¿Te brinda entusiasmo poner en juego los mismos?
  • ¿Pueden los demás darse cuenta de tus fortalezas?
  • ¿Sabes en qué y cómo puedes contribuir más y mejor a tu trabajo?
  • Una vez que conozcas tus fortalezas, escribe algunas situaciones laborales donde hayas podido utilizarlas.
  • ¿Qué tan a menudo las utilizas? Ellas representan tu mayor contribución a tu trabajo.
  • ¿Cuáles son las fortalezas que menos pones en práctica? Ellas son las que tienen mucho potencial latente.

Para poder utilizar tu fortaleza primero tienes que tener esa fortaleza fuerte en ti, para que puedas tener actitudes y comportamientos en concordancia con ella. Otro factor importante es que el trabajo te permita expresar la misma. Por ejemplo, si eres creativo, tu jefe debería escucharte en lo referente a propuestas originales y soluciones distintas a problemas comunes. Si eres una persona con amor por el conocimiento, puedes aprender nuevas técnicas y prodecimientos, si eres curioso, puedes aprender nuevas maneras de ejecutar tu trabajo. Si sientes gratitud, te hará conectarte más con tus vínculos y lo que sí funciona en tu trabajo.

Reconocer tus fortalezas y debilidades puede ayudarte a saber qué partes de tu trabajo son más disfrutables, intenta guiar las tareas o ajustarlas para que puedas poner en juego lo que sabes hacer bien.

Pueden ayudarte a interactuar de una manera más satisfactoria con tus clientes, tus jefes, colaboradores y compañeros. Mantén la mente abierta e identifica también las fortalezas en los demás.

¿Te animas a relucir lo que hay más fuerte en ti?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

 

 

Razones por las cuales vale la pena sonreír

razones para sonreírLa risa y la sonrisa tienen muchos beneficios, seguramente ya conozcas algunos, en el artículo de hoy te voy a compartir por qué es tan importante sonreír y qué genera en ti cuando te pierdes en una buena risa.

La sonrisa tiene el poder de mejorar tu estado de ánimo. Cuando sonríes no solamente le estás transmitiendo a tu interlocutor lo que sientes, sino que también, estás ejerciciendo influencia sobre tu propio estado de ánimo. Los músculos de tu rostro pueden engañar a tu cerebro, si te sientes mal pero sonríes tu cerebro entiende que estás mejor y comienza a cambiar tu estado de ánimo, para que entre en concordancia con lo que físicamente estás transmitiendo. Incluso una sonrisa falsa puede generar un mejor estado de ánimo.

Sonreír te ayuda a disminuir el stress. La sonrisa hace que reduzca tu presión arterial y que puedas recuperarte más rápido de una situación estresante.

Sonreír hace que los demás te consideren una persona accesible. La sonrisa te muestra como un sujeto amigable, agradable e incluso más competente.

Tu sonrisa hace que los demás sientan que eres una persona confiable. Mientras mayor es tu sonrisa, mayor atractivo y confianza generas en tu interlocutor.

El sonreír hace que tu cerebro preste atención a lo positivo. Lamentablemente nuestro cerebro es sumamente hábil para prepararse para los peores escenarios posibles, teniendo mecanismos de defensa altos y a veces evitando el lado optimista de las cosas. Sin embargo, cuando sonríes, tu cerebro se calma y comienza estar receptivo hacia los patrones de pensamiento más positivos.

La sonrisa es contagiosa. Gracias a las neuronas espejo, imitaras las acciones de las demás personas a modo inconciente. Si comienzas una acción agradable como la sonrisa, es altamente probable que quienes te rodean te la devuelvan.

La sonrisa te fortalece a nivel celular. Las sonrisas logran que puedas liberar tensión a nivel celular, ya que las células tienen la tendencia a distinguir entre el peligro y la seguridad, si transmitimos confianza y alegría, fisiológicamente estarás más relajado.

La sonrisa mejora tu productividad. Sentir bienestar en tu ambiente de trabajo te convierte en un empleado más productivo y enérgico.

Sonreír te hace más creativo. Si tienes mayor felicidad, puedes enfocarte de una manera más clara y eficiente ante los problemas, generando mayores soluciones. Que tu cerebro libere dopamina, algo que haces cuando te sientes bien, hace que logres estar abierto a los procesos de aprendizaje y te sientas inspirado a actuar y tomar decisiones.

Creo que todo esto es más que suficiente para practicar una buena sonrisa ¿verdad? A sonreír más, preocuparse menos y ocuparse más.

Recordatorio para las personas de Uruguay: El 18 de marzo a las 19:30 hs da comienzo el curso Introducción a la Psicología Positiva, más información haciendo click aquí

 

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?