Qué fácil es decir “qué difícil”

dificil cambiarHace casi seis años que comparto artículos y recursos con ustedes, no solamente pueden encontrarme en mi blog y mi web, sino también en facebook, twitter, youtube y linkedin. Estoy ahí para brindarles material de calidad, mi conocimiento adquirido no solamente por el estudio, sino también por las vivencias de mi corta y demasiado intensa vida y mi experiencia clínica. Amo trabajar con consultantes y es una de las cosas a las cuales mayoritariamente me dedico. ¿Por qué les digo todo esto? Porque constantemente soy bombardeada con frases como “esto está interesante, ¡pero qué difícil!” “todo muy lindo pero yo no puedo” “no puedo ser feliz si todo el mundo sufre” “cambiar no es fácil, sobre todo si te sientes solo”, etc, etc.

Por supuesto que cambiar no es sencillo, pulir nuestras aristas, conocernos, enfrentarnos a nuestras sombras, pero para mí decir “qué difícil” es el camino más fácil. Es quedarse estancados como estamos, es seguir sufriendo, es seguir viviendo una vida que no queremos, es seguir siendo atacados sin piedad por la depresión, la ansiedad, la tristeza, la soledad o esa situación de dependencia o violencia. Con el qué difícil nadie ha llegado a ninguna parte. Con la queja y el cruzarse de brazos tampoco.

¿Ustedes creen que es fácil tener padres que no te apoyan, experiencias de vida traumáticas, dolores físicos crónicos, patologías en general? ¡Claro que no! Pero qué valiente el que aprende a generar recursos, el que busca ayuda, el que entiende cuáles son sus debilidades, las respeta y trata de pulirlas.

No les digo esto para que se sientan culpables, ni tampoco para que se victimicen. No conozco a nadie, a nadie, que no tenga su pequeño infierno con el cual lidiar, lo que no quiere decir que eso los transforme en personas infelices o desesperanzadas. Les comparto esta reflexión para que ustedes piensen conmigo y se animen a quitarse de la cabeza esta frase, “qué difícil”

Qué difícil que es cambiar…¡por supuesto! ¿Pero acaso no es más difícil sufrir por estar como estamos?

Sino actuamos pasan los días, los meses, los años, el cambio cada vez se hace más inalcanzable. Vale la pena esforzarnos y tratar de mejorar, vale tanto la pena aprender y potenciar nuevos recursos en nosotros, es increíble cuando logramos superar esos límites que tenemos que afrontar, ya sea porque la vida fue caprichosa con nosotros o somos nosotros mismos los que los creamos.

Por favor, no quiero leer más esos “qué difícil” Quiero que se animen a buscar ayuda, a aprender, a moverse, a no dejarse estar con nada que los torture. Hagan todo lo que quieran hacer, pero no se me queden quietos, no dejen que el dolor los ciegue, que los arrastre, no pierdan su esencia, no se escapen corriendo de la felicidad. Se los ruego, por favor, olvídense de esa palabra que es la peor excusa que su mente les puede brindar.

Quiero verte feliz. ¿Qué vas a hacer por ti hoy?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

Los animales: dulce compañía y bienestar

Hace un tiempo les había escrito acerca de cómo los animales pueden brindarte bienestar, hoy quiero compartirte la información en profundidad de la mano de dos investigaciones que se realizaron para sostener esta premisa.

mascotas bienestar felicidadMaggie O’Haire, trabaja para la Universidad de Queensland, en sus investigaciones llegó a la conclusión de que además de los beneficios que brinda la compañía de los animales, como disminuir la presión arterial y el riesgo de padecer infartos, la sensación de bienestar y conexión emocional, también hay una para nada desdeñable línea de trabajo relacionada con la intervención infantil.

Los niños cuando interactúan con sus mascotas son capaces de generar empatía, deseos de protección y cuidados hacia los demás y aprenden a captar mejor la comunicación no verbal.

O´Haire también trabaja ayudando a niños autistas para desarrollar su habla, el tratamiento terapéutico con animales es de bajo costo para las instituciones e incluso podría ser trasladado hasta las aulas especializadas.

Si recuerdan les había comentado previamente sobre una línea de trabajo llamada gatoterapia, el trabajo terapéutico con animales beneficia tanto a profesionales como a sus dueños, así que si están pensando en sentir la compañía de un nuevo amigo les recomiendo ver más mascotas aquí, sin importar el animal que elijan, perros, gatos, iguanas, monos, peces, los beneficios emocionales son alcanzados por igual.

Otra investigación a cargo de Allen R. McConnell (profesor de psicología en la Universidad de Miami) y sus colaboradores, nos comparten algo que nuestra sabiduría ya nos decía, poder disfrutar de la compañía de nuestras mascotas nos proporciona un sostén social invaluable. No solamente protege nuestra salud y nos ayuda a prevenir enfermedades serias, los beneficios de compartir con nuestros queridos amigos peludos están presentes los 365 días al año.

Tres estudios realizaron donde la evidencia fue sólida, los dueños de mascotas demostraron tener mejor autoestima, ser más atléticos, ser capaces de sostener vínculos más saludables con las demás personas, ser más sociables y experimentar menor soledad, que aquellos sujetos que no tienen mascotas.

El vínculo emocional especial que podemos tener con ellos es tan profundo que podemos sentirlos parte de la familia e incluso sentir su apoyo y amor, como si de un integrante humano más se tratara.

Otra de las conclusiones que los autores nos comparten, es que el sólo hecho de pensar acerca de tu mascota logra protegerte de las sensaciones de negatividad vinculadas al aislamiento social.

Parecería que extendemos nuestros vínculos sociales y nuestro amor por la humanidad hacia ellos también, esto quiere decir que las personas más narcisistas y las personas más introvertidas que no disfrutan de vincularse con los demás, son menos propensas a sentir las consecuencias positivas de compartir con su mascota. Personalmente agregaría que quienes se sienten solitarios o tienen dificultades para acercarse a los demás, creo que podrían comenzar practicando con sus mascotas las habilidades que ya mencionamos como la empatía y la protección hacia otro ser vivo, podría colaborar a dejar de estar inmersos en nuestros miedos e intentar abrirnos más hacia el mundo.

Los animales pueden ser nuestros mejores amigos, potencian nuestras habilidades sociales, aportan a nuestra salud física y emocional, son agentes de protección de algunas enfermedades, nos relajan, y sobre todo son parte de nuestra familia. ¿Qué estás esperando para compartir con un nuevo amigo incondicional?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

Autoaceptación y felicidad

La autoaceptación es algo a lo cual no estamos acostumbrados, solemos ser demasiado exigentes con nosotros o presionarnos por obtener metas desopilantes, un estudio demuestra que la autoaceptación está en estrecha relación con nuestra felicidad.

 

La caridad Action for Happiness junto a Do something different realizaron una encuesta a cinco milautoaceptacion personas, donde debían reflexionar con cuanta frecuencia realizaban determinados hábitos relacionados a la felicidad. Estos resultados arrojaron cuánto bienestar se desprende de la autoaceptación así como del tiempo que invertimos en ella.

La autoaceptación implica reconocer lo dignos que somos de recibir cariño y afecto a pesar de nuestras imperfecciones a todo nivel, tanto físicas como emocionales. No enojarnos ni quitarnos mérito ante los mismos.

A pesar de que la autoaceptación nos brinda una satisfacción considerable, son pocas las personas que realmente dedican su tiempo a cultivar la misma. La razón de esto reside en la alta competividad que la sociedad actual nos infunde, al desgastar tanto tiempo comparando nuestros niveles de éxito con el de los demás, nos sentimos sumamente ansiosos e infelices. En lugar de concentrarnos en nosotros, cuidarnos y aceptarnos como somos, estamos comparándonos con nuestro entorno y perdiendo energía y tiempo en simplemente intentar ser el mejor, cuando en realidad con la única persona que tenemos que compararnos es con nosotros mismos.

Por supuesto que la autoaceptación fácilmente puede convertirse en mediocridad o auto complacencia si no la acompañamos de otro ingrediente fundamental en nuestra personalidad, el de la autocrítica. Debemos ser concientes de los cambios que debemos hacer en nosotros para mejorarnos, pero estos cambios tienen que nacer de entender quiénes somos, cuáles son nuestras fortalezas, cuál es nuestro potencial y por supuesto comprender también nuestras debilidades. Perdonarnos y aceptarnos en nuestras imperfecciones, conocernos y amarnos, facilitan que sigamos desarrollándonos como seres humanos.

¿Cómo podemos potenciar la autoaceptación?

Sé amable contigo y paciente, también trata de serlo con los demás. Reconoce que los errores son siempre oportunidades de aprendizaje, valora las cosas buenas que haces, reconoce tus talentos y habilidades y enfócate en ellos para trabajarlos.

Si te cuesta reconocer lo bueno que hay en ti, siempre puedes preguntarle a alguien de tu entorno que reconoce y qué destacaría de tu personalidad. No dudes en pasar tiempo de calidad contigo, tomando un buen café conectándote con lo que sientes, con lo que quieres, pensando en los caminos que debes recorrer para continuar creciendo.

Trabaja activamente en aceptarte y amarte, como digo siempre, todo empieza en nuestro interior.

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

¿Qué impide que seamos felices?

infelizTodos tenemos nuestras batallas personales con las cuales lidiar, aunque recientes investigaciones han demostrado cuatro de las razones más comunes que se tornan en pesados obstáculos a la hora de alcanzar nuestro bienestar.

Expectativas que no se han cumplido

Siempre tenemos un deseo, una meta que cumplir, trazamos un ideal a veces rígido que fácilmente puede convertirse en cultivo para nuestra desilusión. Creemos que a determinada edad ya deberíamos haber hecho tal o cual cosa, nos forzamos a cumplir con cosas que a veces ni siquiera son tan importantes para nosotros pero nos hemos obstinado en alcanzarlas. Si bien tener ciertos caminos pensados es relevante tampoco podemos atarnos a uno solo. Si bien los planes díficilmente resulten exactamente como los trazamos eso no quiere decir que no podamos obtener algo mejor en el proceso. Así que a no decepcionarse, entendamos que cada día es una oportunidad de sorprendernos y aprender a ser más flexibles. Al lograr ser más pacientes con nosotros y nuestras metas, tener expectativas realistas y más laxas, podremos derrotar esta piedra que se interpone entre nosotros y la felicidad que queremos alcanzar.

 

Cultivar resentimiento

 

Podemos quedarnos prendados en el odio fácilmente y esto solamente va a torturarnos. Les recomiendo que lean el siguiente artículo sobre el perdón para comprender por qué es importante liberarnos del mismo y qué podemos hacer para intentarlo: El perdón (parte 1)

Demasiado stress

Las exigencias del entorno más las propias pueden ser una combinación letal a la hora de intentar sentir mayor bienestar, es por eso que resulta muy beneficioso que tomemos cartas en el asunto. ¿Qué podemos hacer para disminuir nuestro stress? Meditar, pasar más tiempo al aire libre, ejercitarse. Más tips pueden encontrar en Psicología Positiva: Cero Stress

Relaciones no resueltas

Esto puede incluir a cualquier clase de vínculo, ya sea de pareja, de trabajo, familiar o amistoso. Si tenemos la oportunidad, sería muy beneficioso poder cerrar ese capítulo hablando con la persona en cuestión, de no ser posible siempre podemos recurrir al ejercicio del perdón para dejar ir esa rabia que nos hace daño y estanca.

Y a ti, ¿qué crees que te impide ser feliz?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

La felicidad de los uruguayos

La felicidad de los uruguayosOpción Consultores realizó una interesante investigación dónde se abocó a estudiar la felicidad de los uruguayos en relación a su familia. Inspirados en este estudio, se realizó una nota en el diario El País donde participé. Aquí se las comparto. 

Nunca mejor dicho: “Hogar, dulce hogar”. Es que los uruguayos son más felices con su familia que en el trabajo. De hecho, ocho de cada diez (79%) califica sus relaciones familiares como muy satisfactorias, mientras que uno de cada dos (55%) es feliz con la labor remunerada que desempeña, según el último estudio sobre la percepción de felicidad en Uruguay, realizado por Opción Consultores.

Los uruguayos “encontramos más sencillo tener una mejor calidad emocional que material”, explica la psicóloga Mariana Alvez. ¿Por qué? “No tenemos acceso a trabajos tan bien remunerados” y que le permitan a uno sentirse “valorado”. En el exterior, sin embargo, varias “empresas tienen una cultura de cuidado de sus empleados que en nuestro país no está tan desarrollada”.

Pero, ¿no es que el dinero no hace a la felicidad? La investigación desmitifica el concepto. Aún más: quienes manifiestan mayores niveles de percepción de felicidad global (en una escala del uno al diez) son las personas con mayor nivel educativo y, por tanto, quienes gozan de mayores posibilidades de ingresos. El 65% de los encuestados que alcanzaron estudios de alto nivel calificaron su felicidad general con un valor entre ocho y diez puntos. Pero, dentro de los de menor nivel educativo el 56% consideró su felicidad en menos de ocho puntos.

“Eso de que el dinero no compra la felicidad es un mito”, dice la psicóloga. Precisamos cubrir necesidades básicas que solamente pueden ser satisfechas con dinero (alquileres, comida, ocio) y, “más allá de que es cierto que no compra a la felicidad en sí misma, sí tiene la capacidad de generarnos bienestar y situaciones de placer: el problema, en todo caso, está en cómo lo gastamos”.

Por fuera del dinero, este segundo estudio sobre percepción de la felicidad, realizado en junio y que publica Domingo, se centra en las relaciones familiares. Y, en este sentido, apenas el 9% de los consultados manifiesta insatisfacción en este ámbito.

La investigación indica que el ámbito privado de las relaciones familiares representa un espacio en el cual la población, en término medio, experimenta mayor nivel de satisfacción respecto a otras áreas de su experiencia. Y en buena medida la explicación parece estar vinculada al estado civil.

Los casados y los que están en unión libre se consideran muy felices en un 58%, mientras que los solteros, separados, divorciados o viudos lo están en un 43%. Es que en la pareja formal se asocia, según expertos, a la obtención de compañía y amor, así como mayor capacidad para afrontar shocks sociales, económicos o de salud.

“Los casados son quienes padecen menos depresión, sienten que tienen a quien recurrir para buscar consuelo en los momentos difíciles, tienen a alguien que los acepta y ayuda”, señala Alvez. Esas condiciones se obtienen en un vínculo sano de pareja. “Cuando las relaciones son tóxicas (maltrato físico o psicológico, infidelidades y falta de respeto) ya no podríamos sentirnos seguros ni protegidos y por ende perderíamos los beneficios y el bienestar de estar en pareja”.

Tal es así que el propio estudio de Opción Consultores indica: “Investigaciones demuestran que aquellas personas que rompen un vínculo matrimonial o de unión libre de mala calidad mejoran su felicidad en relación a la obtenida en los últimos tres años de matrimonio”.

Las que más se ven afectadas por estas relaciones afectivas, tanto de pareja como de familia, son las mujeres. “El género femenino encuentra más satisfacción en lo que concierne a lo emocional y los vínculos, mientras que el hombre se siente más realizado y competente a través de su trabajo”.

En números: ellas, en un 82%, están muy felices con sus relaciones familiares, en una puntuación superior a ocho. Ellos lo están en un 75%. A la inversa, en las puntuaciones de insatisfacción, los hombres registran 11% y las mujeres apenas 8%.

Si se es mujer y adulta mayor mucho mejor. El 84% de los encuestados mayores de 60 años manifestó niveles de percepción de felicidad en relación a su familia superior a ocho.

“Estudios en Psicología Positiva dicen que la etapa de la madurez es el momento donde podemos alcanzar un gran nivel de felicidad. Esto se debe básicamente a que las personas mayores se muestran más felices y satisfechas con respecto a su vida. Pueden experimentar un número mayor de emociones positivas y su experiencia emocional tiende a ser más estable ante las contrariedades de la rutina. Con los años nos vamos quedando con lo bueno, los lindos recuerdos, las anécdotas, hemos tenido tiempo de cultivar relaciones más significativas”, explica la psicóloga.

La particularidad a nivel de la edad es que los más jóvenes (entre 17 y 34 años) tienen una leve percepción de felicidad mayor que el grupo de entre 35 y 59 años. Las posibles explicaciones se relacionan con el aumento de responsabilidades, la crianza de los hijos y los problemas de salud.

En la otra cara del mostrador están quienes no gozan de vínculos en el hogar que lo hagan feliz. Los conflictos interpersonales se posicionan como el principal motivo de insatisfacción con el 41% de las respuestas. Refiere a diferencias de valores, problemas intergeneracionales y conflictos en general.

Le siguen las dificultades económicas (21%), la soledad (10%), los problemas de salud (6%), divorcios y separaciones (5%), los problemas en la educación con hijos (3%) y la falta de tiempo para la familia (1%). Un 12% de los 600 encuestados de todo el país prefirió no expresar los motivos de infelicidad respecto a las relaciones familiares.

Como era de esperar, según los expertos, el estar en una relación de pareja estable, con una familia que lo contenga, el tener un alto nivel educativo que le permita acceder a un trabajo y, por tanto, a una mejor remuneración en la etapa activa o el ser adulto mayor sin preocupaciones sobre crianza e ingresos del hogar, y ser mujer, son el mejor combo para percibir la vida de un modo feliz. Pero hay más motivos que hacen a la satisfacción personal, que se profundizarán en próximas entregas del estudio.

FICHA TÉCNICA

Esta es la segunda entrega del Monitor sobre la Felicidad Uruguaya que presenta Revista Domingo. Se trata de una herramienta para comprender la percepción de felicidad subjetiva de los uruguayos y su vínculo con las dimensiones sociales y personales; en este caso, la familia. Los datos tienen un alcance nacional y se obtuvieron mediante una encuesta telefónica realizada durante junio a 600 personas mayores de 17 años. Se desarrolló con un muestreo aleatorio estratificado y proporcional, con mantenimiento de cuotas de sexo y edad. El margen de error: +-4% y 95% de confianza.

CLIMA

El ánimo no no cambia por época

A diferencia de lo que suele creerse, la felicidad no cambia según la estación. De hecho, según la psicóloga Mariana Alvez, no existe una influencia que asocie a las relaciones afectivas y las distintas épocas del año. “El ser humano es sociable por naturaleza y siempre está buscando generar vínculos” que le den una sensación de bienestar. Claro está que es una “sensación” y, por tanto, tiene un alto componente subjetivo y cambiante. “Una persona puede ser evaluada por un test de satisfacción en un momento vulnerable de su vida y puntuar muy bajo, y otra persona en el mismo momento puede puntuar muy alto”. En todo caso, la percepción de felicidad está en estrecha relación a lo que nos está sucediendo en el momento, en lo inmediato. A la inversa, algunos estudios internacionales relacionan la felicidad a épocas del año, o más bien a estados del tiempo. De ahí la percepción de Bahía, en Brasil, como una ciudad “alegre” y Londres, en Gran Bretaña, como un poblado “gris”. De hecho, hay quienes sostienen que dependiendo de la época del año se incrementan las relaciones sexuales y las gestaciones. Sin embargo, según datos del Ministerio de Salud Pública, las tasas de nacimiento en Uruguay son “estables” todo el año.

LAS CIFRAS

82%

De las mujeres uruguayas está muy feliz con sus relaciones familiares, mientras que en los hombres lo está un 75%, según el Monitor de Felicidad Uruguaya de junio.

41%

De los motivos de insatisfacción con las relaciones familiares se relaciona a conflictos interpersonales (problemas generacionales, de valores y peleas en general).

Fuente: http://www.elpais.com.uy/domingo/uruguayos-felices-familia.html

 

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Celebremos el Día Internacional de la Felicidad

DIADELAFELICIDAD

El 20 de marzo ha sido proclamado por la Asamblea General de la ONU el Día Internacional de la Felicidad. En esta celebración se pretende recordar cada año que la felicidad y el bienestar son objetivos y aspiraciones universales en la vida de los seres humanos de todo el mundo.

Según el texto presentado por el presidente de la Asamblea General es importante que la felicidad y el bienestar guíen los objetivos de las políticas públicas que los países lleven a cabo.

Se invita a celebrar de manera apropiada el Día Internacional de la Felicidad, entre otras cosas mediante actividades educativas y de concientización.  

Aquí en Uruguay lo festejamos en Il Mondo de la Pizza (cerca de Plaza Independencia) a las 13 horas, haremos una reunión del CLUB DE LOS OPTIMISTAS donde hablaremos de la felicidad. Quienes quieran anotarse a la charla deben enviarme por correo electrónico su nombre y su celular ya que los cupos son limitados.

A las 4 pm transmitiremos como siempre nuestro programa de radio por www.montevideonight.com.uy y vamos a contar con la presencia de invitados internacionales.

También quiero compartir con ustedes esta hermosa web que muestra las distintas celebraciones en el mundo para conmemorar este día: http://www.diainternacionaldelafelicidad.com/

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com