Archivos

La felicidad es una cuestión de actitud

actitud-positiva

La felicidad es interior, una cuestión de elegir pensar de determinada manera, de cultivar nuestro optimismo, de aprender del dolor, de permitirnos crecer, en definitiva, podríamos decir que la felicidad es una cuestión de actitud.

 

Ciertas conductas, emociones y pensamientos nos van a acercar o alejar de nuestra gloriosa meta, reflexionemos acerca de cómo tendríamos que elegir actuar, cómo pensar, qué dejar ir, para brindarnos el permiso de ser más felices.

Aprendamos a desdramatizar la cotidianeidad. Tantas situaciones, discusiones, problemáticas, pueden ser solucionadas si tan sólo intentamos verlas desde una perspectiva más objetiva, racional y empática. Vamos a cuestionar lo que nosotros interpretamos de determinadas situaciones que nos hacen daño, si reflexionamos seguramente podremos ver que muchas situaciones son más inocentes de lo que consideramos en un principio.

Perderle el miedo a establecer límites saludables. Los límites claros son vitales en todo vínculo, nos protege a nosotros y establecemos parámetros para poder comunicarnos con honestidad y comodidad. Debemos evitar sentirnos culpables cuando decimos que  NO, porque a hay veces que es necesario que nos tomemos un tiempo para nosotros o simplemente no podemos ser de ayuda en esa circunstancia. Hay que aprender a priorizar, ciertos favores a veces se van de las manos o se convierten en imposición por parte del resto y eso nos hace sentir culpables cuando no podemos rescatar a todo el mundo. Decir que no sin culpa, cuidando nuestro tiempo, respetando nuestro estado de ánimo nos ayuda a sentirnos más en paz. 

Focalizarnos en el presente. Esto nos habilita a disfrutar el momento en toda su intensidad. Nuestra mente es media tramposa y nos hace creer que preocuparnos en exceso por algo nos va a terminar ayudando, cuando en realidad hace todo lo contrario. Por más que nos obsesionemos pensando en todas las cosas que tenemos que hacer, el pensar no nos llevará a ninguna parte. Si no podemos hacer algo en este momento, entonces concentrémonos en lo que sí podemos hacer y en la medida de lo posible disfrutarlo.

No todo es personal.  Puede sucedernos que tengamos que lidiar con gente malhumorada, negativa, o que simplemente están enojados con el mundo. Por eso debemos aprender a ignorar ciertos comentarios, a quitarle fuerza a ciertas palabras, si siempre dejamos que los demás tengan el poder sobre nuestra autoestima vamos a ser propensos a que nos hagan sentir culpables o tristes. Tenemos que tener bien en claro quiénes somos y cuánto valemos. También aprender a dejar ir ciertas palabras que las personas dicen producto de su frustración interna.

Lo perfecto no existe. Si somos concientes de que es mejor hacer las cosas que no hacer nada esperando la perfección inexistente, nos veremos más satisfechos con lo que hacemos y además haremos más cosas.

Toleremos nuestros defectos y los defectos de los demás.  Nosotros tenemos defectos, nos equivocamos, somos capaces de herir a alguien sin querer. Los demás se comportan del mismo modo, son tan humanos como nosotros. Seamos realistas en cuanto a las expectativas que tenemos de los demás, no podemos moldear a nadie de acuerdo a nuestro capricho, tenemos que aprender a aceptar a las personas que amamos tal cual son.

Cultivemos nuestro optimismo. Si bien tanto el pesimismo como el optimismo tienen componentes genéticos en juego, no debemos olvidar que también son estilos de pensamiento que pueden ser aprendidos. Si seguimos estos consejos, si cuidamos nuestra manera de interpretar lo que nos sucede, si tenemos la humildad suficiente para entender que no siempre tenemos razón y comprendemos que tenemos que concentrarnos en aquellas cosas que sí podemos controlar y soltar aquellas que no, vamos a poder disfrutar de los beneficios de esta hermosa virtud.

Las investigaciones en el campo de la Psicología Positiva han demostrado que quienes son optimistas pueden disfrutar de las siguientes consecuencias:

Las personas optimistas obtienen mayores logros que las pesimistas, gozan de una mejor salud  y se cuidan más, también viven más tiempo. Los optimistas son perseverantes y ven los obstáculos de la vida como oportunidades de lucha y crecimiento, confían en sus habilidades y su capacidad para alcanzar el éxito. No permiten que los hechos negativos cotidianos los derroten fácilmente, se protegen del estrés siendo concientes de que sí algo bueno han logrado podrán obtener cada vez más cosas en su futuro.

 
La felicidad no es algo inalcanzable, no es solamente ese gran momento único de estallido emocional gigantesco, en realidad la felicidad la podemos encontrar todos los días, en cada momento con los pequeños detalles, con las pequeñas victorias que obtenemos a diario. Celebremos los pequeños milagros que nos rodean, como las personas que nos aman, las risas que compartimos, las películas que miramos, los helados que disfrutamos.

Prestemos atención a las cosas que sí funcionan, quizás sea nuestra salud, o nuestro trabajo, o nuestra pareja. Siempre hay un área que funciona, si pensamos cuidadosamente siempre vamos a encontrar algo de lo cual estar agradecidos y el secreto es saber encontrar fortaleza en aquello que sí funciona y ser capaces de esparcirlo positivamente al resto de nuestras áreas.

La felicidad en última instancia es una elección, es elegir mirar las cosas desde otro ángulo, es escoger lo que nos hace bien, es permitirnos amarnos y estar orgullosos de nosotros.

No es una sola cosa la que brinda bienestar, sino la sumatoria de pequeños actos, actitudes y vínculos lo que nos acerca a una nueva manera de pensar. ¿Qué actitud vas a elegir hoy?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

 

Anuncios

El vínculo entre Felicidad y Espiritualidad

La espiritualidad es una noción poco trabajada en la psicología, veamos qué tiene que ver con la felicidad.

 

En Psicología Positiva (el estudio científico del bienestar y el florecer como ser humano)espiritualidad consideramos a la espiritualidad como una de las 24 fortalezas personales, ubicadas dentro de la virtud trascendencia. Esta virtud hace alusión a aquel conjunto de fortalezas que buscan afuera de uno mismo el conectarse con algo magnífico y permanente, conectarse con los demás, con el futuro, con lo divino, con el universo, con el futuro.

La espiritualidad es una noción muy poco trabajada en la psicología más clásica, pero nosotros prestamos especial atención a su valor. Vamos a conceptualizar a la espiritualidad como algo que en realidad no necesariamente está ligada a una religión en particular, podemos ver a la misma como una manera más profunda de conectarnos con nuestra vida, con nuestro ser. Es esa capacidad de tener fe, de poder vincularnos con “algo” que es más grande que nosotros mismos.

Por espiritualidad entendemos al conjunto de creencias y prácticas basadas en la convicción absoluta de que existe una dimensión no material de la vida. Psicológicamente estas creencias son importantes para la persona, ya que influyen en el significado que van construyendo y en la forma en la que establecen sus relaciones con los demás y con el mundo. La espiritualidad, a diferencia de la religión, describe lo privado, esa intimidad compartida entre el ser humano y lo divino

Quienes hacen uso de su espiritualidad se caracterizan por poseer una gran fortaleza interna y una manera positiva de ver la vida. Encuentran calma en las peores de las circunstancias, saben que todo lo malo termina y sienten que cuentan con algo que podrá ayudarlos y salir airosos de cada obstáculo que se presente.

La espiritualidad nos brinda un conjunto de creencias sobre la vida, creencias sagradas. Nos permite tener una visión más estable de nosotros mismos y también  una sensación de pertenencia. En definitiva, gracias a ella, encontramos significado y valor en nuestra vida.

Todos experimentamos la espiritualidad de manera diferente, e incluso dentro de cada individuo sus niveles de vivencia pueden variar también. En determinadas circunstancias puede ocurrir que no estemos con esa sensación de conexión a flor de piel. Los estudios realizados en torno a este tópico demostraron que cuando nuestro nivel de espiritualidad está bajo otras medidas son afectadas, como nuestra autoestima o el valor que le encontramos a nuestra vida. El camino a tu espiritualidad tiene que ser elegido por nosotros, encontrarle significado a nuestra existencia es un camino muy gratificante y también muy personal.

La espiritualidad va más allá de una actitud, es ser consciente de todo lo que actuamos, pensamos, sentimos y además ser conciente de los que nos rodea, personas, situaciones, diversos milagros personales.

Cristopher Peterson y  Martin Seligman (padres de la Psicología Positiva) se basan en una serie de estudios donde se hacen patentes los beneficios de la espiritualidad. Al proporcionar un marco moral claro ayuda a crear significado y ofrece un sentido de propósito, esperanza y apoyo emocional. 

Ser espirituales puede darnos fuerzas en esos malos momentos por los cuales tenemos que atravesar, ya sean enfermedades, pérdidas, stress en general. La espiritualidad está asociada a la capacidad de perdonar, a la amabilidad y a la compasión.

Como cada una de las 24 fortalezas, la espiritualidad es algo que puede ser potenciada, si la poseemos podemos desarrollarla aún más y si carecemos de ella, podemos elegir comenzar a implementarla en nuestra cotidianeidad.

¿Cómo podemos desarrollarla? Es importante que aprendamos a encontrar el equilibrio, un equilibrio que contemple una estabilidad física, mental y también emocional. Aprendamos a ser concientes de nuestros errores, sopesar qué cosas tendríamos que mejorar por nuestro bien, qué cosas tenemos que trabajar para seguir creciendo como seres humanos.

Tengamos cuidado con nuestros pensamientos negativos automáticos, intentemos  identificarlos para luego poder modificarlos. Lo importante es no brindarle más fuerza de la que tienen que tener y podamos cortar con el patrón negativo habitual.

Nutramos relaciones positivas, ayudemos a los demás sin dejar de cuidarnos, intentemos perdonar para poder liberarnos de esa carga emocional, disfrutemos del compartir.

Las mejores cosas en la vida no tienen por qué ser perfectas, a veces la felicidad se esconde en las cosas más sencillas, esos lindos momentos, detalles que vamos teniendo en el día a día, esas palabras de aliento, el compartir,  el permitirse sentir sano orgullo por uno mismo.

Una de las mejores maneras que tenemos para conectarnos con nosotros mismos, es tener tiempos de calidad a solas. Nos tenemos que regalar un rato para estar con nosotros. Para algunos la meditación es muy buena para encontrar nuestro yo interior, para otros disfrutar de caminatas al aire libre, siendo concientes de detalles sutiles como la brisa en los árboles, el calor del sol, o un cielo despejado. 

Reitero, no tenemos por qué practicar una religión en particular para poder alcanzarla. Dalai Lama en una de las tantas entrevistas que se le realizó, nos compartía que existe una especie de espiritualidad básica que nada tiene que ver con las creencias religiosas, sino con otras cualidades, como por ejemplo la amabilidad, la compasión, la bondad y el servicio a los demás.

El problema con la religión es que a veces en vez de unirnos como humanidad nos separa, nos quedamos atascados a una única verdad que consideramos certera y no hacemos espacio a otras perspectivas. En cambio, la espiritualidad es un concepto amplio que hace referencia a estas vitales cualidades que todos deberíamos practicar y cultivar, en pos de alcanzar una sociedad con menos problemáticas, más feliz, sin tanto prejuicios y con mucha más paz. 

La espiritualidad está ahí para que podamos apropiarnos de ella a nuestro ritmo, a nuestra manera. Es una fortaleza que tiene muchos beneficios positivos para nosotros, nos ayuda tanto a nivel personal como social, nos conecta con nosotros mismos y con los demás, con lo mundano y lo divino.

Es una virtud que nos mueve hacia la felicidad, aporta emociones positivas y nos hace sentir más plenos. Nos brinda esperanza y fe, y se vuelve necesaria a la hora de rescatarnos de todas aquellas situaciones por las que quizás debamos atravesar. Te invito a que la conviertas en tu aliada.

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

¡Feliz Día Internacional de la Felicidad 2017!

internacional

Hoy nuevamente se conmemora este día tan especial, que nos invita a reflexionar acerca de un tema de vital importancia, como es el hecho de ser felices y de vivir una vida con sentido.

Es el momento de aprender a ser concientes de nuestras decisiones, de nuestras acciones, pensamientos y emociones, para poder sentirnos mejor es necesario conocernos y también comprender que somos responsables de nuestra felicidad. Y esto es algo grandioso, ya que con pequeños pasos pero firmes, con una actitud diaria, puedes comenzar a construir un camino que te colmará como ser humano.

Esta semana tienes que estar atento a nuestra comunidad en Facebook, Psicología Positiva Uruguay, para no perderte nuestras propuestas online, pensadas para enriquecer tu bienestar.

Y antes de irme, me gustaría compartirte lo que los demás optimistas han dicho que es para ellos la felicidad.

AAron S. La felicidad es una emoción que trae consigo la necesidad de ser quienes somos y como, lo que somos y como somos tantas veces sea posible y continuamente hasta cualquier final de nuestras vidas, en constante unión y consideración con otros.

Fernando S. Es un estado del ser que buscamos y buscamos sin darnos cuenta que esta ahí a nuestro lado porque estamos distraídos con falsos conceptos de felicidad.

LaPortita Estar en Paz y Sana. Y que quienes quiero estén igual.

Natalia L. Saberme auténtica cuando hago, hablo y siento

Patricia L. El estado q uno no deja de buscar siempre…no existe una felicidad plena..pienso que si existen momentos FELICES

¿Y cuál es tu definición de felicidad?

¿De quién depende tu felicidad?

Hoy quiero compartirte una breve historia para reflexionar acerca de quién es el verdadero arquitecto de tu felicidad

 

En cierta ocasión, en un encuentro de matrimonios, le preguntaron a una participante:matrimonio_exitoso

– ¿Te hace verdaderamente feliz tu esposo?

Este alzó ligeramente el cuello en señal de seguridad; sabía que su esposa diría que sí, pues ella jamás se había quejado durante su matrimonio. Sin embargo, la esposa respondió con un rotundo:

– No, no me hace feliz.

El esposo no sabía dónde meterse.

– No me hace feliz. Yo soy feliz. El que yo sea feliz o no, eso no depende de él, sino de mí. Yo soy la única persona de quien depende mi felicidad, yo determino ser feliz en cada situación y en cada momento de mi vida, pues si mi felicidad dependiera de alguna persona, cosa o circunstancia, estaría yo en serios problemas. Todo lo que existe en esta vida cambia continuamente. Por eso, mi pensamiento, cada día, gira en torno a esto: decidir ser feliz.

Y esta es una respuesta excelente, tu felicidad y bienestar dependen de ti, de cómo decides interpretar tu realidad, de alejarte de la culpa innecesaria, de no exigir a los demás y respetarte a ti mismo. Puedes ser feliz y aquí y ahora, es tu decisión. Si aún no la has tomado, nosotros te diremos cómo puedes lograrlo.

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

 

Página en blanco

mas-vida

Quiero compartir contigo el último artículo escrito para la revista MÁS VIDA a propósito de un nuevo año que comienza. Feliz Navidad para ti, para tu familia, que diseñes un maravilloso 2017 y espero que me sigas acompañando en este camino de optimismo. Gracias por leerme.

 

Estoy sentada mirando el monitor, esperando que súbitamente la inspiración me alcance. Golpeo con mis uñas ansiosa sobra la taza de capuccino humeante…nada. Dicen que el bloqueo de escritor es muy frecuente, pero si realmente nos conectamos con nuestra esencia, te diría que casi mágicamente, las palabras, poco a poco comienzan a aflorar tímidamente.

Una hoja en blanco. Una hoja en blanco es lo que estoy viendo en este preciso instante. Y eso es un año nuevo. Una preciosa, virgen, inmaculada oportunidad para volver a comenzar, para crear, para diseñar, para dejarse llevar.

Un año que puede hacer la diferencia, que puede ser espectacular. Todos los años tienen su magia, de todas maneras. Lo que sucede es que a veces no nos percatamos de la belleza que yace en la sutileza de las pequeñas cosas.

Y lo que para nuestro exigente paladar puede ser un pequeño logro, significaría todo para alguien más.

Tal vez  sientas que no estás donde quieres estar, tal vez creas que lo que haces no es suficiente, puedes sentirte estancado, desmotivado o perdido. Pero todas estas pequeñas trampas de tu mente lo único que están haciendo es enceguecerte.

Bríndate unos momentos para pensar en este año que poco a poco va llegando a su fin.  Piensa cuidadosamente en cada detalle. ¿Conociste a alguien nuevo? ¿Hiciste algo diferente? ¿Visitaste un lugar distinto? ¿Probaste un nuevo restaurant? ¿Fuiste al cine? ¿Disfrutaste con tus amigos o tu pareja? ¿Concretaste algunas de las metas que te planteaste el año anterior? ¿Cuál fue tu mejor día? ¿Cuándo estallaste de alegría? ¿Sentiste el sol en tu rostro? ¿La lluvia?

Seguramente si te conectas desde la gratitud, la aliada número uno que nos permite aprender a valorar todo, vas a comprender que este año tuvo algo especial. Tal vez pequeño, quizás muy grande, pero sin duda un año que no debería pasar ante ti sin más.

¿Qué puedes valorar de este 2016? No creas que ha sido un año en vano porque no has alcanzado todas tus expectativas. Y quizás aquí está el problema, esperamos demasiado, demasiado pronto. Y mientras estamos ansiosos por todo lo increíble que puede llegar a suceder, dejamos pasar lo espectacular que está ocurriendo ahora mismo delante de nuestras narices.

En este año que pronto está por nacer, quiero que intentes proponerte una clase diferente de metas, no las clásicas que siempre nos decimos y que por una cosa u otra no las llevamos a cabo, conéctate con metas más profundas que impliquen un crecimiento emocional.

Ante esta página en blanco escribe algo distinto, basta ya de tus trillados discursos, de las mismas viejas metas que repites como disco rayado una y otra vez, metas que tal vez ya no resuenen contigo y estás demasiado caprichoso como para soltarlas.

Te invito a divertirte con nuevas ideas, un guión distinto. La tinta de la existencia que late ansiosa por correr y saltar en esas nuevas páginas que a veces estás demasiado temeroso de plasmar, te está esperando. Es hora de que le prestes un poco de atención al poder de tu propia creatividad.

Busca tus fortalezas, basta ya de quejarte o de no valorarte, busca en tu interior. Eres único y tienes tu lugar especial en el mundo, no nos prives de tu talento, suéltate y comienza a ser quien de verdad eres.

Puede ser que necesites convertirte en prioridad, aprender a decir que no, establecer límites más saludables con las personas de tu entorno. Ser sanamente egoísta, cuidarte  amorosamente, teniendo en cuenta tus necesidades y deseos, no tiene absolutamente nada de malo. Si pasas mucho tiempo siendo el menos importante, por más altruista que seas, lentamente el sentir que tus necesidades no son satisfechas puede generar mucha ira, irritabilidad y malestar. Así que a evitarse un problema mayor y decir no a tiempo, créeme que salvará mucha de tus relaciones .

Tomate el tiempo para agradecer lo que está sucediendo a tu alrededor, no temas detenerte unos instantes a diario para comprender que estás en el lugar correcto, en el momento indicado, haciendo lo que tendrías que hacer. Los cambios más profundos provienen de la aceptación y el reconocimiento de quien eres.

Si quieres más amor en tu vida, no seas tímido, brinda más amor. Si quieres más paz, perdona y deja ir el rencor. Ayudar a los demás (siempre con cuidado hacia ti mismo), es una excelente manera de alcanzar la felicidad. Ayuda a las personas a ser más fuertes y tú mismo te convertirás en alguien más fuerte en el proceso.

Una página en blanco invita a correr riesgos, a escribir líneas alocadas, a expresarse, a inspirarse, también nos da el permiso de equivocarnos y volver a empezar. Ensayo y error, vida y días, tenemos el derecho de experimentar, de aprender, de ir más allá, de descubrir. ¿De qué sirve el miedo? Es sólo una despiadada fantasía. ¿De qué sirve quedarse con las ganas de intentar algo que nuestro corazón anhela? El arrepentimiento de no haberlo hecho será aun peor que el sinsabor de que no salgan las cosas como queríamos.

Como dice la frase, sé el ejemplo que quieres ver en el mundo. Los demás observan nuestros actos, cómo nos movemos. Nuestras actitudes hablan más fuerte que nuestras palabras, si somos armonía y felicidad lo transmitiremos. No intentes ser perfecto, simplemente sé auténtico y las personas a tu alrededor lo notarán.

Tienes que ser respetuoso contigo, sin embargo, también debes ser respetuoso con los demás. De nada sirve esparcir rumores, quejarse de quienes te rodean. Todos somos seres humanos intentando jugar el juego de la vida, no debemos ser tan duros con los demás ni con nosotros mismos. Todos tienen derecho a equivocarse

Los peores escenarios usualmente ocurren en nuestra mente, tantas batallas has perdido de antemano o has sufrido en vano por tragedias que ni siquiera rozaron tu puerta. Basta de dramatizar escenarios, disfruta de lo estupendo que está sucediendo aquí y ahora.

No busques compararte con los demás ni te agobies ante los éxitos de los otros. Busca figuras quienes te inspiren, a quienes puedas admirar, tú también pueden llegar, pero a través de tu propio camino. Si sigues los pasos de otros, no dejarás huellas y tus huellas en el mundo son muy importantes, quiero que las imprimas con firmeza.

Tu eres quien escribe tu vida, sin embargo, no te atengas firmemente a los guiones, las situaciones dan giros inesperados, aventuras que jamás creías que ocurrirían te suceden, dramas, amores, locuras. Todo aquello que no esperabas puede ser mejor de lo que creías. Deja que el libro del destino te sorprenda.

Acabo de darme cuenta de que gracias a todo esto que he compartido contigo mi página cesó de estar en blanco. ¿Y la tuya?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

 

 

Taller Crea Un Poderoso 2017 (Uruguay)

2017

Quiero ayudarte a que este 2017 sea un año increíble, donde finalmente puedas concretar tus metas de la manera más entretenida y exitosa posible.

En este taller de dos horas vamos a trabajar lo siguiente:

• Harás un balance del 2016 y podrás rescatar con gratitud aquello que haya funcionado
• Descubrirás cuáles son los pensamientos negativos que te están estancando a la hora de concretar tus sueños
• Aprenderás cuáles son las mejores estrategias para alcanzar tus logros
• Reconoce tus fortalezas y ponlas a jugar a tu favor
• Conéctate con tus verdaderos deseos y no lo que crees que debes alcanzar
• Convierte tus fracasos en oportunidades de aprendizaje

Te esperamos el sábado 10/12
De 17:00 a 19:00 hrs
En Centro Psicología Positiva Uruguay
(Presidente Gral. Oscar Gestido 2587 esq Brito del Pino)
Inversión: 350 pesos
Inscripciones a mariana.alvez@psicologiapositiva.com.uy o comunicándote al 098-165-994

Haz algo productivo ¿Qué estás esperando?

ejecutivos¿Qué haces ahí sentado, pasmado, como si tuvieras todo el tiempo del mundo? Levántate ya, corre, sé productivo. Cada segundo que pasa es un segundo que pierdes.

¿Acaso no has venido a la tierra para hacer cosas interesantes? No entiendo cómo puedes quedarte congelado sin hacer nada.

Ya comienza a moverte, que valga la pena tu día. Necesitamos gente que produzca.

En serio…de una vez, por favor. ¡Haz algo productivo!

Ve y observa los amaneceres y los atardeceres.

Disfruta del dulzor de una rosa roja.

Dile a tus hijos que los amas.

Piérdete entre los rayos de sol que se inmiscuyen atrevidos entre las ramas de los árboles.

Siente el mar y piensa cómo eres capaz de flotar en una inmensidad que te acobija.

Observa el humo danzarín que se desprende de tu taza de café.

Siente el agua caliente de la ducha recorriendo cada recoveco de tu piel.

Abraza a quien amas y hazle sentir que es el ser más importante del planeta.

Disfruta de los días de sol que te acarician y de los días nublados que dan sueño.

Come cosas deliciosas.

Visita lugares nuevos y emprende aventuras cotidianas como perderse en una calle que no conoces.

Desliza el esmalte de uñas y píntate con colores vivos.

Haz nuevos amigos y cuida a los antiguos que te han visto crecer en todos los sentidos.

Protege el medio ambiente con el simple acto de tirar la basura en su cesto correspondiente.

Arranca la soledad de alguien con unas cálidas palabras.

Corre y tírate en la arena, en el césped, sin importar la suciedad.

Jamás dejes de jugar, ser un adulto responsable no quiere decir que debas dejar la ilusión atrás.

Vé y haz algo productivo. Vive la vida en este preciso instante, ama cada segundo, rodéate de personas positivas, cuídate, amate.

Por favor te lo ruego…

Intenta ser feliz ahora, ¿qué estás esperando?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?