Los animales: dulce compañía y bienestar

Hace un tiempo les había escrito acerca de cómo los animales pueden brindarte bienestar, hoy quiero compartirte la información en profundidad de la mano de dos investigaciones que se realizaron para sostener esta premisa.

mascotas bienestar felicidadMaggie O’Haire, trabaja para la Universidad de Queensland, en sus investigaciones llegó a la conclusión de que además de los beneficios que brinda la compañía de los animales, como disminuir la presión arterial y el riesgo de padecer infartos, la sensación de bienestar y conexión emocional, también hay una para nada desdeñable línea de trabajo relacionada con la intervención infantil.

Los niños cuando interactúan con sus mascotas son capaces de generar empatía, deseos de protección y cuidados hacia los demás y aprenden a captar mejor la comunicación no verbal.

O´Haire también trabaja ayudando a niños autistas para desarrollar su habla, el tratamiento terapéutico con animales es de bajo costo para las instituciones e incluso podría ser trasladado hasta las aulas especializadas.

Si recuerdan les había comentado previamente sobre una línea de trabajo llamada gatoterapia, el trabajo terapéutico con animales beneficia tanto a profesionales como a sus dueños, así que si están pensando en sentir la compañía de un nuevo amigo les recomiendo ver más mascotas aquí, sin importar el animal que elijan, perros, gatos, iguanas, monos, peces, los beneficios emocionales son alcanzados por igual.

Otra investigación a cargo de Allen R. McConnell (profesor de psicología en la Universidad de Miami) y sus colaboradores, nos comparten algo que nuestra sabiduría ya nos decía, poder disfrutar de la compañía de nuestras mascotas nos proporciona un sostén social invaluable. No solamente protege nuestra salud y nos ayuda a prevenir enfermedades serias, los beneficios de compartir con nuestros queridos amigos peludos están presentes los 365 días al año.

Tres estudios realizaron donde la evidencia fue sólida, los dueños de mascotas demostraron tener mejor autoestima, ser más atléticos, ser capaces de sostener vínculos más saludables con las demás personas, ser más sociables y experimentar menor soledad, que aquellos sujetos que no tienen mascotas.

El vínculo emocional especial que podemos tener con ellos es tan profundo que podemos sentirlos parte de la familia e incluso sentir su apoyo y amor, como si de un integrante humano más se tratara.

Otra de las conclusiones que los autores nos comparten, es que el sólo hecho de pensar acerca de tu mascota logra protegerte de las sensaciones de negatividad vinculadas al aislamiento social.

Parecería que extendemos nuestros vínculos sociales y nuestro amor por la humanidad hacia ellos también, esto quiere decir que las personas más narcisistas y las personas más introvertidas que no disfrutan de vincularse con los demás, son menos propensas a sentir las consecuencias positivas de compartir con su mascota. Personalmente agregaría que quienes se sienten solitarios o tienen dificultades para acercarse a los demás, creo que podrían comenzar practicando con sus mascotas las habilidades que ya mencionamos como la empatía y la protección hacia otro ser vivo, podría colaborar a dejar de estar inmersos en nuestros miedos e intentar abrirnos más hacia el mundo.

Los animales pueden ser nuestros mejores amigos, potencian nuestras habilidades sociales, aportan a nuestra salud física y emocional, son agentes de protección de algunas enfermedades, nos relajan, y sobre todo son parte de nuestra familia. ¿Qué estás esperando para compartir con un nuevo amigo incondicional?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

Nuestras mascotas nos hacen felices

Este artículo va dedicado a Pombo, mi gato siamés que todos mis consultantes conocen y que se ha ganado elNuestras mascotas nos hacen felices corazón de unos cuantos.

Hoy les voy a hablar de los beneficios psicológicos que nosotros podemos disfrutar gracias a la compañía de nuestras queridas mascotas. Uno de los más conocidos es la compañía que estos animales nos propician, no importa dónde estemos, ellos nos siguen fielmente, “nos conversan” en su idioma, y hacen cosas muy simpáticas. Nos hacen sentir más seguros, sobre todo si vivimos en ambientes grandes o estamos demasiado tiempo solos. 

Indudablemente nos levantan el ánimo, los animales tienen una sensibilidad especial y existen muchos sucesos registrados donde el animal se acerca a nosotros si estamos enfermos o tristes, intentando aliviarnos. 

Nos prestan atención y cariño en recompensa de haber logrado una conexión con ellos, cuando entendemos si sienten hambre, cuando quieren ir al baño, cuando se sienten mal. Existe un sano orgullo al tener un vínculo de comprensión mutua. Además, si nos cuidamos a nosotros, vamos a tener energía para cuidarlos a ellos. 

Nos empuja a ser más responsables, ya que el animal nos necesita para todo, si no le brindamos el cuidado necesario enfermará, así que en algún punto debemos estar atentos a los detalles para que ellos disfruten de una agradable convivencia con nosotros. 

Tienen el don de quitarnos el estrés, acariciarlos, hablarles, nos ayuda a callar el tumulto de pensamientos o ansiedad que nos genera la rutina. Los animales nos brindan la oportunidad de amar, podemos formar un vínculo afectivo importante con ellos.

Los perros por ejemplo hasta nos motivan a hacer ejercicio, tenemos que sacarlo a pasear, nos ayuda a reconectarnos con la naturaleza y también nos brinda la oportunidad de tener un vínculo social al conversar con las personas que nos podemos encontrar en el camino. ¿A quién no le ha sucedido que alguien se ha detenido en la calle para jugar con nuestra mascota o admirarla? Estos sucesos pueden ser el puntapié de amistades o incluso historias de amor, nunca se sabe ¿verdad?

Investigaciones en Japón arrojaron luz sobre lo que sucede a los dueños cuando juegan con sus perros, la oxitocina (droga del amor) se hace presente en esta interacción con el animal y nos ayuda a sentirnos mejor. Se ha experimentado la “terapia con mascotas” en casas de salud, donde hay un incremento del bienestar del anciano cuando tiene contacto con los perros. 

Las mascotas no solamente ofrecen múltiples beneficios a sus dueños adultos, sino también a los niños. A los pequeños los ayuda a comprender mejor fenómenos biológicos como la reproducción y la muerte. El acercamiento a los animales desde la temprana infancia nos ayuda a enseñarle al niño a ser más sensible y empático.

También me ha parecido muy curiosa la realización de la denominada gatoterapia que quisiera compartir con ustedes. Este tratamiento en donde se utilizan gatos domésticos de cualquier raza, va dirigido a aquellas personas que deseen mejorar su calidad de vida a través de la interacción con el felino. Al acariciar a los gatos nos sentimos menos estresados, eso tiene un impacto positivo en nuestra presión sanguínea y frecuencia cardíaca, nos vamos calmando.

Varios estudios han demostrado los maravillosos efectos del ronroneo que producen estas bellas criaturas, este peculiar sonido despierta en nosotros emociones positivas, nos hacen sentir más seguros y confiados.

Los animales nos ayudan a aceptarnos, ya que ellos no nos juzgan ni le importan nuestras carencias o limitaciones. Ha sido comprobado el aumento del bienestar gracias a la compañía de los gatos en personas con autismo, Sindrome de Down, demencias, desórdenes de la conducta y personas cardíacas.

Los animales en general son una fuente de vitalidad, de amor, de sinceridad, de simpleza. Contribuyen a nuestra felicidad diaria y pueden brindarnos momentos especiales. ¿Te gustaría tener una mascota?

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com