Qué fácil es decir “qué difícil”

dificil cambiarHace casi seis años que comparto artículos y recursos con ustedes, no solamente pueden encontrarme en mi blog y mi web, sino también en facebook, twitter, youtube y linkedin. Estoy ahí para brindarles material de calidad, mi conocimiento adquirido no solamente por el estudio, sino también por las vivencias de mi corta y demasiado intensa vida y mi experiencia clínica. Amo trabajar con consultantes y es una de las cosas a las cuales mayoritariamente me dedico. ¿Por qué les digo todo esto? Porque constantemente soy bombardeada con frases como “esto está interesante, ¡pero qué difícil!” “todo muy lindo pero yo no puedo” “no puedo ser feliz si todo el mundo sufre” “cambiar no es fácil, sobre todo si te sientes solo”, etc, etc.

Por supuesto que cambiar no es sencillo, pulir nuestras aristas, conocernos, enfrentarnos a nuestras sombras, pero para mí decir “qué difícil” es el camino más fácil. Es quedarse estancados como estamos, es seguir sufriendo, es seguir viviendo una vida que no queremos, es seguir siendo atacados sin piedad por la depresión, la ansiedad, la tristeza, la soledad o esa situación de dependencia o violencia. Con el qué difícil nadie ha llegado a ninguna parte. Con la queja y el cruzarse de brazos tampoco.

¿Ustedes creen que es fácil tener padres que no te apoyan, experiencias de vida traumáticas, dolores físicos crónicos, patologías en general? ¡Claro que no! Pero qué valiente el que aprende a generar recursos, el que busca ayuda, el que entiende cuáles son sus debilidades, las respeta y trata de pulirlas.

No les digo esto para que se sientan culpables, ni tampoco para que se victimicen. No conozco a nadie, a nadie, que no tenga su pequeño infierno con el cual lidiar, lo que no quiere decir que eso los transforme en personas infelices o desesperanzadas. Les comparto esta reflexión para que ustedes piensen conmigo y se animen a quitarse de la cabeza esta frase, “qué difícil”

Qué difícil que es cambiar…¡por supuesto! ¿Pero acaso no es más difícil sufrir por estar como estamos?

Sino actuamos pasan los días, los meses, los años, el cambio cada vez se hace más inalcanzable. Vale la pena esforzarnos y tratar de mejorar, vale tanto la pena aprender y potenciar nuevos recursos en nosotros, es increíble cuando logramos superar esos límites que tenemos que afrontar, ya sea porque la vida fue caprichosa con nosotros o somos nosotros mismos los que los creamos.

Por favor, no quiero leer más esos “qué difícil” Quiero que se animen a buscar ayuda, a aprender, a moverse, a no dejarse estar con nada que los torture. Hagan todo lo que quieran hacer, pero no se me queden quietos, no dejen que el dolor los ciegue, que los arrastre, no pierdan su esencia, no se escapen corriendo de la felicidad. Se los ruego, por favor, olvídense de esa palabra que es la peor excusa que su mente les puede brindar.

Quiero verte feliz. ¿Qué vas a hacer por ti hoy?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?