La tiranía de la felicidad

Deseo que seas feliz, pero no como te lo imponen. Escapa a la tiranía y descubre tu verdad

Como experta en Psicología Positiva, me duele mucho cómo bastardean el término de la felicidad. La misma se ha convertido en un mero objeto de consumo, con la consecuente proliferación de estrategias de marketing alrededor de la misma.

Venden la idea de una felicidad superflua, perfecta, o te presionan a buscarla donde no está. Creo que hay una serie de problemas alrededor de esta temática que finalmente terminan por alejarte de ella, en lugar de ayudarte a encontrarla.

¿Qué es la felicidad?

Primero tendríamos que definirla. Ella no es alegría, no es euforia, no estar enérgico todo el tiempo. No es comprar cosas sin sentido, o ser famoso, o ser rico. No es quien tenga más seguidores, el mejor cuerpo, o el más inteligente.

La felicidad es mucho más simple y si compras un ideal inalcanzable, solamente encontrarás frustración. Es verdad que este concepto tiene mucho de individual, pero de todas formas, las investigaciones se han puesto de acuerdo en ciertos factores que se repiten en todas las personas felices.

Las maneras más profundas de alcanzarla son dos, una es encontrar propósito y sentido en tu vida, un motivo para levantarte. En general esto está asociado a formar parte de algo más grande que uno mismo, ayudar a los demás. Invertir tu tiempo en aliviar a alguien de alguna forma es un camino asegurado para brindar sentido a tu existencia.

La otra vía son las relaciones interpersonales positivas, ya que necesitamos vincularnos también por un tema de supervivencia enraizado en nuestro cerebro desde el principio de los tiempos. Pero hago hincapié en positivas, si solamente tenemos vínculos tóxicos que nos asfixian, esto hace más daño que bien.

Luego existen otras vías más sencillas para generar bienestar, como activar las diez emociones positivas, reconocer tus habilidades y talentos y poder ponerlos en juego, tener metas que te desarrollen como persona y lograr alcanzarlas.

De todas formas, las primeras que te comenté son las más intensas y eficientes. Cuando nos movemos por el egoísmo, la necesidad de solamente estar bien nosotros, de cegarnos con nuestro propio dolor, más difícil se hace alcanzar lo que tanto deseamos.

Si quieres amor, bríndalo, si necesitas ayuda, préstala. Si estás absorto en tu dolor solamente te hundes en un espiral de desesperación y sinsentido.

La verdadera felicidad está asociada con la calma del ser. Con la sensación de que todo está bien, de que todo es suficiente. Es mantener el asombro y la gratitud en las cosas más sencillas, ya que ellas te acercarán a lo más grandioso sin darte cuenta.

No te presiones

La felicidad no tiene que ser una obligación, es tu propio camino y quizás seas feliz sin darte cuenta. Muchas veces tienes todo resuelto y no puedes verlo, por la ansiedad impuesta de que necesariamente tienes que tener más. Más amigos, más parejas, más aventuras, más viajes, más dinero, más belleza, etc. Y esto no es verdad, quien eres es suficiente y si deseas mejorar algo, que sea tu personalidad, tus defectos, tu visión negativa, tus hábitos de salud, sin entrar en deseos de perfección alocada.

El desearlo no es suficiente

Solamente leer frases motivacionales, esperar que mágicamente las cosas se solucionen, pensar en exceso, preocuparse, no son acciones reales. Uno debe trabajar activamente por su felicidad, construirla día a día, decisión a decisión. Cada uno sabe lo que le brinda más paz y calma, ve por esas experiencias.

No escapes al dolor

Es necesario llorar, estar mal, hacer el duelo por las cosas que corresponden. Hay que transitarlo y el sufrimiento se irá apagando. A veces hay que construir nuevos caminos para poder salir del mismo de una forma saludable, encontrar tu propósito te ayudará en esto.

Evita compararte con los demás

Tu vida es valiosa, tu eres valioso. Intenta alejarte de esas comparaciones terribles, porque mientras tu estás mirando a alguien quien crees que tiene todo, otros te están mirando a ti pensando exactamente lo mismo. Con la única persona con quien debes competir, a quien debes mejorar es  a ti mismo.

Valora quien eres y lo que ya posees

Si tienes un techo bajo tu cabeza y comida, ya eres mucho más afortunado de lo que crees. Ahora puedes incorporar cosas nuevas, sin presionarte.

Aléjate de los ideales alocados que te quieren imponer, solamente hacen daño. Sé incrédulo ante la aparente felicidad de las redes, la vida que debes nutrir es la tuya. Olvida lo que crees que necesitas para ser feliz y haz lo increíble con lo que ya está presente. Sé cada día lo mejor que puedas, desde el amor, hacia ti mismo y los demás.

Crea una vida feliz y con sentido, comienza a construirla desde ahora.

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

Participa en la conversación

2 comentarios

  1. Este año empecé a trabajar en la gratitud, y se siente muy bien. Es lo mejor para cerrar no solo el año calendario sino también cualquier ciclo que estemos por cerrar.
    Les deseo a todos los optimistas un exitoso año 2020.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s