Inteligencia emocional: Conozcamos nuestras emociones

Inteligencia Emocional: Conozcamos nuestras emociones

En la tercer charla de El club de los Optimistas estuvimos hablando sobre la Inteligencia Emocional. Aquí el material: 

La inteligencia emocional es un concepto amplío, donde se destaca la importancia del cociente emocional, esas características a las cuales quizás no le damos la importancia que merecen. Entre las habilidades emocionales encontramos la capacidad de motivarse y persistir frente a las decepciones, controlar los impulsos, decir no a la gratificación inmediata en pos de una gratificación duradera a largo plazo, mantener estable el humor, mostrar empatía, tener esperanza.

¿Qué es la emoción? Daniel Goleman autor del libro La inteligencia emocional: Por qué es más importante que el cociente intelectual utiliza este término para hablar de los sentimientos y pensamientos característicos a estados psicológicos y biológicos y a una variedad de tendencias de actuar.

La mente emocional es más veloz que la racional y se pone en acción casi de inmediato, sin detenerse en la reflexión. Las acciones nacidas de la mente emocional traen consigo una sensación de certeza muy poderosa, es una manera simplificada de ver las cosas que puede resultar desconcertante para la mente racional. La mente emocional es nuestro radar para percibir el peligro, sin embargo, estos juicios intuitivos  al efectuarse tan rápidamente pueden llegar a ser erróneos.

Existe una segunda clase de respuesta emocional, más lenta, donde primero se reflexiona antes de conducir al sentimiento. Aquí somos más concientes de nuestros pensamientos, los que van a jugar un rol vital en la determinación de qué emociones surgirán. Las emociones más complejas como la vergüenza siguen esta ruta más lenta, y tardan segundos o minutos en desarrollarse.

La lógica de la mente emocional es asociativa, toma elementos que simbolizan una realidad o puede disparar un recuerdo para ser igual a esa realidad. Las metáforas e imágenes hablan directamente a nuestra mente emocional, así como las distintas formas de arte. La mente racional realiza conexiones lógicas entre causas y efectos, mientras que la mente emocional es indiscriminada y une elementos que sólo comparten características parecidas

La mente emocional es infantil y cuánto más lo es, más fuertes son las emociones que experimentamos. Un ejemplo de esto es el pensamiento categórico en el que todo parece blanco o negro, el pensamiento personalizado donde los acontecimientos tienden a centrarse en nosotros mismos, autoconfirmador donde suprime o pasa por alto hechos o recuerdos para tener razón. La mente emocional considera sus pruebas como certeras, los sentimientos son autojustificadores y cuentan con un conjunto de percepciones y pruebas propios.

La inteligencia emocional tiene cinco habilidades prácticas:

Tres se engloban en la inteligencia intrapersonal, la cual hace referencia al autoconocimiento

  • La autoconciencia: ser concientes de lo que pasa en nuestro cuerpo y de lo que sentimos
  • El control emocional: regula la manifestación de una emoción y puede modificar un estado anímico y su exteriorización. 
  • La capacidad de motivarse y motivar a los demás.

Las otras dos las encontramos dentro de la inteligencia interpersonal, la cual hace referencia a la relación que tenemos con los demás.

  • La empatía: Se edifica sobre la conciencia de uno mismo, mientras más abiertos estemos a nuestras emociones, más podremos interpretar nuestros sentimientos y por ende mejor podremos comprender a los demás. Cuando estamos con otras personas enviamos señales emocionales todo el tiempo, cuánto más hábiles somos a nivel social, más fácilmente controlamos las señales que emitimos. Las emociones rara vez se manifiestan únicamente con las palabras, también incluyen otras señales no verbales y la clave para intuir los sentimientos de otra persona está en la habilidad para interpretar este tipo de señales. La sintonía con otros demanda un monto de serenidad con uno mismo. El tener empatía con el otro nos permite estar mejor adaptados emocionalmente, nos hace más sociables y hasta más sensibles.
  • Las habilidades sociales: relacionadas con la popularidad, el liderazgo y la eficacia interpersonal. Son útiles cuando intentamos dirigir, negociar y  resolver conflictos, también podemos utilizarlas para la cooperación y el trabajo en equipo .

Estas habilidades prácticas, a su vez, influyen en cuatro áreas vitales de nuestra vida:

1) Contribuyen a nuestro bienestar psicológico y por ende nos ayuda a equilibrar nuestra personalidad.

2) Contribuyen a nuestra salud física, moderando o eliminando patrones poco positivos, ayudan a prevenir enfermedades causadas por desequilibrios emocionales

3) Favorecen nuestro entusiasmo y motivación.

4) Permiten un mejor desarrollo de nuestras relaciones con las personas, en las áreas familiar, social y laboral.

¿Por qué es importante manejar la inteligencia emocional?

Las personas que se denominan emocionalmente expertas, las que conocen, manejan, interpretan y se enfrentan con eficacia a los sentimientos tanto propios como ajenos, tienen ventajas en las relaciones amorosas, tienen más dominio sobre su vida, se sienten satisfechas, eficaces y productivas.

Conocerse a uno mismo, poder tener conciencia de los propios sentimientos en el momento en que se experimentan, es el comienzo. Poder ser concientes de nuestras emociones es la competencia emocional fundamental sobre la que se construyen las demás, como el importantísimo autocontrol emocional. Lograr reconocer un estado de humor desagradable es sentir el deseo de superarlo, de no actuar en consecuencia y además de liberarse de él.

Las personas solemos tener estilos característicos para responder y enfrentarnos a nuestras emociones:

Conciente de sí mismo:  Son concientes de sus humores en el momento que los tienen, tienen claridad con respecto a sus emociones, son independientes y seguros de sus propios límites, son positivos y cuando están de mal humor lo superan casi de inmediato.

Sumergido: Personas que se estancan en sus emociones y no se sienten capaces de liberarse de ellas. Al no ser demasiado conciente de sus sentimientos se quedan perdidos en ellos, suelen sentirse abrumados y descontrolados.

Aceptador: Son concientes de lo que sienten pero no tratan de cambiar sus humores, suele darse en personas que se resignan ante su desesperación o aquellos que suelen estar de buen humor y no tienen por qué cambiarlo.


La importancia del autodominio:

En el mundo de las emociones, desde los tiempos de Platón el autodominio ha sido elogiado. El objetivo es el equilibrio, cada sentimiento tiene su valor y significado, por eso no debemos suprimirlos. El tener bajo control nuestras emociones perturbadoras es la clave para el bienestar emocional, los extremos perjudican nuestra estabilidad. Todas las emociones son válidas, no se trata de estar feliz todo el tiempo, el dolor es parte de nuestra vida y muchas veces necesario. El secreto de una vida emocional plena radica en sentir de manera adecuada a las circunstancias, aceptar el dolor, aceptar la felicidad, pero no dejarnos arrastrar por las adversidades ni vivir de manera desproporcionada los problemas.

Aprender a controlar nuestros impulsos es una herramienta vital, es la raíz de todo autocontrol emocional, es lo que permite que le digamos no a la gratificación instantánea en pos de objetivos más elevados.

Nuestras emociones son tan fuertes que pueden entorpecer o favorecer la capacidad para pensar y planificar. Cuando entorpecen la concentración lo que ocurre es que queda paralizada la capacidad mental cognitiva que los científicos denominan memoria activa (capacidad de retener en la mente toda la información que atañe a la tarea que estamos realizando).

Las emociones definen el límite de muestra capacidad, determinan la calidad del desempeño en nuestra vida. La inteligencia emocional es una aptitud superior a la inteligencia académica, ya que tiene el poder de facilitar o interferir en las demás habilidades.

Dentro de las emociones podemos destacar la virtud del optimismo y la empatía.

El optimismo, desde el punto de vista de la inteligencia emocional, es lo que permite evitar que la gente caiga en la desesperanza, la apatía o la depresión. Es importante sentir que tenemos cierto dominio sobre los acontecimientos de nuestra vida y aceptemos los desafíos como se nos presentan, y nos preparemos para desafíos aún mayores, con la convicción de que podremos lidiar con ellos. Esta actitud hará que tengamos más probabilidades de utilizar el máximo de nuestras habilidades o hagamos todo lo necesario para poder desarrollarlas.

Sin duda el mundo emocional tiene una fuerte impronta en nuestra salud. Cuando estamos enfermos nuestro estado emocional puede jugar un rol predominante a la hora de mostrarnos más o menos vulnerables a la enfermedad.

Se realizó un estudio en la Universidad de Stanford con pacientes cardíacos, que demostró que cuando los pacientes recordaban un hecho que los llenaba de furia, la eficacia en el bombeo de su corazón disminuía. La ira parece ser la emoción que más daña al corazón.

Por su parte, la ansiedad desproporcionada disminuye la respuesta inmunológica de nuestro cuerpo, pudiéndonos dejar a merced de varias enfermedades como resfríos, herpes, problemas gastro intestinales, entre otros. Por eso es interesante que podamos aprender a manejar la ansiedad con lo que sea más apropiado a nuestros gustos y personalidad, ejercicios de relajación, ejercicio físico, salir a caminar y disfrutar de nuestro alrededor, meditación, yoga.

Así como lo negativo tiene su impacto en la salud, lo positivo también. La esperanza en cierto punto, tiene un poder curativo, ya que nos brinda fuerza para soportar circunstancias dolorosas. Poder contar con vínculos significativos,  contar con personas con quien compartir los problemas, estas situaciones desde el polo positivo van a enriquecer nuestra vida y también va a contribuir a que seamos más saludables en todo sentido.

En resumen, la inteligencia emocional nos habilita a triunfar en nuestra vida en el amplio sentido de la palabra, nos ayuda a mantener relaciones significativas con los otros, nos ayuda a mejorar nuestra salud tanto física como psíquica. Cuando estamos de buen humor y en armonía interna, nuestra actitud mejora ante las adversidades o los detalles de la rutina. Todo pasa por nuestras emociones y por cómo interpretamos nuestra realidad, podemos tenerlo todo y no quererlo o podemos tener poco y sacarle todo el jugo posible. Siempre, en última instancia, somos nosotros quienes tenemos el poder, es nuestra decisión si estamos dispuestos a aprender y explotar nuestro potencial o quedarnos estancados en donde estamos.  

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Psicología Positiva: Las 24 fortalezas

Psicología Positiva: Las 24 fortalezas

Dentro de la teoría de la Psicología Positiva prestamos especial atención a las fortalezas y virtudes del ser humano y las comunidades, ya que nos importa lo que sí funciona en la persona, lo que sí le hace bien y puede aprovechar al máximo para su bienestar.

Aquí están descriptas brevemente las 24 fortalezas, si deseas saber cuáles son las tuyas puedes realizar el test VIA de Fortalezas Personales entrando aquí http://www.authentichappiness.sas.upenn.edu/default.aspx

Dentro de la virtud Sabiduría y Conocimiento encontramos:

Quienes poseen curiosidad experimentan la misma tanto por el mundo que los rodea como por su propio mundo interior. Esto los lleva a estar en una constante búsqueda de nuevas experiencias, se atreverán a conocer personas interesantes, visitar lugares exóticos, aventurarse en la vida y descubrir oportunidades donde los demás no ven nada. Poseen una vida social y amorosa muy rica y podemos compartir con ellos conversaciones atrapantes, además de que se verán motivados a escuchar lo que nosotros tenemos para decir. La curiosidad también está asociada a la inteligencia y a las habilidades en la resolución de problemas complejos. Hay personas para quienes ser curiosos les es natural, es una parte vital de su personalidad, aunque no hay que olvidarse de que esta fortaleza también puede ser creada, o si ya la posees, puede ser aún más cultivada. Al ser curiosos, estaremos inmersos en situaciones excitantes, que harán que nuestra capacidad intelectual se enfrente a nuevos desafíos, cuanto más aprendemos más querremos saber

El amor por el conocimiento y el aprendizaje es una fortaleza por la cual la persona se implica cognitivamente en una actividad. Una consecuencia motivacional muy importante de esta virtud es que ayuda a la gente a persistir frente a contratiempos, desafíos y experiencias negativas. El amor por el aprendizaje describe un proceso de toma de contacto con nueva información y habilidades que es generalmente positivo y que puede soportar las frustraciones de la dificultad y el feedback negativo. Esta virtud debe cuidarse si se quiere mantener a lo largo del tiempo.

La fortaleza juicio, pensamiento crítico, se caracteriza por buscar evidencias contra las creencias que uno posee y de verificar si tales evidencias son sólidas. Conduce a que la persona tenga una mente abierta, crítica. Esta fortaleza va aumentando gracias a la educación, edad y experiencia. Este buen juicio puede ser enseñado tanto en las instituciones educativas como en el hogar.

La originalidad, inteligencia práctica, conocida también como creatividad es una de las fortalezas más bonitas y útiles, ya que nos permite ver las cosas desde una perspectiva original, pudiendo resolver conflictos laborales o emocionales de una mejor manera. La persona creativa también es enérgica e imprime su modo particular de ver las cosas en todo lo que hace. Así como la curiosidad, la creatividad también es útil para descubrir oportunidades escondidas cuando los otros las dejan pasar. Contribuye a mejorar la inteligencia personal y puede considerarse también como una de las estrategias de la evolución natural. Es un proceso caracterizado por la adaptabilidad. La persona creativa es alguien que tiene ideas que son tanto originales como útiles y utiliza este poder ya sea explotando su potencial artístico o en la vida cotidiana. La creatividad requiere constancia, trabajo y práctica, en especial cuando la volcamos a una actividad artística. Cuando estas personas se encuentran en ambientes donde se busca y promociona la creatividad es cuando se sienten más cómodos, por el contrario, si se encuentran en lugares donde hay demasiada presión, fechas límites, o si su producción será juzgada por otros, la creatividad disminuirá dramáticamente.

La fortaleza de la inteligencia emocional, personal y social implica el ser consciente de nuestras emociones y sentimientos así como también de las emociones y sentimientos de los otros. La persona sabe cómo comportarse ante las distintas situaciones sociales, le gusta compartir cosas que son importantes para otras personas. Son individuos con un muy buen nivel de empatía.

La perspectiva es la fortaleza que nos permite brindar consejos de calidad a los demás, encontrando caminos no sólo para comprender y aceptar nuestro propio mundo interno sino para ayudar a comprenderlo a los demás. Es aprender a mirar las situaciones de otra manera, ver lo que sí tenemos en lugar de lo que falta.

Dentro de la virtud Coraje encontramos:

La valentía es el no dejarse intimidar ante la amenaza, el cambio, la dificultad, incluso el dolor. Ser capaz de defender una postura que uno cree correcta aunque exista una fuerte oposición por parte de los demás, actuar según las propias convicciones aunque eso suponga ser criticado, animarse a ser rebelde. Recuerden que el coraje no es la ausencia del miedo, si no el considerar que hay algo más importante que él

La perseverancia y diligencia nos habla de personas muy trabajadoras, personas decididas que siempre terminan lo que empiezan. Sin importar cuál sea el proyecto, se encargan de sacar las cosas adelante en tiempo y forma. Usualmente no se distraen cuando están abocados a su tarea y encuentran suma satisfacción en finalizarla.

La integridad, autenticidad y honestidad nos habla de personas que son sinceras consigo mismas, representando de manera correcta, tanto privada como públicamente, sus estados internos, sus intenciones, sus compromisos. Tales personas aceptan y se hacen responsables de sus sentimientos y comportamientos, adueñándose de ellos, como lo que son y logrando beneficios por ello. La definición de integridad se basa en criterios de comportamiento: 1) Un patrón regular de comportamiento consistente con valores con los que uno está comprometido, “practicar lo que se predica” – 2) Justificación pública de convicciones morales, incluso cuando esas convicciones no sean populares – 3) tratar a los demás con cuidado, como se evidencia al ayudar a las personas en necesidad, o por la sensibilidad a las necesidades de los demás. Honestidad: se refiere a ser verdadero con los hechos y a la sinceridad interpersonal; Autenticidad: se refiere a ser genuino emocionalmente y a la profundidad psicológica; Integridad, se refiere a la rectitud moral y a la unidad del self, en términos de carácter moral.

Dentro de la virtud Humanidad encontramos:

La amabilidad, generosidad,  nos habla de personas que demuestran estas características con los otros, nunca están demasiado ocupados para hacer un favor, es un disfrute el hacer buenas obras para los demás sin necesidad de que esas personas sean cercanas. El respeto hacia los demás trasciende la mera conciencia del deber o del respeto básico por los demás. Los comportamientos de ayuda tienen claros beneficios para la sociedad y también se asocian con muchas medidas de salud física y mental de estas personas. El beneficio de ayudar a los demás es duradero y reducen, por ejemplo, el riesgo de muerte en personas mayores. Ayudar a los demás de corazón es importante, pero jamás te olvides de ti mismo. Para poder ayudar a los demás, primero tenemos que ayudarnos a nosotros.

La capacidad de amar y ser amado nos habla de individuos capaces de sostener relaciones significativas con otras personas, en especial con aquellas en las que el compartir y los cuidados son recíprocos. Es permitirse el sentirnos cercanos y apegados a otros desde el respeto y el amor.

Dentro de la virtud Justicia encontramos:

Ciudadanía, lealtad, trabajo en equipo. Esta fortaleza se encuentra en personas que se destacan en su grupo por su lealtad y dedicación. Son personas que respetan la autoridad y la jerarquía pero no sin cuestionarla, permiten que en un grupo todos se sientan cómodos y están atentos a las necesidades de cada miembro.

Ecuanimidad, equidad y justicia nos habla de sujetos que no permiten que sus sentimientos personales interfieran en cuanto a sus decisiones o valoraciones con respecto a los demás, a todos le brindan una oportunidad. Sus acciones diarias están guiadas por principios morales, el bienestar ajeno es tan importante como el propio, dejan fácilmente los prejuicios de lado.

Si posees la fortaleza de liderazgo eres muy bueno para organizar y llevar a cabo actividades. El líder efectivo es aquel que le interesa que el trabajo en equipo se concrete sin dejar de prestar atención a contribuir en el fomento de las buenas relaciones entre los miembros del mismo. Asume las responsabilidades y es diplomático.

Dentro de la virtud Moderación encontramos:

Auto- control, quienes disfrutan de esta fortaleza son aquellas personas que pueden posponer sus deseos, necesidades y son capaces de dominar sus impulsos. Saben cómo posponer la satisfacción inmediata en pos de un logro o resultado más eficiente para sus vidas. Saben lo que es correcto y son capaces de ponerlo en práctica. Cuando algo malo sucede pueden regular sus emociones, son capaces de neutralizar sus sentimientos y pensamientos negativos. Pueden generar emociones positivas por ellos mismos sin ayuda del ambiente externo.

Prudencia y discreción caracteriza a aquellos individuos que son muy cautelosos, piensan antes de hablar y se aseguran de no abrir la boca para luego arrepentirse. Se proyectan a futuro, saben posponer la gratificación inmediata para lograr metas aún más grandes a futuro. Ser cuidadoso es una buena fortaleza que te protege de los peligros producidos por el descuido

La fortaleza de la humildad, modestia la poseen aquellos que no necesitan llamar la atención, simplemente dejan que sus hechos hablen por ellos. No se creen especiales ni son pretenciosos, los demás valoran esto. Las personas humildes consideran sus propias aspiraciones, sus victorias y derrotas como situaciones sobre las cuales no hay que alardear.

Dentro de la virtud Trascendencia encontramos:

Apreciación de la belleza y la excelencia. Quienes poseen esta fortaleza son aquellos sujetos que no sienten que es una pérdida de tiempo admirar el aroma de las rosas, quienes aman la belleza, la excelencia en todas las áreas: arte y naturaleza, matemáticas y ciencia, quienes aprecian la hermosura en las cosas del día a día. Esta fortaleza se acompaña de sentimientos de asombro y maravilla, nos eleva espiritualmente.

Quienes poseen la fortaleza de la gratitud son aquellas personas que siempre son concientes de las buenas cosas que les suceden o tienen, no dan por descontado sus bendiciones. Es una emoción que está acompañada de maravilla y aprecio por la vida misma. La gratitud se puede expresar hacia los demás, el destino, la vida en general o divinidades acordes a la creencia de cada uno.

Dentro del optimismo, esperanza, podemos ver a esos sujetos que siempre esperan lo mejor del futuro y están dispuestos a hacer lo necesario para tener razón. Esperan que cosas buenas sucedan y están convencidos de que será así si trabajan para lograr sus objetivos.

Quienes disfrutan de la fortaleza de espiritualidad, fé, sentido de propósito son aquellas personas que tienen creencias fuertes y coherentes en cuanto al significado del universo y el propósito del mismo. Saben dónde encajar, sienten que tienen una meta que cumplir. La espiritualidad en cualquiera de sus manifestaciones (siempre y cuando se mantenga en niveles saludables) contribuye al bienestar de la persona, la hace sentirse acompañada y le brinda esperanza cuando más lo necesita. ¿La vida tiene un significado para ti, existe algo más grande en lo cual depositas tu confianza?

Gracias a la fortaleza perdón y misericordia eres capaz de perdonar a aquellos que se han equivocado contigo, siempre le brindas a los demás una segunda oportunidad. Te guías por la misericordia y no la venganza. Cuando las personas perdonan entran en paz consigo mismas, dejan el rencor atrás y pueden continuar transitando su presente con calma.

Gracias a la fortaleza del humor eres una persona que disfruta muchísimo de hacer reír a los demás. Eres capaz de ver el lado más superficial de las cosas, quitándole el drama a las situaciones. Te encanta jugar, no has perdido ese niño interno que todos deberíamos cuidar siempre y sin duda eres muy divertido.

Y he aquí la última de las fortalezas la pasión y entusiasmo. Si posees esta fortaleza eres una persona con mucho espíritu y energía, te dedicas por entero a todas las actividades que amas. Si tienes un plan en mente te despiertas muy contento por las mañanas, te sientes inspirado. Disfrutas de la vida con entusiasmo, realizas las cosas con convicción y entregando todo de ti. Vive la vida como una apasionante aventura, sintiéndote vivo y activo. Aprende a jugar, a fluir con la espontaneidad y la pasión de tu propio sueño.

¿Cuáles son tus fortalezas?

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

La soledad ¿es mala compañía?

La soledad ¿es mala compañía?

La soledad puede ser una carga muy pesada si la sentimos como tal, somos seres sociales y los demás importan y mucho en nuestras vidas, ¿pero hasta que punto es sano necesitar tanto de los otros, cómo estamos abordando nuestra situación actual para que ésta se convierta en una tortura?

La soledad no deseada es cuando no tenemos demasiada opción de elegir, tenemos pocos amigos, no tenemos pareja, nuestra familia es pequeña o no tenemos una buena relación con ella. Se presenta en determinadas ocasiones en amas de casa, personas mayores, sujetos que sufren de determinadas incapacidades físicas. Esto conduce a ciertos miedos, a creencias equívocas de que la vida carece de importancia.

La soledad se presenta cuando no mantenemos contacto con otras personas, cuando consideramos nuestros vínculos con los demás no satisfactorios. Puede ser el resultado de relaciones sociales poco relevantes, podemos sentirnos solos a pesar de estar rodeado de personas.

La soledad se asocia al aislamiento, ese sentimiento molesto de no formar parte de nada, es estar excluido de los proyectos, creer que a nadie le importamos lo suficiente como para formar parte de nuestro círculo. Genera angustia, desesperación, tristeza.

Podemos hablar de dos tipos de soledad. Una se refiere a la soledad emocional, donde hay ausencia de relaciones profundas con otra persona, donde no podemos satisfacer nuestras necesidades de seguridad y afecto. Esto puede darse porque no hemos conocido a alguien que colme nuestras expectativas o hemos sufrido pérdidas (rupturas amorosas, muertes). La ausencia de esa persona en particular no debe convertirse en ausencia de otras relaciones, si hemos atravesado una mala situación o varias, no necesariamente éstas se han de repetir en un futuro, debemos darnos la oportunidad de comenzar de nuevo y hacernos cargo del dolor, el cual en realidad nos fortalecerá y puede enseñarnos mucho.

La soledad social nos habla de sujetos que poco y nada comparten con su familia o compañeros de trabajo. Hay una dificultad de entablar amistad y confianza con quienes nos rodean debido a un gran miedo de sufrimiento o rechazo. Creamos nuestra propia soledad con esta actitud y después nos quejamos, solamente buscamos excusas para mantener alejados a todos, pero no nos agradan los resultados. Si nuestra habilidad para relacionarnos es poco eficaz, aumentarán las probabilidades de que nos quedemos solos gracias a nuestra poca empatía y entusiasmo. En algún punto no nos consideramos dignos para los demás, una fantasía cruel que nos creamos para encerrarnos en una burbuja que después nos estalla en el rostro.

Si no deseas estar solo, es algo que puedes cambiar, aunque no lo creas la opción está en tus manos. Primero piensa, ¿por qué estás solo? ¿Quieres cambiar la situación, cuál crees que es el primer paso a dar? Conócete a ti mismo y a tus necesidades, deja de lado la timidez que no aportara nada. Enfrenta tus fantasías, eres especial y no hay razón por la cual los demás te rechacen, siempre existirá alguien que comparta nuestro modo de pensar, nuestros intereses, nuestros valores. Apártate del rol de víctima, quejarte y mantenerte de brazos cruzados no hará que mágicamente cambie tu situación actual.

La soledad no es eterna, simplemente puede ser una fase transitoria, con fecha de caducidad, fase que puedes utilizar en tu beneficio para aprender y vivenciar otras cosas. Primero es bueno aprender que los demás aportan a nuestra vida pero NO SON NUESTRA VIDA, los vínculos de dependencia y necesidad no te harán un ser humano más completo, muy por el contrario, te limitarán como persona.

Puede ser un momento de reflexión, de descubrirte a ti mismo, de establecer nuevas reglas para ti, de crear un plan de acción. Es un momento para relajarse y apagar todas las voces demandantes de los otros, es un instante para escucharte, para obsequiarte, para crecer.

Es hora de cuestionar tus miedos, de cambiar esas actitudes que te quitan felicidad, es hora de reconstruirte en pos de tu propio ideal. Puedes comenzar a tomar contacto con la naturaleza, el silencio, la lectura, el descanso, la meditación, el enriquecimiento personal en todo sentido.

La soledad no tiene por qué ser desesperación, tampoco hay necesidad de que sea eterna, pero como todo momento vital es importante hacer uso del mismo para sacar algo en limpio de la experiencia, aprendizaje, madurez, fortaleza emocional. Todo puede ser transformado para tu beneficio si lo miras desde la perspectiva correcta.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Psicología Positiva: Resiliencia

Psicología Positiva: ResilienciaEl concepto de resiliencia nos habla de la capacidad de poder seguir adelante sin importar las adversidades por las cuales hemos atravesado. Quienes la ejercen son personas capaces de continuar con sus vidas sin importar cuál tragedia, grande o pequeña, les haya tocado experimentar.

Es vital enseñar esta herramienta a aquellos individuos que les cuesta ver los problemas como oportunidades, las desgracias como enseñanzas, lo malo como aprendizaje. Esta capacidad nos ayuda a protegernos contra la depresión y otras patologías mentales, además de mejorar nuestra autoestima y contribuir a nuestra productividad.

La Doctora Karen Reivich contribuyó a escribir El niño Optimista junto a Martin Seligman y llegó a interesantes conclusiones en cuanto al tema de la resiliencia. Las personas resilientes tienen la capacidad de ser de esta manera a lo largo de su vida mediante el buen humor, el optimismo, cualidad que mantiene la esperanza y la fe en los individuos. Además de estas características, existen más habilidades que pueden ser aprendidas y contribuyen a aumentar nuestra capacidad de resiliencia.

Entre estas habilidades encontramos:

  • La regulación de las emociones. Es la capacidad que tenemos de identificar cuáles son nuestros sentimientos y la habilidad de controlarlos.
  • Control de impulsos. Primero debes pensar cuidadosamente antes de actuar, piensa, ¿cuáles serán las consecuencias de tus actos, vale la pena responder a esa agresión, vale la pena enojarse por eso, realmente alguien te está lastimando o eres tú quien está a la defensiva?
  • Optimismo. El verdadero optimismo no radica en decirse frases vacías, sino en buscar pruebas en la realidad de que sí valemos la pena, de que los problemas pueden ser solucionables, de que no todo es tan catastrófico como podemos creer.
  • Análisis causal. Analizar con conciencia los problemas con los cuales debemos lidiar, pensar en todos los factores y perspectivas posibles, intentar buscar las variadas opciones de solución a las cuales podemos acceder.
  • Empatía. Quienes están en contacto con sus emociones y pueden comprenderlas tienen un importante grado de empatía, habilidad de comprender las emociones de los demás. Esto es importante porque nos habilita a tener vínculos significativos con los otros.
  • Auto-eficacia. La confianza en tu capacidad para resolver contrariedades. Es conocerte a ti mismo, saber cuáles son tus fortalezas, cuáles son tus debilidades y cómo lidiar con ellas.
  • Estar preparado para tomar el riesgo apropiado. Es estar listo para probar distintas cosas sin importar el fracaso, el cual es considerado parte de la vida y no debería generar mayor conflicto en ti.

La resiliencia también puede ser utilizada en el ámbito laboral. Para sobrevivir a ambientes hostiles o el stress debes hacer uso de lo siguiente:

  •  Compromiso.  Mantenerse involucrado con la gente y los eventos a tu alrededor, permite entregarte al trabajo de una manera más eficiente.
  • Control.  Intenta ejercer tu influencia sobre los resultados de las tareas en las que estás involucrado. Este sentimiento de control te dará la sensación de más poder y verás cómo puedes influenciar los eventos que te pueden afectar.
  • Desafío. Descubrir cómo puedes crecer en esa etapa de stress, qué es lo beneficioso que puede traer esta situación a tu trabajo y crecimiento profesional. Si ves los cambios como desafíos, puedes ver las oportunidades potenciales escondidas tras estas situaciones.

Estas habilidades te permitirán acercarte al cambio desde un enfoque más significativo, crear estrategias, resolver conflictos y además incrementar tus actitudes positivas.

La resiliencia es una capacidad que sin duda debe ser trabajada, ya que nos aporta muchos beneficios. ¿Estás listo para comenzar?

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

La Resistencia Positiva

El camino al infierno está empedrado de buenas intenciones

La resistencia PositivaEs muy difícil cambiar, lo intentas, haces todo lo posible, tienes la teoría a la perfección pero algo dentro de ti te impide dar ese último y gran paso, ese paso que te permitirá dejar atrás lo que estorba y construir lo que realmente deseas. La resistencia al cambio se considera como el conjunto de fuerzas y factores desencadenados a partir de cualquier variación que suceda en un sistema. Su meta es mantener la estabilidad del mismo y esto puede ser aplicado a una persona, organización o sociedad. El cambio siempre está acompañado de respuestas de oposición, la resistencia es su manifestación más habitual.

La resistencia intentará alejarnos del cambio mediante las más variadas excusas, nos generará temor, se verá el cambio como amenazante. Nos intentará hacer creer que quedarnos como estamos es la verdadera solución, ya que no implicará ningún esfuerzo y además podremos seguir obteniendo los mismos beneficios, el asunto es que aquí una parte de nosotros se apaga, las posibilidades desaparecen y nuestro potencial se estanca. El cambio debe lograr ser más atractivo que la resistencia, poseer argumentos más seductores y hacernos ver que en realidad, a pesar del esfuerzo que implique de nuestra parte, tendremos aún mayores beneficios de los obtenidos haciendo lo mismo que hacemos siempre.

En PNL (Programación Neurolingüística) nos hablan de concepto de la intención positiva. Todo comportamiento y hábito tiene en algún punto una intención positiva, todo tiene un propósito, ya sea el de protegernos, la de brindarnos seguridad, motivación, etc. Nuestras acciones se van deformando hasta tal punto que se convierten en actitudes nocivas para nosotros, pero no nos damos cuenta o nos vemos imposibilitados de cambiar, porque albergan a pesar de todo una buena intención. Si bien las personas se sienten motivadas por “intenciones positivas”, eso no necesariamente implica que serán acciones positivas hacia los demás. Podemos hacer lo que creemos mejor para nosotros y para el otro, pero no necesariamente acertar objetivamente.

Tendríamos que aprender a diferenciar el acto en sí mismo de la intención que se esconde detrás de él, para si poder dejar de lado lo malo y crear un nuevo comportamiento que sea más beneficioso en todos los aspectos, manteniendo la intención positiva original.

Se pueden comenzar a cambiar las estrategias gracias a una reestructuración de pensamientos y técnicas de cambio, debemos hacer uso de nuestra creatividad y buscar el apoyo necesario para ver más allá de lo que se esconde tras nuestros comportamientos dañinos. Tendríamos que pensar en las elecciones para cambiar esa actitud, ese comportamiento, ampliar nuestro abanico de opciones y enriquecer nuestro mundo psíquico. La nueva elección debe satisfacer y mantenerse fiel al propósito inicial, dejando de lado las consecuencias poco deseadas que nos genera el comportamiento actual. En vez de buscar el por qué, tendríamos que preguntarnos para qué hacemos esto, distinguir la conducta de la intención. Nos estamos resistiendo al cambio para mantener el beneficio que tenemos de esa conducta cuyo origen es positivo para nosotros pero termina haciendo daño al deformarse.

Una parte de nosotros es la que genera ese problema, debemos identificar cuál es la parte nuestra que está generando el comportamiento y entender el por qué. El éxito sucede cuando esa parte acepta e internaliza otras elecciones para poder satisfacer su intención positiva.

Este concepto nos invita a pensar de una manera distinta, en vez de luchar despiadadamente contra nuestra parte más oscura, debemos escucharla, dilucidar qué es exactamente lo que pretende de nosotros. Hacer una alianza donde podamos salir realmente beneficiados y convencerla amistosamente de trabajar a nuestro favor. Me parece una excelente propuesta, ¿se animan a intentarlo?

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

La profecía autocumplida

La profecía autocumplida–         Yo creo que nadie me quiere.

–         ¿Por qué piensas eso?

–         Porque sí, nadie me quiere. Cuando conozco a alguien y soy yo misma me rechazan, entonces me aburro enseguida y me alejo de esa persona. Siempre piensan mal de mí, yo lo sé.

–         ¿Y qué es ser tu misma?

–         Digo lo que pienso y no me importa cómo lo tomen los demás, hay gente que no soporta la verdad. Además no me gusta soportar el mal humor de nadie ni que me vengan con sus problemas, soy de enojarme bastante. Capaz que me enojo demasiado sí…

–         ¿Puede ser que a veces estés a la defensiva?

–         ¿Y cómo no voy a estarlo? ¡Si nadie me quiere!

La profecía autocumplida es un concepto sumamente interesante que demuestra cómo solemos hacernos trampa a nosotros mismos. En este extracto de una entrevista con una consultante podemos ver cómo funcionan sus pensamientos. Como ella cree que nadie la quiere actúa a la defensiva, al actuar a la defensiva la gente se siente atacada y se aleja, entonces ella finalmente tiene razón, nadie la quiere. Pero todo esto no dejó de ser una batalla que jugó en su cabeza, antes de que existiera el rechazo real ella ya lo estaba esperando. Las personas no solamente responden a cómo son las situaciones en la realidad, sino también a la forma en que esas situaciones son percibidas y al significado que le otorgan a las mismas.

Este concepto surge en el año 1960 gracias a Robert Rosenthal, psicólogo de la Universidad de Harvard. Primero se lo conoció como el efecto pigmalión. El estudio que realizó se llevó a cabo en un colegio. Fue ahí donde decidió que se realizara una evaluación para medir el coeficiente intelectual del alumnado, los estudiantes serían agrupados en un nivel superior, medio e inferior de acuerdo a su inteligencia.

Cuando la evaluación fue concluida, Rosenthal decide seleccionar al azar a un 20% de los alumnos que realizaron la prueba sin tener en cuenta los resultados reales del test. Una vez que los eligió, les comentó a los profesores que ese 20% correspondía a quiénes habían logrado entrar en la categoría de nivel superior y que por lo tanto, de ellos se debía esperar un rendimiento escolar muy alto.

Al tiempo, estos alumnos mostraron mejorar su rendimiento escolar en relación al resto de los alumnos que supuestamente no pertenecían al nivel superior. Esto le indicó al psicólogo que las expectativas que los propios profesores se hicieron con respecto a sus alumnos “más capacitados” generó el interés y esfuerzo suficiente en ellos para que efectivamente sus alumnos progresaran en su rendimiento. Así queda comprobado la relevancia de las expectativas propias y ajenas en nuestro comportamiento.

Si nosotros creemos que no podemos, pues tendremos razón. Si los demás deciden que no somos capaces y nosotros elegimos creerles, entonces tendrán razón también. Por eso es muy importante que esperemos siempre lo mejor incluso en las peores de las circunstancias, porque nuestra mente se prepara de otra manera para lidiar con las contrariedades de la vida. Así como también debemos tener en cuenta que es irrelevante lo que los demás piensen de nosotros siempre y cuando no les brindemos el poder sobre nuestros propios destinos y no actuemos en consecuencia a sus propias expectativas. Elige tus creencias, elige tu camino y aprenderás a ser más libre.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Psicología Positiva: Flow

Mihaly Csikszentmihalyi introduce el concepto de flow, que podría ser traducido como Psicología Positiva:Flowfluir, fluidez. Se convirtió en un concepto muy relevante para nuestro movimiento de Psicología Positiva ya que está relacionado con una mejor calidad de vida.

Este concepto hace referencia al proceso de total involucramiento con la vida y con las actividades que realizamos. Incluye la motivación, la concentración, el aprendizaje, la acción, estar en estado de flow es estar totalmente inmerso en una tarea o desafío. Cuando estamos completamente comprometidos con una determinada actividad, por ejemplo en el proceso creativo, sentimos que las horas pasan rápidamente, que a pesar de que estamos haciendo un trabajo mental que requiere esfuerzo lo estamos disfrutando al máximo. Muchas veces incluso las actividades que realizamos pueden no causarnos un disfrute en ese momento, pero una vez que terminamos estamos complacidos con el trabajo bien hecho.

Sin duda alguna el estado de flow es una experiencia positiva en el amplio sentido de su palabra. Quienes dedican su tiempo a las tareas que producen este estado viven una vida más significativa y experimentan más felicidad. También esto nos conduce a ser más productivos, eficientes e inevitablemente exitosos en lo que nos proponemos.

Los estudios han demostrado que gracias al estado de flow podemos mejorar nuestro rendimiento, aprender mejor, ser más creativos e innovadores. Ante las adversidades podemos manejarnos mejor, ya que en lugar de paralizarnos buscaríamos cuáles pueden ser las posibles soluciones de las problemáticas a enfrentar.

¿Cómo podemos saber si estamos en este maravilloso estado? Tienes que preguntarte cuando realmente estás conectado con lo que estás haciendo y dedicando tu atención en un cien por ciento. Piensa cuáles son las actividades que te hacen sentir más lleno de energía, cuáles son las cosas en las que te destacas o tienes facilidad. Una vez que puedas reconocer esto, intenta realizar esas actividades diariamente para incrementar tu felicidad y sentimiento de satisfacción y piensa si puedes trasladar este estado a otras áreas de tu vida. Al dejarnos llevar por lo que más amamos y nos satisface, estamos permitiéndonos tener una mejor calidad de vida y por lo tanto estarás muy conforme con tus acciones y habilidades, podrás sentirte más seguro contigo mismo y más productivo.

 

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

 


Defiéndete con altura

Defiéndete con altura

A veces las personas nos hieren, no importa cuál sea el motivo, debemos ser lo suficientemente fuertes para poder defendernos de ciertas injusticias que ocurren en nuestro entorno. Nos pueden lastimar de maneras tan diversas que eso puede llegar a dejar una fea huella en nuestra autoestima, algo que debemos evitar a toda costa. Nadie tiene el derecho de hacerte sentir mal, pero no estamos exentos de situaciones de violencia o discusiones por eso es importante que aprendamos ciertas estrategias para sobrevivir a esos momentos tan poco agradables.

Pensemos en una situación donde te sientes atacado. En lugar de atacar como una fiera de inmediato, lo mejor es tomarnos unos segundos y pensar cómo podríamos “redireccionar” la fuerza del atacante y cómo podrías protegerte a ti mismo a la vez que no hieres al otro.

Si estás ante un enfrentamiento físico, lo primero que debes tener en cuenta es tu salud y bienestar, ante una situación extrema no habrá demasiado tiempo para pensar. Ante ofensas verbales, tienes más oportunidad de reflexionar y puedes brindarte la oportunidad de considerar si vale la pena responder esa ofensa, o si puedes calmar al otro simplemente calmándote a ti mismo. Para discutir se necesita de dos personas al menos, si tú no quieres entrar en el juego, el juego se termina.

El humor es una excelente herramienta para disipar la tensión del momento, alguna broma, un gesto gracioso puede hacer que la discusión pierda fuerza. A veces podemos cambiar el tema sutilmente o distraer a la persona de su foco de enojo, si alguien está demasiado alterado el hurgar sobre lo mismo lo pondrá más nervioso aún.

No nos olvidemos de la empatía, simplemente ponernos momentáneamente en los zapatos del otro puede ayudarnos a comprender mejor su comportamiento. Si bien puede estar actuando de una manera poco simpática hacia nuestra persona, puede ser que no tenga nada que ver con nosotros. A veces la gente dicen cosas producto de su propio mal humor, tristeza o desesperación. Otras veces creen que nos evitarán un daño mayor si intentan tomar las riendas de nuestra vida. Las buenas intenciones pueden rápidamente perder la calidad de tal si están perturbadas por una perspectiva oscura de la realidad.

Escucha a tu interlocutor sin perder de vista lo que tú crees, en alguna ocasión puede ser que simplemente estén intentando ayudarte con las palabras o acciones equivocadas, otras veces se tratara de un mero ataque, aprende a diferenciarlos y responde con propiedad. Intenta no perder el control de la situación por el enojo y por sentirte herido, siendo asertivo tú mantienes el poder.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com


La medicación psiquiátrica

La medicación psiquiátricaMuchos consultantes se muestran reacios a tomar la medicación gracias a varios motivos como los miedos, la falta de información, ansiedad, los clásicos efectos secundarios. Por otro lado, vemos que algunos psicólogos se muestran completamente escépticos ante la medicación. ¿Cuál es la opción correcta?

Los miedos más comunes a los que los consultantes se enfrentan es por ejemplo el temor a convertirse en alguien que no son, son personas que han visto de cerca a sus familiares medicados actuando de manera extraña o poco deseable y temen ser algún día como ellos. Si bien algunas patologías tienen un importante componente genético, no necesariamente se está condenado a sufrir lo mismo ni siquiera de la misma manera que nuestra familia.

El psiquiatra es quien debe recetar la medicación y poner especial cuidado en cuanto a las dosis de la misma, a veces hay que ir modificando estas de acuerdo a las necesidades del sujeto. Es quien mejor puede informarnos acerca de lo que necesitamos, hay que quitarle el velo de misterio a esa pastilla y entender qué es lo que contiene, cómo nos afecta.

Los efectos de la medicación psiquiátrica no son inmediatos, en algunas ocasiones pueden tardar entre tres y seis meses en hacer efecto, por eso es importante que la persona esté tranquila y siga al pie de la letra las indicaciones del profesional. No hay otra opción que ser paciente en estos casos, nada funciona por arte de magia.

Los efectos secundarios suelen ser variados y estos dependen de lo que se esté consumiendo, sin embargo, cabe destacar que muchas personas al sentir rechazo por estar bajo tratamiento psiquiátrico pueden ser presas de manifestaciones psicosomáticas que en realidad poco tienen que ver con la medicación, sino con la rebeldía de no querer medicarse.

Algunos psicólogos se muestran descontentos ante la medicación psiquiátrica y podemos ver pensamientos extremistas donde nunca se recomienda a la persona que se medique. Otros consideran las opciones con cuidado.

De acuerdo a mi experiencia clínica, creo que firmemente que algunos casos requieren de medicación sin lugar a dudas, mientras que otros no. Es algo en extremo variable que no dependerá únicamente de la severidad de una patología, sino de la fortaleza que la persona puede demostrar ante su padecimiento. No todos los sujetos viven la patología de la misma manera y creo que este es un factor vital a tomar en consideración.

Si tienes dudas acerca de si deberías estar bajo medicación, te recomiendo que acudas a un psicólogo y un psiquiatra para despejar tus inquietudes. Es un tema muy delicado que debe ser manejado cuidadosamente y con respeto. Jamás temas buscar ayuda ni te sientas avergonzado por tener que recurrir a la medicación, no creas que estás completamente perdido solo porque has decidido cuidar de tu salud mental. Es hora de derribar los miedos y los mitos y acudir a aquellos profesionales que en verdad sabrán cuidarte y guiarte en tu bienestar.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

¿Conoces a tu pareja?

¿Conoces a tu pareja?

¿Realmente conocemos a nuestra pareja? ¿Nos hemos decidido a escuchar al otro en todos sus detalles? ¿Cuáles son sus sueños, sus deseos, sus temores? Fácilmente casi todo el mundo afirma, sin la más mínima duda de que conoce a su alma gemela a la perfección. Sin embargo, cuando comenzamos a indagar en este tópico el conocimiento que tenemos sobre nuestro compañero es bastante pobre.

Podemos saber que a nuestra pareja le encanta la música, pero quizás desconozcamos cuál es su cantante favorito, quizás tampoco recuerdes el nombre de ese compañero de trabajo que hace su vida miserable, o por qué es tan importante determinada fecha. No interesa que recuerdes todo aquello que te dijo en el pasado, las cosas cambian y es importante mantenerse actualizado gracias a la comunicación continua. No importa que tan ocupado estés, tu pareja siempre tiene que ser tu prioridad en tu corazón y debes hacérselo sentir.

Debemos mostrar interés por la persona que amamos en su totalidad y especialmente en aquellas cosas que sobrepasan lo más superficial. Debemos mostrarnos abiertos a descubrir su insondable misterio y sobre todo jamás ridiculizar sus expectativas como si fueran incoherentes. No podemos amar realmente aquello que no conocemos, así que este primer paso es fundamental.

Aquí les dejo un ejercicio para que puedan evaluar el grado de conocimiento que tienen sobre su pareja:

Ejercicio Mapas amorosos:

Paso 1: Cada uno tome un lápiz y papel, escojan 20 números al azar del 1 al 60. Escriban los números en una columna a la izquierda de la hoja.

Paso 2: Abajo hay una lista de preguntas numeradas, cada pregunta corresponde al  número que ustedes han escogido al azar. Uno debe preguntarle al otro la pregunta correspondiente a si mismo, por ejemplo: “Marcos” pregunta a “Laura” ¿quiénes son mis amigos más cercanos? Si la pareja responde correctamente recibe el puntaje indicado para la pregunta y tu recibirás 1 punto. En caso de contestar incorrectamente nadie recibe puntos. Luego debe ser el otro integrante quien haga las preguntas y se siguen las mismas reglas. El ganador será quien tenga el puntaje más alto luego de responder todas las preguntas.

META DEL EJERCICIO: Conocerse más el uno al otro, aprender cosas nuevas, mostrar interés por la pareja en general.

1. ¿Quiénes son mis amigos más cercanos? (2)

2. ¿Cuál es el grupo, compositor o mi instrumento favorito? (2)

3. ¿Cómo estaba vestido la vez que nos conocimos? (2)

4. Menciona uno de mis pasatiempos  (3)

5. ¿Dónde nací? (1)

6. ¿Qué es lo que me preocupa en la actualidad? (4)

7. Describe detalladamente que hice hoy o ayer (4)

8. ¿Cuándo es mi cumpleaños? (1)

9. ¿Cuál es la fecha de nuestro aniversario? (1)

10. ¿Quién es mi pariente favorito? (2)

11. ¿Cuál es mi sueño más profundo? (5)

12. ¿Cuál es mi flor favorita? (2)

13. ¿Cuál es mi temor más grande? (3)

14. ¿Cuál es mi momento favorito del día para hacer el amor? (3)

15. ¿Qué es lo que me hace sentir más competente? (4)

16. ¿Qué me excita sexualmente? (3)

17. ¿Cuál es mi comida favorita? (2)

18. ¿Cuál es mi manera favorita de pasar una tarde? (2)

19. ¿Cuál es mi color favorito? (1)

20. ¿Qué es lo que quiero mejorar de mi vida a nivel personal? (4)

21. ¿Cuál es mi regalo favorito? (2)

22. Menciona una de mis experiencias favoritas de la niñez (2)

23. ¿Cuáles fueron mis vacaciones favoritas? (2)

24. ¿Cuál es mi manera favorita de que me tranquilicen? (4)

25. ¿Quién es mi mayor apoyo en la vida? (aparte de ti) (3)

26. ¿Mi deporte favorito? (2)

27. ¿Qué es lo que más me gusta hacer en mi tiempo libre? (2)

28. ¿Mi actividad de vacaciones favorita? (2)

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com