Poniendo en práctica la felicidad

Construir la felicidad es una elección activa, sin embargo, la misma no debe ser forzada. Cuando nos esforzamos por ser felices estas acciones generan lo contrario, así que si quieres ser feliz lo debes vivir con conciencia y naturalidad. Aquí algunas actitudes y ejercicios para que emprendas el bello camino hacia el bienestar.

Reconoce lo que sí funciona en tu vida. Haz una lista de todas las cosas que sí van bien, tal vez tu trabajo, o tufelicidad y bienestar pareja, o tu familia, deben ser ser cosas tanto grandes como pequeñas. Cuando nos ponemos a reflexionar realmente, nos sorprendemos de todas aquellas cosas por las cuales tenemos que estar agradecidos. La primer pista, estar vivo por ejemplo 😉

Aprende a priorizar. Es muy sencillo quedarnos atascados en la rutina y en todas nuestras obligaciones, ¿qué pasaría si te dieras el permiso para hacer algo que realmente te gusta? Aunque puedas obsequiarte una hora para ti, es un excelente comienzo. Priorizar lo que te hace sentir bien sobre las obligaciones no es tan malo, siempre y cuando lo hagas de una manera coherente. No todo es trabajo en la vida. Si dejamos un poquito de lado el deber ser,¿con qué te encontrarías?

Disfruta las pequeñas experiencias. Esos pequeños detalles del día a día no deberían pasar desapercibidos, ellos encierran una manera sencilla de acercarte al bienestar. Un delicioso aroma, la sensación de una buena ducha, un exquisito café, caricias, abrazos, risas, todos estos elementos tienen el poder de hacerte sentir bien. Y si puedes compartir experiencias con alguien más, ¡mejor!

Desenchúfate.  ¿Recuerdas la última vez que ignoraste el celular? ¿O te mantuviste alejado de las redes sociales? ¿Cuándo fue la última vez que comiste una cena sin compartirla como un desesperado en Instagram? Cuando nos dejamos envolver tan fácilmente por la tecnología y sus encantos es cuando más fácilmente nos deprimimos, compartir con personas de carne y hueso y no avatares es lo que nos brinda mayor alegría. Además, estar tan pendiente de lo electrónico nos vuelve demasiado ansiosos, siempre esperando ese email que cambiará nuestras vidas o buenas noticias que la mayoría de las veces no llegan. Recuerda, la persona que tienes a tu lado también tiene cosas interesantes que compartir. Proponte olvidarte de la tecnología por el fin de semana, o al menos solo el domingo…si tu nivel de adicción es severo comienza con una hora al día, ¿puedes dejar de jugar al candy crush?

Invierte tu dinero en experiencias. Un curso, un paseo, incluso ese delicioso capuccino, te brindarán mayor satisfacción que caer en el clásico consumismo de las cosas que no necesitas. ¡El dinero puede hacerte feliz! Si sabes cómo gastarlo…

Parejas: jueguen más, discutan menos. No todo en la vida es lavar los platos, sacar la basura o tender la cama. Tu pareja tiene que tener espacio para la risa, el buen humor y la diversión. Salgan más, dedíquense tiempo de calidad, compartan chistes, seducción. Las tareas mundanas del hogar pueden esperar, su felicidad no.

Encuentra un propósito. El bienestar no es solamente acerca del placer, esa es la vía más sencilla y efímera de acceso. Si quieres alcanzar una dicha exuberante, ayudar a los demás, crear algo interesante, sentir que logras algo, es lo que lleva a una vida con significado y a una felicidad profunda y duradera.

Que los domingos sean días de anticipación y no de desesperación. Para combatir un poco la tristeza dominical es bueno planear el mismo domingo algo emocionante para el próximo fin de semana. La anticipación de un plan divertido ya está sumando en nuestra cuenta de felicidad. ¿Algunas ideas? Lo aconsejable es alguna actividad que invite a moverte, que pueda relajarte y donde puedas compartir con alguien que te inspire y disfrutes mucho de su compañía (amigos, familiares, pareja.

No esperes para poner en práctica estos consejos, tu camino hacia la felicidad es muy divertido, si te das el permiso para disfrutarlo y no te presionas por sentirte mejor.

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

Rediseñar la vida

objetivos metas

Les comparto esta nota que me realizaron para Revista Nueva, escrita por Daniela Calabró.

Siempre hay deseos postergados y en esta época del año suelen aparecer las ganas de hacer un cambio radical. Nunca es tarde para rearmar la vida: solo hace falta coraje para empezar de nuevo.

Tener más cerca el final del año suele operar como un motor de nuevos deseos y un recordatorio de los pendientes. Están quienes quieren reforzar el rumbo elegido, pero también quienes descubren que desean dar un vuelco y reconstruir el camino. 
 
Para estos últimos casos, la coach ontológica Ana Cecilia Vera utiliza el concepto de “reingeniería de vida”. Es decir, cambiar hasta los cimientos. “La reingeniería de vida apunta a una revisión y análisis profundo de aquellas cuestiones que nos generan malestar. Implica romper con el pasado, habilitar un lienzo en blanco para un nuevo dibujo y predisponerse a reinventar, rediseñar y rearmar todo aquello que se necesite”.
 
Se trata, en pocas palabras, de comenzar de cero, hacer un cambio interior e integral. “Ese es el porqué de las letras IN en mayúsculas dentro de la palabra reingeniería (así la escribe en sus publicaciones), que implica que todas las áreas de tu vida sean observadas desde una perspectiva diferente, ya que cualquier problema en una de ellas afecta tremendamente el funcionamiento de las demás”.
Cualquiera podría pensar que un cambio tan radical es imposible, sobre todo cuando los años ya hicieron lo suyo, forjaron una identidad y marcaron el camino. Sin embargo, en este punto aparece otro concepto interesante, de la mano de la licenciada en Psicología y especialista en Psicología Positiva Mariana Alvez: el de la “moldeabilidad”. 
 
“Somos moldeables en el sentido de que somos mejorables. Todos tenemos en nuestra cabeza un ideal de cómo nos gustaría ser, metas a las cuales aspiramos, sueños postergados, propósitos, así como somos conscientes de que tenemos defectos que nos pueden dificultar algunas áreas de la vida. Por esa razón, es importante conocernos y hacer una autocrítica saludable”, explica Alvez, mientras agrega que la decisión de realizar un cambio debe tomarla uno mismo, con plena determinación y sin presiones externas, ya que el camino conlleva trabajo: “El proceso para convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos implica descubrir que somos los responsables de nuestra felicidad. Siempre utilizo la palabra consultante en lugar de paciente, en el sentido de que la persona que decide consultar está siendo activa, está involucrándose en un desafío que necesita de esfuerzo y paciencia, no está de brazos cruzados esperando que las cosas cambien por sí solas”. 
 
En esa tarea, según explica la experta, uno de los mayores aliados es el optimismo, pero no el que se practica de la boca para afuera, sino el que se trabaja a conciencia y como una filosofía de vida. “En la psicología positiva hablamos de un optimista inteligente. No es una persona que se dice frases de aliento vacías, sino que interpreta la realidad de otra manera, que evalúa con más justicia las cosas malas. El verdadero optimista sufre los fracasos igual que todos, pero hace el duelo pertinente y sigue adelante con su vida, porque cree que las causas de los hechos negativos son temporales, y las de los buenos, permanentes. Esto quiere decir que está propenso a que más cosas buenas sucedan”.
 

Adiós comodidad 

Una de las peores enemigas de los cambios de rumbo es la llamada “zona de confort”, allí donde uno está cómodo, seguro y alejado de los imprevistos. Esto puede ser una relación estable de pareja, un trabajo de hace muchos años o un tipo de vínculo familiar, entre tantos otros ejemplos. El problema es cuando allí hay estabilidad, pero no alegría, motivación ni proyectos. “La zona de comodidad es una zona peligrosa, porque allí nos quedamos atascados en determinados patrones negativos porque son lo conocido, lo familiar. Y lo familiar no necesariamente es lo mejor, pero es a lo que estamos acostumbrados, y todo cambio requiere esfuerzo. El cambio encierra complejidad, pero termina siendo más barato a nivel emocional que quedarse en donde uno está”, detalla Álvez. 
 
Robert Kegan y Lisa Laskow Lahey, en su libro Inmunidad al cambio, explican que, ante los cambios, hay dos tipos de desafíos: los técnicos, que son aquellos que se hacen a fuerza de práctica, sin un giro drástico en la forma de pensar, y los adaptativos, que son más emocionales e implican modificar los sistemas más profundos, esos que –en algún punto– nos intentan proteger. La licenciada Alvez lo desarrolla de esta forma: “Hay verdaderos sistemas inmunitarios emocionales que actúan como defensas ante los cambios, que sirven para protegernos del dolor, la ansiedad o el miedo. Para no caer en el clásico autosabotaje, tenemos que intentar conectarnos con nuestras emociones y descubrir qué es lo que se esconde bajo nuestros actos, de qué queremos protegernos, a qué le tenemos miedo en realidad”. 
 
Según Vera, lo más importante para salir de la comodidad es tener una razón contundente: “Si no encontramos el motivo que nos lleve a la acción, la mejor elección será quedarse en el mismo lugar. Lo más importante es descubrir esa gran razón, de manera de crear un fuerte impulso que nos haga movernos de donde estamos. Debemos lograr ver que el beneficio de tomar ese riesgo es mayor que el precio que pagamos por quedarnos en la comodidad”. Pero ¿de dónde saca uno la motivación?
 
“Ese combustible interior lo da el ponerse en verdadero contacto con nuestros deseos más profundos. Mucha gente, cuando le preguntás qué quiere, responde: Quiero ser feliz. Y eso es en realidad lo que queremos todos. Lo que debemos hacer es descubrir qué significa específicamente para nosotros ser felices”, aconseja Vera. Alvez coincide: “Para cambiar, tenemos que hacer un proceso de reconocimiento. ¿Qué es lo que no está funcionando? ¿Qué es lo que no me gusta? ¿Estoy involucrado en algo que me hace daño? Después del cuestionamiento, hay que decidir qué vamos a hacer. En este punto, es positivo asistir a terapia, porque podemos contar con un tercero que está por fuera de nuestra burbuja y puede ayudarnos a romper con los pensamientos negativos que tenemos sobre nosotros mismos”.
 

Vislumbrar el objetivo 

Cuando Ana Cecilia Vera habla de encontrar una motivación puntual y valedera en vez de caminar a tientas, habla desde la propia experiencia. Luego de trabajar muchos años como ingeniera en computación, decidió cambiar de rumbo, pero no sabía bien qué camino tomar: “Cuando comencé con mi proceso de transformación personal, no tenía claras muchas cosas. Entonces, mi primer objetivo fue clarificar qué era lo que de verdad quería. Puse en marcha distintas acciones para obtener esa información de mí misma. Empecé a asistir a cursos de diferentes cosas que podrían interesarme, iba a sesiones de terapia para poder analizarme más, comencé a leer distintos libros y mucho más. En ese camino de búsqueda incansable, el coaching ontológico llegó a mi vida un día y me trajo todas las preguntas que yo necesitaba hacerme para obtener las respuestas de mi interior”.
 
Contar este pequeño fragmento de su vida le permite a esta coach santiagueña (hoy radicada en Puerto Madryn) dar un consejo certero a todos aquellos que saben que quieren cambiar de vida, de profesión, de rumbo, de día a día, pero no encontraron aún la dirección exacta ni las herramientas indicadas: “Lo primordial es proponerse como primer objetivo descubrir su visión de vida. Luego, todo es mucho más fácil y la brecha se acorta. Paso a paso, acción por acción, un día verán cómo, mágicamente, se hace realidad la vida que tiempo atrás se encargaron de rediseñar”.

 ¿Por qué cambiar?

Ante la pregunta sobre las principales causas por las que las personas buscan rediseñar su vida, Ana Cecilia Vera enumera las siguientes:

Se sienten vacías, disconformes y desmotivadas.
Están insatisfechas con la carrera que han elegido y se sienten  robots de la vida laboral que mantienen.
No saben cómo dar un vuelco radical en su situación financiera y, al mismo tiempo, dedicarse a lo que aman.
Se sienten frenadas en alguna o varias áreas de sus vidas y no pueden avanzar, a pesar de que quieren y están comprometidas a hacerlo.
Sienten que se están traicionando a sí mismas, que viven una vida que no es la de ellas y que cumplen mandatos familiares y culturales.
“Escuchan ruidos” del pasado que interfieren en su presente y no les permiten crear una nueva vida.
 

Cómo alcanzar las metas

 Mariana Alvez propone una técnica  eficaz y realista. Es el modelo SMART, conformado por cinco letras que, en inglés, hacen alusión a cómo deberían ser nuestras metas. 
Específicas:Deben ser precisas, para poder concentrar nuestros esfuerzos de manera más eficaz. 
Mensurables: Elegir metas cuyo progreso pueda ser medido. Eso nos motivará a alcanzar el siguiente paso. 
Alcanzables: No deben representar desafíos imposibles; debemos poder acercarnos a ellas con nuestras actitudes, habilidades y capacidades.
Realistas: Para que se mantengan dentro de las posibilidades concretas, debemos ir adaptándonos a su proceso. Las vallas deben ser altas, para superarnos, pero no tan altas como para impedirnos tocarlas. 
Que se cumplan dentro de un tiempo específico: Es útil elegir un tiempo adecuado para lograr nuestras metas, como cambiar de trabajo en un año. El tiempo que elijamos tendrá que ser alcanzable.
 
Ana Cecilia Vera recomienda que cada uno se siente solo, sin interrupciones, y siga el siguiente paso a paso:
Escribir lo que quiera conseguir. Dividir la vida en grupos o áreas y escribir qué le gustaría que sucediera en cada una de esas áreas. Desglosar cada deseo en los pasos que hay que seguir para obtenerlo. Esto amplía el abanico de posibilidades y permite que uno descubra que tiene los recursos para llegar a su objetivo. Detectar cuál es el deseo más importante y orientar todos los esfuerzos y acciones hacia él. De los deseos escritos en el paso 1, seguramente hay uno que, una vez conseguido, ejercerá un fuerte impacto en los demás.

Psicología Positiva en Uruguay- Eventos Octubre 2014

psicología positiva mariana alvez

Universidad Católica del Uruguay y Centro Psicología Positiva Uruguay tienen el agrado de invitarlos al Seminario de Psicología Positiva, donde hablaremos de las aplicaciones de la ciencia del bienestar en sus diversos ámbitos, junto a la presencia de destacadas invitadas internacionales expertas en la corriente. Se dictará el día 9 de octubre a las 19 hs en Edificio Antonia Valencia (Garibaldi 2918). Pueden inscribirse en registro académico.

Las expositoras

psicología positiva argentina(Argentina) Viviana Kelmanowicz hablará de psicología positiva en el trabajo familiar y sus aplicaciones con niños y adolescentes.

Viviana es Licenciada en Psicopedagogía y Psicología.

Creó el Equipo de Psicopedagogía Estratégica en el Área Programática del Hospital Ramos Mejía (1987) y lo coordinó durante 18 años. Durante ese período el Equipo desarrolló el modelo de la Psicopedagogía Estratégico Interaccional (PEI).

Es Profesora titular de la cátedra Intervenciones en Psicología Positiva en la Facultad de Psicología de la Universidad de Palermo, y Profesora adjunta de la cátedra Métodos y Técnicas Psicoterapéuticas en la Facultad de Psicología de la Universidad de Belgrano.

Fue docente titular y adjunta en las carreras de Psicopedagogía y Psicología en las Universidades de Flores, Universidad Caece, Universidad del Salvador y docente invitada en diversos posgrados y profesorados

Dicta cursos de especialización en Psicología Positiva y clínica psicoterapéutica con niños adolescentes y familias.

 

psicologia positiva bs as(Argentina) Adriana Canga

Psicoterapeuta – Consultora – Capacitadora. Adriana nos hablará del desarrollo de potencialidades para construir el perfil vocacional.
Especialista en Adolescencia y Juventud.
Orientación familiar. Crisis Vitales.
Estrategias Ericksonianas.
Capacitación en Neurociencias: Desarrollo de Inteligencias (IM), Estilos de Aprendizaje, Integración Hemisférica,
Liderazgo, PNL, Coaching Organizacional
Orientación Vocacional/Capacitación Continua – St. Matthew´s College North.
Coaching Vocacional – 100% Vos Mismo.
Coaching Empresarial – 100% Estrategias
Coaching Personal – Autoestima
Docencia Universitaria: Universidad de Belgrano – Universidad Maimónides – Universidad de Palermo


psicología positiva perú (Perú) María del Carmen Palacios nos invita a una amena charla sobre la felicidad en el trabajo. Es Psicóloga, Empresaria. Fundadora de centros especializados en la identificación, capacitación y desarrollo del talento Humano. Gerente General de PRECISIÓN EMPRESARIAL, exitosa y reconocida empresa dedicada a la gestión e implementación de procesos de Búsqueda, Selección y Evaluación de Personal;

INTEGRACCIÓN centro integral de desarrollo humano y bienestar dirigido a empresas;

fundadora de REINVENTA MUJER, centro diseñado para el autoconocimiento y fortalecimiento de la mujer;

OLE A LA VIDA, primer Centro de Pérdidas del Peru; y JUBILARE, preparándome para una Jubilación Feliz.

Autora del libro “Olé a la Vida” Una historia de Crecimiento Postraumático. Líder de opinión a nivel internacional en procesos de cambio, calidad de vida y bienestar, liderazgo personal y Psicología Positiva con participación en calidad de expositora a congresos internacionales de Psicologia Positiva.

Actualmente es docente del curso de Psicología Positiva en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas. Conferencista internacional.

psicología positiva uruguay

(Uruguay) Mariana Alvez Lic. en Psicología. Nos invita a disfrutar de la charla Poniendo en Práctica el optimismo. Fundadora y directora del Centro Psicología Positiva Uruguay. Miembro de IPPA (International Positive Psychology Association) y de Empresarias Positivas (España).

Ha dictado ponencias en Argentina, Perú y Bolivia sobre psicología positiva.

Activa presencia en los medios (diarios, televisión y radio). Creadora del CLUB DE LOS OPTIMISTAS, encuentros informales y didácticos para aplicar la psicología positiva en nuestra vida diaria. Columnista en varias revistas y también fue conductora de su programa de radio. Jurado de la tesis “Felicidad y optimismo como factores protectores de la ansiedad en los estudiantes la Escuela Académico Profesional de Psicología de la Universidad Peruana Unión Filial – Tarapoto, 2014.
Docente de Cursos privados de Capacitación en Psicología Positiva para profesionales de la salud. Actividades en empresas y colegios.

Taller Ser Feliz es una decisión

taller psicologia positiva

Junto a María del Carmen Palacios vamos a estar dictando un taller exclusivo donde aprenderás herramientas prácticas para potenciar tu optimismo, emociones positivas, trabajar con tus limitaciones y sobre todo contagiarte de alegría y entusiasmo, un taller único del cual todo optimista debería participar. Será dictado en nuestro Centro en Pocitos y puedes inscribirte via mail o llamando al número que aparece en la imagen.

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

¿Vale la pena esperar? La ciencia dice que sí

En un reciente estudio realizado por Amit Kumar, junto a un equipo de la Universidad Cornell en Estados Unidos, denominado Esperando el Merlot: Consumo anticipatario de compras experienciales y materiales se llega a la conclusión de que la anticipación y la espera juegan un rol primordial en cuanto al disfrute.

En estudios anteriores se había llegado a la conclusión de que invertir nuestro dinero en experiencias resulta ser mucho más satisfactorioespera que comprar cosas y que además si esas experiencias son compartidas con otras personas, aún mayor bienestar experimentamos.

Amit Kumar en este nuevo trabajo comparte que además de lo previamente concluido, la anticipación por esas lindas experiencias genera un monto importante de satisfacción y que se puede sacar provecho de esto para disfrutar aún más.

Cuando tú esperas llevar a cabo una buena experiencia el tiempo de espera es mucho más emocionante y menos estresante que cuando estás pensando en adquirir algo material. Una de las explicaciones de esto es que cuando vas a comprar algo material resulta que provoca mucha ansiedad, ya que puedes llegar a comprar para demostrar mejor status o porque queremos tener determinado objeto mejor que el de tus amigos o conocidos. Cuando entran en juego las comparaciones sociales el placer por lo que vas a adquirir culmina siendo más tortuoso que disfrutable.

Otra de las razones que arroja la investigación es que no puedes dar rienda suelta a demasiados pensamientos acerca de la cosa que comprarás, ya sabes lo que es, un bolso es un bolso, un tapado es un tapado, limita tu imaginación. Sin embargo, ante las experiencias puedes saborear más desde el pensamiento y por ende sentirlas más gratificantes.

¿Cómo puedes explotar al máximo el disfrute por las experiencias?

Esperar. Mientras más esperas y anticipas esa hermosa experiencia más placentera resultara. Por ejemplo puedes organizar una escapada de fin de semana con anticipación, o una linda cena, alguna salida con amigos. Todo lo que puedas ir planificando y anticipando mejores efectos tendrá en tu cuenta de felicidad.

Así que ya lo sabes, invierte en experiencias, disfruta con las personas que quieres, espera y anticipa con regocijo toda la dicha que eso que quieres te brindará.

¿Cuál es tu próximo plan?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

¿Qué puedo hacer para ser más feliz?

felicidad bienestarUna de las cosas que amo de la Psicología Positiva es la simplicidad de sus intervenciones, cómo cambiando determinados hábitos o incorporando nuevos podemos despertar nuestras emociones positivas o mejorar nuestro optimismo. A lo largo de este blog encontrarán varios consejos para lograr incrementar su bienestar y este post está dedicado a brindarles sencillas herramientas para que las puedan poner en práctica ahora.

Digamos más TE AMO: Sin abusar de estas hermosas palabras, es conveniente hacerle saber a quienes nos importan cuánto los amamos y mediante gestos, cartas, pequeños detalles, fácilmente podemos hacer sentir a esa persona especial. Se demostró que las parejas que se besan antes de dormir y cuando se van al trabajo por la mañana se sienten más conectadas y son más felices, simples pasos pueden mejorar nuestra relación así que a no sentir vergüenza y expresar el amor.

  • Sonriamos: Sonreír a los desconocidos, a quienes nos brindan un servicio, a quienes nosotros brindamos un servicio, a nuestros colegas, a nuestros amores, sonreír disminuye la agresividad, le alegra el día a los demás y a ti, te muestra como una persona abierta y carismática, hace que percibas las cosas con mejor predisposición y tiene múltiples beneficios para la salud. ¿Nos obsequias tu bella sonrisa?
  • Respira hondo: El respirar suave y pausado es un ansiolítico natural, calma el cuerpo y la mente. Inhala profundo seis veces y exhala profundo seis veces, oxigena tu cerebro y disfruta de la calma a diversas horas del dia para tener más relax y energía.
  • Aprecia cada día: Fácilmente nos olvidamos que el estar vivos es una bendición por sí misma y que cada día puede ser una oportunidad para mejorar o experimentar nuevos desafíos y alegrías.
  • Escoge tus vínculos sabiamente: Intenta rodearte con personas que potencien tu optimismo, apoyen tus metas, te acepten y te cuiden. Los vínculos positivos son aquellos donde nos sentimos seguros y existe un ida y vuelta en todos los sentidos.
  • Aprende cosas nuevas: No estanques tu mente, cada nuevo aprendizaje es un excelente ejercicio mental y enriquecimiento personal.
  • No a las quejas, sí a la acción: Muchos de nosotros cuando nos enfrentamos a un problema podemos paralizarnos. Nos preocupamos y nos preocupamos como si la preocupación por sí misma fuera a solucionar algo, pensar no es actuar, quejarse es torturarse. La mejor opción ante las adversidades es intentar buscar soluciones, ya que quedarnos con los brazos cruzados solamente empeorará las cosas. Tener un plan de acción, buscar nuevas posibilidades, pensar en quién podría ayudarnos es lo que hará que podamos sentir más control sobre la situación y por ende menos dolor.
  • Escoge trabajos que te inspiren: Si bien a veces puede ser complicado vivir de lo que amamos, no quiere decir que sea imposible. Debemos tener en claro cuàl es nuestra pasión e intentarla generar en nuestro ingreso. Estar en trabajos que detestamos termina siendo bastante agotador a nivel emocional y frustrante.
  • Disfruta de la vida: ¿Cuáles son esos sencillos placeres que te encantan? ¿Cuáles son tus hobbies? Intenta tener actividades que te gusten, obséquiate tiempo para ti.
  • Perdona más: El perdón es un regalo para ti, quedarse atascado en el odio o perderse en fantasías de venganza es una pérdida de tiempo y energía.
  • Sé honesto: Tanto contigo como con los demás, explica lo que sientes, comunícate y no tengas miedo de expresar tu punto de vista. Elige actitudes que honren tu esencia y no que atenten contra la misma.
  • Ocúpate de tu vida: .

¿Quieres aprender a ser un optimista inteligente? Te recomendamos visitarnos en Centro Psicología Positiva Uruguay y participar de nuestras diversas opciones.

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

om

Poniendo en práctica la gratitud

Entre las exigencias de la cotidianeidad y a veces los objetivosgracias inalcanzables y perfeccionistas que nos imponemos, evitamos detenernos y ser concientes de todo aquello por lo cual deberíamos estar agradecidos. Siempre queremos más, deseamos más, nada nos alcanza. Para algunos el amor y la atención que nos brindan jamás es suficiente, para otros lo económico no basta y siempre se está buscando un caudal infinito de ingresos, para otros el cuerpo no se ha desecho de los suficientes kilos. Y así estamos, día tras día, indiferentes hacia todas aquellas cosas y personas, situaciones y experiencias que sí tenemos y que en realidad son más que valiosas y pueden dibujarnos una sonrisa eterna en el corazón.

La gratitud es esa bella herramienta mental que está a nuestro alcance para recordar y valorar lo que sí tenemos (en todo sentido) y sí funciona en nuestra vida. si bien todos tenemos batallas con las cuales lidiar, problemas que sortear, la gratitud puede ser nuestro faro que arroje luz donde solamente habita la oscuridad. Puede convertirse en un poderoso hábito.

¿Cuáles son los beneficios de la gratitud?

Psicológicamente nos ayuda a incrementar nuestra capacidad de enfrentarnos a momentos difíciles, nos habilita volver a nuestro estado de felicidad y bienestar más rápidamente. Nos ayuda a tener más energía hacia nuestros proyectos, contribuye a nuestras relaciones sociales y a nuestra pareja, incrementa nuestra creatividad, favorece nuestra espiritualidad, mejora nuestro optimismo. La gratitud mejora nuestra autoestima y nos hace menos egocéntricos, nuestro pasado puede valorarse como más positivo, nos protege de la envidia, nos ayuda a relajarnos y nos hace más saludables.

¿Qué hábitos tienen las personas agradecidas?

Son concientes de la vida y la muerte, saber que la vida es finita nos ayuda a valorar cada día, el simple y complejo hecho de que estemos vivos nos brinda una oportunidad para cambiar lo que no nos agrada, para generar nuevos recursos, para reinventarnos.

Son personas que se toman el tiempo para apreciar la belleza que los rodea, ya sea el perfume de una rosa, el humo del café, el repiqueteo de la lluvia en la ventana, los rayos de sol colándose entre las hojas de los árboles. Disfrutar de las emociones positivas con todos nuestros sentidos hace que estas experiencias permanezcan en nuestro cerebro y agradecer por estas experiencias las hace más poderosas todavía.

Las cosas buenas que nos suceden las deberíamos considerarar obsequios y no cosas que nos merecemos sí o sí. Si creemos que somos seres especiales y merecemos que la vida y los demás nos traten como si fueramos sumamente importantes, estamos hundiendo a la gratitud.

También tenemos que considerar que nunca somos absolutamente autosuficientes, necesitamos de los vínculos para crecer, para desafiarnos, para que nos muestren las cosas que a veces no podemos ver por nosotros mismos.

Ser agradecidos con las personas que nos rodean es otro hábito a tener en consideración. Cuando le decimos gracias a quienes están con nosotros, logramos conectarnos mejor con esa persona, experiencias sencillas como agradecer cuando alguien nos ayuda, reconocerles su esfuerzo no importa que tan grande o pequeño sea y explicarles en qué han contribuido en nuestro bienestar es suficiente para mejorar esa conexión y alimentar tiernamente ese vínculo que tenemos con el otro.

Agradecer las malas experiencias y las enseñanzas o posibilidades que surgen de las mismas es un gran desafío, aunque también es invaluable a la hora de practicar gratitud. Esto se convierte en un proceso cognitivo importante, la llave para lograr que una situación dolorosa o desastrosa se convierte en un pilar más de nuestro crecimiento humano, ser capaces de ver la potencial ganancia de esa situación y transformar ese gran obstáculo en una nueva oportunidad también transforma nuestro estado de ánimo y autoconfianza.

Las 99 Monedas

Me gustaría compartir con ustedes una historia que me contó uno de los participantes de una de las charlas que dicté, espero la disfruten y pongan en prácticas estos hábitos para potenciar su gratitud.

Había una vez un rey muy triste que tenía un sirviente, que como todo sirviente de rey triste, era muy feliz. Todas las mañanas llegaba a traer el desayuno y despertaba al rey cantando y tarareando alegres canciones de juglares. Una sonrisa se dibujaba en su distendida cara y su actitud para con la vida era siempre serena y alegre.

Un día el rey lo mandó a llamar.

-Paje- le dijo- ¿cuál es el secreto?

-¿Qué secreto, Majestad?

-¿Cuál es el secreto de tu alegría?

– No hay ningún secreto, Alteza.

– No me mientas, paje. He mandado a cortar cabezas por ofensas menores que una mentira.

– No le miento, Alteza, no guardo ningún secreto.

-¿Por qué estás siempre alegre y feliz? ¿Por qué?

– Majestad, no tengo razones para estar triste. Su Alteza me honra permitiéndome atenderlo. Tengo mi esposa y mis hijos viviendo en la casa que la Corte nos ha asignado, somos vestidos y alimentados y además su Alteza me premia de vez en cuando con algunas monedas para darnos algunos gustos, ¿cómo no he de estar feliz?

– Si no me dices ya mismo el secreto, te haré decapitar -dijo el rey. Nadie puede ser feliz por esas razones que has dado.

– Pero, Majestad, no hay secreto. Nada me gustaría más que complacerlo, pero no hay nada que yo este ocultando…

-¡Vete, vete antes de que llame al verdugo!

El sirviente sonrió, hizo una reverencia y salió de la habitación. El rey estaba como loco. No consiguió explicarse cómo el paje estaba feliz viviendo de prestado, usando ropa usada y alimentándose de las sobras de los cortesanos. Cuando se calmó, llamó al más sabio de sus asesores y le contó su conversación de la mañana. -¿Por qué él es feliz?

– Ah, Majestad, lo que sucede es que el está fuera del círculo.

-¿Fuera del círculo?

– Así es.

-¿Y eso es lo que lo hace feliz?

– No Majestad, eso es lo que no lo hace infeliz.

-A ver si entiendo, estar en el círculo te hace infeliz.

– Así es.

-¿Y cómo salió?

-¡Nunca entró!

-¿Qué círculo es ese?

– El círculo del 99.

– Verdaderamente, no te entiendo nada.

– La única manera para que entendieras, sería mostrártelo en los hechos.

-¿Cómo?

– Haciendo entrar a tu paje en el círculo.

– Eso, obliguémoslo a entrar.

– No, Alteza, nadie puede obligar a nadie a entrar en el círculo.

– Entonces habrá que engañarlo.

– No hace falta, Su Majestad. Si le damos la oportunidad, el entrará solito.

-¿Pero el no se dará cuenta de que eso es su infelicidad?

– Sí se dará cuenta.

– Entonces no entrará.

– No lo podrá evitar.

-¿Dices que él se dará cuenta de la infelicidad que le causará entrar en ese ridículo círculo y de todos modos entrará en el y no podrá salir?

– Tal cual. Majestad, ¿estás dispuesto a perder un excelente sirviente para poder entender la estructura del círculo?

– Sí

– Bien, esta noche le pasaré a buscar. Debe tener preparada una bolsa de cuero con 99 monedas de oro, ni una más ni una menos. ¡99!

– Hasta la noche.

Así fue. Esa noche, el sabio pasó a buscar al rey. Juntos se escurrieron hasta los patios del palacio y se ocultaron junto a la casa del paje. Allí esperaron el alba. Cuando dentro de la casa se encendió la primera vela, el hombre sabio agarró la bolsa y le pinchó un papel que decía: “Este tesoro es tuyo. Es el premio por ser un buen hombre. Disfrútalo y no cuentes a nadie como lo encontraste.”

Luego ató la bolsa con el papel en la puerta del sirviente, golpeo y volvió a esconderse. Cuando el paje salió, el sabio y el rey espiaban desde atrás de unas plantas lo que sucedía.

El sirviente vio la bolsa, leyó el papel, agitó la bolsa y al escuchar el sonido metálico se estremeció, apretó la bolsa contra el pecho, miró hacia todos lados de la puerta y se arrimaron a la ventana para ver la escena. El sirviente había tirado todo lo que había sobre la mesa y dejado solo la vela. Se había sentado y había vaciado el contenido en la mesa. Sus ojos no podían creer lo que veían.

¡Era una montaña de monedas de oro! Él, que nunca había tocado una de estas monedas, tenía hoy una montaña de ellas para él. El paje las tocaba y amontonaba, las acariciaba y hacia brillar la luz de a vela sobre ellas. Las juntaba y desparramaba, hacía pilas de monedas. Así, jugando y jugando empezó a hacer pilas de 10 monedas.

Una pila de diez, dos pilas de diez, tres pilas, cuatro, cinco, seis…y mientras sumaba 10, 20, 30, 40, 50, 60…. hasta que formó la última pila: 9 monedas !!! Su mirada recorrió la mesa primero, buscando una moneda más. Luego el piso y finalmente la bolsa. “No puede ser”, pensó. Puso la última pila al lado de las otras y confirmó que era más baja.

-¡Me robaron -gritó- me robaron, malditos!!

Una vez más buscó en la mesa, en el piso, en la bolsa, en sus ropas, vació sus bolsillos, corrió los muebles, pero no encontró lo que buscaba. Sobre la mesa, como burlándose de él, una montañita resplandeciente le recordaba que había 99 monedas de oro “sólo 99″.

– 99 monedas, es mucho dinero- pensó. -Pero me falta una moneda. Noventa y nueve no es un número completo, cien es un número completo pero noventa y nueve, no.

El rey y su asesor miraban por la ventana. La cara del paje ya no era la misma, estaba con el ceño fruncido y los rasgos tiesos, los ojos se habían vuelto pequeños y arrugados y la boca mostraba un horrible gesto por el que se asomaban los dientes. El sirviente guardó las monedas en la bolsa y mirando para todos lados para ver si alguien de la casa lo veía, escondió la bolsa entre la leña. Luego tomó papel y pluma y se sentó a hacer cálculos. ¿Cuánto tiempo tendría que ahorrar el sirviente para comprar su moneda número cien? Todo el tiempo hablaba solo, en voz alta.

Estaba dispuesto a trabajar duro hasta conseguirla. Después quizás no necesitara trabajar más. Con cien monedas de oro, un hombre puede dejar de trabajar. Con cien monedas de oro un hombre es rico. Con cien monedas se puede vivir tranquilo.

Sacó el cálculo. Si trabajaba y ahorraba su salario y algún dinero extra que recibía, en once o doce años juntaría lo necesario. “Doce años es mucho tiempo”, pensó. Quizás pudiera pedirle a su esposa que buscara trabajo en el pueblo por un tiempo. Y él mismo, después de todo, él terminaba su tarea en palacio a las cinco de la tarde, podría trabajar hasta la noche y recibir alguna paga extra por ello. Sacó las cuentas: sumando su trabajo en el pueblo y el de su esposa, en siete años reuniría el dinero. ¡Era demasiado tiempo!

Quizás pudiera llevar al pueblo lo que quedaba de comidas todas las noches y venderlo por unas monedas. De hecho, cuanto menos comieran, más comida habría para vender… Vender… Vender… ¿Para qué tanta ropa de invierno? ¿Para qué más de un par de zapatos? Era un sacrificio, pero en cuatro años de sacrificios llegaría a su moneda cien.

El rey y el sabio, volvieron al palacio. El paje había entrado en el círculo del 99…

Durante los siguientes meses, el sirviente siguió sus planes tal como se le ocurrieron aquella noche. Una mañana, el paje entró a la alcoba real golpeando las puertas, refunfuñando de pocas pulgas.

-¿Qué te pasa?- preguntó el rey de buen modo.

– Nada me pasa, nada me pasa.

– Antes, no hace mucho, reías y cantabas todo el tiempo.

– Hago mi trabajo, ¿no? ¿Qué querría su Alteza, que fuera su bufón y su juglar también?

No pasó mucho tiempo antes de que el rey despidiera al sirviente por no mandarlo a decapitar . No era agradable tener un paje que estuviera siempre de tan mal humor.

¿Cuál es tu moneda número 100?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

Curso Introducción a la Psicología Positiva (Uruguay)

curso psicología profesionales

El curso consta de seis meses, tres prácticos y tres teóricos.
 
El horario es miércoles de 19.15 hasta 21:00 los primeros tres meses y cuando estén haciendo las prácticas se pueden arreglar los horarios de acuerdo a la disponibilidad de ustedes y los consultantes con quienes van a trabajar, supervisados por mí. La fecha de comienzo tentativa es el 18 de junio.
 
Es un curso avalado por Centro Psicología Positiva Uruguay, Grupo Awe (Argentina), Centro Psicología Positiva Bolivia, Happy Newcomers (Canadá) y Psicología Positiva Perú.
 
El costo es de 1500 pesos por mes.
Si quieren saber más sobre los contenidos del curso vamos a estar ofreciendo una charla gratuita el miércoles 11/6 en Gestido 2587 esquina Brito del Pino.
¡¡Los esperamos!!

27056130/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

 

¿Qué es el mindfulness?

atención plena

Actualmente se está hablando mucho de esta práctica, aunque sus orígenes se remontan hace mucho, mucho tiempo. En un principio, su palabra significó memoria y fue una técnica utilizada para la memorización conciente de textos extensos y complejos, utilizada por los brahmanes. Tiempo después, el budismo retoma la misma y amplía su uso.  

 

¿Qué es realmente el mindfulness?

Si bien no tiene una traducción precisa en español tal vez el  término que más se asemeja a explicarla es el de atención plena. Su finalidad consiste enprestar atención de manera conciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación y ausencia de crítica. Se trata de una experiencia contemplativa, es el observar sin juzgar, aceptando experiencias, emociones, pensamientos tal y como se nos presentan. Es marcar presencia en el  mundo totalmente abiertos a las experiencias sensoriales.

Poco a poco la práctica de mindfulness ha comenzado a integrarse a la  Medicina y Psicología de Occidente. Científicamente estudiada y reconocida como una manera eficaz de incrementar la autoconciencia, disminuir los síntomas físicos y psicológicos asociados al estrés y mejorar el bienestar.

Fue Jon Kabat-Zinn el responsable de introducir esta práctica dentro del modelo médico de occidente. Fundador de la Clínica de Reducción de Estrés en el Centro Médico de la Universidad de Massachusetts, en donde mediante el mindfulness ayudaba a aliviar síntomas tanto psíquicos como físicos.

¿Cuáles son los beneficios de esta práctica?

 Nos ayuda a recuperar nuestro equilibrio interno, tomando en consideración de forma integral al cuerpo, la mente y el espíritu. Practicándola desarrollamos una mayor capacidad de discernimiento y de compasión.

Una de sus estrategias fundamentales es el centrarse en el momento presente,  sentir las cosas tal y como suceden sin buscar controlarlas. Esto nos ayuda a aceptar las experiencias y emociones tal y como se nos presentan.

Otro componente esencial es la aceptación radical de la experiencia. Está relacionada con aceptar las experiencias y las reacciones a las mismas, como naturales. Esto habilita a que no las rechazamos. La aceptación supone una renuncia al control directo. No se busca que la persona controle sus reacciones, pensamientos o emociones sino que los experimente tal y como se producen.

¿Cuáles son las técnicas que se utilizan?

El procedimiento más utilizado incluye elementos cognitivos como la meditación junto con determinados tipos de relajación, o ejercicios enfocados en sensaciones corporales. Por mencionar algunas:

  • Body scan: experimentar sensaciones corporales asociadas al repaso activo del cuerpo.
  • La respiración: Concentrarse y experimentar libremente todas las sensaciones que sucedan en torno al propio ritmo respiratorio..

¿Cuáles son las aplicaciones clínicas del mindfulness?

  • Terapia de conducta dialéctica. Marsha Linehan desarrolló un tratamiento basándose en el mindfulness y la aceptación para abordar los trastornos de personalidad límite.
  • La terapia cognitiva de la depresión
  • Terapia de aceptación y compromiso.
  • Psicología positiva. Martin Seligman nos dice que la felicidad no es algo que nos sucede, sino algo que debemos elegir que nos pase. Siendo atentos a lo que nos rodea, a lo que sentimos vamos aumentando nuestras posibilidades de elegir y de disfrutar. Mediante la energía dirigida concientemente, energía alineada con nuestros objetivos, creamos más experiencias significativas y comprometidas en nuestra vida. Estar presentes nos ayuda a concentrarnos, practicar y potenciar nuestras fortalezas. Es esencial elegir en qué nos enfocamos.  Nos ayuda a auto regularnos, a ser más inteligentes a nivel emocional, a crear hábitos más saludables. Esta  práctica nos ayuda a reducir la distracción, la rumiación de pensamientos negativos y además contribuye a nuestro estado mental positivo. Desde la Psicología Positiva podemos practicarla mediante el saboreo, la meditación y no descartemos el yoga.

El mindfulness nos plantea un punto de vista complementario con los recursos clínicos convencionales. Quien tiene un ataque de pánico o un deseo irrefrenable por fumar y pretende controlarlo voluntariamente probablemente obtenga el efecto contrario. Solo hay una forma de “controlar” esas actividades involuntarias e indeseadas: dejándolas estar, dejando que ocurran, observándolas con la menor interferencia posible, dejando que se autorregulen automáticamente, que realicen su tarea los servomecanismos biológicos responsables de su actividad.

El mindfulness se nos muestra como una técnica muy interesante para ayudarnos a conocernos mejor, a no juzgar nuestras emociones, a tolerar mejor la frustración, a quitarle importancia a los monólogos negativos que pueden generarse en nuestro interior. Así que espero que todos lo pongamos en práctica porque tiene muchos beneficios para aumentar nuestro estado de ánimo positivo.

 

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?