Archivos

Cómo sacarle provecho a tu terapia

Hoy en día estás invadido por información y por seductoras promesas de cambios rápidos y sin esfuerzo. Nuevas propuestas surgen por doquier, muchas de dudoso rigor científico, pero atrapantes porque no te incitan a hacer un verdadero trabajo en tu personalidad. Hoy hablo de qué se necesita para que una verdadera terapia psicológica sea provechosa para ti, no pseudo terapias, sino esos procesos que se llevan a cabo por profesionales que estudiaron años para ayudarte.

Los mejores psicólogos son aquellos que logran ayudarte a ser mejor persona, quienes terapiafotopueden reconocer tu verdadero valor. Pero el secreto no necesariamente reside en el profesional, sino en tu habilidad de poder captar y aplicar lo trabajado en cada sesión. Por supuesto que profesionales con estudio, experiencia y sobre todo mucha calidad humana, son necesarios, pero de nada sirve el mejor psicólogo del mundo si no estás dispuesto a escucharlo.

Sé responsable de tu proceso. No te sabotees, intenta no faltar, sobre todo cuando más necesitas hablar. Muchas personas suelen cancelar sesiones porque ese día se sienten muy mal para hablar y en realidad cuando peor estás, es cuando más necesario es aclarar tus ideas y organizarlas, algo realizable mediante el compartir con el otro.

Compromete con el cambio de verdad. Muchos dicen querer cambiar, pero cuando se les presentan distintas estrategias, nuevas habilidades y comportamientos, se rehúsan. Tal vez no sea tu momento de hacer terapia si deseas seguir actuando como hasta ahora, sino existe un verdadero deseo de cambio las cosas se complican y tu proceso terapéutico se verá estancado y te sentirás frustrado. Asegúrate de que sea tu momento de comenzar terapia de verdad cuando busques a un profesional.

 

Disfruta y prepara tus sesiones. Personalmente suelo enviar deberes a mis consultantes, pequeñas metas semanales que se deben realizar.  Eso hace que la terapia sea más activa y poco a poco se puedan ir obteniendo resultados. De nada sirve que no hagas lo que el profesional te sugirió, sería perder el tiempo. Ve preparado a tus sesiones para mejorar.

 

Ten ansias de aprender. Tu pasión por conocer nuevas habilidades, por comprender tus emociones y cómo manejarlas, por dominar tu patología de la mejor manera posible, serán tus aliados para que tu proceso terapéutico sea exitoso.

La terapia es una herramienta de cambio grandiosa si sabemos sacarle provecho, espero que estos consejos los tengas presentes si estás en un proceso de evolución como persona. Busca terapias serias, realizadas por profesionales comprometidos, desconfía de las cosas mágicas porque no existen.

Me gustaría saber tus comentarios. ¡Nos leemos pronto!

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

 

 

 

¿Cuáles son los hábitos que te harán feliz?

Existen ciertos hábitos que incrementan nuestro bienestar. Conócelos en este artículo

Vivir en el momento presente es muy recomendable para dar batalla a la ansiedad y la tristeza. Cuando estás enfrascado en los errorescuales son los hábitos que te harán feliz del pasado te obsesionas y castigas, también te estancas en la amargura. Si estás en extremo pendiente del futuro, la ansiedad te hará su presa y aparecerá el estrés. Debido a esto, poder ser conciente del aquí y ahora y lograr conectarte con todas las cosas que funcionan en este instante te brindará paz y felicidad.

Reír puede ser la mejor medicina ya que ayuda a disminuir la hormona del estrés llamada cortisol, a tener una mejor memoria y también es capaz de protegerte de patologías cardíacas.

El aire libre es tu aliado. Respirar aire puro, dejarte acariciar por los cálidos rayos del sol, observar el verde del césped o las olas del mar, ayudarán a mejorar tu bienestar, tu estado de ánimo y también tu función cerebral.

Realizar ejercicio tiene efectos antidepresivos, ayuda a descargar la ansiedad y el estrés, te hace sentirte más cómodo contigo mismo e incluso puede llegar a tener una incidencia en el control de las adicciones.

Ser parte de una comunidad contribuirá a que establezcas más relaciones positivas y es una de las vías más profundas que te acercarán a una felicidad más intensa.

Practicar la auto compasión te motiva en general y permite que no te juzgues sin piedad. Al contrario de la creencia popular, cuando te castigas y eres demasiado exigente contigo te sentirás tan mal que no aportará a tu crecimiento personal y te verás presa del dolor y la apatía.

Ser espiritual le brindará a tu vida significado y sentido de propósito. No es necesario ser un fanático de la religión, sino simplemente creer que hay algo más grande en donde puedes encontrar consuelo. No interesa como lo llames, pero te hará sentir mejor y más conectado con el resto de las personas.

La meditación te obsequia varios beneficios tanto para tu cuerpo como para tu mente, como por ejemplo calmar tu ansiedad, mejorar tu sistema inmunológico y ser más creativo. No será necesario que practiques miles de horas, aparentemente con cinco minutos al día es suficiente para comenzar a disfrutar de estos beneficios.

El ser agradecido es uno de los caminos más exitosos para alcanzar la felicidad, ya que te ayudará a enfocarte en todas las cosas que sí funcionan en tu vida, ya sean personas, experiencias o logros.

Reprograma tu mente. El conocer cuáles son los pensamientos negativos que te aquejan y poder disputarlos correctamente tendrán un impacto en tu felicidad a largo plazo. Saber cuestionar los argumentos pesimistas que puedes tener te permitirán mirarte desde una luz más positiva, comprender que no eres tan tonto o darte cuenta de lo mucho que vales.

Estos hábitos te ayudarán a acercarte al bienestar, no es necesario que los implementes todos. Puedes escoger los que más te agraden y poco a poco los irás incorporando en tu rutina, de esta manera los automatizarás y cada vez te saldrá mas natural practicar los hábitos que te llevarán a ser más feliz.

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

 

El arte de los hábitos

El arte del hábitoLa rutina bien escogida tiene el poder de ordenar nuestra mente y facilitar procesos. Si decidimos incorporar ciertas técnicas en nuestro diario vivir vamos a lograr también acercarnos a ver el mundo desde una perspectiva más optimista. Como siempre les digo, la práctica lo es todo, es lo que nos permite automatizar pensamientos diferentes que nos ayudarán sentir y comportarnos mejor.

¿Por qué es bueno tener hábitos?

Cuando ya logramos tener incorporados en nosotros ciertos hábitos que nos hacen bien, que en algún punto ya han sido automatizados por nuestro querido cerebro, lo que logramos es no sobreexigir tanto al mismo y no depender tanto de nuestra voluntad.

La rutina que podamos implementar no tiene por qué ser una obra maestra, basta conque sea algo que nos ayude a sentir mejor y nos aliviane el peso de las tareas del día a día. Sería agradable lograr pasar tiempo con la familia en la cena, sin la televisión, para poder conectarse y compartir experiencias. Dormir bien es otro de los elementos que tendríamos que tener en cuenta, recarga nuestro cuerpo de energía y evitamos agotarnos. Si estamos demasiado cansados eso nos hace sentir irritables, perjudica nuestro estado de ánimo de manera negativa y además nos puede provocar ansiedad y stress.

Cabe aclarar que tener una rutina y hábitos que no requieran de mayores esfuerzos no significa que estemos desconectados del momento presente y realicemos todo en piloto automático, significa en realidad organizarnos mejor y tener el tiempo para hacer cosas que nos ayuden a relajarnos. De todas maneras, disfrutar de las pequeñas actividades y mantenernos concentrados en el momento presente nos ayudará a sentir mayor bienestar.

Así de sencillos como lucen, los hábitos pueden ser un componente vital a la hora de sentir mayor felicidad. Lo importante es pasar a la acción, organizar actividades diarias de manera más eficiente, poner en práctica los ejercicios que encontraran en la web para aprender a ser un optimista inteligente, saber que con la práctica pueden adquirir una manera de pensar diferente y simplemente ser consistentes.

¿Qué nuevos hábitos consideran importantes practicar para incrementar su bienestar?

27056130/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Los hábitos ¿pueden cambiarse?

Los hábutos ¿pueden cambiarse?

Los hábitos pueden ser nuestros mejores aliados o nuestros peores enemigos, son los que poco a poco van dejando una impronta en nuestros días sin que siquiera lo notemos, una suma de sucesivos actos que pueden llevarnos a la gloria o a un rotundo fracaso. 

En el libro escrito por Charles Duhigg llamado  The power of habit: Why we do what we do in life and bussiness (El poder del hábito: Por qué hacemos lo que hacemos en nuestra vida  y negocios) conocemos que el hábito siempre deja su marca (literalmente) en nuestro cerebro, incluso cuando cambiamos los viejos patrones. 

Basando su investigación en numerosas áreas como los deportes, la adicción, la religión, la publicidad, el autor fue creando un modelo para saber cómo se conforman los hábitos. Usualmente, hay un disparador que pone en movimiento nuestros sentidos y despierta el hábito. En respuesta a este disparador, comienza una rutina que ejecutamos automáticamente, sin pensarla siquiera. Este hábito nos brinda cierta recompensa, lo que a su vez va reafirmando ese hábito. Cada vez que nos encontramos con este determinado disparador, vamos a repetir la rutina como si estuviéramos en piloto automático cada vez. El cerebro está fascinado con los hábitos porque consumen poca energía una vez que ya se han instalado en nosotros, es por eso que cuando es necesario promover en nosotros un cambio cuesta, ya que requiere de más energía psíquica y mental de la que ya veníamos utilizando. 

Duhigg nos dice que el anhelo por otra cosa puede impulsarnos a alejarnos de nuestros hábitos nocivos, si realmente queremos cambiar, si nuestro deseo es importante y vamos cumpliendo ciertos pasos, podemos hacerlo. Experimentó consigo mismo y sus deseos de comer una galleta todos los días. Cada vez que en su trabajo sentía la ansiedad por comer respondía a una serie de preguntas lo que hacía identificar la rutina, comenzó entonces a experimentar con recompensas diferentes, pudo darse cuenta que le sucedía en un momento particular del día, entonces utilizó un nuevo plan utilizando el mismo disparador pero con una diferente rutina.

 Tenemos que ser concientes de cómo exactamente funcionan nuestros hábitos, al ser concientes del disparador del hábito, tendremos que utilizarlo pero generando una rutina diferente a la utilizada. Si cada vez que vemos una película tenemos que comer chocolate, cada vez que vemos el film podríamos sustituirlo por una manzana, por ejemplo. Una nueva rutina más constructiva debe sustituir a la anterior. 

En el libro también nos habla de los hábitos de las organizaciones exitosas y los hábitos de la sociedad. Reconozcamos nuestros disparadores y cambiemos nuestras rutinas, después de todo el cerebro está dispuesto a cambiar, sólo falta nuestra decisión y compromiso. ¿Qué les parece esta teoría?

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com