Archivo de etiquetas| foco

Conviértete en el maestro de tus metas

Como hemos mencionado con anterioridad, los logros son uno de los pilares del bienestar, analicemos nuevas estrategias para alcanzarlos.

 

logrosLograr algo significa obtenerlo y lo que deseemos obtener, en el amplio sentido de la palabra, depende 100% de nosotros. Tienes que estar alineado con tus propios deseos y no intentar satisfacer lo que otros te dicen que es correcto para ti.

La atención que le prestas a lo que quieres lograr es fundamental. Las metas tienen que ser pensadas, elaboradas y con un plan de acción para poder ser llevadas a cabo. Va a requerir ciertos sacrificios de tu parte, tal vez dejar de hacer algunas cosas divertidas, o incluso ser más prolijo en los horarios sueño.

La atención es un recurso limitado, esta habilidad para concientemente direccionar tu energía es escasa, por eso tienes que ser cuidadoso y darte cuenta hacia dónde estás dirigiendo tu foco. Siendo honesto, ¿cuánta atención realmente estás dedicándole a esa meta?

Si no eres cuidadoso con tu concentración, te atacarán la desmotivación, sentimientos de baja autoestima y te sentirás frustrado y fracasado. Sin embargo, si realmente te concentras, el premio será la pasión, el entusiasmo, tu energía y un sentimiento de propósito.

¿Estás dispuesto a pagar el precio para obtener lo que deseas? Porque algunas metas requieren de mucho tiempo, paciencia y dedicación. Si no estás completamente comprometido, te aburrirás y las abandonarás a medio camino.

Aprende a dirigir tu atención

Cambiar tu vida requiere un compromiso serio de tu parte, ya sea que quieras mejorar a nivel profesional, laboral, físico o emocional. Donde pones tu foco, es ahí donde puedes trabajar con seriedad.

Hoy en día es extremadamente sencillo perder la atención, constantemente estás siendo seducido por el entretenimiento, internet, el celular, reclamos laborales o personales. Incluso puedes sabotearte anteponiendo otras cosas menos importantes para no comenzar a trabajar en lo que realmente quieres. Para que una transformación real ocurra en tu vida, es necesario cuidar aquellas áreas que están pidiendo a gritos un proceso de mejoría.

Aprende a decir que no, si realmente no deseas salir, si no estás encontrando el tiempo para trabajar activamente en tu meta, es necesario que comiences a quitarle tiempo a cosas superfluas para acercarte a lo profundidad de tu deseo. Tus metas tienen que nutrirse de tu amor, de tu pasión, si las ignoras comienzan a morir lentamente y el sinsabor del fracaso comienza a aparecer, te convences de que no eres lo suficientemente bueno, de que nunca llegas a nada, sin darte cuenta que fuiste tú el que creaste esa trampa simplemente ignorando aquello que de verdad querías.

Dale a tus metas el lugar que se merecen

Muchas personas que quieren mejorar en un aspecto de su vida tienen otros intereses y obligaciones a los cuales prestar atención también, por ejemplo, trabajos, hijos, parejas, amigos, familiares, hobbies, etc. Sin embargo, quien es un verdadero triunfador con respecto a sus logros, no deja que esto se interponga en su camino, no lo utiliza de excusa. Por supuesto que nuestro contexto influye y que resulta más sencillo concentrarte en crecer cuando tienes menos personas o cosas distrayéndote, pero eso no quiere decir que no puedas alcanzar nuevos logros. Tal vez te lleve más tiempo, tendrás que ser más paciente y bajar tus exigencias, pero no significa que no puedas trabajar en lo que quieres alcanzar. Todo lo que poseemos ya en nuestra vida son motivadores para seguir creciendo, ya sea porque queremos darle a nuestro hijo un padre feliz, o porque deseas con toda tu alma salir corriendo de ese trabajo terrible

Alcanzar logros resulta más sencillo cuando encuentras metas que son coherentes con la totalidad de tu ser, que te ayudan a crecer en todo sentido, que te desarrollan como persona, que te ayudan a crear valor en las cosas que haces.

Resumiendo, para poder alcanzar un logro e incrementar tu sentido de autoeficacia, esa meta requiere de atención total, un plan de acción delineado, tiempo para reflexionar y pensar en cómo quieres lograr lo deseado.

Si tus metas son fantasías, sueños, solamente una ilusión, o no respetas la importancia que la misma tendría para impactar positivamente en ti, entonces es ahí cuando jamás alcanzas nada. Sé serio con lo que amas, dedica tiempo a tus logros, sin importar que tan pequeños o humildes sean. Cuando te ves a ti mismo capaz de alcanzar objetivos comienzas a recuperar la fe en ti y es el primer paso para seguir construyendo tu camino hacia una felicidad realista.

¿Qué vas a hacer hoy por tus metas?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

 

Lo que tú puedes hacer por tu cerebro

Nuestro cerebro está entrenado para focalizarse más en lo negativo que en lo positivo, pero con estos consejos podemos revertir esta situación.

 

El cerebro es adaptable, aprende de nuestras experiencias y gracias a ese aprendizaje puedes moldearlo para tu beneficio. Él está constantemente buscando malas noticias y se focaliza en ellas casi obsesivamente, esto cumple una función evolutiva para protegerte. Claro está que a veces esto se va de las manos y lo que en principio parece algo bueno termina siendo una fuente de inagotable pesimismo que te hace daño.

cerebroPara comenzar a contrarrestar esto, debes a propósito enfocarte en lo bueno, existen muchas cosas en tu vida grandiosas, el asunto es que no estás acostumbrado a quedarte pensando en ellas.

Si dedicaras tanto empeño en recordar y saborear lo bueno como haces con lo negativo, sin duda te sentirías más feliz.

Permitirte disfrutar los buenos momentos y focalizarte en los mismos por varios segundos prepara el cerebro para que seas más feliz. Si no te detienes en las cosas buenas, no les brindas el tiempo para que se afiancen y van perdiendo poder, no pasan a formar parte de tu memoria a largo plazo.

Preparar tu cerebro para absorber lo bueno es un proceso que requiere de práctica y constancia, debes pasar tiempo y obsesionarte con lo positivo para poder realmente adquirirlo.

Practicar el agradecimiento y el asombro por las cosas bonitas que te suceden, ayuda a incrementar tu estado de gratitud y por lo tanto te ayuda a ser más optimista.

Cuando tu mente te fuerce a obsesionarte en algo negativo debes aceptarlo, pero trata de inmediato prestar atención a encontrar una solución, intenta discernir qué puedes controlar y qué no de esa situación.

La felicidad es algo que por lo que vale la pena luchar, debemos aprender a sentirla plenamente para brindarle una riqueza emocional positiva a nuestra vida

¿Estás preparado para convertir a tu cerebro en uno más feliz?

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?