Archivos

Comienza tu día con poder

Comenzar el día con actitud positiva te predispone a que más cosas buenas te ocurran, estarás más atento a los pequeños detalles y sentirás más entusiasmo. Lee cómo puedes lograr esto en tu rutina.

 

La manera en que comienzas el día tiene un gran impacto en cómo se irá desarrollando despertandoseel mismo. A veces ocurre que te despiertas bien y determinadas situaciones suceden que impactan en tu estado de ánimo de manera negativa. A veces comienzan mal directamente.

Ante el primer escenario, lo que tienes que hacer es olvidar rápidamente lo negativo, sobre todo si es algo sencillo como haber perdido el transporte, llegar tarde o mancharte la camisa. Y en el segundo escenario si ya sientes que estás mal predispuesto, practica estos ejercicios para sentirte mejor.

Si comienzas el día en un estado de gratitud, recordando el milagro de que estás vivo y tienes una nueva oportunidad para hacer algo distinto hoy, ya estás activando una de las emociones positivas más poderosas, asociada al optimismo también.

Sentirte en control del día es de utilidad, si te organizas, te impones metas realistas y haces algo, sin importar que tan pequeño sea, para acercarte a una meta mayor, ya te sentirás mejor contigo mismo.

Veamos las estrategias que puedes comenzar a aplicar de inmediato.

 

Despertar conciente:

Te recomiendo que te despiertes al menos quince minutos antes para no tener que estar corriendo, comenzar la mañana de una manera pacífica ayudará a reducir tu ansiedad. Relájate y disfruta de ese café, de ese desayuno. Incluso puedes hacer una breve meditación para comenzar con calma. También puedes estar simplemente en silencio, saboreando la paz, respirando hondo, antes de salir a cumplir con tus obligaciones.

 

Practica la gratitud:

La gratitud te ayuda a enfocarte en las cosas que sí funcionan en tu vida, te protege de desvalorizar todo aquello hermoso que posees. La gratitud te ayuda a estar más contento, menos estresado y te hará sentir más optimista.

El ser capaz de concentrarte en algo que aprecias, inmediatamente libera en tu cerebro dopamina y serotonina, las hormonas encargadas de potenciar un buen estado de ánimo y sensaciones de felicidad.

Lamentablemente, nuestro cerebro naturalmente está entrenado para encontrar lo malo e intentar solucionarlo. Al poner en práctica la gratitud te rebelas contra esta actitud y eres capaz de apreciar las pequeñas cosas positivas que pueden estar ocurriéndote en este instante.

Vivir en estado de gratitud es una práctica intencional, que te ayuda a poner una pausa en tu alocada cabeza para poder apreciar todo lo grandioso y lo sutil que puede estar sucediendo y tal vez estés demasiado ocupado como para darte cuenta.

Compromiso con una intención positiva:

Antes de comenzar con tus quehaceres y responsabilidades, haz una lista pequeña, tal vez dos, cuatro cosas, que necesitas realizar para tener un día exitoso. Pueden ser esos pequeños mini pasos para alcanzar una meta grade, tal vez sea alimentarte de una manera más conciente, puede ser trabajar en ti mismo para desarrollarte como persona, o simplemente ser más aplicado en el estudio o en el trabajo.

Tener en cuenta cuáles son esas cosas importantes que no debes olvidar por las urgentes, te ayuda a mantenerte concentrado y organizado.

¿Estás preparado para el desafío? Comienza tu día con energía y alegría, verás cómo las cosas resultan más sencillas e interesantes cuando te mantienes cerca de lo que te hace bien.

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

 

 

¿Quieres ser feliz? Evita la adaptación hedonista

adaptacion hedonista

El sabio es aquel que no se aflige por lo que no posee

Sino que se alegra por lo que posee

Epicuro

Te he comentado anteriormente que las personas se acostumbran a lo bueno. La adaptación hedonista es muy peligrosa en nuestro camino hacia el bienestar, ya que es un huracán desgarrador que arrasa con las cosas buenas que tenemos.

Cuando nos acostumbramos a algo simplemente le restamos valor. Es así que todas nuestras metas mas deseadas, ya sean materiales o emocionales, prontamente pierden su magia cuando ya las poseemos.

¿Recuerdas qué emocionada que estabas el día que te casaste con tu alma gemela? Seguramente si no tienen una relación donde la gratitud y la admiración estén presentes, ese matrimonio se desgastó y ha traído más amargura que alegría.

¿Recuerdas que ibas a ser feliz cuando tuvieras tu título? Pues bien, felicitaciones, lo has logrado pero al poco tiempo el entusiasmo se ha esfumado y ahora solamente insultas al cielo porque la estupenda profesión no es tan increíble como esperabas.

Y estas actitudes las tenemos con todo, uno de los grandes disparadores del pesimismo es cegarnos ante las cosas increíbles que hemos logrado. Y la adaptación hedonista ayuda a la perfección a la hora de degradar todo lo que has construido.

Acostumbrarte a lo bueno es desvalorizarlo, es alejarse de la gratitud, es convencerse de que solamente cosas malas te suceden y eres muy desafortunado. Enfocarnos en lo que va mal es muy sencillo, el verdadero desafío es recordar todo lo que sí ha funcionado y funciona en nuestra vida.

Para poder vencerla el mejor antídoto es la gratitud, así que aquí comparto contigo unos ejercicios para que puedas poner en práctica y retomar tu poder.

https://psicologiapositivauruguay.com/2010/03/03/ejercicio-carta-de-agradecimiento/

https://psicologiapositivauruguay.com/2014/06/16/poniendo-en-practica-la-gratitud/

https://psicologiapositivauruguay.com/2013/07/04/potenciando-nuestra-gratitud/

¡A ser feliz y disfrutar de la vida plenamente!

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?