Archivo de etiquetas| barbara fredrickson

El amor desde la mirada de la Psicología Positiva

pareja enamorada

Hoy hablemos de amor…el de verdad.

 

En otras ocasiones ya he mencionado a la Dra. Barbara Fredrickson, quien es una distinguida profesora de Psicología de la Universidad de Carolina del Norte. Ella se ha dedicado sin descanso por más de 20 años al estudio científico de las emociones específicamente positivas (uno de los pilares del bienestar).

Para esta investigadora el amor es una emoción positiva, una relación interpersonal además de una experiencia de intercambio social de una o más emociones positivas.

Al igual que el resto de las emociones positivas, el amor puede ser fugaz, es una emoción breve, un micro momento de bienestar, el secreto del mismo es que es renovable y es por eso que la sabiduría popular siempre nos dice que el amor es como una planta que debemos regar siempre.

El amor no es un sentimiento incondicional, tampoco es eterno ni necesariamente exclusivo, podemos amar a más de una persona, ese momento de conexión incluso podemos sentirlo con un extraño, lo que diferencia un vínculo casual de uno más profundo es el peso de la historia compartida y las oportunidades que tenemos de renovar esa emoción una y otra vez.

El amor nos nutre en todos los sentidos, mientras más lo sentimos, más queremos experimentarlo. Si dejamos que esta emoción esté presente seremos personas más sabias, más saludables, más felices y más espirituales.  El amor es tan poderoso que incluso puede afectarnos positiva o negativamente a nivel celular. Si estamos embebidos en esta emoción podemos sentirnos conectados con todos y con todo, seremos capaces de ser parte de algo más grande que nosotros mismos.

El amor es pura conexión, ocurre gracias a la resonancia positiva que implica tres eventos:

  • El compartir una o varias emociones positivas con otra persona
  • Una sincronización entre nuestras conductas y bioquímica con las de la otra persona
  • Invertir en el bienestar del otro para que ambos sean beneficiados.

Gracias a la resonancia positiva nos convertimos en algún punto el reflejo y la extensión de otro ser humano. El amor no pertenece a una persona en particular, sino que éste fluye entre todas las personas involucradas.

Cuando estamos realmente conectados con el otro es como si estuviéramos en sincronía con el cerebro de la otra persona. El amor se manifiesta a través de la sonrisa, gestos corporales amistosos, el asentimiento y el acercamiento físico

El amor nos transforma y está en nuestras manos decidir construirlo. Amar es un arte, una habilidad que podemos ir desarrollando mediante la práctica de diversas técnicas. Ser honesto con nosotros es un primer paso, ser conciente de nuestras limitaciones y valorar nuestras cualidades positivas nos acerca más a realmente respetarnos y cuidarnos.

El amor es COMPASIÓN, es tener empatía hacia el otro y comprender su dolor. Las experiencias dolorosas por las cuales debemos atravesar pueden ser oportunidades para despertar nuestra esperanza y fortalecer nuestra resiliencia.

La compasión nos empuja a realizar acciones, ya sean estas pequeñas o grandes. Podemos demostrar compasión simplemente estando junto a alguien, escuchándolo, sosteniendo su mano. O podemos hacer actos más complejos como quizás recaudar dinero para alguien. De esta manera, una situación dolorosa se convierte en oportunidad para los involucrados de transformar la experiencia en amor.

En nuestra rutina diaria podemos encontrarnos con incontables oportunidades de demostrar compasión hacia los demás. Incluso estando inmersos en nuestras tareas cotidianas, podemos ser capaces de ayudar, quizás sea simplemente dejando pasar a alguien primero en la cola del supermercado, o darnos el tiempo para charlar con alguien que está sentando solo y taciturno en una plaza. Realizando estas sencillas prácticas de simplemente estar más atentos a lo que las personas a nuestro alrededor están vivenciando, ya nos podemos llegar a sentir más abiertos a nivel emocional y conectados. Podemos comenzar a vivir momentos que cambien positivamente a los demás y a nosotros mismos en el proceso.

 

¿Cuáles son los beneficios del amor?

 

El amor crea recursos que beneficia directamente a nuestra salud, nuestros lazos sociales, nuestra personalidad y mejora nuestra resiliencia. Es un ida y vuelta recíproco, los micro momentos de resonancia positiva ayudan particularmente en estas áreas y estas áreas nos permiten que podamos experimentar más micro momentos.

El amor nos conduce a ser la mejor versión de nosotros mismos,Nuestras acciones y atención están en mejor sintonía con las personas que están a nuestro alrededor. Experimentamos más calma, estamos más abiertos y somos más amistosos.

El amor tiene el poder de reestructurar nuestro sistema neuronal, conduciéndonos a que podamos experimentar lazos sociales fuertes y además vernos motivados a implementar hábitos saludables.

El amor nos protege, nos ayuda a decirle adiós a esos sentimientos de soledad. Los beneficios son compartidos, no solamente yo me veo beneficiado con la resonancia positiva, sino que también la persona con quien la estoy vivenciando. Nos hace estar más atentos a las necesidades de los demás y los protegemos.

Nos brinda reacciones positivas automáticas hacia aquellas personas con quienes hemos compartido estos hermosos micro momentos. Las interacciones con amigos y compañeros de trabajo se convierten en algo más disfrutable. Las conversaciones que compartimos son más significativas y profundas.

El amor, como dice Fredrickson, es nuestra emoción más suprema, tiene el don de inspirar todo aquello que hacemos, sentimos, pensamos y también en lo que nos podemos llegar a convertir.

En Psicologia Positiva no se habla solo del querer, sino se trabaja desde la mirada del amor como emoción positiva que está en nosotros invitar a nuestras vidas, podemos amar con pasión, profundamente, a un hermano, a un vecino, a una mascota. Esta emoción no se esconde solo tras los besos de los enamorados, sino que es una emoción tan magnífica que podemos sentirla todo el tiempo, con todos los hermanos de nuestra tierra.

El amor nos hace seres más compasivos y alegres, más completos y respetuosos, nos beneficia de numerosas maneras y depende de nosotros continuar alimentando experiencias que nos acerquen a vivirlo todos los días como el amor se merece.

 

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

 

Anuncios

¿Qué es el amor?

Las películas nos prometen el amor perfecto, personas que luchan contra viento y marea para estar juntas,  una banda musical¿Qué es el amor? espectacular suena de fondo mientras los amantes se disuelven en los brazos del otro. No existir sin tu alma gemela, no poder vivir, el amor es puro drama e intensidad, es incondicional. Aunque…¿se han puesto a pensar en lo peligrosa que es esta realidad que nos quieren vender?

Hoy quiero compartir con ustedes el trabajo de una eminencia en el ámbito de la Psicología Positiva, Barbara Fredrickson. Distinguida profesora de la Universidad de Carolina del Norte, quien ha realizado un trabajo excelente en el estudio de las emociones positivas. Uno de sus libros más recientes titulado Love 2.0: How Our Supreme Emotion Affects Everything We Feel, Think, Do, and Become  (Amor 2.0: Cómo nuestra emoción suprema afecta todo lo que sentimos, pensamos, hacemos y en lo que nos convertimos) nos explica qué es en verdad el amor y desecha por tierra las creencias más clásicas que tenemos al respecto del mismo.

Desde el punto de vista corporal el amor es una emoción, un proceso que involucra a la mente y el cuerpo de manera dinámica, es una oleada biológica donde el cariño mutuo y el sentirse bien nos envuelve. Por unos meros micro momentos nos conectamos con el otro mediante la misma emoción compartida y mientras más alcancemos estos momentos, mejor nos sentimos, nos convertimos en seres más saludables, más felices e incluso hasta más sabios, de acuerdo a Fredrickson.

Cuando amamos aparece el fenómeno de resonancia positiva, al conectar con alguien profundamente aparece una sincronía entre ambos donde los gestos y la bioquímica comienzan a imitarse. Esta resonancia fortalece la conexión entre nuestro corazón y cerebro y nos hace cada día más saludables. Las investigaciones a lo largo del tiempo nos han demostrado que aquellas personas que están más conectadas socialmente viven más felices y más sanas.

Voy a compartirles las ideas principales del libro:

1) El amor no es exclusivo. El amor no solamente está destinado a las personas que están más cercanas a nosotros (pareja, familiares, amigos). Si únicamente brindamos amor a este círculo íntimo, nos estamos perdiendo oportunidades para mejorar nuestro bienestar. Podemos experimentar micro momentos de conexión con quien sea, incluso con un extraño. Mientras tú te sientas seguro y se dé la oportunidad para establecer el tipo correcto de conexión, puede suceder en cualquier situación y con cualquier persona.

2) Jamás des por descontado tu matrimonio. Si bien nos podemos sentir en sintonía y muy cómodos con la persona a quien hemos elegido para compartir nuestra vida, el amor es como una planta que debemos cultivar día a día. Concentremos en generar más micro momentos de conexión con el otro.

3) El contacto visual es un portal hacia el amor. Habilita la sincronía neuronal con el otro.

4) Pequeños momentos tienen un efecto a largo plazo en nuestra biología. Un simple micro momento de amor tiene un efecto muy impactante en nuestra salud y longevidad. Al hacernos más saludables, también aumenta nuestra capacidad de amar.

5) El amor y la compasión van de la mano. No necesitamos estar felices nosotros ni el otro para demostrar amor. Cuando el otro sufre nuestra empatía, bondad y apreciación nos permite conectarnos. Cuando hay dolor, la compasión es una muestra de amor.

6)  Ampliar nuestra perspectiva acerca del amor mejora nuestra capacidad de amar. Cuando nos tomamos el tiempo para reflexionar acerca del amor ya estamos teniendo beneficios, ya nos estamos acercando a conectarnos con los demás de una manera más profunda.

Barbara nos dice que el amor no es romance, ni deseo sexual, no dura para siempre y tampoco es incondicional. El amor es mucho más que todo esto y tenemos que tomarlo en serio, alejado de falsas expectativas para poder conectarnos con los demás de una manera realista y saludable. Si caemos en falsas creencias, idelogías que nos quieren vender, solamente vamos tras espejos de colores y no podemos alcanzar esta experiencia honesta y poderosa. ¿Estás preparado para ampliar tu perspectiva acerca del amor?

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com