¿Por qué mi estado de ánimo siempre cambia?

Nuestro estado de ánimo es cambiante como el clima, puede cambiar con más frecuencia de la deseada y no siempre estamos en Nuestro cambiante estado de ánimocontrol de lo que sentimos, a veces podemos calmarnos, a veces la marejada de emociones nos gana sin misericordia. Pero cuando el golpe inicial termina, lo que siempre nos queda es nuestra actitud, ¿cómo respondemos a lo que sentimos, a lo que pensamos, a lo que nos sucede?

Nuestros estados de ánimo no siempre son fácilmente cambiables, lo que sí siempre debemos tener en cuenta es que debemos separar nuestro estado ánimo de lo que realmente somos nosotros. Por ejemplo, si hoy estoy malhumorada porque mis hormonas me enloquecieron (a todas las mujeres nos sucede de vez en cuando) no quiere decir que yo sea una persona malhumorada. O si estoy enojada porque me sucedió algo injusto, no quiere decir que mi enojo es algo permanente.

Muchas veces la mejor opción es simplemente aceptar nuestras emociones en lugar de luchar contra ellas. Lo que sí continua estando en nuestro control qué es lo que hacemos con eso. Intentemos lidiar con ellas de la mejor manera posible. Si no nos podemos quitar la sensación de enojo, vamos a intentar estar solos, calmarnos a mostros mismos, darnos una ducha, mirar una película, leer. Quizás la emoción siga estorbando por un rato, pero poco a poco va ir perdiendo fuerza si no la alimentamos y nos enfocamos en otras actividades.

En lugar de atacar lo negativo, vamos a intentar generar algo positivo. Busquemos actividades que despierten nuestro interés, busquemos diversión, alegría, satisfacción. Mientras más actividades o pensamientos positivos generamos, menos fuerza esas emociones negativas van teniendo.

Piensa en tu estado de ánimo como una nube pasajera, algo que viene y va, como las olas del océano acariciando la orilla de tu alma. Obsérvalas pasar entendiendo que un mal momento, un mal pensamiento, una mala emoción no quieren decir que eso sea un fiel reflejo de tu verdadero ser. No necesariamente tienes que reaccionar a ellas, es mejor si no lo haces.

Para acallar tu mente (algo muy importante de hacer cuando estamos desbordados emocionalmente) puedes utilizar algunas de las siguientes técnicas: 

  • Coloca tu mano en una superficie fresca y otra en una superficie tibia
  • “Mira” en tu mente los dos primeros pensamientos que aparecen
  • Imagina que tu mente es el cielo y los pensamientos, sensaciones y emociones son las nubes, observa cómo cada nube se va a alejando. Presta atención a cuánto tiempo puedes mantenerte observando, es común que tengas que volver a comenzar después de un par de minutos

No necesariamente eres lo que piensas, todos pasamos por malos momentos, no permitas que un mal día te haga dudar de tus habilidades, de tu valor o de quién eres en realidad. Podemos ganar las batallas diarias que se juegan en nuestra mente, recuerda que tienes el poder de hacerlo si lo haces desde un lugar de paciencia y amor contigo mismo.

 

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

 

¿Qué es la agorafobia?

¿Qué es la agorafobia?

La palabra agorafobia denomina el miedo intenso a los espacios abiertos, proviene del griego, agora ( Plaza Pública donde  se reunían a debatir).  Pertenece  a los trastornos de ansiedad  y se caracteriza por un miedo intenso a salir solo del hogar o alejarse del mismo, a estar en lugares donde hay multitudes, a sentirse en un sitio donde la persona crea  difícil escapar o recibir ayuda. Los síntomas que caracterizan a este trastorno son la falta de aire, el aumento de la frecuencia cardíaca, temblor en las piernas, mareos o náuseas, entre otros, que aparecen cuando se enfrentan a una de las situaciones previamente mencionadas.

La agorafobia puede estar acompañada o no por un trastorno de angustia. Las crisis de angustia básicamente es una aparición temporal y aislada de miedo y malestar intenso que puede ser acompañado por distintos síntomas como las sudoraciones, la sensación de volverse loco, despersonalización, sofocaciones, etc. O puede darse acompañada de un ataque de pánico.

Por supuesto que las situaciones que provocan la fobia intensa tienden a evitarse y muchas veces las personas necesitan de alguien de confianza que los ayude a realizar determinadas actividades para que puedan sentirse más seguras.

Las causas de la agorafobia son aún desconocidas, existen teorías que afirman que el pánico o la angustia puede deberse a un comportamiento aprendido. La agorafobia algunas veces se suscita cuando una persona ha padecido con anterioridad una crisis de angustia y comienza a tener miedo de situaciones que podrían conducir al sujeto a otra crisis. Sí podemos decir que las fobias son adquiridas por el condicionamiento y se mantienen gracias a la evitación, por lo tanto, para poder superarlas es necesario re aprender algunas creencias para poder sustituir las que están estorbando.

Todos podemos desarrollar un trastorno de angustia o pánico, en la generalidad comienza alrededor de los 25 años y suele ser más común en mujeres que en hombres.

Quienes padecen pánico o angustia a veces sienten miedo de sufrir una enfermedad seria o temen estar muriendo. Gracias a los exámenes físicos se pueden descartar enfermedades médicas y descubrir si lo que se esconde detrás de esto es un malestar específicamente psicológico.

El tratamiento recomendado en estos casos es farmacológico y psicológico, la terapia cognitivo conductual ha demostrado ser efectiva en el caso de las fobias. El objetivo de la terapia será aumentar el control de los sentimientos, reconocer y reemplazar pensamientos que generan angustia o miedo, relajarse y aprender a manejar la ansiedad ante las situaciones consideradas por la persona como disparadoras de su fobia. Lo importante es tratar lo antes posible el padecimiento para que sea más sencillo poder lidiar con las creencias limitantes.

Este trastorno puede llegar a ser incapacitante ya que entorpece el desempeño de las tareas habituales, laborales, familiares o sociales, así que si lo padeces o conoces a alguien que lo sufre, no duden en consultar con un profesional de la salud. 

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

¿Por qué concentrarnos en nuestras fortalezas?

¿Por qué concentrarnos en nuestras fortalezas?Había una vez un señor llamado Aristóteles que filosofaba acerca de la vida virtuosa y la felicidad. Hoy en día, podemos encontrar a los expertos en Psicología Positiva en busca de pruebas, nuevas teorías y prácticas que nos ayudan a ser más felices.

Chris Peterson nos habla de la importancia de las fortalezas personales para acercarnos hacia una vida más plena, completa y de autoconocimiento. Nos dice que el carácter se conforma gracias a una serie de diferencias individuales y diversas fortalezas, es algo maleable, mensurable y sujeto a distintas influencias. El carácter es algo a cultivar, pero como en todo lo que vale la pena no hay atajos, solamente con la práctica regular y constante somos capaces de lograr cambios notorios, generar nuevos hábitos y mejorar nuestro nivel de felicidad.

En el post anterior les hablé de las 24 fortalezas que existen, una vez que las conocemos las debemos intentar aplicar en todos los ámbitos de nuestra vida, hay que ejercitarlas y concentrarnos en ellas.

Nuestra personalidad es la historia que nos contamos a nosotros mismos, ¿qué pasaría si viéramos nuestra vida desde los lentes de nuestros pequeños triunfos y fortalezas? Cuando cambiamos la atención desde lo que no funciona o lo horroroso a lo cual nos hemos tenido que enfrentar, hacia aquello donde a pesar de todas las adversidades logramos salir airosos, tenemos la oportunidad de sentirnos más en control de nuestra vida, más poderosos si se quiere y es ahí donde podremos encontrar más fuerza para continuar cultivándonos como seres humanos y mejorando nuestro nivel de felicidad.

Descubre tus fortalezas, utílizalas a tu favor, escribe un nuevo guión para tu vida y déjate embriagar por ese sentimiento de paz cuando simplemente te permites descubrir lo maravilloso que eres. 

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Vocación: Encuentra tu camino

Cuando tenía ocho años descubrí que mi pasión era escribir. Mi primer cuento se tituló En el mar azul, se trataba de sirenas que se Vocación: Encuentra tu caminoescondían debajo del mar porque existían mitos que las tildaban de malvadas y ellas estaban muy ofendidas.  Sí, desde pequeña también me enamoré de la mitología griega. Con los años empecé a pensar qué carrera iba a seguir cuando fuera grande… y se me ocurrieron casi todas. Pensé en ser marinera, bióloga marina (no se si se percatan de que amo al mar), cantante, actriz, bailarina, pintora, escultora, arquitecta, contadora (y eso que odio los números), escribana, abogada, obviamente escritora, ¿modelo? (realmente no lo recuerdo pero pudo haber pasado por mi mente), diplomática (porque quiero conocer el mundo), profesora de inglés, publicista, veterinaria (porque me encantan los animales, en especial los delfines y todos los felinos), peluquera, doctora (pero sabía que no iba a tener la paciencia para eso), asistente social, y seguramente alguna otra que ahora no recuerdo.

Hasta que finalmente llegué a una conclusión: quería ayudar a la gente y eso me perfiló para el área de la salud, quería descubrir los secretos de la mente, quería hacer sentir bien a los demás, ganarle al dolor. Para mí las personas son metáforas, son como libros a los cuales hay que ir descifrando y es un descubrimiento compartido en nuestros encuentros, fascinante para ambos o ambas. Y cuando quise ser psicóloga dejé mis fantasías y mi imaginación (ignorando a mi  estructura histérica), no volví a escribir hasta que terminé mi carrera y ahí decidí escribir desde otro lugar. Amo el desarrollo personal, descubrí la Psicología Positiva que conjuga lo más etéreo con investigaciones científicas, serias y con respaldo académico, y nació este blog con todo el amor del mundo. Ahora, si esta humilde criatura logró encontrar su vocación y unir sus dos amores (escritura y psicología) entonces ustedes también pueden.

Analicemos juntos, ¿qué es la vocación? Podríamos decir que es la tendencia de una persona hacia cierto tipo de actividades, está relacionada con habilidades específicas, capacidades y en algunas ocasiones la influencia de nuestro contexto social

A mí me gusta mucho el test de las fortalezas personales, porque esto también tiene que ser tomado en cuenta a la hora de escoger un trabajo. Cuando nos conocemos, cuando conocemos esas áreas más fuertes en nosotros, podemos utilizarlas en todos los ámbitos de nuestra vida. Los invito a realizar el test aquí http://www.authentichappiness.sas.upenn.edu/Default.aspx Se llama TEST VIA DE FORTALEZAS PERSONALES.

Para poder despertar nuestra pasión, nuestro talento, es importante que desarrollemos nuestras fortalezas. Intenta crearte oportunidades para explotar tu talento, y tu talento puede ser muy variado, puedes ser un excelente cocinero, tener vocación de servicio, diseñar, decorar, o enfocarte en distintas profesiones, lo importante es que lo que hagas lo hagas con pasión, compromiso, lealtad hacia ti mismo, constancia y creatividad. La creatividad no es patrimonio de unos pocos artistas afortunados, es de todos, y la podemos utilizar en cada detalle, podemos aprenderla y aventurarnos en ella.

Tenemos que desarrollar nuestra capacidad de tolerancia ante las frustraciones, porque por más buenas ideas y talento que tengamos, siempre vamos a toparnos con algún obstáculo, a veces porque nuestra idea no era tan viable, otras porque se hace desear el objetivo y hay que buscar maneras alternativas de cumplirlo. Las cosas no se llevan a cabo de la noche a la mañana, se construyen con esfuerzo y dedicación, son pequeñas semillas que con cuidado se pueden convertir en hermosos bosques.

Para acercarnos a nuestra vocación, como les decía, es importante conocerse. Lo fuerte, lo débil, nuestros gustos, nuestra inspiración, pensar qué nos seduce y entusiasma. ¿Qué deseabas ser cuando eras pequeño? ¿Qué actividades te gustan hoy en día? ¿Con qué te sientes más cómodo?  ¿Te gusta lo formal o lo informal? ¿Trabajar solo o acompañado? ¿Quieres ser tu propio jefe? ¿Qué te imaginas haciendo siempre?

Todos tenemos un don especial, el asunto es ser honestos con nosotros mismos y pensar cómo podemos convertir lo que amamos en fuente de ingresos, o simplemente embarcarnos en un juego de autodescubrimiento para poder orientarnos mejor. Imaginar, conocerse, atreverse y ser perseverante te ayudarán a despertar el poder necesario para encontrar tu camino. Ten paciencia, porque develar el secreto valdrá la pena, te lo aseguro.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Seis caminos hacia el relax

Seis caminos hacia el relax

A veces desconectarnos de las metas es complicado, estamos tan enfocados en nuestro trabajo, en producir algo interesante, que a veces nos sobre exigimos y si bien el trabajo duro es importante, así lo es también el relax y esos momentos donde tenemos derecho a mimarnos.

Este artículo está especialmente dirigido a las personas que son demasiado exigentes consigo mismas y quedan tan atrapadas en la vorágine de los deberes que les cuesta relajarse y simplemente disfrutar del tiempo de calidad con familiares, amigos o simplemente a solas.

Primer paso, desconéctate de todo. Con esto me refiero a que apagues el celular, dejes de lado las redes sociales, no toques tu bandeja de entrada. Aléjate de la tecnología y sus exigencias por unos momentos.

Crea un ritual para cuando regreses a tu casa. Siempre digo que a la rutina hay que darle un toque especial, una linda cena, una buena película, lo que te plazca. La hora de tu regreso debe ser especial, conversa con alguien o tómate unos momentos para acallar las voces del día y piérdete unos segundos en el silencio. Lo que sea más acorde a tus gustos, sólo recuerda que tu estadía en el hogar y tu descanso es tan importante como tu trabajo y tus obligaciones.

Seamos realistas en cuanto a nuestras tareas laborales, si nos ponemos metas inalcanzables solamente vamos a caer en la presión del stress. Si es tu jefe quien te presiona de todas manera guíate por tus tiempos internos, no caigas en el caos ajeno, haz lo mejor que puedas con el tiempo que tienes.

No temas buscar ayuda, si te sientes desbordado en el trabajo es algo que puedes plantear a tu jefe o compañeros, busca la alternativa más viable en tu caso. Lo mismo con el hogar, si las tareas domésticas se están volviendo demasiado intolerables puedes pedir ayuda a tu pareja.

Recuerda tener planes emocionantes, ya sea una pequeña escapada de fin de semana o ir a cenar a un lugar diferente, esperar el estreno de alguna película o también una obra de teatro. Ten presente un pequeño plan de diversión para poder tener algo donde enfocarte más allá de lo laboral.

Busquemos inspiración, sé que no todos son afortunados de tener el trabajo que realmente desean, pero si aún no lo has conseguido puedes invertir tu tiempo en intentar encontrar tu pasión o por lo menos hacer que tu trabajo sea lo más placentero posible, quizás con la ayuda de tus compañeros de trabajo o al intentar aplicar tu creatividad a tus tareas.

Nuestra vida va más allá de tu trabajo y tus obligaciones, buscar el tiempo para cuidarte y brindarte el obsequio de la calma va a renovarte, ¿quieres hacer el intento? 

 

 

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com