Archivo | diciembre 1, 2010

Las ideas obsesivas

Las ideas obsesivas

Las ideas obsesivas son aquellas ideas que son reconocidas como equivocadas o disparatadas por la misma persona que las padece, la persona lucha por quitarse esta idea persistente de su cabeza, sin embargo, ésta al estar acompañada de un importante componente afectivo persiste generando angustia.

Las ideas obsesivas se podrían clasificar de la siguiente manera, en un grupo se encuentran las ideas obsesivas impulsivas son las que inducen a las personas a realizar actos peculiares, cuando se presenta esta idea sienten que deben hacer algo, por ejemplo, no caminar por determinado sector de la calle. En las ideas obsesivas fóbicas el sujeto está padeciendo constantemente un miedo intenso el cual suele ser carente de fundamento, como el temor a todas las enfermedades, a los gérmenes, a la suciedad, a la muerte, a los animales, al agua. Finalmente, existen las ideas obsesivas puras, las cuales quedan sólo en el plano del pensamiento generando ansiedad, pero no impulsan a la persona a realizar ningún acto.

Estas ideas obsesivas suelen darse dentro del cuadro de la neurosis obsesiva, sin embargo, cierta clase de estas ideas pueden darse dentro de otros cuadros también, como el de la depresión o los trastornos de personalidad.

¿Qué podemos hacer para manejar las ideas obsesivas?

Una de las técnicas que se recomienda es el de aceptar la obsesión, en vez de combatirla con ardor, simplemente hazte conciente de lo que estás pensando sin juzgarlo ni intentar analizarlo. De esta manera irán tomando la forma de pensamientos voluntarios que con el tiempo podrás dominar mejor. Una vez que has llegado a esta etapa, cada vez que aparezca la idea puedes optar por pensar en ella más tarde, buscando cosas para distraerte mientras tanto, alejando ese pensamiento de tu cabeza mientras lo sustituyes con otro pensamiento; o puedes decidir escribirlos cada vez que aparecen hasta que te des cuenta de que son absurdos.

Si no puedes evitar preocuparte, está bien, es lo esperado, decide ponerte como meta preocuparte tan sólo unos minutos o una hora al día, date ese espacio para dar rienda suelta a eso que se te impone, pero nada más que ese tiempo estipulado, luego nuevamente tendrás que enfrentarte a esas ideas y cuestionarlas.

En el tratamiento de las ideas obsesivas también podemos encontrar otras técnicas eficaces e innovadoras, quiero dejarles aquí este artículo que me pareció sumamente interesante. La terapia del arte en el tratamiento de las ideas obsesivas

No hay nada que no puedas resolver una vez que decides hacerlo, no estás solo en tu proceso, no temas buscar las herramientas que más a gusto te hagan sentir, sin duda hay una técnica para ti que hará que tu vida cambie una vez que decidas que así sea.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com