Cómo controlar el enojo

¿Nunca desearon cerrar la boca en el momento preciso? ¿Han deseado acaso controlar sus impulsos? ¿Se han arrepentido de haber dicho o hecho algo por el calor del momento, cosas que pueden incluso enturbiar la relación con alguien querido por años?

El enojo es un sentimiento muy peligroso ya que nos conduce a hacer cosas sin pensar, a actuar por impulso y a medida de que las discusiones se van tornando más acaloradas, nos convertimos en monstruos despiadados e irreconocibles con tal de derrotar al otro a cualquier precio.

El enojo consta de tres componentes básicos. El primero es el pensamiento, algo que nos dice que nos quieren pasar por encima, que no nos están respetando, que no nos aprecian lo suficiente. Como reacción a este pensamiento inconciente hay una respuesta corporal donde tus músculos se ponen tensos, la presión arterial comienza a elevarse, tu cuerpo se está preparando para la última etapa: el ataque. Su principial objetivo es defenderte, no interesa si en realidad te atacaron o no, tú lo sientes así y en consecuencia responderás. Tu defensa podrá tomar una forma verbal o física, pero el fin es el mismo: lastimar a quien te hirió primero. El enojo clama venganza y justicia, pero justicia ante nuestros ojos, ante nuestra perspectiva que no siempre es la más acertada. Es un sentimiento “moral” que apunta no solamente a defenderse al ataque del momento, sino también busca prevenir ataques futuros mediante el daño a nuestro atacante.

Cuando nos dicen que aprendamos a suprimir nuestro enojo muchos pueden sentirse estafados, consideran que están haciendo algo incorrecto al dejar pasar ese momento, ¿cómo el otro puede tener razón?, ¿cómo lo vamos a dejar salirse con la suya sin que sufra las consecuencias?

La creencia popular e incluso algunos postulados de Psicología, nos dicen que suprimir el enojo puede derivar en depresión o incluso enfermedades físicas, aunque nuevos estudios comprueban que esto no es cierto, muy por el contrario, vivir enojado y peleando con los demás hace subir los niveles de stress y enfermedades cardíacas. Esto no quiere decir que no debamos decir lo que pensamos, debemos ser honestos, el problema es que cuando estamos enojados nuestra visión se nubla y toda la evidencia mágicamente se mostrará a nuestro favor, sólo nosotros podemos tener razón y esto no es necesariamente verdad en la mayoría de los casos, todo lo que los demás digan o hagan cuando nosotros estamos enojados se verá como una agresión deliberada por parte de los otros. No podremos ponernos en el lugar del otro porque estamos demasiado ocupados intentando defendernos.

El enojo es la emoción que inevitablemente nos empuja a la violencia a todo nivel, en lo social, en lo familiar, en lo individual. Es el culpable de dañar las relaciones, de desgastarlas, es un sentimiento rápido que no es meditado, es destructivo.

¿Cómo controlar el enojo?

Cuando el disparador de nuestro enojo aparece, atacamos prácticamente de inmediato, por lo tanto tenemos que intentar calmarnos antes de hacer algo. Cuando el pensamiento de “estamos siendo atacados” aparece, debemos atenderlo de inmediato e intentar modificarlo. Respira hondo y concentrate en tu respiración, incluso cuenta tus respiros. Mientras haces esto piensa ¿es esto realmente un ataque? Intentate colocar en los zapatos de tu interlocutor, quizás esté teniendo un mal día, esto no tiene nada que ver contigo así que no lo sientas como una onfensa personal. Siéntete como si estuvieras realizando una delicada tarea, un desafío para poner a prueba tus habilidades para lidiar con personas o situaciones difíciles.

Este tiempo de reflexión te ayuda a concientizarte de tus sentimientos, vas a sentir tu cuerpo reaccionando, es hora de relajarte, de respirar pausadamente y no estalles en ira ya que quizás es exactamente lo que tu interlocutor está buscando, pero no le des el gusto.

Una vez que este tiempo de modificar tu pensamiento y hacerte conciente de tus sentimientos ha culminado, es hora de actuar. En vez de atacar sin más, podrías simplemente sonreír y dejar pasar la ofensa.  Describe de manera objetiva, carente de todo matiz emocional, exactamente qué es lo que te está molestando del otro. Es importante que no exageres, que seas preciso, si estas enojado porque es la cuarta  vez que tu novia  llega tarde a una cita no digas “siempre llegas tarde” simplemente di “me molesta que hayas llegado cuatro  veces tarde”. Debes expresar qué es lo que esto te hace sentir, no acuses a tu interlocutor, simplemente identifica qué es lo que estás sintiendo en ese momento. Sé específico en cuanto a lo que esperas que la otra persona haga, por ejemplo “me gustaría que ya no llegaras tarde a nuestras citas”. Y finalmente hazle saber al otro acerca de lo que sucederá si esa conducta molesta continúa, no confundamos esto con una amenaza, sino una manera concisa de hacerle ver al otro que sus actos tienen consecuencias “mi amor, sabes que te adoro, pero tengo poco tiempo para estar contigo y me gustaría que lo pudieramos aprovechar al máximo, si llegas tarde una próxima vez no volveré a invitarte a salir”. Lo importante de esto es que cumplas lo que dices, así podrás demostrarle al otro que trataste de ser comprensivo, pero también tienes sentimientos y derechos que deben ser respetados.

Las peleas siempre tienen que tener una conclusión, ser claras, decir exactamente lo que pensamos de manera inteligente. No podemos reaccionar rápidamente, ya que sin la ayuda del pensamiento nos convertimos en seres injustos, fríos y usualmente cometemos actos que sólo desencaderán en arrepentimiento después. Te invito a probar esta técnica y a enojarte menos.

Si quieres aprender más técnicas sencillas y efectivas para controlar el enojo te invito a adquirir por tan sólo 5 dólares mi ebook COMO GANARLE AL ENOJO. Escríbeme a mi email para más información

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Psicología Positiva: Preguntas Frecuentes

Christopher Peterson en su libro A primer in Positive Psychology nos habla de las dudas más frecuentes que surgen cuando hablamos  de Psicología Positiva. Aquí comparto las respuestas con ustedes.

¿Es la psicología positiva sólo una ciencia de la felicidad?

La felicidad y el placer son de suma importancia para nuestra corriente, aunque también  nos abocamos al estudio de los rasgos positivos, así como el estudio de los valores, intereses, habilidades y talentos. También nos conciernen las instituciones sociales que contribuyen a una buena vida como el matrimonio, la familia, la religión, la educación.

¿Cuál es la relación entre la Psicología Positiva y la Psicología Humanista?

El Humanismo es la doctrina que nos dice que las necesidades humanas y los valores tienen más relavancia que los objetos materiales, lo que conlleva a que la gente no pueda ser estudiada simplemente como parte del mundo material. Es una corriente que le brinda relevancia a las metas que las personas persiguen, la importancia de sus decisiones y la racionalidad. La existencia y su significado son las interrogantes más fuertes de esta corriente.

La Psicología Positiva se preocupa tanto por lo bondad y la maldad de las personas; mientras que los humanistas suelen asumir que las personas son inherentemente buenas. La Psicología Positiva demuestra un fuerte interés en comprobar científicamente sus postulados, los humanistas a veces se muestran escepticos en cuanto a la ciencia y su habilidad para dar respuesta a los temas que realmente importan.

¿Es la Psicología Positiva algo más de lo que los maestros nos han enseñado?

La respuesta a esto es sí, investigamos mucho más de cosas que ya son obvias para el conocimiento poular. Por ejemplo, luego de una ruptura amorosa, muchas personas tienden a exagerar las consecuencias de este evento, considerando que sufrirán por años o que jamás conocerán a alguien que los ame de nuevo. Usualmente el tiempo de duelo es mucho menor al que consideraron en un principio y en la mayoría de los casos se vuelven a enamorar a pesar de aquellas predicciones fatalistas. Este es un hallazgo muy interesante que nos demuestra que el pronóstico emocional de los sujetos en la mayoría de los casos es erróneo,  y parecen no aprender esto aunque atraviesen repetidas experiencias que pongan en cuestionamiento su creencia.

Otra creencia arraigada es que ser esbelto y tener dinero brindara suprema felicidad, sin embargo, se ha demostrado que este no es el caso. La Psicología positiva debe derribar los mitos de las creencias populares  y para esto, los métodos científicos son el mejor aliado.

¿Es la Psicología Positiva indiferente al sufrimiento?

Un mejor entendimiento del bienestar ayudará a las personas en general, ya estén atravesando por una situación problemática o no. El nexo entre el sufrimiento y el bienestar es un tema que merece ser estudiado.

Ciertas personas luego de una experiencia traumática surgen de ésta sintiendo una mayor apreciación por la vida, con una perspectiva más alegre y profunda de lo que los rodea.

El sufrimiento importa, pero no tratamos de enfocarnos únicamente en lo que la persona carece, sino en esas fortalezas que ya posee para ser feliz.

¿Acaso la vida no es trágica?

Nos acusan de que ignoramos el hecho de que la vida es trágica de por sí, las enfermedades, la muerte, las crisis mundiales, las guerras. Estas cosas son terribles, pero la mayoría de las personas no vive todas ellas necesariamente y aún así se aferran a una visión oscura del mundo como si esta fuera la decisión más inteligente. Hay cosas malas, pero siempre pueden existir cosas peores. Podemos aferrarnos a la cómoda decisión de que nada va a cambiar, de que nada merece la pena, de que no tenemos control sobre lo que sucede, ¿pero para que hacer esto cuando vivir desde una perspectiva donde se aprende a apreciar las cosas que sí tenemos resulta mucho más satifactoria?

¿Son estúpidas las personas felices?

Ciertos sujetos prefieren decir que existe un vínculo innegable entre la idiotez y la felicidad. Este estereotipo ha nacido en parte gracias a la creencia mencionada de que la vida es trágica y creer lo contrario es mera ignorancia.

Cuando se han comparado la vida de las personas felices y la de quienes no lo son, los estudios demostraron que una persona optimista y feliz  es más exitosa en diversas áreas de su vida, cultiva relaciones emocionales profundas y hasta puede vivir por más años. El beneficio intelectual de ser feliz, es que al encontrarnos en este estado, somos capaces de pensar de una manera más creativa y flexible.

¿Existe una Psicología Negativa?

No, la psicología clásica es necesaria y ha tratado diversos temas y patologías importantes. La Psicología Positiva se muestra como una corriente que sin desprestigiar el conocimiento más clásico, se concentra en otras áreas que han sido olvidadas como la felicidad, el optimismo, el perdón, el talento, la creatividad.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

El divorcio y los niños: consejos para llevarlo mejor

La decisión está tomada, luego de los numerosos intentos de ambos, o quizás sólo tuyos, por mejorar la situación, han llegado a la conclusión de que separarse será lo más sano para todos. Ahora lo que más te preocupa es cómo vaya a afectarles a tus niños.

La solución no pasa por ir posponiendo una situación que a esta altura sabes que es inevitable. Encarándola de forma madura y teniendo en cuenta que la prioridad es el bienestar de los hijos, la ruptura puede ser armoniosa. Por supuesto que los primeros tiempos de adaptación probablemente sean difíciles, e incluso pueden haber momentos en los que te cuestiones si has tomado el camino correcto. Pero si tienes claro que ya no hay otra opción, mantente firme y ten confianza en que tu futura realidad será mejor que la actual. Hoy veremos algunos puntos a tener en cuenta para procurar que los niños lleven de la mejor forma posible, este cambio tan importante en sus vidas.

Previo a la separación:

* Ponte de acuerdo con tu pareja para explicarles ambos, del modo más objetivo posible, los motivos de la ruptura.

* Evita utilizar a tus hijos como un arma contra tu pareja.

* No discutan delante de ellos. Como personas adultas que son, contrólense. Cambien de sitio para hablar si el tema a atender es urgente, o esperen a un momento adecuado. El ver a sus padres fuera de sí, desbordados, evidenciando falta de control, genera gran angustia en los infantes y sólo dificulta las cosas. A lo que se le suma el hecho de que es un muy mal ejemplo sobre cómo enfrentar y manejar los problemas.

* Decide tu mismo y llega a acuerdos con tu pareja. Muchas veces, la familia y los amigos en su intención de ayudar, no se percatan de que los comentarios que realizan y los consejos que brindan, pueden no ser pertinentes para tu caso específico e incluso pueden resultar hirientes. Por tanto, no dudes en pasar momentos a solas cuando sientas necesidad de ello. Si necesitas la intervención de un profesional, puedes consultar a la Lic. Mariana Alvez Guerra.

Durante…

* Si tu mudanza o la de tu ex pareja se va llevando a cabo durante más de un día será mejor que si se realiza en uno solo, ya que de esta forma el niño podrá ir consolidando en un espacio psíquico la nueva situación.

* Cuando culmine la mudanza, es importante despedirse de los niños con cariño para que no se sientan abandonados.

El después:

* No emplees un lenguaje despectivo sino neutro, al referirte a tu ex pareja

* Procura que la rutina de tus hijos mantenga dentro de lo posible el ritmo habitual, sin cambios radicales.

* Puede que tus pequeños, o si tienes adolescentes también, atraviesen por una etapa de rebeldía, ante lo cual será necesario mantener una actitud comprensiva, firme y sobre todo serena.

Durante estas tres etapas, es esencial asegurar a los niños tanto verbal como físicamente, que no dejan de contar con el amor y dedicación de sus padres.

Emociones positivas en los niños

Los niños pequeños suelen experimentar diversas emociones positivas y estas son ampliables, acumulativas y permanentes. Además de lo agradable que es experimentar estas emociones, también contribuyen al crecimiento y a la optimización de los recursos físicos, sociales y cognitivos. Despierta la necesidad de explorar y así el niño comienza a dominar las situaciones y su entorno. Este dominio va induciendo nuevas sensaciones positivas que a su vez lo impulsan a continuar explorando y a tener más dominio, se convierte así en un espiral ascendente de emociones placenteras.

Los padres deben centrarse en aumentar los rasgos positivos y no solamente preocuparse por los rasgos negativos. Martin E.P Seligman nos propone en su libro La auténtica felicidad técnicas para incrementar las emociones positivas en los niños. Él nos aconseja que los padres deben dormir con su bebé durante los primeros meses de vida. Esto tiene como finalidad la creación de vínculos de amor fuertes. Cuando el bebé despierta lo primero que ve es el rostro de sus padres, lo que generará más seguridad y además, en el caso de los progenitores que deben trabajar, es una oportunidad para compartir más momentos con el pequeño. Usualmente son las madres quienes tienen un vínculo más fuerte con el bebé, pero de esta manera el padre puede también participar de una manera más activa,  no sintiendose excluido e incluso puede contribuir positivamente a la unión sentimental de la pareja.

Los juegos sincrónicos son juegos interactivos entre padres e hijos que pueden ser puestos en práctica en cualquier situación. Las capacidades que tiene un bebé van ampliándose casi semanalmente y los juguetes se convierten en herramientas para nuevos desafíos que inspirarán la fluidez y el sentimiento de logro. Las cajas de cartón, los bloques de construcción y hasta los diarios y revistas, son útiles para experimentar y divertirse al mismo tiempo. Cuando vean a su hijo absorto en un juego, traten de no cortar su inspiración con brusquedad, es recomendable que diez minutos antes de que deban terminar de jugar se los ponga sobre aviso, asi le darán tiempo de finalizar con alegría y no sobresalto.

Deben ser cuidadosos con la utilización exagerada de la palabra NO, es necesario utilizarlo para implementar límites o alertar sobre un peligro, pero usualmente los padres utilizan este término indiscriminadamente para aquellas cosas que les resultan molestas del pequeño, en vez de solamente darles el uso que corresponde. Por ejemplo, puede resultarnos molesto que el niño nos pida un montón de juguetes cada vez que hacemos las compras. Para evitar un no rotundo, podríamos simplemente decirle que anotaremos ese juguete para la lista de navidad o para su cumpleaños. Si está peleando con su hermano, golpeandolo, podríamos decirle que eso le duele al hermano y que jueguen despacio para que ambos se diviertan. Los “no” sólo deben ser utilizados cuando realmente los pequeños se encuentren ante un peligro, cuando una actitud simplemente sea molesta, pensemos en maneras alternativas de llamarle la atención sin recurrir necesariamente a la negativa. Si los niños se acostumbran a escuchar el no a cada instante, se convertirán en personas pasivas, con falta de iniciativa.

En cuanto al elogio y al castigo hay que tener en cuenta el postulado de la estima positiva. No se puede elogiar al niño porque sí, debió haber hecho algo para ganarselo. Si se entregan elogios desmedidos que nada tengan que ver con el dominio que el niño ejerce en alguna tarea, estamos debilitandolo de cierta manera. Se lo festejará de acuerdo al logro obtenido, a mayores logros, como decir su primer palabra por ejemplo, mayores elogios. El amor y el cariño sí deben ser incondicional, pero no así los halagos. Cuando es necesario imponerle un castigo a un pequeño, hay que centrarse en la conducta negativa, si rompió el jarrón centremonos en el jarrón, no acompañe el reto con “no sirves para nada, eres un inútil, siempre estas rompiendo todo”. El niño debe tener sumamente claro el motivo por el cual está siendo castigado y cuando él se comporte de manera caprichosa, se puede pensar en maneras alternativas de calmarlo sin recurrir al castigo. Una buena comunicación con el pequeño y la claridad de los límites ayudarán a controlar los caprichos infantiles.

La rivalidad entre hermanos es algo en extremo frecuente. Una manera efectiva de lidiar con la misma, se basa en hacer sentir a los hermanos mayores importantes, haciendole participar en el cuidado del bebé, haciendole entender que los padres tienen suficiente amor para todos. La rivalidad surge cuando los niños se sienten amenazados ante la idea de que ahora se los amará menos, pero una vez que les aseguremos que esto no es así mediante nuestros actos y una cuota de confianza en ellos, la rivalidad ya no será un inconveniente.

Antes de que el niño vaya a dormir es el momento ideal para compartir un lindo momento con los padres. Es la oportunidad que tienen los pequeños para recordar todas las cosas que hicieron durante el día y concentrarse en las experiencias positivas que vivieron. El estado de ánimo negativo no puede sobrevivir en alguien que está repleto de buenos recuerdos y creencias positivas. Los últimos pensamientos antes de entrar al mundo de los sueños deben ser imágenes bonitas, de alegría, para que nos aseguremos que duerman tranquilos y disfruten a pleno el descanso.

Un niño positivo es un niño feliz y será un adulto fuerte emocionalmente, seguro de sí mismo y que verá la vida de una manera alegre, alguien que podrá defender sus ideales y salir airoso ante los inconvenientes de la vida adulta.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Sólo haz algo

Hay una regla fundamental para obtener las metas que nos proponemos en la vida, y eso es saber que nuestros grandes logros primero se obtienen comenzando con pequeños detalles. Cada pequeño acto que realizamos para estar más cerca de nuestro, sueño es un ladrillo que vamos colocando en nuestra torre de plenitud. Cualquier meta, por gigantesca que sea, debe comenzar con el más mínimo acto. Por ejemplo, si tu propósito es adelgazar, primero debes comenzar en cuidar tu alimentación y algo tan sencillo como eso puede ser simplemente cambiar la leche entera por descremada, o en vez de comer un chocolate de tarde cambialo por una fruta. Si quieres obtener un mejor trabajo, comienza por buscar. He notado que muchas personas se quejan de su mala fortuna laboral, pero al mismo tiempo no están siquiera buscando en el periódico un nuevo empleo.

Las cosas siempre aparecen en nuestro camino, siempre y cuando estemos dispuestos a cumplir con esta sencilla regla, hay que hacer algo para obtener algo. La acción se convierte en nuestra mejor aliada al momento de obtener lo que queremos. Muchas veces caemos en la ansiedad, pero los grandes logros llevan meses y años de preparación para que finalmente puedan ver la luz. Debemos mantener el entusiasmo y la plena confianza en nosotros, no nos dejemos llevar por cosas externas sobre las cuales no tenemos control, aseguremonos de tener control sobre nosotros mismos. Cuando caminamos por la vida seguros vamos transmitiendo a los demás esa seguridad, así que si tu convicción por obtener algo es poderosa, no dudes de que lo conseguirás.

Los grandes soñadores que se han convertido en hombres y mujeres de éxito jamás abandonaron su sueño, a pesar de todas las adversidades por las cuales debieron atravesar, y si ellos lo lograron tú también lo harás. Nunca debes darte por vencido y no te desanimes si las cosas llevan tiempo, lo importante es que cada día vayas colocando tu granito de arena y un día tu castillo será realidad.

Existe un dicho que reza “si siempre haces lo que siempre has hecho, siempre tendrás lo que tienes”. Este es el momento ideal para ver cuál de tus acciones te ha llevado a dónde estás. Nuestra vida es el resultado de las decisiones que tomamos, y como ya mencioné hay cosas sobre las cuales no tenemos control, sin embargo, hay otras sobres las que sí, y es en éstas precisamente donde tenemos que concentrarnos. Si te has percatado de algún patrón de comportamiento que no está dando el resultado esperado, deshazte de él ahora mismo, no esperes más, comienza probando con nuevas actitudes hasta que encuentres la que mejor te resulta.

Cuando se trata de tener una meta, las fuentes más importantes que tenemos son los deseos, nuestras creencias, nuestra imaginación, visualizaciones, pero todo esto pierde fuerza sino se acompaña de acción. Nada se conseguirá por estar de brazos cruzados pensando que las cosas vendrán mágicamente a nuestro camino, debemos todos los días hacer un pequeño esfuerzo para que el cúmulo de nuestras acciones pequeñas se conviertan en nuestro propósito tan anhelado.

Comienza hoy mismo con algo pequeño, una mínima acción que será la primera de varias, tú puedes hacerlo, cambiar siempre está en tus manos.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Cómo solucionar el trastorno por atracón

El trastorno por atracón, conocido en inglés como Binge Eating Disorder, se caracteriza por una pérdida absoluta de control a la hora de comer, lo cual sucede periódicamente, se ingieren enormes cantidades de alimentos en un corto período de tiempo y las conducta compensatorias como vómitos inducidos, laxantes, no comer o ejercitarse de manera excesiva, pueden llegar a estar presentes pero no de manera constante como sí sucede con la Anorexia Nerviosa y la Bulimia Nerviosa.

Qienes padecen este trastorno comen cantidades exageradas de comida calórica de manera rápida y no se detienen hasta que se sienten incomódamente llenos, hasta el punto que su estómago puede doler. Estas personas suelen ser obesas debido a su comportamiento alimenticio inapropiado, sin embargo, hay casos donde la persona mantiene un peso normal a pesar de estos atracones. Cabe aclarar que no todas las personas obesas necesariamente sufren del trastorno.

La gente no desea tener exceso de peso, pero no pueden evitar ingerir la comida de manera descontrolada, lo cual acarrea severos conflictos internos entre la imagen corporal que desean tener y la realidad de que no pueden alcanzar esa silueta porque simplemente no pueden detenerse ante la comida. Esto genera tristeza, culpa, auto reproches y rechazo hacia ellos mismos. Veremos que muchas veces se abstienen de comer en público o comen poco ante la presencia de los demás, pero al llegar a su casa comienza el desenfreno alimenticio.

Las emociones ocupan un rol fundamental en este trastorno. Se suele comer como manera de lidiar con el stress, la ansiedad, el enojo (con uno mismo a manera de castigo, o con los demás), la angustia, la desilusión, la soledad. Muchos se sienten de cierta manera estafados por comer lo que quieren y  no poder mantener el peso que desean, como sí ocurre con ciertas personas que no cuidan su alimentación y sin embargo se mantienen delgadas. Un trastorno de alimentación se convierte en un trastorno de sentimientos, ya que el trastorno se convierte en una herramienta para manejar nuestras emociones. Estar a cargo de lo que entra en nuestro cuerpo de cierta manera nos hace sentir en control, un control que pudo haberse perdido debido a una situación traumática.

Se suelen comenzar dietas al no verse conformes con su cuerpo, que en algunas ocasiones son demasiado extremas, o pueden intentar cambiar sus hábitos alimenticios dedicándose a consumir sólo alimentos sanos. Todos los esfuerzos serán en vano, porque por poco tiempo podrá mantenerse la determinación y pronto los alimentos calóricos los seducirán de nuevo.

Los sujetos pueden sufrir por el trastorno por atracón debido a su componente emocional, en algunos casos a su genética o por las conductas (en especial los hábitos alimenticios) aprendidos en su niñez. Es frecuente ver que las personas crecen viendo a sus padres comiendo de manera poco sana, lo que los pequeños imitarán y mantendrán como modelo durante su vida adulta. También es común ver que las personas están condicionadas a comer todo lo que hay en el plato, como si fuera algo malo dejar la comida. Los niños pueden llegar a aprender a manejar su tristeza con alimentos, siendo éstos utilizados como un sedante o un premio.

El tratamiento

Se suele necesitar un tratamiento multidisciplinario con nutricionista, psiquiatra y psicólogo, debido al interjuego psíquico/físico que se presenta. Lo delicado del problema es que tratamos con una adicción a la comida y no es algo que podamos alejar de nuestras vidas como una droga, ya que necesitamos alimentarnos varias veces por día. La clave se encuentra en establecer una RELACIÓN SANA CON LA COMIDA.

Entre las opciones de tratamiento nos encontramos con la Psicoterapia cognitivo-conductual, la reeducación alimentaria y motivar al sujeto a realizar ejercicio, a entrar en contacto con su cuerpo y poder controlarlo más.

Linda Craighead, profesora de Psicología, es especialista en trastornos de alimentación y escribio el libro The Appetite Awareness Workbook: How to Listen to Your Body And Overcome Bingeing, Overeating, & Obsession With Food, donde nos explica el AAT (appetite awarenes training/ entrenamiento de conciencia del apetito). Esta técnica es sencilla, práctica y útil para ayudar con el trastorno por atracón. A continuación mencionaré algunos consejos para superar los atracones que aparecen en el libro.

Es importante que no se cuenten calorías, que no se concentren en la grasa o la propiedad del alimento en sí, sino que hay que prestar atención a lo que está pasando adentro de uno, cuánta comida se va a consumir y cómo se va a sentir en el estomágo, cuánta comida es la que en realidad se necesita. Hay que concentrarse en las señales físicas que nuestro cuerpo emite, aprender a escucharlo y detenerse cuando uno se encuentra moderamente lleno. Se debe prestar atención a la señal de hambre real.

No pueden existir alimentos prohibidos, ya que si se hace esto será más dificíl mantener el propósito de escuchar al cuerpo al generar ansiedad por la privación, tenemos que darnos un permiso conciente de comer lo que deseamos. Al momento de comer, debemos estar atentos de lo que comemos, disfrutar cada bocado y tomarnos nuestro tiempo para comer (mínimo 20 minutos). Se debe evitar comer cuando uno tiene demasiada hambre porque de esta manera se comera rápido y será más difícil detenerse. Es necesario alimentarse cuando sentimos tan sólo un poco de hambre y finalizar al sentirse un poco llenos.

Cuando comenzamos a comer algo que no debemos sentimos que ya arruinamos todo nuestro esfuerzo por el día, debido a esto se continúa ingiriendo alimentos calóricos de manera descontrolada, diciendose a uno mismo que al día siguiente se dará comienzo de nuevo al tratamiento desde cero. Cuando se coma en exceso una vez al día, no debes culparte ni dejarte llevar, continúa como si nada hubiese sucedido, si en una comida no pudiste controlarte no quiere decir que debas dejar que el resto de tus comidas sean exageradas también.

No comas sólo porque tienes la comida ahí, presta atención a tu señal interna de hambre, ¿por qué quieres comer ahora? ¿En realidad estás hambriento o estás buscando la comida para lidiar con algo difícil para ti? Tampoco planees comer en exceso, si tienes una fiesta no pienses que puedes comer sin control y después intentes compensarlo con alguna dieta o algún otro método.

Cuando se siente hambre tenemos que pensar por qué, si estamos tentados de comer en exceso pensemos si estamos reaccionando a algo o a alguien de nuestro ambiente. Debemos ser cuidadosos con lo que nos servimos en el plato, ya que tendemos a comer todo lo que hay en él, por eso se recomienda utilzar platos pequeños a la hora de alimentarse.

No dejes que los demás te presionen, sino tienes hambre o hay algo en particular que no desees comer, no permitas que los demás te induzcan a hacer algo que no quieres.

Es muy importante anotar lo que uno ingiere durante el día y qué sintió al hacerlo. Debemos etiquetar las consecuencias de nuestro comportamiento de positivas y negativas e identificar lo que desencadena el atracón. Aprende a monitorearte a ti mismo, cuida de ti mismo.

Hay que aprender a comer sólo cuando se dan las condiciones apropiadas, lo que significa alimentarse a determinada hora, no dejando pasar mas de cuatro horas entre comidas y que cuando se coma sea libre de distracciones, concientes de lo que ingerimos, despacio y en un lugar cómodo, no de pie en la cocina, jamás en la cocina que nos tienta siempre a comer más de lo debido.

Compra tu cuaderno y comienza con estos consejos, practicalo al menos durante seis semanas y verás como los atracones comienzan a reducirse.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com


Intención en acción

¿Realmente cumplimos  nuestras metas? Cada vez que comienza el año, nosotros estamos llenos de energía y esperanza en cuanto a todo lo que vamos a lograr. Usualmente nos quejamos del año que pasó porque no ha traído demasiados cambios y abocamos nuestras plegarias al nuevo comienzo. Sin embargo, la magia inicial poco a poco se desvanece y antes de que podamos siquiera recordar nuestras propias promesas, nos vemos involucrados en los pasos anteriores que nos conducirán exactamente al mismo lugar. Y el año que viene la historia se repetirá, nos estaremos quejando del 2010 y prometiéndonos que el 2011 será cuando realmente todas las piezas de nuestro mágico puzzle  finalmente encajen.

¿Qué podemos hacer para quebrar este círculo vicioso? Primero tener en claro lo que queremos. Compra una agenda o un cuaderno y dedícale unas páginas a cuáles son tus metas. Recuerda que éstas deben ser específicas como “quiero salvar el examen de biología”. Una vez que ya lo tengas, divide las páginas en secciones diarias, anotando qué fue lo que hiciste hoy (no importa cuan grande o pequeño) para estar más cerca de tus sueños. Cada día debes releer tus metas y dedicarle al menos unos minutos a acercarte a ese sueño, debes mantenerlo fresco en tu mente, de lo contrario la voluntad y la ilusión comienzan a desvanecerse y tus buenas intenciones no dejan de ser eso, intenciones.

Otra cosa que funciona es anotar tus metas en el pasado, por ejemplo : “ya salvé ese examen” “ya obtuve mi empleo deseado”. Imaginate que ya lo has logrado, piensa que ya estás en esa situación, concentrate en cómo te sientes, esa sensación de logro y alegría. No dediques tiempo a los obstáculos, a lo lejos que puedan parecer esos objetivos ahora, piensa que ya lo has conseguido y no dejes ir esa mentalidad que se apoderara de ti con este simple juego.

Debes hacer un compromiso contigo mismo y entiende que mereces tener todo lo que te propongas. No permitas que este año se quede sólo en el nivel de la intención, actúa ya para convertir tus sueños realidad.

Esa malvada voz interior

Es curioso ver como detestamos que los demás nos presionen, cómo odiamos las críticas que los demás ostentan contra nosotros, cómo nos ponemos a la defensiva ante cualquier comentario negativo…Es curioso que nos ofendamos con los otros, pero cuando las críticas, las presiones, los comentarios ofensivos y degradantes provienen de nuestro propio interior, entonces son bienvenidos. Gracioso, ¿no?

Ni siquiera nos percatamos de esa malévola voz en nuestra cabeza que nos dice que no servimos para nada, que ni siquiera lo intentemos, que no merecemos la gloria, que debemos descuidarnos, porque ¿para qué perder el tiempo en nuestra salud si no la merecemos? ¿Merecemos vivir acaso? ¿Nuestra vida tiene algún significado? Desde los comentarios más inocentes hasta los más despiadados, nuestra cruel voz interior va abriéndose camino en nuestro ser y va dejando un rastro venenoso que afecta nuestras decisiones.

No somos libres de hacer lo que queremos, de intentar nuevas cosas, de desafiar nuestros límites, de crecer como seres humanos, si constantemente ante el más mínimo atisbo de independencia nos atacamos como si fueramos los peores enemigos que podamos imaginar. Nos quedaremos eternamente confinados a la situación en la que nos encontramos, sin posibilidades de cambio, sin nuevas experiencias que enriquezcan nuestra vida, seremos esclavos de nuestras propias decisiones porque hemos decidido  escuchar a nuestro lado oscuro, ese que nos empuja hacia el abismo de la desilusión.

La buena noticia es que no tienes porque dejarte de escuchar a ti mismo, simplemente debes aprender a dialogar y a refutar esas críticas. Cada vez que en tu mente aparezca esa sensación de que no eres bueno para algo de inmediato debes responderle ¿y por qué? Seguramente tendras una lista muy larga de todas las cosas que están mal en ti y porque no mereces nada, sin embargo, cuando hayas repasado todas esas cosas horribles de ti mismo detentente un momento, respira profundo y defiendete. De inmediato piensa en todas las cosas buenas que tienes, tus fortalezas, tus logros, tus relaciones fructíferas, tu trabajo, tu carrera, tu familia, todo lo bueno que tengas despliegalo en ese mometo y dilo con convicción y placer.

Cada vez que debas enfrentarte a los comentarios maliciosos que estás tan presto a escuchar, no permanezcas pasivo, discute contigo mismo ese argumento, busca la manera de verle el lado positivo, no permitas que tú mismo arruines tus planes, que pierdas oportunidades. Nosotros debemos sacarle partido a nuestra propia sabiduría, a veces tenemos cosas muy inteligentes para decirnos, simplemente hay que saber distinguir cuando estamos siendo realistas o simplemente nos estamos haciendo daño. No te dejes vencer por tu propia negatividad, por tu falta de amor, sólo vale la pena escucharnos cuando tenemos algo interesante que compartir, algo que nos haga ser mejores, no que nos haga sentir que todo lo que hemos hecho está mal. Ponle un freno a los pensamientos fatalistas, quítale dramatismo a las situaciones, si utilizas la fantasía que no sea para pensar que todo saldrá mal. Trata de ser objetivo, lo que no quiere decir negativo, se puede ser optimista y realista al mismo tiempo. Si tu voz interior continúa siendo cruel, puedes intentar compartir tu preocupación con alguien más, pero sobre todo no te dejes llevar por el pensamiento de que todo saldrá mal, piensa en todas las razones por las cuales todo saldrá bien. Comienza a jugar a tu favor.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com