Cómo vencer la apatía

Te despiertas gracias al maldito reloj despertador, remoloneas en la cama esperando quitarte el sueño que no quiere dejarte ir. A duras penas logras abrir los ojos y quizás puedas beber un poco de café, o tal vez es demasiado tarde y debes apresurarte a vestirte. Un nuevo día y tú con cada vez menos ganas de hacer lo mismo una y otra vez. La mañana y la tarde se desgranan lenta, pesadamente, estás apático.

Cuando sentimos apatía es como si nuestro entusiasmo saliera corriendo por la puerta y sin planear regresar en un futuro cercano. No hay fuerza, no hay deseo, no hay ánimo. Nos convertimos en pequeños automatas realizando las mismas tareas de siempre y dejamos escapar las horas ausentes de lo que nos rodea, como si estuvieramos en una especie de piloto automático, realizando nuestras tareas por inercia.

Sin embargo, no podemos dejar que ese sentimiento tan molesto se apodere de nosotros, hay que darle pelea. Una de las maneras que encontramos es planeando algo lindo para nosotros. Los lunes por ejemplo, se convierten en una verdadera tortura para muchos, el fin de semana es lo más esperado y cuando finalmente llega dura lo mismo que un respiro, el descanso no ha sido suficiente y llegamos al lunes con un dejo amargo en nuestro espíritu. Así que no hay nada mejor que planear algo entretenido para quebrar con la rutina. Las cosas más sencillas pueden convertirse en poderosos aliados. Por ejemplo, puedes decidir ir a ver una buena pelicula con algún amigo o tu pareja, planear una cena informal con un par de amigos, puedes ir de compras, dedicarte a leer un libro, salir a caminar, a andar en bicicleta. La idea es que te enfrasques en una tarea que no hagas usualmente, asi irás rompiendo con la monotonía que te convierte en una sombra de ti mismo.

Al principio será difícil querer hacer algo cuando estás tan desmotivado, pero si al menos logras despertar en ti un mínimo grado de fuerza y comienzas a reaizar algo, verás que a cada minuto esa tarea se hace más sencilla y placentera hasta que sientes que fue una excelente idea desatender el impulso inicial de no hacer nada.

Cada día se convierte en una oportunidad para ser feliz y si quizás aun no has descubierto cuál es el gran propósito de tu vida o quizás aún la pasión no se haya despertado en ti, de todas maneras puedes disfrutar de tus espacios de soledad para autodescubrirte. Conocerse a uno mismo se convierte en una tarea intensa y emocionante, somos un universo complejo que vale la pena descifrar y a medida de que vayas concientizandote de todo lo que eres capaz, la vida comienza a poner las piezas en su lugar, como un gigante puzzle.

Comienza moviéndote, realizando una pequeña actividad para quitarte de encima ese sentimiento de que nada vale la pena o de que todo es aburrido. Comienza ahora, disfruta el presente y sorprendete a ti mismo.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com