Planifica tu 2010

Hosted by imgur.com

En pocos días estaremos ya en el 2010. El comienzo de un nuevo año es siempre un momento que invita a realizar una evaluación acerca de lo sucedido en el que termina, de aquellas cosas que logramos y aquellas otras que nos quedaron pendientes o que tenemos muchos deseos de llevar a cabo. Por tanto, es un momento de cierre y apertura respecto a tus proyectos. Si estás pensando en tus próximos pasos, hoy veremos algunos puntos básicos que es oportuno tener en cuenta para realizar una planificación clara plausible de llevarse a la práctica.

 * Busca tu lugar especial y organización

 Como punto inicial al disponernos a planificar nuestras próximas actividades, es necesario contar con un espacio físico en el que nos sintamos cómodos y podamos concentrarnos. Es entonces, en esa tranquilidad que logramos sentir ya desde el ambiente en el que nos encontramos, donde podemos ponernos en contacto con nuestros deseos y necesidades. Tomarte unos minutos para relajarte, respirar hondo y luego proceder a escribir una lista o quizás pensamientos que te surjan en ese momento, puede resultarte una buena manera de comenzar. El realizar un registro en papel, conlleva el efecto visual de ser una suerte de confirmación y puesta en orden de nuestras ideas.

Luego de conformar tu lista, no olvides establecer prioridades ubicando en primer lugar tus responsabilidades, aquellas cosas a las que te has comprometido y luego lo demás.

 *Aprovecha tu creatividad

 No necesitas ser precisamente un artista para reconocer y sacar el mejor partido del potencial creativo que todos tenemos. Cada uno de nosotros posee su propia forma de expresión, la cual podemos explorar, potenciar y desarrollar. Podemos hacer de nuestra vida un acto creativo, aplicando esa capacidad de innovación y adaptación a distintas y nuevas circunstancias.

 *Esperanza vs. Obstinación

 A través de los medios de comunicación, especialmente de la televisión, suele intentar inculcarse la idea de que para alcanzar las metas que nos proponemos, todo tiene siempre que salirnos bien, pasando por la vida de un éxito a otro. Esta visión sumamente engañosa, no sólo puede generar culpa, estrés y una autoexigencia desmedida, sino que también no permite reconocer todo el aprendizaje y crecimiento que podemos obtener de los errores ni acceder a una visión realista del mundo. Asumir los fracasos es un signo de madurez que posibilita el avance. Denota salud el aceptar que no todos los factores que influyen en las circunstancias están bajo nuestro control y que eso no significa un impedimento para seguir adelante. Vivir con la idea de que todo tiene que suceder exactamente como nos lo imaginamos, no sólo nos dificulta el disfrutar plenamente de lo que ya tenemos, sino también nos deja con la sensación de que nos falta algo.

 *Deja de orbitar alrededor de un tema

 Muchas personas, cuando tienen en sus vidas una situación o sentimiento que les produce malestar, creen que el camino acertado para encontrar la solución, es no dejar de pensar una y otra vez en el mismo. Están convencidos de que de esa forma llegarán a su entendimiento. Sin embargo, este mecanismo obsesivo lejos de aportar soluciones y comprensión lo que genera es estrés, malestar y confusión. A corto plazo la persona se siente cansada y tan mareada como si le hubieran dado vueltas y vueltas.

En tales circunstancias, aunque pueda llamarte la atención, lo más conveniente es no ponerse a pensar en el tema. Pon tu mente en cualquier otra cosa y si puede ser en algo que te distienda mejor. La respuesta que tanto buscas surgirá cuando menos la esperes. Ello se debe a que la mente necesita cierta tranquilidad básica para funcionar.

Toma decisiones

 Para sentirnos felices y enérgicos para llevar a cabo nuestros planes, es muy importante potenciar la propia capacidad de tomar decisiones. La propia determinación, así como los pequeños y no tan pequeños logros que vamos acumulando en especial tras superar dificultades o situaciones que considerábamos retos, siempre tienen como efectos aumentar la autoestima, el sentimiento de valía y el sentirse competente. Todo lo cual lleva a experimentar mayor seguridad.

 Tomar el comienzo de año, como una instancia de reflexión para una pronta puesta en práctica no solo de lo que debes sino también de lo que deseas hacer, es una oportunidad que está en tus manos aprovechar.

 Por medio de este blog, nuestra vía de comunicación con ustedes, nuestros muy estimados lectores, tanto Mariana como quien les escribe, les deseamos que la pasen muy bien el próximo 31, ya sea en la tranquila y placentera compañía de ustedes mismos quizás con un buen libro o una película que les guste, o junto a sus seres queridos, esos vínculos verdaderos que todos tenemos y que no necesariamente tienen que coincidir con los que se publicitan por televisión. Y que además, el próximo año los encuentre llenos de salud, esperanza y confianza en sí mismos.

  

 

 

Realiza tus metas

Hosted by imgur.com

 “No hay nada tan poderoso como una idea a la que le ha llegado su hora”, ésta célebre frase del poeta, novelista y dramaturgo francés Víctor Hugo, nos invita en esta ocasión, a pensar el tema que abordaremos hoy: la realización de las ideas, en especial aquellas relacionadas con proyectos laborales. Esas ideas que tenemos, puede que desde hace mucho tiempo, que de tanto acariciarlas en nuestra mente se han convertido en metas. Pero hoy no sólo reflexionaremos acerca de nuestras acciones para volverlas realidad, sino también, acerca de qué cosas nos ayudan a hacerlo sobre todo, cuando estamos atravesando situaciones difíciles.

Quizás en este momento te estés preguntando por qué en tu trabajo promovieron a ese compañero, siendo que tú trabajas el doble y con un menor salario. O capaz te encuentres en cualquier otro escenario relativamente similar que te implique una desventaja para mejorar tu nivel de vida. Si es así, tengo una noticia para darte; dejar de sentirte un 0 a la izquierda es una decisión que puedes tomar hoy.

 La sociedad desde nuestra infancia siempre se encarga de establecer ciertas barreras. A modo de ejemplo puede citarse el caso de los juguetes, muchos de los cuales están diseñados exclusivamente para niños y otros para niñas. Pero tampoco olvidemos que en gran medida está en nosotros permitir o no que nos limiten. Si las circunstancias o alguien intentan ponerte al margen, no aceptes quedarte en ese papel. Es justo ahí, donde debemos hacer surgir esa rebeldía que llevamos dentro y empujarnos a salir de la situación.   

 Un error muy usual y también muy comprensible cuando se está atravesando por un mal momento, es pensar que las dificultades no van a tener fin, el cual suele ir de la mano con otro, el dejar de tener esperanza. En este mundo nada es para siempre, el dolor también termina. Cuando comenzamos a realizar una nueva rutina de ejercicio nos sentimos adoloridos, pero luego ganamos en fuerza. Si capitalizamos la experiencia, así como los músculos se fortalecen al ejercitarse también podremos fortalecernos mentalmente.

 Es muy normal sentir tristeza e intentar reconfortarnos de alguna manera cuando nos sucede algo malo. Las emociones negativas son una parte de la vida que es necesario enfrentar, a todos nos ocurren contrariedades por las que tenemos que atravesar. Pero luego de los primeros momentos de desazón e incluso de desahogo, ten cuidado entonces, de no estar tomando el autocompadecimiento como una forma errónea de reconfortarte. Errónea, porque si bien al principio puede parecernos que nos ofrece algún consuelo, el pensar una y otra vez lo injusto de las circunstancias no aporta en nada a su solución, al contrario. Pensarse como un “pobre de mí”, caer en el derrotismo, es precisamente lo que cierra las puertas.

 El punto no es en absoluto asumir una actitud sádica con uno mismo, sino el calmarse y de forma lo más objetiva posible, analizar cómo fue que se dieron las cosas, qué papel jugó uno en los acontecimientos, y si cometimos errores cómo fue que nos tropezamos en primer lugar. Como seres falibles que somos, equivocaciones vamos a cometer siempre, pero procuremos asegurarnos de que no sean las mismas.

Cuando emprendemos un nuevo camino, es esperable que no todo nos salga bien, pero también recuerda que quien no hace nada tampoco gana nada. Vayamos entonces, madurando con cada experiencia, valorando y analizando las enseñanzas que nos brinda.

 También es necesario considerar, que muchas veces en medio de la tormenta, no siempre se cuenta con suficiente claridad como para discernir solos cuáles son las actitudes más convenientes a tomar para salir de una situación o tornar las circunstancias a nuestro favor. De hecho, en numerosas ocasiones ni siquiera con la ayuda de amigos o familiares es posible vislumbrar la salida. En tales casos, se hace necesaria la ayuda profesional, como la que pone a tu disposición la Lic. Mariana Alvez Guerra mediante la modalidad de consejo psicológico online.

 Cuando tus acciones te estén dando buenos resultados, luego de celebrar como mereces, también piensa en cuáles fueron los pasos que diste. De esa manera podrás repetirlos y además, ver cómo puedes aplicar lo hecho a otras cosas. Que no sean los malos momentos en los únicos que te pongas a reflexionar.  

Redescubrir esa inquietud, esa curiosidad que tan frecuentemente se ve en los niños cuando exploran cosas nuevas, es un importante punto a favor al decidir abrirnos a las muchas oportunidades que se pueden encontrar en el mundo.

 Otro punto importante, es escuchar con atención las experiencias ajenas, ya que pueden ahorrarnos tiempo y recursos e incluso resultar inspiradoras. Así como escuchar y trabajar en colaboración con los demás puede ser un gran aporte, es necesario recordar que intentar beneficiarse obstaculizando el camino de los otros comprende efectos perjudiciales no sólo para ellos, sino también para ti. Es muy usual que en pos de pensar que de esa forma se obtiene algún beneficio, haya quienes se olviden de algo muy elemental: toda acción tiene sus consecuencias. No podemos esperar que se nos abran puertas si se las cerramos a los demás.  

Detente un momento a examinar tu vida diaria, tu relación con la gente que forma parte de ella, y pregúntate si intencionalmente o no, estás haciendo algo que signifique una barrera para el avance de otra persona. Así como es necesario que te respetes a ti mismo, también lo es que respetes a los demás.

Perseverancia, disciplina y creatividad, son las palabras claves a poner en práctica para lograr lo que quieres. Planifica e insiste hasta conseguirlo. La confianza es el motor que nos permite construir un futuro mejor, dispone la energía psico – física para alcanzar nuestras metas, teniendo la serena convicción de que lo vamos a lograr.

 

Cómo vencer la apatía

Te despiertas gracias al maldito reloj despertador, remoloneas en la cama esperando quitarte el sueño que no quiere dejarte ir. A duras penas logras abrir los ojos y quizás puedas beber un poco de café, o tal vez es demasiado tarde y debes apresurarte a vestirte. Un nuevo día y tú con cada vez menos ganas de hacer lo mismo una y otra vez. La mañana y la tarde se desgranan lenta, pesadamente, estás apático.

Cuando sentimos apatía es como si nuestro entusiasmo saliera corriendo por la puerta y sin planear regresar en un futuro cercano. No hay fuerza, no hay deseo, no hay ánimo. Nos convertimos en pequeños automatas realizando las mismas tareas de siempre y dejamos escapar las horas ausentes de lo que nos rodea, como si estuvieramos en una especie de piloto automático, realizando nuestras tareas por inercia.

Sin embargo, no podemos dejar que ese sentimiento tan molesto se apodere de nosotros, hay que darle pelea. Una de las maneras que encontramos es planeando algo lindo para nosotros. Los lunes por ejemplo, se convierten en una verdadera tortura para muchos, el fin de semana es lo más esperado y cuando finalmente llega dura lo mismo que un respiro, el descanso no ha sido suficiente y llegamos al lunes con un dejo amargo en nuestro espíritu. Así que no hay nada mejor que planear algo entretenido para quebrar con la rutina. Las cosas más sencillas pueden convertirse en poderosos aliados. Por ejemplo, puedes decidir ir a ver una buena pelicula con algún amigo o tu pareja, planear una cena informal con un par de amigos, puedes ir de compras, dedicarte a leer un libro, salir a caminar, a andar en bicicleta. La idea es que te enfrasques en una tarea que no hagas usualmente, asi irás rompiendo con la monotonía que te convierte en una sombra de ti mismo.

Al principio será difícil querer hacer algo cuando estás tan desmotivado, pero si al menos logras despertar en ti un mínimo grado de fuerza y comienzas a reaizar algo, verás que a cada minuto esa tarea se hace más sencilla y placentera hasta que sientes que fue una excelente idea desatender el impulso inicial de no hacer nada.

Cada día se convierte en una oportunidad para ser feliz y si quizás aun no has descubierto cuál es el gran propósito de tu vida o quizás aún la pasión no se haya despertado en ti, de todas maneras puedes disfrutar de tus espacios de soledad para autodescubrirte. Conocerse a uno mismo se convierte en una tarea intensa y emocionante, somos un universo complejo que vale la pena descifrar y a medida de que vayas concientizandote de todo lo que eres capaz, la vida comienza a poner las piezas en su lugar, como un gigante puzzle.

Comienza moviéndote, realizando una pequeña actividad para quitarte de encima ese sentimiento de que nada vale la pena o de que todo es aburrido. Comienza ahora, disfruta el presente y sorprendete a ti mismo.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

Caminando hacia el éxito

Hosted by imgur.com 

 Existen muchas ocasiones en las que, por más que aparentemente estemos dando todos los pasos en dirección a ese objetivo que queremos lograr, sin darnos cuenta nos vamos poniendo piedras en el camino que terminan siendo verdaderos obstáculos o impedimentos. Esto puede verse frecuentemente, en casos donde la persona se vive cuestionando acerca de si podrá alcanzar lo que quiere, como si tuviera el presentimiento de que algo va a salir mal. Dichos cuestionamientos pueden estar dirigidos al hecho en sí de que pueda llevarse a la práctica su plan, a poseer los conocimientos y el valor que se requiere para hacerlo, o bien a si es plausible que pueda ocurrirle.  

 Todo lo cual converge en el hecho de pensar y sentir que no merecemos eso que queremos, evidenciándose por tanto un problema de autoestima. Si esa es tu situación, no te asustes, sólo significa que aún tienes cosas que aprender y por las que trabajar. En tales circunstancias, seguramente pueda afirmarse que no creíste ésto toda tu vida, sino que hubo momentos en los que esas creencias comenzaron a echar raíces. Para descubrir cómo y por qué comenzaron a afianzarse, suele ser necesaria la intervención profesional, como por ejemplo la que puede brindarte la Lic. Mariana Alvez Guerra mediante la modalidad de consejo psicológico, o bien de terapia online.  

 Lo que se necesita de un psicólogo en estos casos, no es que nos indique qué es lo que tenemos que hacer, sino que nos ayude a discernirlo. Ello se debe a que en la intervención psicológica, existe una aceptación del otro con sus características individuales y únicas, lo cual facilita el que se puedan implementar cambios significativos en su vida. Cuando se cuenta con la asistencia y el apoyo necesarios, es posible superar el miedo y sentir más seguridad respecto al futuro y a las propias posibilidades.

 Muchas reglas que tú mismo pones o permites que aún existan en tu vida, pueden ser barreras o facilitadores para tu éxito. Una buena noticia es que así como una vez empezaste a creer que no eras capaz, ahora puedes comenzar a creer lo contrario. 

Resulta muy pertinente aplicar la frase “persevera y triunfarás”, lo que no significa encapricharse haciendo una y otra vez cosas que los hechos demostraron que no funcionaban, sino capitalizar experiencias de fracaso tomando datos que te ayuden a ver qué problemas evitar y qué nuevo camino tomar.

 Es igualmente necesario, reparar en la manera en que nos estimulamos a seguir adelante cuando estamos aprendiendo y emprendiendo algo nuevo. Observa si estás apreciando cada avance que logras realizar. Negarse rotundamente a intentar algo nuevo simplemente por no saber cómo se hace, no es en el fondo más que miedo, ya sea a parecer tonto o por falta de confianza en nuestras propias capacidades. El método de ensayo y error, tan natural en el humano y en otros animales, se vale precisamente de los errores para hacer posible el aprendizaje, recién ahí podemos apropiarnos y emplear los nuevos conocimientos.

 Si bien es muy cierto que los objetivos a largo plazo son imprescindibles, ya que son nada menos que el disparador para trazar nuestro plan. Intentar alcanzar a corto plazo metas que en la actualidad nos resultan demasiado lejanas, siempre termina por frustrarnos. Por tanto, es imprescindible mantener cierta coherencia y no saltearnos los objetivos a mediano y a corto plazo.

A modo de ejemplo, supongamos que estas comenzando tu propio emprendimiento, si además tienes otro trabajo o estudias, en vez de lanzarte de lleno a la realización del mismo, lo más conveniente sería dedicarle algunas horas todos los días y algún día entero durante el fin de semana. No sólo para dedicarte completamente al mismo cuando pueda brindarte total seguridad financiera, sino también para ver cómo te hace sentir en la práctica y confirmar o no, si es efectivamente a lo que quieres dedicarte.

Algunos aspectos importantes a indagar, que incluso podrías preguntártelos seriamente antes de comenzar, son por ejemplo, si te sentirás motivado para trabajar sin tener un jefe que te supervise y te diga cuáles son tus tareas. Es muy usual que, aún en el período en que ya empieza a ser rentable como actividad económica única, en un principio no deje margen como para contratar mucho personal, ¿estarías dispuesto entonces a realizar largas jornadas de trabajo de más de 9 horas?

 Cualquiera sea ese cambio importante que deseas implementar, deja de lado todo aquel tiempo durante el que pensabas que siempre fracasarías. Si lo decides y te comprometes contigo mismo, ya puedes empezar a cambiar. El día más apropiado es justamente hoy.   

 

 

No te amo…pero me quedo

“Hace dos años descubrí que mi marido me fue infiel. Mi mundo se vino abajo, ahora lo miro y mi esposo me da asco, no quiero me toque, no soy feliz con él. Pero no me voy a ir, no, porque es muy difícil…No hay manera, tengo dos hijos chicos…Y es muy difícil…Yo que sé, supongo que puedo perdonarlo algún día…¿Y cómo voy a hacer para mantenerme? Tampoco voy a perder todo porque el idiota metió la pata, ¿no? Sí, yo me quedo, es lo mejor para mis hijos…lo mejor para mí, ¿no? ¿Por qué como me voy a mantener con mi sueldo? ¿Y las comodidades? No voy a dejar que otra se aproveche de todo lo que mi marido ha logrado, porque yo estuve ahí cuando él se hizo de abajo, yo, no la otra, ¿me entendés no? Y además mis hijos, no quiero que sufran…Mejor ni te cuento acerca de mis padres, ¿sabes lo que van a pensar de mi? No quiero que me vean como una fracasada, no quiero ser igual a mi hermana. Yo era la perfecta, no voy a dejar que nadie deje de verme así por culpa de él, no le voy a dar el gusto.”

Carina tiene 42 años y se encuentra en un momento complicado de su vida. Su marido a quien adoraba la traicionó, la irónica vida tuvo la desfachatez de demostrarle que su vida no es perfecta como todos piensan, como ella misma creía que era. Aquí vemos su encrucijada, continuar sin él o quedarse con quien ya no ama, con quien desprecia.

La historia de Carina es una de las historias más comunes que se ven en la clínica, lamentablemente las personas no se comportan todo lo bien que deberían comportarse, las tentaciones existen y el amor muere, ¿pero qué hacemos con esto?

Uno de los más grandes errores que pueden cometerse es quedarse con alguien a quien no se ama, cambiar  nuestra felicidad, nuestra vida, nuestra independencia por alguien que no respetó a su familia en un primer lugar. La infidelidad es en extremo compleja y está a criterio de cada uno cómo actuar ante esta eventualidad, el problema es cuando sabemos que por más que lo intentemos no podemos perdonar a alguien o simplemente el amor eterno que le profesábamos a nuestra pareja resultó ser no tan eterno.

Hombres y mujeres, pero más que nada mujeres lamentablemente, en ocasiones se ven atrapadas en una red de auto desprecio, mentiras, falta de respeto y amor propio. Cuando el amor se extingue deciden quedarse con su pareja bajo el estandarte de las más variopintas excusas. La más común, los hijos. Comencemos a quebrar este mito. Cuando una persona no es feliz con otra resulta demasiado notable, no quizás para aquellos que apenas comparten unos momentos o unas horas en nuestra vida, pero sí para quienes viven bajo el mismo techo. Agotados de estar montando un espectáculo cada vez que estamos fuera de nuestro hogar, cansados de convencer a todos de que la vida es maravillosa, cuando se llega a la casa nuestros pesados disfraces caen y a quienes prometíamos protección, son quienes deben convivir con la verdad. Nuestros hijos son los mudos testigos de las peleas, del mal humor, de las ausencias, de las miradas asesinas cubiertas bajo falsas sonrisas, de las palabras llenas de furia susurradas al pasar. ¿Realmente somos tan ilusos como para creer que los niños no entienden nada? ¿Nos creemos más inteligentes que ellos? La realidad es que lo entienden todo, no con la claridad de un adulto por supuesto, pero tienen la experiencia suficiente para saber que mamá y papá ya no se soportan, no importa cuánto esfuerzo ni actuación pongamos de nuestra parte. Aceptémoslo, ellos son una parte de nuestra vida y como tal, aprenden a leer nuestro corazón, aprenden a escuchar aquello que no nos atrevemos a decir ni a nosotros mismos. Así que si realmente crees que quedarte con tu esposa o con tu marido una vez que el amor se esfumó es lo mejor para los niños, piénsalo dos veces, porque estás por muy mal camino.

La excusa número dos: el dinero. Es imposible que aprendamos a mantenernos por nosotros mismos, nadie nos va a dar trabajo, no sé hacer nada, nadie puede ayudarme.  Cuando lamentablemente nos vemos atados por el dinero, es cuando más tenemos que apelar a nuestra creatividad y a nuestra red de contactos. Les aseguro que si se mueven lo suficiente, si explican su situación, si apelan a algún talento perdido, hay muchas maneras de obtener dinero extra. Quizás es cierto, al principio las comodidades no serán las mismas, pero nuestra pareja tiene obligaciones legales, así que técnicamente nuestros hijos continuarían recibiendo el dinero que les corresponde. No hay que cerrarse a la oportunidad, hay que reflexionar sobre la situación e intentar buscar la mejor opción. Quedarse en un matrimonio frío por dinero nos hace esclavos.  A veces es necesario tragarse el orgullo, levantarse, sacudirse el polvo y continuar adelante con la cabeza erguida, pedir  ayuda no es señal de debilidad, sino de inteligencia.

La excusa número tres: lo que los demás piensan de mí. Damos demasiada importancia a la opinión de los otros, tanto que les obsequiamos el poder, les permitimos que sean ellos quienes decidan sobre nuestras vidas y nuestro actuar, como verdugos sin compasión que nos destruirán y sonreiremos estúpidamente cuando nos corten la cabeza. ¿Por qué continuamos cayendo en esta mentira, una de las más peligrosas de todas? La gente dirá lo que quiera de nosotros sin importar cuán excelsa o desastrosa sea nuestra vida en este momento, siempre hay algo que decir, algo sobre lo cual especular, algo sobre lo cual mentir, algo que nos baje de nuestro pedestal con una piedra. ¿Vamos a vivir nuestra vida como títeres sin decisión? ¿Nos amamos tan poco que vamos a dejar que personas que viven vidas peores que las nuestras se conviertan en los maestros de nuestro destino? Reflexionen…¿recuperamos nuestro poder? Los comentarios de los demás son relevantes en la medida en que nosotros permitimos que lo sean.  Si decidiéramos rebelarnos, ser como somos, vivir bajo nuestras propias decisiones, ¿no sería estupendo? Si esa persona que cree que es mejor que yo es feliz mintiéndose así misma, ¡genial! Nadie puede herirte a menos que tú les des tu consentimiento y un divorcio no es un fracaso, es simplemente honestidad. Lo que digan los otros jamás ha sido importante, simplemente nos hemos creído la mentira de aquellos a quienes les conviene que pensemos que las tonterías que dicen tienen algún tipo de relevancia.

La verdadera razón: MIEDO. Todos tememos a los cambios y sobre todo al ESFUERZO que implican los mismos, nadie ha dicho que ser los dueños de nuestra vida sea fácil, pero la alternativa es la verdaderamente aterradora. Dejar que nuestras decisiones se basen en lo que nosotros creemos que quieren los otros es agotador y no hay nada más triste que jamás ser los dueños ni siquiera de nuestra felicidad. Si vas a ser infeliz, al menos hazlo por ti y no por complacer el morbo de quienes desean verte caer. Quedarse con quien no amas es triste para ti y para quienes te aprecian, es doloroso para tus hijos y para tu autoestima, te conviertes en una sombra y los años transcurrirán dolorosamente mientras te vas extinguiendo en pos de excusas sin sentido. La comodidad, hasta la pereza me atrevería a decir, son pesadas cadenas de las cuales debemos escapar. Debemos trabajar en pos de nuestra propia alegría, debemos ser quienes establezcamos nuestras propias reglas, debemos estar con quienes amamos y nos aprecian. Si vamos a equivocarnos, a caer, que al menos sea porque decidimos vivir una experiencia, no porque alguien más decidió por nosotros. La vida es demasiado corta y hay que saber tomar las decisiones a tiempo. La vida es demasiado fácil, somos nosotros quienes la complicamos decidiendo hacer lo que creemos que es correcto, nuestro corazón no nos miente y a veces es más sabio que todas nuestras racionalizaciones. Somos los dueños de nuestro destino y cuando aprendamos esta verdad, finalmente seremos libres.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

 

Terapia de Intercambio de Roles …..¿se animan a probar?

Hosted by imgur.com

La Terapia de Intercambio de Roles es un procedimiento terapéutico aplicado a parejas, que consiste en buscar la solución de los problemas comenzando por la imitación física del otro, para conseguir así entenderlo desde su punto de vista y poder llegar más fácilmente a acuerdos. Dicha imitación, no sólo implica emular su postura y actitudes, sino que empieza por usar durante la terapia, el tipo de ropa que usa la pareja, vistiéndose como hombre las mujeres y los varones como ellas, pudiendo éstos últimos incluir no sólo pelucas sino también maquillaje. Algunos de los reconocidos terapeutas que la emplean desde hace varios años, son los psicólogos mexicanos Elizabeth Soto y José González.

Existen numerosas circunstancias, en las que no es suficiente con intentar ponerse en los zapatos del otro solamente como un ejercicio mental, sino que se hace necesario un espacio donde desde lo físico, se pueda empezar a jugar ese rol para poderlo comprender mejor. Y es justamente ahí, donde esta impactante y novedosa terapia ofrece su propuesta. Siendo destacable, el hecho de que ha logrado éxito en casos complejos como cambios radicales de actitud en esposas demasiado celosas y maridos que antes eran posesivos y dominantes, actitudes todas, que por supuesto les implicaban serios problemas en su relación conyugal.

Muchas personas ya sea a causa de ideas sumamente conservadoras, o por simple desconocimiento acerca de este tipo de terapia, al escuchar por primera vez sobre la misma temen que quienes la practiquen puedan llegar a confundirse respecto de su orientación sexual. Lo cual es absolutamente falso. Cuando se tiene una plena seguridad acerca de la identidad sexual, no hay lugar para el miedo a volverse gay.

Por tanto, cambio de roles no es cambio de sexo. Este tipo de prácticas se realizan siempre dentro de un encuadre terapéutico, con instrucciones a cargo de un profesional cuyo objetivo es crear modificaciones en el pensamiento. Ya que ese vestirse  e intentar adoptar la postura corporal del otro, es sólo para procurar ponerse mental y físicamente en su lugar.

El proceso terapéutico puede igualmente incluir de vez en cuando, un intercambio de vestimenta y actividades dentro del hogar. Un caso que considero muy ilustrativo al respecto, es el de un paciente que solía quejarse de que su esposa usaba siempre en la casa ropa deportiva. Hasta que a él le tocó cuidar a sus hijos pequeños todo el día, pudiendo entonces percatarse de cuánto pueden manchar y de lo necesaria que es una ropa que permita moverse con comodidad al atenderlos y jugar con ellos. A este mismo paciente, también acostumbraba incomodarle el hecho de que a su juicio, durante las salidas su esposa no se apresuraba al caminar cuando se lo pedía, hasta el día en que él mismo usó zapatos de taco, notando que no sólo debía hacer equilibrio sino también caminar a otra velocidad.

En esta línea, unos simples ejercicios para hacer en casa, podrían ser por un lado, si eres hombre y te resulta interesante esta temática pero no te sientes aún como para vestirte y maquillarte como tu esposa o novia, puedes por ejemplo conseguir unos zapatos de taco que te entren y caminar con ellos no menos de 15 o 20 minutos. Si ella suele depilarse con glucosa o cera, otra sugerencia podría ser que intentaras hacer lo mismo por lo menos una vez.

Si eres mujer, podrías ponerte su ropa e imitar su manera de caminar y sentarse durante un buen rato hasta que te salga lo mejor posible, quizás entonces, compartas la impresión que han tenido muchas pacientes, acerca de cuánto menos expresivos desde la postura pueden ser los hombres y cuánto menos pueden demostrar (ya que la sociedad los incita a que no lo hagan) sus sentimientos en comparación a nosotras.

Todos, tanto hombres como mujeres, tenemos una parte más sensible y pasiva que en nuestra cultura occidental es pensada como femenina, así como otra parte más agresiva y activa pensada como masculina. Lo que aprendes de tu parte femenina y tu parte masculina, así como de la combinación de ambas, no perjudica en nada la vida sexual, sino todo lo contrario. A muchos pacientes que además eran padres, les significó también cambios muy positivos en el relacionamiento con sus hijos.

Cuando la pareja está fuera del consultorio, durante su vida cotidiana, existe un enriquecimiento en todo sentido. Ello se debe, a que ambos cambian su forma de ver la vida ampliando su perspectiva en las distintas situaciones, siéndoles posible entonces, contemplarlas desde más de un punto de vista.

Podemos siempre que estemos dispuestos a hacerlo, abrir más nuestra mente y comprender que nuestra capacidad como seres humanos es más grande que las ideas que nos inculcan desde pequeños. Sólo es necesario tener un deseo genuino de cambiar y progresar. Recuerda que eres feliz en la medida en que tú mismo te procures la felicidad. Una vez que te hayas decidido a cambiar, pronto verás que tu círculo más cercano de personas tendrá actitudes más agradables y colaboradoras para contigo, lo cual no será nada más que una simple respuesta a tu cambio de actitud.

Existen diversos caminos a tomar para solucionar los problemas, éste es sólo uno de ellos, cuantas más vías conozcamos menos limitados estaremos a la hora de solicitar ayuda profesional.  Asimismo, es necesario tener en cuenta que como sujetos, no somos un simple rol ni andamos por la vida como si fuésemos permanentes actores. Ningún ser humano es un mero papel a ser interpretado, sino que todos somos personas multifacéticas que necesitamos querernos en todas nuestras dimensiones.