Archivo | agosto 30, 2011

Mobbing: Acoso laboral

El mobbing sucede cuando una persona o un grupo de personas ejercen sobre un individuo Mobbing: Acoso Laboralen particular una violencia a nivel psicológico de manera persistente. El agredido se ve marginado dentro de su ámbito laboral, puede comenzar a padecer enfermedades psicosomáticas, estados de ansiedad.  La moral del sujeto queda por el suelo, el proceso de aislamiento degrada la consideración personal y social de sí mismo.

El acoso puede tomar muchas formas como el insultar, asignarle a la víctima proyectos con plazos inalcanzables, amenazas, discriminación, darle tareas aburridas y sin jerarquía, entre otras ofensas constantes.

Podemos distinguir dos tipos de mobbing, el horizontal y vertical. El mobbing horizontal hace referencia al mobbing que se produce entre compañeros, personas en igualdad de jerarquía, suele suceder por sentir a la víctima como una amenaza ante intereses profesionales o simplemente por discriminación de cualquier índole.

El mobbing vertical ocurre cuando la persona que se encuentra en un puesto de más alta jerarquía acosa y humilla al de menor jerarquía, con la finalidad de que el acosado abandone su puesto de trabajo o para mantenerlo en el aislamiento y someterlo de esta cruel manera.

El mobbing comienza de manera repentina, hay un cambio violento en la relación entre el acosador y la víctima. La relación que hasta entonces podía ser neutra o incluso positiva, se torna notoriamente negativa.

El acoso laboral consta de cuatro fases. La primer fase, denominada fase de conflicto, es cuando hacen su aparición conflictos interpersonales como roces o peleas de carácter más serio que pueden constituir el inicio de un problema importante. La segunda fase de estigmatización es cuando el acosador comienza su hostigamiento de manera sistemática y prolongada, manifestando comportamientos perversos con el propósito de humillar y alejar socialmente al acosado, esta fase es duradera. La fase de intervención desde la empresa es cuando ésta comienza a conocer lo que está sucediendo, usualmente es el departamento de recursos humanos quien comienza a intentar controlar la situación. La fase de marginación es cuando la víctima decide abandonar su puesto de trabajo, en algunos casos el ataque es tan extremo que algunos acosados cometen suicidio.

Las empresas deben estar muy atentas y ser muy cuidadosas cuando estas situaciones ocurren, la víctima no debe dudar en buscar ayuda e informar a las entidades correspondientes dentro de la empresa, recuerda que es posible iniciar procedimientos legales en contra del acosador.

Las empresas deben tomar medidas preventivas y en la medida de lo posible evitar la aparición de conflictos. Esto puede obtenerse mediante una adecuada organización del trabajo, mediante la puesta en práctica de instrumentos necesarios para prevenir y también sancionar estas actitudes. No se debe permitir ningún tipo de comportamiento hostil entre los trabajadores, simplemente no puede ser tolerado y es la empresa quien debe velar por los intereses de sus empleados.

No permitas que nadie haga de tu vida un infierno, tienes derechos y debes hacerlos respetar, por eso no dudes en comunicarte con las autoridades pertinentes del caso para dejar estos comportamientos al descubierto. Evita que las emociones negativas te inunden y busca todo el apoyo judicial y psicológico necesario.

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com