La aceptación ajena

Somos seres que vivimos en comunidad y en cierta medida es inevitable buscar queLa aceptación ajena los demás nos acepten, sin embargo, llega un punto en que este deseo se nos escapa de las manos e incluso lo que opinan los otros pasa a ser tan relevante que comienza a ejercer su influencia sobre las cosas que hacemos, sobre lo qué decidimos, sobre cómo actuamos.

Imagínate todo el tiempo medir tus acciones, medir tus palabras, bajo el velo de los ideales de los demás, es una tarea titánica pretender que la gente te acepte todo el tiempo ya que al ser todos tan distintos, con nuestras propias características e ideologías, es inevitable que tarde o temprano hagamos algo que no será aprobado por alguien. Es ahí cuando entra la frustración, pensamos que no somos lo suficientemente buenos para los otros, que seguramente hicimos algo terrible para que nos desprecien y en algunos casos extremos hasta podemos creer que no nos merecemos que nos amen. Ten en cuenta que en la mayoría de las ocasiones este no es el caso, simplemente alguien no concuerda contigo o es incapaz de ver lo maravilloso que eres.

En esta búsqueda sucederá que muchas veces aceptarás hacer cosas que realmente no deseas hacer, tratarás de moldear tu personalidad de acuerdo a la ocasión para ser agradado por los otros, cualquier comentario un poco negativo puede significar para ti un rechazo. Todas estas acciones te conducirán a un despreciable desenlace: hará que te pierdas a ti mismo en el proceso.

¿Por qué buscamos con tantas ansias la aceptación ajena? Porque necesitamos que nos demuestren que somos valiosos e importantes, cuando decidimos que sean los demás quienes juzguen nuestros actos, cuando decidimos que primero vale la opinión externa antes que la nuestra.  Quienes más proclives están a caer en este camino son aquellos quienes no han logrado aún fortalecer su autoestima.

Así que uno de nuestros pilares para escapar de este círculo vicioso radica en trabajar para potenciar nuestra autoestima. Entre las maneras que tenemos de lograr este propósito encontramos que es muy útil comenzar a reconocer nuestras fortalezas en el amplio sentido de la palabra, es vital que sepamos aplaudir nuestros logros y no minimizarlos jamás.

No pierdas el tiempo intentando agradar a los demás, para variar, comienza haciendo aquello que te agrada a ti. Atrevete a derrotar esos pensamientos negativos que te paralizan y comienza a conocerte a ti mismo, a quitar esos prejuicios que has ido formulando contra tu propia persona y comprender que existe mucho más en ti de lo que crees. Si vas a medir quién eres, intenta ser lo más objetivo posible, no lo hagas desde una visión pesimista limitante ni lo hagas basándote en lo que los demás pretenden que tú creas sobre ti mismo.

Invierte tu tiempo en descubrirte a ti mismo, a prepararte para lo que deseas hacer, a sentirte cada día un poco más seguro simplemente haciendo las cosas que te conducen a este camino. Por ejemplo, si sientes que no estás preparado para determinada tarea busca las herramientas para preparte de a poco, la inseguridad rápidamente puede ser olvidada si realizamos actos que denoten seguridad de nuestra parte.

Una de las maneras más prácticas de fortalecer nuestra autoestima es demostrarnos a nosotros mismos de que somos capaces de superar desafíos. La clave radica en primero pensar en metas alcanzables pero lo suficientemente difíciles como para que tengamos que poner esfuerzo de nuestra parte. Cada logro obtenido cuenta y nos hace sentir mucho mejor a la hora de evaluarnos.

Debemos tener confianza en nosotros y tener mucho cuidado a la hora de asumir lo que los demás piensan o sienten por nosotros. Si vemos el mundo desde la perspectiva del pesimismo, podemos sin quererlo convencernos de que los demás no nos quieren, o nos ignoran o no somos importantes para nadie cuando muchas veces estas valoraciones nuestras se alejan demasiado de la realidad.

Recuerda primero estar de acuerdo contigo mismo y vivir tu vida en concordancia a tus propios ideales, quienes te quieren te aceptaran por quién eres, con todos tus defectos o virtudes, quienes no te aceptan no lo harán por más que busques convertirte en otra persona, es una batalla perdida de antemano que no vale la pena. Todos los días trabaja en ti mismo, piensa en aquello que te enriquece como persona, nútrete, cuídate, amate, respétate. Sabes que tú puedes hacerlo.

 

 

27077699/098165994

Lic. en Psicología Mariana Alvez marianaalvezg@gmail.com

.

About these ads

7 pensamientos en “La aceptación ajena

  1. NO HAY QUE ESPERAR LA ACEPTACIÓN AJENA, NO SERIAMOS NOSOTROS, ADEMÁS COMO MUY BIEN DICES EN LA ENTRADA SERÍA UN MARTIRIO.
    MAGNIFICA ENTRADA, COMO SIEMPRE.
    RECIBE UN SALUDO CORDIAL.

  2. Pingback: La aceptación ajena (via Psicología Positiva, es hora de cambiar tu vida) « Equilibrio y Elección

  3. Le pido a Dios me conceda serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar aquellas que puedo y sabiduria paras reconocer la diferencia entre estas dos cosas……
    muchas gracias…………..

  4. Súper woow!!! me parece que el primer y más grande paso es aceptarnos tal cual somos.
    Alguien me compartió un pensamiento que me agrado y compartó con uds.
    “Recuerda que somos como el cristal, tenemos que aprender a cuidarnos para evitar rompernos”.

    Nos maravillamos con grandes y hermosas montañas, cascadas, paisajes y no reconocemos la obra maestra que hay en el reflejo de un espejo.

    Gracias, por recordarme que también yo cuento, que también existo y que tengo todo el derecho a elegir y asumir mis propias decisiones.

    Verónica

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s